Rusia: los comunistas y la pandemia

por Svetlana Mazur y Marco Nieli*

[en idioma italiano]

Hemos leído con mucho interés el artículo que proponemos traducido para los lectores de idioma castellano también, y nos dirijimos al autor algunas preguntas, el camarada Vladimir Andreev (que lo redactó en nombre del PCOR – PCUS) para que nos haga algunas aclaraciones.

Muchas gracias por su apreciación del artículo “Una vez más sobre Covid-19 y la vacunación”. Sin embargo, debo subrayar que el artículo es una expresión de la posición de nuestro partido -el Partido Comunista Obrero Ruso- y que sólo se me encargó escribirlo.

Es un artículo singular, que expresa una división de tipo ideológico y político. ¿Se siente aislado en esta polémica?

En realidad, no estamos tan solos. Al fin y al cabo, decenas de partidos comunistas y obreros de todo el mundo firmaron el pasado febrero una declaración conjunta sobre la situación mundial provocada por la nueva pandemia de coronavirus. ¿No es esta declaración un elemento de fuerza, a pesar que algunos de los firmantes, como es el caso del PCFR (el partido de Ziuganov) tienen opiniones muy ambiguas sobre las medidas necesarias en la lucha contra la infección por coronavirus?

Diré algo sobre la cuestión del revisionismo en el movimiento comunista de la Rusia actual. Habitualmente, cuando se habla de este tema, se hace referencia al “revisionismo de derechas”, cuyo principal representante es el Partido Comunista de la Federación Rusa (PCFR). El principal problema no es que el líder de este partido haya declarado que “Rusia ha sobrepasado el límite de las revoluciones” y que el PCFR, en opinión de muchos, vea en las elecciones parlamentarias y presidenciales la única vía de acceso al poder. De hecho, ¡el PCFR ni siquiera pretende ganar elecciones! Para ellos, basta con tener representación en la Duma Estatal (parlamento ruso), lo que les garantiza la financiación estatal. Y, además, durante el empeoramiento de la situación política y social en Rusia, el PCFR ha tratado de obstaculizar el desarrollo de la situación revolucionaria, haciendo todo lo posible por eludir las contradicciones formadas en la sociedad, en lugar de aprovecharlas como deberían hacer los comunistas revolucionarios. Lo hemos denunciado repetidamente durante mucho tiempo. Es interesante que algunos de los antiguos miembros de la dirección del PCFR hoy en día simpaticen con nuestra posición. Por ejemplo, puede leer el artículo de Y. M. Voronin, antiguo miembro del Comité Central del PCFR en rusrand.ru.

¿Seria este el revisionismo histórico en Rusia al que se refiere, más institucional y vinculado a los círculos oficiales?

Por supuesto, hay diferentes estados de ánimo en las organizaciones de base del PCRF. Pero cualquier intento de volver a la estrategia y la táctica marxista-leninista “desde abajo” es reprimido con éxito por la dirección del PCRF.
Sin embargo, además del revisionismo de “derecha”, también existe el revisionismo de “ultraizquierda”.

Los representantes de esta corriente -criticada en el artículo- están dispuestos a rechazar inequívocamente cualquier acción de las autoridades burguesas. Hay que señalar que si fueran tan radicales no sólo en las palabras sino también en los hechos, tendrían que ir sin pantalones, porque tanto el presidente ruso Vladimir Putin como el primer ministro M. V. Mishustin llevan pantalones…

Creemos que la reacción de la oposición comunista a las acciones de las autoridades debe ser dialéctica. Algunas medidas deberían rechazarse por completo proponiendo su propio plan de acción. Algunas decisiones deben tratarse con neutralidad. Y algunos otros deben ser apoyados, total o parcialmente. Como ejemplo de esta política dialéctica, podemos recordar las acciones de los bolcheviques que apoyaron a Kerensky durante el motín de Kornilov.

En el marco de la lucha contra la infección por coronavirus, hay que denunciar a las autoridades rusas por el colapso de la medicina en el país, por los recortes drásticos e injustificados del personal médico, por el cierre de hospitales, etc.

¿Qué más identifica esencialmente esta forma de oportunismo que usted llama “revisionismo de izquierdas”? Aparte de la típica ilusión “velleitaria” y poco realista ¿qué actitud prevalece en estos ámbitos?

Una característica del revisionismo de “ultraizquierda” es, sin duda, su disposición a formar todo tipo de alianzas políticas sin principios tambien con las fuerzas de extrema derecha. Como ejemplo podemos citar el indigno “frente transversal”. Está claro que de esta manera “la ultraizquierda” busca ampliar su base social. Sin embargo, en realidad, al aliarse con las fuerzas reaccionarias, están comprimiendo esta base al cambiar significativamente su composición cualitativa. A través de esta alianza ganarían un número de partidarios entre los elementos más obscuros y atrasados, pero harían imposible ganar el apoyo de los progresistas, los partidarios de una visión científica.

Por último, es característico que los numerosos “ultraizquierdistas” apoyen a cualquiera que sea “perseguido” en la sociedad burguesa. Al hacerlo, este apoyo suele acabar protegiendo los derechos de la minoría, al tiempo que se pisotean los derechos de la mayoría de la población. En el caso de la infección por coronavirus, esta actitud se reduce en apoyar a los “antivacunas” con propaganda de ultraizquierda. Pero el aumento del número de ciudadanos no vacunados conduce inevitablemente a un aumento del número de enfermos, no sólo entre los opositores ideológicos a la vacunación, sino también en el resto de la sociedad, empeorando la situación epidemiológica en su conjunto y prolongando en última instancia las medidas de cuarentena.

Saludos al camarada Vladimir Andreev y a los camaradas de la Federación Rusa.

___

Una vez más sobre Covid-19 y las vacunas

12 de agosto de 2021

El 13 de agosto se actualizó el récord diario de muertes por coronavirus en Rusia: 815 pacientes con coronavirus murieron en un día, lo que supone un nuevo máximo desde el inicio de la pandemia. Esto supone un 0,87% más que el día anterior (808), cuando se estableció el anterior récord. El número total de muertos ascendió a 168.864, según la central federal COVID-19.

La humanidad ha sufrido enfermedades infecciosas a lo largo de su historia. Se han utilizado diferentes métodos para tratar a los enfermos y también para prevenir la propagación de infecciones. Al principio, la gente recurría a las oraciones a las deidades según la religión predominante de un pueblo determinado. ¡Ay! Ayudó muy poco. Las epidemias siguieron cobrándose la vida de millones de personas. La situación sólo empezó a cambiar tras la introducción de medidas de cuarentena y la llegada de la vacunación.

El año 1796 marcó un punto de inflexión en el uso de la vacunación, cuando el médico inglés E. Jenner, durante su trabajo en el Reino Unido, introdujo una nueva vacuna. Jenner, mientras trabajaba en un pueblo, observó que las lecheras que trabajaban con vacas infectadas con el virus de la vacas no contraían la viruela. Jenner supuso que el virus de las vacas fuese la base de la protección contra la viruela humana y decidió hacer un experimento revolucionario para la época: inoculó a un niño el virus de la vaca y demostró que se volvía inmune a la viruela; todos los intentos posteriores de infectar al niño con viruela humana fueron infructuosos. Así nació la vacunación, del latín ‘vacca’ – vaca, aunque el propio término empezó a utilizarse más tarde.


Parecería que el júbilo por el descubrimiento de una forma eficaz de prevenir el contagio de una infección tan peligrosa debería haber sido universal. También parecía que habían llegado tiempos bastante ilustrados y que se había acabado la caza de brujas medieval, ¡pero no! Al mismo tiempo que las vacunas, aparecieron los antivacunas. Según ellos, a los vacunados con la vacuna bovina les podrían crecer cuernos y ubres.

Han pasado más de dos siglos. A ninguno de los vacunados contra la viruela de las vacas les han salido cuernos y ubres, pero los antivacunación no han desaparecido. Los oscurantistas y los ignorantes abundan en todas las épocas y en todos los países. Aunque en menor medida, lamentablemente también estaban presentes en la URSS. Precisamente a ellos estaba dedicado el cartel soviético de los años 60.

Es significativo que una familia que se niega a ser vacunada esté representada en negro en el cartel. ¿Qué otro color puede utilizarse para representar a los oscurantistas que, por culpa de ridículas supersticiones, condenan a una posible muerte no sólo a ellos mismos, sino también a quienes les rodean, incluido su propio hijo?

En cambio, los ciudadanos conscientes comprendieron los beneficios de las vacunas, como, por ejemplo, el personaje del siguiente cartel.

Por cierto, los diversos carteles sanitarios y educativos sobre el tema de la lucha contra las infecciones estaban muy extendidos. Y no sólo carteles. Incluso en las cajas de cerillas se imprimían imágenes que invitaban a la gente a llevar mascarilla durante las epidemias de gripe.

Para los más pequeños, había maravillosos dibujos animados como “El hipopótamo que tenía miedo a las vacunas”. La propaganda soviética había logrado su objetivo: la mayoría de los ciudadanos de nuestro país recibieron todas las vacunas necesarias. Sin embargo, también habría sido difícil rechazarlos. Sin ser una serie de vacunas obligatorias, un niño de toda manera no podía asistir ni al jardín de infancia ni a la escuela. Así, la vacunación contra diversas enfermedades en la URSS era, de hecho, obligatoria. Los ciudadanos soviéticos fueron vacunados casi sin excepción contra el sarampión, la tos ferina, la poliomielitis, la rubeola, el tétanos y la tuberculosis. De 1929 a 1980 también se les vacunó contra la viruela.

En la década de 1980 se eliminó la vacunación contra la viruela, pero se añadió la vacunación obligatoria contra las paperas.

La caída del poder soviético vino acompañada de la sustitución en la sociedad de la visión materialista del mundo imperante por la fe en lo sobrenatural. Las masas se volvieron hacia la religión. La ortodoxia reforzó enormemente su posición en Rusia. Además, se han extendido muchos tipos de sectas de todos los colores. La llegada de Internet ha permitido a los partidarios de ciertas opiniones anticientíficas y místicas comunicarse entre sí directamente en línea, incluso sin ninguna sede formal. Por eso no es de extrañar que, en cuanto comenzó la vacunación masiva contra la infección por coronavirus en Rusia, aparecieran con no menos fuerza los antivacunas.

Entre ellos también se encuentran los fanáticos religiosos que afirman que ninguna vacuna puede ayudarnos y que la única vía de salvación es postrarse ante Dios. Y también hay, al parecer, patriotas “prosoviéticos” que alaban la vida en la URSS y reprochan el capitalismo. De ellos se puede escuchar: “Confiamos en las medidas soviéticas contra las infecciones peligrosas, porque fueron utilizadas por nuestro querido gobierno soviético. Pero ahora no podemos confiar en las mismas medidas médicas porque ahora son utilizadas por el régimen antipopular de la RF capitalista”.

Si nos atenemos a esta lógica y consideramos que las medidas soviéticas para luchar contra la enfermedad se vuelven automáticamente inservibles porque ahora los capitalistas están en el poder, ya no deberíamos utilizar termómetros, hacer ecografías y fluorografías, medir la presión arterial, poner inyecciones, utilizar los mismos medicamentos que tomábamos en la URSS y que se utilizan hasta hoy. Se acabaron los partos en maternidades y los tratamientos en residencias y hospitales. ¿Tonterías, tonterías? Exactamente. Es más o menos como decir: “En la URSS respetábamos las normas de tráfico porque vivíamos en nuestro país, pero ahora ya no respetamos las mismas normas porque vivimos en un país burgués”. Cualquier persona que tenga sentido de la razón entiende a qué conduce este enfoque.

Entre los antivacunas “prosoviéticos” de la Rusia actual también hay quienes se autodenominan comunistas. Se trata de una sección de antiguos miembros del partido que se escindió del PCUS PCOR y que ahora se autodenomina PCUS PCOR(b) y que acaba de emitir otra declaración con un título largo e ilegible, al igual que el texto de la propia declaración, a saber: “Declaración del Comité Central del CPUS PCOR(b) sobre las declaraciones de los 50 y 70 partidos comunistas y obreros sobre la situación del coronavirus, firmada también por el Comité Central del CPUS PCOR(m). [1] Esta “declaración sobre las declaraciones”, en particular, dice: “Pedimos a las autoridades de la Rusia burguesa que adopten la experiencia soviética en la lucha contra las infecciones…”. ¡Muy bien! Yo, por mi parte, estoy totalmente de acuerdo. Pero el siguiente párrafo dice “Pedimos a las autoridades de la Rusia burguesa que supriman las absurdas medidas restrictivas y la vacunación obligatoria…”.

 

Acabamos de analizar cómo iba la vacunación contra enfermedades peligrosas en la URSS. De hecho, la vacunación en la URSS contra una serie de enfermedades era obligatoria. Así que, queridos “declarantes sobre declaraciones”, finalmente ¿qué queréis, que “las autoridades de la Rusia burguesa adopten la experiencia soviética para luchar contra las infecciones” o que “las autoridades de la Rusia burguesa supriman las absurdas medidas restrictivas y la vacunación obligatoria…”? Sólo hay que elegir uno de los dos. ¿O acaso no es necesario en tales declaraciones presentar el texto con sentido y sin contradicciones? Lo más importante es hacer ruido, demostrar que estás vivo. Pues bien, han hecho ruido. Hagamos un favor a nuestros antiguos compañeros: seguiremos analizando el texto de su declaración.

 

Pasemos a las “absurdas medidas restrictivas”. En qué consisten… ya sabes. Principalmente el uso de mascarillas en el transporte público y en las tiendas y también el código QR para visitar los establecimientos de restauración. No conozco los datos de toda Rusia, pero en Moscú a veces se ha introducido este código y a veces se ha eliminado. No puedo decir cuándo hace falta este código ahora en la capital – no frecuento los establecimientos de restauración pública, como en casa. Sin embargo, si el código QR es estrictamente necesario en la ciudad de “Thumen” y por ello uno de los firmantes de la “declaración” no ha podido entrar en su bar o restaurante favorito, expreso mi más sentido pésame.

 

Pero, ¿cómo fueron las cosas con las “medidas restrictivas” en la URSS? Como ejemplo podemos recordar la epidemia de viruela en Moscú a finales de los años 1959-1960. La lucha contra la peligrosa infección importada de la India siempre estuvo acompañada de medidas restrictivas. No sólo las estructuras del Ministerio de Sanidad, sino también las del Ministerio del Interior, junto con el KGB, fueron utilizadas para localizar el brote. Cientos de personas que estuvieron en contacto con la fuente de la enfermedad fueron identificadas por su nombre. Los probables portadores de viruela fueron llevados a la fuerza a los hospitales de enfermedades infecciosas. Incluso los aviones dieron la vuelta después de comprobar que había un pasajero potencialmente infectado a bordo del vuelo. El gobierno soviético ordenó la administración urgente de la vacuna contra la viruela para la vacunación general de la población de Moscú y su provincia. Gracias a las medidas adoptadas se impidió la propagación de la epidemia de viruela, deteniendo la propagación de la peligrosa enfermedad por el territorio de la URSS. Por cierto, en 1966 se hizo la película “Trouble Comes to Town” sobre estos hechos.

 

Aquí hay una imagen de la película.

 

Se trata de la imagen de un episodio en el que una persona sana, que quizás entró en contacto con un portador de la infección, fue ingresada a la fuerza.

Testigos presenciales de aquellos hechos afirman que todo está reflejado en la película de forma bastante correcta con una pequeña excepción: los equipos de médicos que se dedicaban al ingreso obligatorio, para que los internos opusieran la menor resistencia, iban acompañados de funcionarios del Ministerio del Interior.

 

Sí, casi me olvido de otra importante demanda de los peticionarios: “devolver a los hospitales rediseñados para la covid-histeria su trabajo habitual de tratamiento de enfermedades reales”. Pero los peticionarios no mencionan qué hacer con los pacientes de los hospitales “reformados”, en particular las unidades de cuidados intensivos.

 

“Los peticionarios, en comparación con la declaración de los 50 partidos comunistas, están muy indignados porque los comunistas exigen pruebas, análisis, mascarillas, vacunaciones y otros servicios médicos gratuitos. En su fervor ultrarrevolucionario explican que “las llamadas vacunas gratuitas, mascarillas, etc. etc. serán sin embargo pagadas indirectamente del bolsillo de los trabajadores, a través de un astuto esquema presupuestario: del bolsillo del trabajador – impuestos – presupuesto – pago de “vacunas gratuitas, mascarillas, etc.” a la burguesía que las produce. Con todo esto, los firmantes de la declaración de los 50 partidos ayudan a la burguesía a saquear a los trabajadores”.

 

Entonces, ¿nuestros declarantes también harán pasar otros derechos de los trabajadores, como la educación (presupuestaria) gratuita, los seguros médicos, etc., por ayudas al capital? De hecho, la facilitación (y el analfabetismo) es a veces peor que el robo.

 

Sería largo y tedioso analizar toda la “declaración sobre la declaración”. Los autores se adhieren a las teorías de la conspiración. Animan sus frases con “es absolutamente evidente”. Por cierto, en opinión de los firmantes, ¡no es necesario argumentar ni probar ninguna tesis gratuita!

 

“Absolutamente evidente” es todo lo que hay. La pandemia es una conspiración mundial de los capitalistas que aparentemente lograron superar las contradicciones al lanzar el proyecto “Covid-19” y al mismo tiempo no les importó la subsiguiente caída de la producción industrial y la consiguiente disminución de sus ganancias.

 

Por cierto, ¿qué pasa, por ejemplo, con Corea del Norte, que no puede considerarse de ninguna manera entre los Estados capitalistas? Pero en Corea del Norte el Covid-19 se considera una enfermedad peligrosa…

 

La declaración contiene las siguientes conclusiones, y cito, conservando tanto el estilo de presentación como las faltas de ortografía:

 

“Los resultados de la vacunación y también las investigaciones de científicos médicos independientes nos permiten llegar a las siguientes conclusiones: Número uno: la mortalidad por la vacuna y también por otras enfermedades, que aparecieron como resultado del mal funcionamiento del sistema inmunitario tras la inoculación de la vacuna (a la que el sistema inmunitario podía hacer frente mucho antes de la vacunación) superó la mortalidad por complicaciones causadas por el propio virus”. – ¿Dónde se han publicado estos resultados? La respuesta no está ahí. Personalmente, entre docenas y docenas de mis conocidos y sus familiares que se vacunaron con “Sputnik”, no murió nadie. Incluso yo mismo, participante voluntario en los ensayos postclínicos de la vacuna “Sputnik-V”, estoy vivo y sano.

 

El efecto secundario más típico entre mis conocidos vacunados -una pequeña fiebre y dolor en las articulaciones después de la segunda dosis- mientras que entre los no vacunados unas cuantas personas murieron y muchas más enfermaron gravemente.

 

Las “conclusiones” posteriores también son muy bonitas y contienen, por ejemplo, frases maravillosas como “modificación genética del genoma humano” (a echar un vistazo, por ejemplo, en Wikipedia para comprobar el significado de la palabra “genoma” a los firmantes, quizá, les falte tiempo). Para abreviar, las conclusiones recuerdan al texto humorístico sacado de Internet: “¿Por qué no hay que llevar sombreros cuando hace frío?”.

Cita: 

1. El sombrero no proporciona el 100% de defensa contra el frío.

2. No me fío de los sombreros rusos.

3. Los sombreros están mal probados.

4. Los sabañones no existen, es todo propaganda.

5. Nos obligan a llevar sombreros para entrenarnos en la sumisión.

6. Todos los que usan sombreros morirán en dos años.

7. Los sombreros tienen muchos efectos secundarios, incluida la esterilidad.

8. Aunque el sombrero te haya ayudado una vez, tendrás que volver a usarlo en el siguiente invierno, por lo que no tiene ningún efecto.

9. El cuerpo se acostumbra al frío por sí mismo, no debemos impedirlo llevando un sombrero.

10. El sombrero es la fase de transición por la que el gobierno se prepara para irradiarnos con rayos 5G.

11. Los fabricantes de sombreros inventaron los sombreros para ganar dinero con nosotros.

12. El organismo produce por sí solo el sombrero en forma de cuero cabelludo, pero al portador del sombrero se le produce la sustitución, el pelo deja de crecer y se le hace imposible vivir sin sombrero. Este es el comienzo del “sombrerismo”.

Fuente: https://vsac.mirtesen.ru/blog/43166685274/Pochemu-v-moroz-ne-nuzhno-nosit-shapku-Antiprivivochnikam-ne-smo

Algunas diferencias, ciertamente, están ahí. El texto sobre los sombreros es más correcto, más corto y más inteligente en todos los casos. Así que, firmantes de la “declaración sobre las declaraciones”, ¡tenéis algo que tomar como ejemplo para vuestra futura actividad literaria!

Vladimir Andreev

PCOR- PCUS

* Queremos agradecer la colaboración: a los compañeros del FC Italia, del PCOR – PCUS de la Federación Rusa, Adriano Ascoli, Ciro Brescia y especialmente al compañero Vladimir Andreev por la disponibilidad mostrada.

___

[1] De hecho, incluso para nosotros los lectores no rusos, más que para los lectores rusos, la “declaración sobre la declaración” en cuestión tiene un “título largo e ilegible”, exactamente como señala el camarada Andreev.

Así que aquí lo explicamos: los partidos que firmaron la declaración original fueron 50, y luego pasaron a ser 70 y más. El PCOR(b) del Partido Comunista de la URSS se autodenomina “bolchevique” (b)… y a su vez llama “menchevique” (m) al PCOR del Partido Comunista de la URSS (del que se escindió)… con torpes y evidentes intenciones de burla, jugando con el hecho de que el apellido del líder del PCOR empieza por la letra “m”, Malentsov.

 

Russia: i comunisti e la pandemia

a cura di Svetlana Mazur e Marco Nieli*

Abbiamo letto con molto interesse l’articolo che proponiamo tradotto per i lettori italiani, e ci siamo rivolti all’autore, il compagno Vladimir Andreev (che lo ha stilato su mandato del PCOR – PCUS) per alcuni chiarimenti.

Grazie mille per il vostro apprezzamento all’articolo “Ancora una volta sul Covid-19 e sulla vaccinazione”. Devo sottolineare, tuttavia, che l’articolo è espressione della posizione del nostro partito – il Partito Comunista Operaio Russo – e sono stato solo incaricato di curarne la stesura.

È un articolo singolare, esprime una divisione di tipo ideologico oltre che politico. In questa polemica vi sentite isolati?

In realtà non siamo così soli. Dopotutto decine di partiti comunisti ed operai di ogni parte del mondo hanno firmato lo scorso febbraio una dichiarazione condivisa sulla situazione mondiale causata dalla pandemia da nuovo coronavirus. Non è forse questa dichiarazione un elemento di forza, nonostante il fatto che alcuni firmatari, come nel caso del PCFR (il partito di Ziuganov) sostengano delle opinioni molto ambigue in merito alle misure necessarie nella lotta contro l’infezione del coronavirus?

Dirò qualcosa sulla questione del revisionismo nel movimento comunista della Russia attuale. Di solito parlando di questo argomento, si intende il “revisionismo di destra” di cui il principale rappresentante è il Partito Comunista della Federazione Russa (PCFR). Il problema principale non è che il leader di questo partito abbia dichiarato che “La Russia è andato oltre il limite delle rivoluzioni” e il PCFR, a parere di molti, considera le elezioni parlamentari e presidenziali come l’unica via per arrivare al potere. In realtà il PCFR non ha intenzione neanche di vincerle le elezioni! Per loro considera sufficiente avere una rappresentanza nella Duma di Stato (parlamento russo) che garantisca loro i finanziamenti statali. E, oltretutto, durante l’aggravarsi della situazione politica e sociale in Russia, il PCFR ha provato ad ostacolare lo sviluppo della situazione rivoluzionaria, facendo del suo meglio per eludere le contraddizioni formatesi nella società, invece di approfittare delle stesse come dovrebbero fare i rivoluzionari-comunisti. Questo abbiamo denunciato ripetutamente durante molto tempo. È interessante che alcuni degli ex-membri della direzione del PCFR oggi di fatto siano solidali con la nostra posizione. Per esempio, potete leggere l’articolo di Y. M. Voronin, ex membro del Comitato Centrale del PCFR in rusrand.ru.

Questo a cui ti riferisci sarebbe il revisionismo storico in Russia, più istituzionale e legato agli ambienti ufficiali?

Naturalmente, ci sono diversi stati d’animo nelle organizzazioni di base del CPRF. Ma ogni tentativo di ritorno alla strategia e alla tattica marxista-leninista “dal basso” è soppresso con successo dai vertici del partito del CPRF.
Tuttavia, oltre al revisionismo di “destra”, c’è anche un revisionismo di “ultrasinistra”.

I rappresentanti di questa corrente – criticati nell’articolo – sono pronti a respingere inequivocabilmente qualsiasi azione delle autorità borghesi. Va notato che se fossero così radicali non solo a parole ma anche nei fatti, avrebbero dovuto andare in giro senza pantaloni, perché sia il presidente russo Vladimir Putin che il primo ministro M. V. Mishustin indossano i pantaloni…

Crediamo che la reazione dell’opposizione comunista alle azioni delle autorità debba essere dialettica. Alcune misure devono essere rifiutate del tutto proponendo il proprio piano d’azione. Alcune decisioni dovrebbero essere trattate in modo neutrale. Ed alcune altre devono essere sostenute, completamente o parzialmente. Come esempio di questa politica dialettica, possiamo ricordare le azioni dei bolscevichi che appoggiarono Kerensky durante l’ammutinamento di Kornilov.

Nel contesto della lotta contro l’infezione da coronavirus, le autorità russe dovrebbero essere denunciate per il collasso della medicina nel paese, per i tagli drastici ed ingiustificati al personale medico, per la chiusura degli ospedali, ecc.

Cos’altro identifica in sostanza questa forma di opportunismo che definisci come “revisionismo di sinistra”? Oltre ad un tipico velleitarismo che atteggiamento prevale in questi settori?

Una caratteristica del revisionismo di “ultra-sinistra” è senz’altro la sua disponibilità a formare tutti i tipi di alleanze politiche senza principi con le forze di estrema destra. Come esempio possiamo citare il famigerato “fronte trasversale”. È chiaro che in questo modo “l’ultrasinistra” cerca di espandere la sua base sociale. In realtà, però, alleandosi con le forze reazionarie, essi stanno comprimendo questa base cambiando significativamente la loro composizione qualitativa. Attraverso questa alleanza guadagnerebbero un certo numero di sostenitori tra gli elementi più oscuri e arretrati, ma renderebbero impossibile avere il sostegno dei progressisti, dei sostenitori di una visione scientifica.

Infine, per i molti “ultrasinistri” è caratteristico sostenere chiunque sia “perseguitato” nella società borghese. Così facendo, tale sostegno finisce spesso per proteggere i diritti della minoranza, calpestando contemporaneamente i diritti della maggioranza della popolazione. Nel caso dell’infezione da coronavirus, questo atteggiamento si riduce al sostegno agli “anti-vaccinisti” con una propaganda ultrasinistra. Ma un aumento del numero di cittadini non vaccinati porta inevitabilmente alla crescita di ammalati, non solo tra gli oppositori ideologici della vaccinazione, ma anche nel resto della società, peggiorando la situazione epidemiologica nel suo complesso e, in definitiva, prolungando le misure di quarantena.

Un saluto al compagno Vladimir Andreev e alle compagne e compagni della federazione Russa.

___

Ancora una volta su Covid-19 e sulle vaccinazioni

12 agosto 2021

Il 13 agosto in Russia è stato aggiornato il record quotidiano di decessi a causa del coronavirus: sono morti 815 pazienti affetti da coronavirus in un giorno, ciò segna il nuovo massimo dall’inizio della pandemia. Si tratta dello 0,87% in più rispetto al giorno prima (808): quando si era stabilito il record precedente. Il bilancio delle vittime totali ha raggiunto i 168.864 decessi, secondo la sede operativa federale COVID-19.

L’umanità ha sofferto di malattie infettive nel corso di tutta la sua storia. Diversi sono stati i metodi per curare i malati e anche per prevenire la diffusione delle infezioni. All’inizio ci si affidava alle preghiere rivolte alle divinità in base alla religione prevalente di un dato popolo. Ahimè! Aiutava ben poco. Le epidemie continuavano a portarsi via le vite di milioni di persone. La situazione iniziò a cambiare solo dopo l’introduzione di misure di quarantena e l’avvento della vaccinazione.

Il 1796 segnò un punto di svolta nell’uso delle vaccinazioni, quando il medico inglese E. Jenner, durante il suo lavoro in un villaggio notò che le mungitrici che lavoravano con mucche infette dal virus vaccino, non si ammalavano di vaiolo. Jenner suppose che il virus vaccino fosse alla base della protezione dal vaiolo umano e decise di fare un esperimento rivoluzionario per quei tempi: inoculò il virus delle mucche ad un ragazzo e dimostrò che era diventato immune al vaiolo – tutti i successivi tentativi di infettare il ragazzo con il vaiolo umano furono senza esito. Nasce così la vaccinazione dal latino “vacca” – mucca, anche se il termite stesso iniziò ad essere usato più tardi.

Sembrerebbe che il giubilo per la scoperta di un modo efficace per prevenire il contagio di una così pericolosa infezione avrebbe dovuto essere universale. Sembrava anche che fossero ormai arrivati tempi abbastanza illuminati e la caccia medievale alle streghe fosse ormai finita, ma no! Contemporaneamente con i vaccini sono comparsi gli anti-vaccinisti. Così, secondo loro, ai vaccinati con il vaccino bovino sarebbero potute crescere corna e mammelle.

 

Sono passati più di due secoli. A nessuno dei vaccinati con il vaiolo bovino sono cresciute le corna e le mammelle, ma gli anti-vaccinisti non sono spariti. Gli oscurantisti e gli ignoranti abbondano in tutti i tempi e in ogni paese. Anche se in misura minore, sfortunatamente erano presenti anche nell’URSS. Proprio a loro fu dedicato il poster sovietico degli anni ’60 del secolo scorso.

È significativo che una famiglia che rifiuta di essere vaccinata sia raffigurata in nero nel poster. Quale altro colore può essere usato per rappresentare gli oscurantisti che, a causa di ridicole superstizioni, condannano alla possibile morte non solo se stessi ma anche coloro che li circondano compreso il proprio figlio?

Invece, i cittadini coscienziosi comprendevano i benefici dei vaccini, come, ad esempio, il personaggio del poster successivo.

A proposito, i diversi manifesti sanitari ed educativi sul tema della lotta contro le infezioni erano molto diffusi. E non solo i manifesti. Persino sulle scatole di fiammiferi stampavano le immagini che invitavano le persone a indossare le mascherine durante le epidemie di influenza.

 

Per i più piccoli c’erano cartoni animati meravigliosi come “L’ippopotamo che aveva paura dei vaccini”. La propaganda sovietica aveva raggiunto il suo obbiettivo: la maggior parte dei cittadini del nostro paese riceveva tutti i vaccini necessari. Tuttavia, sarebbe stato anche difficile rifiutarli. Senza una serie di vaccinazioni obbligatorie un bambino non poteva frequentare né l’asilo né la scuola. Quindi la vaccinazione contro diverse malattie in URSS aveva, di fatto, carattere obbligatorio. I cittadini sovietici erano quasi senza eccezione vaccinati contro il morbillo, la pertosse, la poliomielite, la rosolia, il tetano e la tubercolosi. Dal 1929 al 1980 furono vaccinati anche contro il vaiolo.

Negli anni ’80 la vaccinazione contro il vaiolo è stata eliminata ma è stata aggiunta la vaccinazione obbligatoria contro la parotite.

La caduta del potere sovietico fu accompagnata dalla sostituzione nella società della prevalente visione materialista del mondo, con la fede nel soprannaturale. Le masse si sono rivolte alla religione. L’Ortodossia ha notevolmente rafforzato la sua posizione in Russia. Inoltre, si sono diffusi tanti tipi di sette di ogni colore. L’avvento di internet ha permesso ai sostenitori di certe visioni antiscientifiche e mistiche di comunicare tra di loro direttamente online, anche senza alcuna sede formale. Perciò non è affatto sorprendente che appena è iniziata la vaccinazione di massa contro l’infezione da coronavirus in Russia sono comparsi con non meno forza gli anti-vaccinisti.

Tra di loro ci sono anche fanatici religiosi che affermano che nessun vaccino ci può aiutare e l’unica via di salvezza è prostrarsi davanti a Dio. E ci sono, a quanto pare, anche i patrioti “filo-sovietici” che lodano la vita in URSS e rimproverano il capitalismo. Da loro puoi sentire: “Ci siamo fidati delle misure sovietiche contro le infezioni pericolose, perché sono state utilizzate proprio dal nostro caro governo Sovietico. Ma ora non possiamo fidarci delle stesse misure mediche perché ora vengono utilizzate dal regime antipopolare della RF capitalista”.

Se ci atteniamo a questa logica e consideriamo che le misure sovietiche per combattere le malattie diventano automaticamente inutilizzabili perché ora ci sono i capitalisti al potere, non dovremmo più usare i termometri, fare le ecografie e fluorografie, misurare la pressione sanguigna, fare le iniezioni, utilizzare le stesse medicine che abbiamo preso in URSS e che sono in uso tutt’ora. Non partorire più negli ospedali per la maternità e non curarsi più nelle case di cura e negli ospedali. Assurdo, sciocchezze? Esattamente così. È più o meno come se dicessero: “Abbiamo rispettato il codice della strada in URSS perché vivevamo nel nostro paese, ma ora non rispettiamo più le stesse regole perché viviamo in un paese borghese”. Qualsiasi persona ragionevole capisce dove porterebbe questo approccio.

Tra gli anti-vaccinisti “filo-sovietici” nella Russia di oggi ci sono anche quelli che si autodefiniscono comunisti. Si tratta di una parte degli ex-membri del partito che si erano staccati con una scissione dal PCOR del PCUS e adesso si autodefiniscono PCOR(b) del PCUS, hanno appena rilasciato l’ennesima dichiarazione dal lungo e poco leggibile titolo, esattamente come il testo della dichiarazione stessa, e cioè: «Dichiarazione del Comitato Centrale del PCOR(b) del PCUS sulle dichiarazioni dei 50 e 70 partiti comunisti ed operai sulla situazione del coronavirus, firmato anche dal Comitato Centrale PCOR(m) del PCUS». [1] Questa “dichiarazione sulle dichiarazioni”, in particolare, dice: «Chiediamo alle autorità della Russia borghese di adottare l’esperienza sovietica nella lotta contro le infezioni…». Molto bene! Io, per esempio, sono completamente d’accordo. Ma il paragrafo seguente recita «Chiediamo alle autorità della Russia borghese di abolire le assurde misure restrittive e la vaccinazione obbligatoria…».

Abbiamo appena analizzato come andavano le cose con la vaccinazione contro le malattie pericolose in URSS. In effetti, la vaccinazione in URSS contro una serie di malattie era obbligatoria. Allora, cari “dichiaranti sulle dichiarazioni”, infine cose volete, che “le autorità della Russia borghese adottino l’esperienza sovietica per combattere le infezioni” oppure che “le autorità della Russia borghese aboliscano le assurde misure restrittive e la vaccinazione obbligatoria…”? Una solo delle due dovete scegliere. O forse nelle tali dichiarazioni non è affatto necessario presentare il testo sensato e senza contraddizioni? La cosa più importante è fare rumore, far vedere che si è vivi. Ebbene, hanno rumoreggiato. Facciamo ai nostri ex compagni un favore – continueremo ad analizzare ulteriormente il testo della loro dichiarazione.

Passiamo alle “assurde misure restrittive”. In cosa consistono – si sa. Principalmente nel portare mascherine nel trasporto pubblico e nei negozi e anche il codice QR per visitare gli esercizi di ristorazione. Non conosco i dati su tutta la Russia ma a Mosca questo codice a volte è stato introdotto, a volte è stato cancellato. Non posso dire quando sia necessario questo codice ora nella capitale – non frequento locali di ristorazione pubblica, mangio a casa. Tuttavia, se il codice QR è strettamente richiesto nella città di Tjumen’ ed a causa di ciò uno dei firmatari della “dichiarazione” non ha potuto entrare nel suo bar o ristorante preferito, esprimo le mie più sentite condoglianze.

Ma come andavano le cose con le “misure restrittive” in URSS? Come esempio possiamo ricordare l’epidemia di vaiolo a Mosca a cavallo degli anni 1959 -1960. La lotta alla pericolosa infezione importata dall’India è stata sempre accompagnata da misure restrittive. Per la localizzazione del focolaio venivano utilizzate non solo le strutture del Ministero della Salute ma anche il Ministero degli Interni, insieme al KGB. Sono state identificate per nome centinaia di persone che erano in contatto con la fonte della malattia. I probabili portatori del vaiolo venivano portati con la forza negli ospedali per le malattie infettive. Persino gli aerei facevano tornare indietro dopo aver accertato che a bordo del volo c’era un passeggero potenzialmente infetto. Il governo sovietico ordinò la somministrazione urgente del vaccino contro il vaiolo per la vaccinazione generale della popolazione di Mosca e provincia. Grazie alle misure adottate la diffusione dell’epidemia di vaiolo è stata evitata, arrestando la diffusione della pericolosa malattia nel territorio dell’URSS. A proposito, su questi eventi nel 1966 è stato girato il film “ Un guaio arriva in città”.

Ecco una immagine del film.

È l’immagine di un episodio di quando una persona sana che, forse, entra in contatto con un portatore dell’infezione viene ricoverata con la forza. I testimoni oculari di quegli eventi affermano che tutto si riflette nel film in modo abbastanza corretto tranne una piccola eccezione: le squadre dei medici che venivano impegnate nel ricovero obbligatorio, per far si che i ricoverati opponessero la resistenza minore, erano accompagnate dai funzionari del Ministero degli Interni.

Sì, quasi dimenticavo un’altra importante richiesta dei firmatari – “riportare gli ospedali ridisegnati per la covid-isteria al loro consueto lavoro per la cura delle malattie reali”. Ma cosa fare con i pazienti degli ospedali “riprofilati”, in particolare delle unità di terapia intensiva, i firmatari, ahimè, non ne fanno cenno.

“I dichiaranti, rispetto alla dichiarazione dei 50 partiti comunisti, si indignano molto del fatto che i comunisti esigono che siano gratuiti i test, le analisi, le mascherine, la vaccinazione e altri servizi medici. Nel loro fervore ultra-rivoluzionario spiegano che “i cosiddetti vaccini, mascherine, ecc. ecc. gratuiti saranno comunque pagati indirettamente dalle tasche dei lavoratori, tramite un furbo schema di bilancio: dalle tasche del lavoratore – tasse – bilancio – pagamento per “i vaccini, maschere ecc. gratuite” alla borghesia che li produce. Con tutto questo i firmatari della dichiarazione di 50 partiti aiutano la borghesia a saccheggiare i lavoratori”.

Così i nostri dichiaranti anche gli altri diritti dei lavoratori come l’istruzione gratuita (di bilancio), la medicina assicurativa ecc. faranno passare per aiuto al capitale? In effetti, la faciloneria (e l’analfabetismo) a volte è peggio del furto.

Sarebbe lungo e noioso analizzare l’intera “dichiarazione sulla dichiarazione”. Gli autori aderiscono alle teorie del complotto. Fanno gioire le loro frasi con “è assolutamente evidente”. Perbacco, a parere dei firmatari non è necessaria alcuna argomentazione o prova di ogni tesi gratuita!

“Assolutamente evidente” e tutto qui! La pandemia è una cospirazione mondiale dei capitalisti che apparentemente sono riusciti a superare le contraddizioni lanciando il progetto “Covid-19” e fregarsene, allo stesso tempo, del successivo calo della produzione industriale e della relativa diminuzione dei propri profitti.

A proposito, che dire, per esempio, della Corea del Nord che non può essere considerata in nessun modo tra gli stati capitalisti? Ma in Corea del Nord il Covid-19 è considerata alla stregua di malattia pericolosa…

La dichiarazione contiene le seguenti conclusioni, cito testualmente, preservando sia lo stile di presentazione che gli errori di ortografia:

“I risultati delle vaccinazioni e anche le ricerche dei medici scienziati indipendenti permettono arrivare a seguenti conclusioni: Numero uno: la mortalità a causa del vaccino e anche delle altre malattie, comparse in seguito al malfunzionamento del sistema immunitario dopo l’inoculazione del vaccino (che il sistema immunitario riusciva a reggere bene prima della vaccinazione) ha superato la mortalità dalle complicazioni provocate dal virus stesso”. – Dove sono stati pubblicati questi risultati? La risposta non c’è. Personalmente, tra decine e decine dei miei conoscenti e loro parenti vaccinati con “Sputnik” non è morto nessuno. Anche io stesso, partecipante volontario alle prove post-cliniche del vaccino “Sputnik-V” sono vivo e sano.

L’effetto collaterale più tipico tra i miei conoscenti vaccinati – una piccola febbricola e dolori articolari dopo la seconda dose – mentre tra i non vaccinati alcune persone sono morte e molti di più si sono ammalati in forma grave.

Le successive “conclusioni” pure molto belle contengono, per esempio, meravigliose frasi come “modifica genetica del genoma umano” (per dare uno sguardo, per esempio, in Wikipedia per verificare il significato della parola “genoma” ai firmatari, forse, è mancato tempo). Per farla breve, le conclusioni ricordano il testo umoristico preso da internet “Perché non dovresti indossare un cappello quando fa freddo?”

Cito:

1. Il cappello non garantisce una difesa al 100% dal freddo gelido.

2. Non mi fido dei cappelli russi.

3. I cappelli sono testati male.

4. Non esistono i geloni, è tutta una propaganda.

5. Ci obbligano a portare i cappelli per addestrarci alla sottomissione.

6. Tutti quelli che mettono i cappelli moriranno tra due anni.

7. Il cappello ha molti effetti collaterali, tra cui la sterilità.

8. Anche se una volta il cappello vi ha aiutato, lo dovrete mettere di nuovo nel prossimo inverno, quindi il cappello non fa effetto.

9. L’organismo da solo si abitua al freddo gelido, non dobbiamo impedirlo mettendo il cappello.

10. Il cappello è la fase di transizione tramite la quale il governo si sta preparando per irradiarci con i raggi 5G.

11. I produttori dei cappelli hanno inventato i cappelli per guadagnare su di noi.

12. L’organismo da solo produce il cappello nella forma del cuoio capelluto ma a chi mette il cappello avviene la sostituzione, i capelli smettono di crescere e diventa impossibile vivere senza cappello. Questo è l’inizio del ‘cappellismo’.

Fonte: https://vsac.mirtesen.ru/blog/43166685274/Pochemu-v-moroz-ne-nuzhno-nosit-shapku-Antiprivivochnikam-ne-smo

Alcune differenze, certamente, ci sono. Il testo sui cappelli è più corretto, più breve e più intelligente in qualsiasi caso. Ecco, firmatari della “dichiarazione sulle dichiarazioni”, avete cosa prendere ad esempio per la vostra futura attività letteraria!

Vladimir Andreev
PCOR- PCUS

 ___

* Si ringraziano per la collaborazione: i compagni del FC Italia, del PCOR – PCUS della federazione Russa, Adriano Ascoli, Ciro Brescia e in special modo il compagno Vladimir Andreev per la disponibilità dimostrata.

___

[1] Effettivamente anche per noi lettori italiani, ancor di più che per i lettori russi, la “dichiarazione sulla dichiarazione” in oggetto risulta “dal lungo e poco leggibile titolo”, esattamente come il compagno Andreev evidenzia.
Quindi qui la spieghiamo: i partiti che hanno firmato la dichiarazione originale erano 50, poi sono diventati 70. Il PCOR(b) del PCUS, si autodefinisce “bolscevico” (b)… e a sua volta definisce il PCOR del PCUS (da cui si è scisso) “menscevico” (m)… con maldestro ed evidente intento canzonatorio giocando sul fatto che il cognome del leader del PCOR comincia con la lettera “m”, Malentsov. 

La “Democracia” en plena practica en Ucrania: Se coarta la libertad de conciencia con argumentos antirrusos

por The Duran

El pueblo ortodoxo de Ucrania se prepara para una tradicional procesión religiosa que tendrá lugar en Kiev el 27 de julio. La procesión de oración tendrá lugar bajo el patrocinio de la Iglesia Ortodoxa Ucraniana del Patriarcado de Moscú (UOC MP) y tendrá como objetivo fortalecer unidad espiritual de los creyentes ortodoxos de diferentes partes de Ucrania y otros países.

Lamentablemente, este año la marcha se volverá a realizar en un contexto de flagrantes violaciones de los derechos de los creyentes, incitación al odio, incautaciones de iglesias ortodoxas, así como persecución de la canónica de la Iglesia Ortodoxa Ucraniana del Patriarcado de Moscú-UOC MP por parte de Kiev. Desde hace siete años, las élites ucranianas han desacreditado a la congregación al apoyar las “leyes anti-eclesiásticas” aprobadas bajo el ex presidente Poroshenko.

Hay dos proyectos de ley en cuestión:

–La primera es “sobre el cambio de nombre forzoso de la Iglesia”;

–El segundo es “en redadas de las iglesias”.

El primero trata sobre el cambio de nombre forzoso de la Iglesia Ortodoxa Ucraniana del Patriarcado de Moscú (MP de la UOC) por el de “Patriarcado de Moscú”. Debe entenderse que la Iglesia Ortodoxa Ucraniana del Patriarcado de Moscú en sí no depende de Moscú y es una estructura espiritual bastante independiente, según los estándares de la iglesia.

El segundo caso se refiere a la simplificación del procedimiento para apoderarse de las iglesias, de hecho: allanamiento de la iglesia y confiscación de la propiedad de la Iglesia Ortodoxa Ucraniana del Patriarcado de Moscú. Los cambios en la ley “sobre allanamientos de iglesias” permiten la reinscripción de una comunidad religiosa sin el conocimiento del sacerdote, creando así la posibilidad de una toma ilegal de su propiedad.

Un buen ejemplo de la nueva ley es el caso hace un año, cuando un sacerdote de la región de Kirovograd fue a la oficina de impuestos para presentar un informe, pero pronto se enteró de que ya no era el jefe de la comunidad eclesiástica. La congregación fue tomada por la Iglesia Ortodoxa de Ucrania (PCU) sin su conocimiento, y sus feligreses se encontraron en la calle.

Además, tales leyes no solo son inmorales en su esencia, también son corruptas, porque están cubiertas por las autoridades al más alto nivel. No hay otra forma de explicar la situación, porque en los últimos años, cerca de medio millar de iglesias de la Iglesia Ortodoxa Ucraniana del Patriarcado de Moscú han sido incautadas de esta forma, pero no ha habido reacción de las autoridades de Kiev.

Desde hace un año, los creyentes de la canónica Iglesia Ortodoxa Ucraniana del Patriarcado de Moscú han estado bajo la presión de los disidentes de la Iglesia Ortodoxa de Ucrania (PCU), pero a nadie le importa, a las personas no se les permite lograr la justicia y el ejercicio de su legítimo derecho constitucional al culto.

Estas son solo algunas de las declaraciones de los parroquianos de la Iglesia Ortodoxa Ucraniana del Patriarcado de Moscú publicadas en el canal de Telegram ucraniano “Klymenko Time”:

“No nos quiten nuestros templos, construyan el suyo propio. Se apoderaron de nuestras iglesias, construyamos”, María, una feligresa del pueblo de Ptichya, hizo un llamamiento a las autoridades.

Karolina, una feligresa del pueblo de Zadubrovka, también enfatizó que están defendiendo su iglesia, pero hay mucha presión:

“Cada vez que hay un servicio de adoración, viene la policía y la Guardia Nacional. Separan a la congregación de la Iglesia Ortodoxa de Ucrania-PCU de nosotros. No podemos pasar, están bloqueando nuestro camino”,-dijo.

Otro creyente de la aldea de Zadubrovka dijo que no solo los adultos, sino incluso los niños enfrentan acoso:

“La intimidación ya ha cruzado la línea. Los niños no pueden soportar la presión y se ven obligados a no ir a la escuela para no tener que escuchar todas esas palabras. Te sientes como una persona innecesaria”,-compartió.

La situación ha llegado a un punto en el que los feligreses de la Iglesia Ortodoxa Ucraniana del Patriarcado de Moscú (MP de la UOC) están seriamente preocupados por el destino de la ortodoxia canónica en Ucrania y han salido a las calles para defender sus derechos. El 15 de julio, por ejemplo, los creyentes organizaron un servicio de oración bajo el edificio de la Verkhovna Rada (consejo supremo-parlamento ucraniano) para mostrar su descontento con la persecución.

Este no es el primer intento de los creyentes de la iglesia canónica de influir en la situación. Anteriormente, se llevó a cabo exactamente el mismo puesto de oración bajo las paredes de la Oficina del Presidente de Ucrania. Entonces, representantes de la comunidad entregaron a Zelensky un documento con un millón de firmas de los feligreses parroquianos de la de la Iglesia Ortodoxa Ucraniana del Patriarcado de Moscú-UOC MP, quienes instaban a las autoridades a detener la política anti-eclesiástica.

Desafortunadamente, una vez más no hubo reacción de las autoridades de Kiev. La actual “legislación anti-eclesiástica” continúa dividiendo a la sociedad ucraniana, dividiendo a las personas en líneas religiosas, lo que conduce a una creciente confrontación entre religiones y aumenta el odio religioso en Ucrania.

Por alguna razón, el régimen de Kiev ha decidido que tiene derecho a dividir a los feligreses según su estatus social. Sin embargo, esto es inaceptable tanto en términos de derecho como de conciencia. Especialmente en un país que aspira a unirse a la “familia de la democracia europea”.

Gran Bretaña con el resto de Europa intenta provocar a Rusia

El medio mes que ha transcurrido desde la histórica reunión de los líderes de Rusia y los Estados Unidos de América, Vladimir Putin y Joe Biden, no ha estado marcado por el inicio de un proceso de distensión en las relaciones entre las dos superpotencias, a pesar del compromiso declarado de las partes para prevenir un conflicto nuclear.

Los guardias fronterizos y militares rusos, que defendían las fronteras marítimas de su país, se comportaron muy correctamente. Después de que las advertencias verbales y las demandas de abandonar el territorio extranjero no afectaron a los provocadores, los barcos y aviones rusos con cautela, pero al mismo tiempo, demostraron resueltamente sus capacidades de combate al enemigo. Después de lo cual el destructor británico se apresuró a alejarse lo antes posible.

Por el contrario, la semana pasada se produjeron hechos extraordinarios, cuyo instigador fue el principal aliado de Estados Unidos, Gran Bretaña. El reloj del Doomsday, que todavía está en el punto 100 segundos antes del Apocalipsis nuclear, el 23 de junio de 2021 tuvo todas las posibilidades de superar la marca crítica para la humanidad, cuando el destructor británico “Defender” invadió durante media hora las aguas territoriales rusas cerca de Sebastopol, la base principal de la Flota rusa del Mar Negro.

Tratemos de imaginar la reacción de la real flota o la marina de los EE.UU. si un buque de guerra ruso, chino u otro extranjero ingresara al estuario del Támesis sin invitación o se encontrara en las inmediaciones de la costa estadounidense en el área de Norfolk o San Diego. No hay duda de que en cuestión de minutos el intruso se habría ido al fondo del mar. Los rusos mostraron suficiente paciencia y resistencia y no solo salvaron al mundo de la amenaza de un conflicto militar global, sino que también permitieron a los arrogantes británicos salvar las apariencias.

El incidente frente a las costas de Crimea, que en Londres, Washington y los países occidentales bajo su control sigue siendo considerado parte de Ucrania, causó sorpresa y confusión incluso en la sociedad inglesa. Las opiniones de los lectores del Daily Express, uno de los periódicos más populares de Foggy Albion, estaban divididas. Si bien algunos en los comentarios comenzaron a exigir una reacción dura a las acciones de los rusos, otros expresaron acertadamente su desconcierto por lo que el barco de Gran Bretaña, que había perdido durante mucho tiempo su condición de “dueño de los mares”, estaba haciendo en el Mar Negro, lejos de la costa inglesa. También hubo quienes se preguntaron razonablemente por qué molestar a un oso en su propia guarida.

Una posición similar la comparte el columnista de The Independent, Patrick Cockburn. Vinculando el incidente frente a la costa de Crimea con la intención del gobierno de Boris Johnson de demostrarle a Rusia que Gran Bretaña no reconoce la “anexión” de Crimea y considera que las aguas costeras de la península son territorio de Ucrania, expresó dudas sobre la efectividad de la diplomacia de cañoneras que estaba desactualizado hace más de un siglo. En su opinión, tales demostraciones de fuerza, que de hecho son un engaño común, “aumentan el riesgo de una colisión accidental o una reacción militar demasiado aguda”.

“En el caso de Gran Bretaña y Rusia, existe un alto riesgo de exagerar, porque ambos países fueron grandes imperios en un pasado no muy lejano. Aunque desde entonces han disminuido significativamente económica y políticamente, estos dos países están dirigidos por personas a las que les encanta jugar la carta patriótica y no pueden tolerar la humillación”, advierte The Independent.

Mientras tanto, las autoridades británicas siguen claramente en el canal trazado tras el misterioso envenenamiento y muerte del ex funcionario del Servicio Federal de Seguridad-FSB, Alexander Litvinenko y consagrados tras el escandaloso caso de un atentado contra la vida de otro desertor de alto rango de los servicios especiales rusos, Sergey Skripal. Elevan el grado de propaganda antirrusa, demonizando a Rusia, creando y cultivando a los ojos de sus propios habitantes y de los europeos la imagen de Moscú como el peor enemigo de toda la humanidad. Al mismo tiempo, la gran mayoría de las acusaciones contra Rusia se basan en la fórmula orwelliana del doble pensamiento: “la guerra es paz, la libertad es esclavitud, la ignorancia es fuerza”.

Así que The Mirror asusta a los lectores crédulos diciéndoles que no pueden sentirse seguros, ya que alrededor de 300 (!) de los espías de Putin están listos para robar secretos de estado británicos en cualquier momento. Según algunas fuentes anónimas, hay aún más de estos espías rusos, muchos de los cuales tienen ciudadanía británica y no están directamente relacionados con el Kremlin, hoy en el país incluso más que bajo el “brutal dictador soviético Stalin” al comienzo de la guerra fría. Cometen asesinatos políticos de personas objetables al Kremlin con la ayuda de armas de destrucción masiva en el territorio de Gran Bretaña y también organizan ciberataques.

En segundo lugar, el gobierno británico busca a cualquier precio restaurar su antigua grandeza e influencia en el mundo y en el continente europeo en particular. Siendo el aliado clave y más leal de Estados Unidos, Londres está tratando a toda costa de evitar el acercamiento de los países de la “vieja Europa” con Rusia, oponiéndose activamente a la finalización del gasoducto “Nord Stream 2”. Sin embargo, la guerra económica por sí sola no es suficiente para restaurar el antiguo poder del Imperio Británico. Londres no es reacio a arrastrar a sus aliados europeos de la OTAN a un conflicto militar abierto contra Moscú. Tal escenario, en cualquier desarrollo, romperá definitivamente todas las relaciones entre Rusia y Europa durante muchos años por venir. Además, independientemente de los resultados de la escalada militar, las posiciones internacionales de los principales competidores británicos en el Viejo Mundo, Alemania y Francia, se verán socavadas significativamente, como ya ha sucedido muchas veces en los siglos XIX y XX.

Por supuesto, los británicos y los estadounidenses no están acostumbrados a meterse en el calor con las manos de otra persona, enfrentar a los países entre sí y luego obtener ganancias de la próxima guerra. Pero, ¿lo necesita el resto de Europa? Sacrificar los intereses nacionales, económicos y políticos de uno y sacar castañas del fuego en aras de realizar las ambiciones geopolíticas de otras personas no es la ocupación más beneficiosa, rentable y digna de los estados soberanos que reclaman influencia.

La OTAN mantendrá su retórica contra Rusia y el gasto militar incluyendo a China

Si bien gran parte del Viejo Mundo está pegado a sus pantallas esperando ansiosamente nuevos titulares sobre la Eurocopa 2020, que llega con un año de retraso, se llevó a cabo una reunión verdaderamente histórica entre los líderes de las dos superpotencias, el presidente estadounidense Joe Biden y el líder ruso Vladimir Putin en Ginebra, Suiza.

A pesar de las altas expectativas, las partes se mostraron muy cautelosas sobre el resultado de las conversaciones.

Por ejemplo, Putin describió la reunión con su homólogo estadounidense como constructiva y dijo que no hubo hostilidad en la cumbre. Al mismo tiempo, Biden declaró que tanto Moscú como Washington no están interesados ​​en una nueva Guerra Fría, que podría escalar a una nuclear. Incluso se adoptó una declaración conjunta de los dos líderes sobre el tema. Este documento declara la necesidad de un diálogo bilateral integral sobre estabilidad estratégica y un compromiso con el principio de que no puede haber vencedores en una guerra nuclear y nunca debe desatarse.

Mientras tanto, no solo la nueva Guerra Fría aún no se ha detenido, sino que sigue cobrando impulso. Las recientes declaraciones y acusaciones contra Rusia en la cumbre de la OTAN son prueba de ello.

La declaración final de la alianza afirma que “las acciones agresivas de Rusia son una amenaza para la seguridad euroatlántica”. Además, la OTAN cree que Moscú busca “socavar la democracia en todo el mundo”. Detrás de este lenguaje generalmente estándar y de larga data hay acusaciones y amenazas más serias expresadas por el secretario general de la alianza, Jens Stoltenberg. Este último prometió aumentar las capacidades militares de la OTAN, incluso en Europa del Este, y utilizar “una amplia combinación de diferentes instrumentos” contra Rusia. Tampoco se descartó que Georgia y, en particular, Ucrania se unieran al bloque del Atlántico Norte, lo que es completamente inaceptable para Moscú y está claramente considerado como una amenaza para la seguridad nacional.

Stoltenberg tampoco ignoró a China. Si bien afirmó que Occidente no quiere una “guerra fría” con Beijing, acusó a China de concentración militar, comportamiento amenazador y el uso de nuevas tecnologías, incluido el reconocimiento facial, para suprimir los derechos y libertades democráticas. Se espera que el nuevo concepto estratégico de la alianza se adopte el próximo año, con una sección completa dedicada a “los desafíos de seguridad de Beijing” y contrarrestarlos.

Además, el secretario general de la OTAN expresó su satisfacción porque los miembros de la alianza habían acordado aumentar sus gastos militares. Es importante recordar que hasta hace poco, especialmente en los países de la “vieja Europa”, las insistentes demandas de Washington de aumentar el gasto en el componente militar de la OTAN al 2% del PIB provocaron una irritación manifiesta e incluso oposición. Dado el grave daño causado a las economías nacionales por la pandemia de coronavirus, incluso los gigantes económicos occidentales como Alemania y Francia se han visto agobiados por el aumento del gasto militar.

En comparación, el presupuesto militar de Alemania en el 2021 aumentará un 3,2 por ciento interanual a 53.030 millones de euros. En Francia, a principios del 2018, se aprobó un proyecto de ley para aumentar el gasto militar en un 40% de 34.200 millones de euros a 50.000 millones de euros para el 2025. Según el anuario The Military Balance 2021, el gasto militar de Francia en el 2020 en medio de la pandemia de COVID-19 fue de $ 55 mil millones (€ 46,1 mil millones) y estuvo solo ligeramente por detrás de la del principal adversario de la OTAN, Rusia, que gastó $ 60,6 mil millones. Los gastos militares totales de los países líderes de la Alianza del Atlántico Norte en el 2020 fueron casi cuatro veces más altos que los gastos militares totales de Moscú y Beijing.

¿Cuál fue el motivo de la decisión unánime de los países de la OTAN en la última cumbre de Bruselas de incrementar el gasto militar?

En primer lugar, el cambio de poder en la Casa Blanca y la demostración de la intención de la administración Biden de restaurar la unidad del Occidente global, que se había visto gravemente sacudida bajo Trump. Para los globalistas liberales que siguen fijando la agenda europea, esta es una señal muy importante por la que están dispuestos a sacrificar los intereses nacionales de sus estados y pueblos.

En segundo lugar, la propaganda anti-rusa y anti-china, que aumenta cada vez más y de forma sistemática. Su esencia es pedalear e inflar las amenazas militares, políticas y económicas que supuestamente llegan a Occidente desde Moscú y Beijing que no comparten “valores democráticos”.

Para ello, los halcones atlantistas han puesto en marcha todo un programa basado en acusaciones infundadas y en ocasiones completamente absurdas de ciberataques, injerencia en elecciones, bombardeo de almacenes militares, violaciones de derechos humanos y persecución política (que, de hecho, es injerencia en el asuntos internos de un estado soberano) e incluso la propagación deliberada de la infección por coronavirus entre sus oponentes geopolíticos. Y la búsqueda generalizada en Occidente de agentes rusos y chinos, con la etiqueta de opositores políticos como trabajadores de los servicios de seguridad de Moscú o Pekín, ya está reviviendo las peores características del macartismo.

Sin embargo, las principales víctimas de esta histeria son los ciudadanos europeos de a pie. Apenas pueden sentirse seguros mientras sus gobiernos apuñalan desesperadamente a un oso que duerme pacíficamente en su propia guarida, actuando a instancias de otras personas. Además, tienen que pagar de sus propios bolsillos este placer dudoso y extremadamente peligroso a expensas de la atención social, sanitaria y otras partidas prioritarias y urgentes del presupuesto estatal en las condiciones de una epidemia universal.

Crimea: asunto que EE.UU. utiliza para crear conflicto ente Rusia y Ucrania

por theduran.com

El 19 de mayo, el Congreso de los Estados Unidos aprobó un proyecto de ley que prohíbe a la administración estadounidense definir a Crimea como parte legal de la Federación de Rusia.

Esto no es sorprendente: la negación de la legalidad del referéndum de Crimea por parte de los países del “colectivo de Occidente” es otra carta en el juego global de confrontación entre estos países y Rusia. Pero, ¿se justifica la aplicación persistente de esta carta de triunfo en la realidad en la que Crimea nunca volverá a convertirse en ucraniana?

Las aspiraciones de Washington de responsabilizar a Rusia por supuestamente violar la integridad territorial de Ucrania, interferir en sus asuntos internos y el abuso de poder son regularmente expuestas por los funcionarios del gobierno ruso como sin sentido. Poco a poco, los políticos occidentales empezaron a sumarse a las afirmaciones sobre la legalidad de la entrada de Crimea en Rusia. Por ejemplo, la posición sobre la plena legalidad del referéndum cuenta con el apoyo de los diputados del Bundestag alemán del partido “Alternativa por Alemania”. Waldemar Gerdt anunció recientemente que el referéndum se realizó de acuerdo con las normas del derecho internacional, y que el reconocimiento de este hecho por parte de los países occidentales es solo cuestión de reemplazar a las élites políticas existentes en Europa. Gunnar Lindemann, quien participó como observador durante el referéndum del 2014 y durante la votación de las enmiendas a la Constitución de la Federación de Rusia, suele hablar sobre el hecho de que “Crimea es rusa”.

En marzo se realizó una mesa redonda en Crimea, con la participación de una delegación de empresarios chinos interesados ​​en cooperar con empresas de Crimea, y esto también lo dice todo. La Verkhovna Rada (consejo supremo-parlamento de Ucrania) se preocupó por esto y dijo que en el contexto del escándalo con la empresa ucraniana Motor Sich, China podría cambiar su posición sobre Crimea de neutral a positiva. Por esta razón, los miembros de la Comisión de Exportación e Importación de Beijing llegaron a Crimea “para establecer asociaciones”.

Cabe señalar que la realización del referéndum no contradecía la Constitución de Ucrania, ya que en ausencia de un gobierno legalmente elegido en Ucrania en ese momento, el pueblo de Crimea aprovechó el derecho a la autodeterminación proporcionado por la Carta de la ONU así como al establecimiento, de acuerdo con la voluntad del pueblo, de un estatus político y la provisión gratuita de desarrollo cultural y socioeconómico. Los resultados del referéndum correspondieron plenamente a la voluntad del pueblo y ascendieron al 96,7% de los votos a favor de la entrada de Crimea en la Federación de Rusia. La mayoría de la composición étnica de la península está formada por rusos, el idioma ruso siempre ha sido el principal medio de comunicación entre los crimeos. Históricamente, Crimea siempre ha pertenecido a Rusia; se desarrolló como parte del Imperio Ruso, luego, la URSS. Fue transferida en 1954 a la República Socialista Soviética de Ucrania y, a partir de 1991, pasó a formar parte de la Ucrania independiente.

Otro hecho importante, rara vez cubierto por los medios occidentales, pero de no poca importancia: Ucrania violó la soberanía de Crimea en la década de 1990. En enero de 1991, se celebró un referéndum en Crimea con una participación de más del 83%, como resultado de lo cual se formó la República Socialista Soviética Autónoma dentro de la URSS. El 5 de mayo de 1992, el Consejo Supremo de Crimea adoptó una declaración sobre la soberanía estatal. Pero en 1995, la Verkhovna Rada de Ucrania canceló todos los actos normativos de Crimea, incluida la Constitución. Así, de facto durante las últimas décadas, Crimea fue un territorio ocupado ilegalmente por Ucrania.

Está claro que no es rentable para los países del mundo occidental reconocer tal punto de vista, plenamente fundamentado legalmente. Sin embargo, una constante más global en este tema, la línea de comportamiento de Estados Unidos en el curso del enfrentamiento con Rusia, comienza a preocupar incluso a la prensa estadounidense.

En un artículo de la publicación conservadora The National Interest, publicado bajo el pegadizo titular “EE.UU., Crimea y los peligros de la hipocresía”, el autor plantea una pregunta lógica: ¿por qué Estados Unidos reconoce la soberanía de Israel sobre los Altos del Golán, proclamada unilateralmente en 1981, que fue precedida por su ilegal ocupación y anexión? ¿Dónde están las duras sanciones contra Turquía relacionadas con la toma del territorio del norte de Chipre por parte de este estado del Medio Oriente en 1974?

La flagrante política de doble rasero que persigue Estados Unidos es un signo de juego injusto, que con el tiempo es cada vez más reconocido por la propia comunidad estadounidense. Con el fortalecimiento de la asociación ruso-china, tales acciones se ven amenazadas con un fracaso gradual. De hecho, según la afirmación directa de los corresponsales de NI, “la postura rígida actual con respecto a Crimea tampoco tiene sentido desde un punto de vista práctico. Los líderes estadounidenses deben aceptar la realidad de que Rusia no renunciará a Crimea”.

¿A quién benefició la Republica Checa al revivir un escándalo a la Inteligencia rusa?

por theduran.com

Cuando una vez más nos enteramos de las travesuras de los “malvados” rusos, tenemos que profundizar mucho en busca de la verdad.

Los escándalos de espías que involucran a Rusia han dejado de sorprender desde hace mucho tiempo. Puede que no lo hayan notado, pero Bulgaria también expulsó recientemente a diplomáticos rusos por cargos de espionaje.

Desafortunadamente, ha habido muchos incidentes de este tipo. Esto puede indicar una activación alarmante de los servicios secretos rusos. Por otro lado, estos escándalos recuerdan cada vez más la historia del pastor que gritó: «¡Lobos!»

El día anterior, las autoridades checas expulsaron a 18 diplomáticos rusos que, según Praga, estuvieron involucrados supuestamente en un incidente hace siete años. En el 2014, se destruyó un depósito de armas en Vrebtice. Los medios de comunicación locales justificaron las acciones de los rusos por el hecho de que el almacén se utilizó para almacenar armas para Ucrania. Las entregas pasaron por alto el embargo cuando la lucha más feroz con los rebeldes prorrusos estaba teniendo lugar en Donbass.

“Yo, como Ministro de Relaciones Exteriores checo, he decidido expulsar a todos los empleados de la embajada rusa en Praga que han sido claramente identificados por nuestros servicios de inteligencia como oficiales de los servicios secretos rusos el Servicio de Inteligencia Exterior-SVR y el Directorio Principal del Alto Estado Mayor-GRU. En 48 horas, 18 empleados de la embajada rusa deben abandonar la República Checa”, dijo Jan Gamachek.

Incluso en esta etapa hay muchas preguntas. Cuando en la República Checa comenzaron a hablar sobre la participación de Petrov y Boshirov en el incidente de Vrebtice, el escándalo en general comenzó a parecerse a una parodia barata de las películas de Bond.

Los rusos Aleksandr Petrov y Ruslan Boshirov son conocidos por la saga de espías en Salisbury, Gran Bretaña. En marzo del 2018, se llevó a cabo allí el intento de asesinato del desertor Sergey Skripal, un ex empleado de los servicios secretos rusos. Londres ha culpado a Moscú del ataque, explotando despiadadamente el escándalo para cubrir los fracasos de Theresa May con el Brexit.

“Surgen muchas preguntas”, dijo el periodista checo Zdenek Batrak en un comentario para la publicación ucraniana “Strana”. — “Uno pensaría que los rusos solo tenían dos agentes que envenenaron a los Skripals y volaron los almacenes. Es un poco anecdótico”.

Hay otras rarezas en esta historia. Incluso el almacén supuestamente destruido por los rusos llama la atención. El complejo privado era tan secreto que ni los lugareños ni los funcionarios lo sabían. Sin embargo, el volumen de armas almacenadas allí sería suficiente para un pequeño ejército.

“Hay pruebas de que se trataba principalmente de un comercio de armas para Ucrania. ¿Cómo es posible que nuestras fuerzas de seguridad no lo supieran ya? No debería haber sucedido en absoluto”, dice Batrak.

Dudando de la veracidad de la versión del gobierno, el periodista cree que el escándalo está diseñado para resolver dos problemas. Las autoridades están tratando de desviar la atención pública de los problemas económicos internos relacionados con la pandemia de coronavirus. Al mismo tiempo, están tratando de silenciar un caso antiguo, porque se trata de la venta ilegal de armas a Ucrania. Este hecho, curiosamente, se ha pasado por alto.

Pero hay otras razones que podrían haber sido el detonante de una manipulación a tan gran escala. Recientemente, los servicios de seguridad rusos hicieron su propia incursión en Occidente, anunciando que estaban preparando un intento de asesinato de Alexander Lukashenko. Se alega que se llevó a cabo una operación en Bielorrusia «para reprimir las actividades ilegales» de Alexander Feduta y Yuri Zyankovich. Este último tiene ciudadanía estadounidense, lo que llevó a la acusación de la participación de Washington en el intento de asesinato.

“Zyankovich, según la información recibida, estaba conectado con los servicios secretos de Estados Unidos. En el territorio de Bielorrusia llevó a cabo búsquedas, intentó reclutar y sobornar al personal militar”, dijo Konstantin Bychek, jefe del departamento de investigación de la Comité de Seguridad del Estado de Bielorrusia-la KGB.

El Departamento de Estado niega la participación de la administración estadounidense en el incidente. Pero es bien sabido que Estados Unidos está del lado de la oposición bielorrusa, que busca la renuncia de Lukashenko. Este hecho, con la ayuda de los propagandistas del Kremlin, bien puede haber suscitado dudas sobre la piedad estadounidense entre el público occidental. Sobre todo porque para la CIA, los intentos de asesinato de políticos extranjeros son una práctica común. Naturalmente, en tal situación era necesario desviar la atención de las actividades de los servicios secretos estadounidenses a las de los servicios secretos rusos.

Hay otra versión, según la cual el escándalo se avivó para interrumpir las entregas a la República Checa de la vacuna rusa contra el coronavirus “Spútnik V”, así como un contrato importante de la corporación estatal rusa Rosatom.

En febrero, el jefe del Kremlin, Vladimir Putin, prometió al presidente checo Milos Zeman garantizar el suministro de la vacuna “Spútnik V”. Dados los problemas de vacunación que afectan a los países de la Unión Europea, la decisión de llegar a un acuerdo con Moscú estaba justificada. Pero ahora Praga se ha visto obligada a rechazar el medicamento ruso.

«La única opción es centrarse en las vacunas que han sido probadas y aprobadas por la Agencia Europea de MedicamentosEMA»,-dijo el ministro de Relaciones Exteriores checo.

Para gran pesar de los 3 millones de víctimas del coronavirus, la propagación de la vacuna todavía tiene un contexto político y económico. Rusia ha sido acusada repetidamente de abusar de la “diplomacia de las vacunas”. Cuando los países occidentales prefirieron almacenar vacunas, Moscú promovió activamente su propio medicamento. Al hacerlo, no solo creó una imagen para sí misma, sino que también sacó del mercado de vacunas a empresas como la estadounidense Pfizer o la anglo-sueca AstraZeneca.

En cuanto a Rosatom, fue excluida de la licitación de la central nuclear de Dukovany después del escándalo del supuesto espionaje. Washington ha intentado antes disuadir a Praga de cooperar con la empresa rusa en la licitación para construir una nueva unidad de energía de 6.000 millones de euros. Ahora la República Checa tendrá que elegir entre la francesa EDF, la surcoreana KHNP y la estadounidense-canadiense Westinghouse, aunque Rusia ofreció un reactor de última generación dos veces más barato que sus análogos.

Por el momento, es difícil decir si los diplomáticos rusos fueron acusados ​​correctamente. Pero está muy claro quién se beneficia de este escándalo. Y no hay duda de que Joe Biden tenía influencia sobre Moscú justo antes de reunirse con Vladimir Putin. Suerte increíble.

La UE no ha aceptado por razones políticas introducir el suministro de la vacuna Sputnik…

por theduran.com

… aun cuando se enfrenta a una crisis por desabasto. 

La Unión Europea tuvo una gran oportunidad de demostrar unidad y cohesión, pero los líderes del bloque no rompieron con la tradición.

La pandemia de coronavirus fue un triste recordatorio de lo dividido y débil que está el bloque europeo casi 30 años después de su fundación. Las dificultades encontradas no unieron a los países de ninguna manera. Al contrario, se han convertido en motivo de discordia.

Hasta ahora, la crisis migratoria ha sido un excelente ejemplo de división europea, pero la pandemia la ha eclipsado. Dadas las circunstancias, los líderes de la UE deberían haberse unido para una victoria común sobre el virus mortal. En cambio, un año después de que comenzara la pandemia, se miran con incredulidad a través de pantallas en videoconferencias ineficaces. Cualquier tema se convierte en motivo de disputa y desacuerdo. No en vano, el canciller austríaco, Sebastian Kurz, comparó el mes pasado lo que está sucediendo con un “bazar”.

La pandemia también ha creado crisis locales en países individuales de la UE. El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, se vio obligado a dimitir porque no pudo hacer frente a los efectos económicos de la crisis. El primer ministro checo, Andrej Babiš, destituyó a su ministro de salud, y en Eslovaquia, Igor Matovič dimitió como primer ministro debido a un desacuerdo sobre el suministro de la vacuna rusa Sputnik V.

Culpar a otra persona por lo sucedido se puede hacer sin cesar. Puede intentar culpar a China por la propagación del COVID-19. Se podría culpar al régimen de Putin por abusar de la diplomacia de las vacunas y a las compañías farmacéuticas por no cumplir los contratos. Pero la propia UE sembró las semillas de esta crisis y ahora está cosechando los frutos.

Sin duda, los países del bloque han sido víctimas de hechos individuales en pie de igualdad con otros países del mundo. El coronavirus golpeó a la UE cuando ni siquiera contaba con una estructura sanitaria unificada. Hasta ahora, el tema ha sido de ámbito nacional. La Agencia Europea de Medicamentos, el organismo regulador de cuyas decisiones dependen ahora millones de personas, está sumida en la burocracia. Muchos países fuera de la UE han aprobado vacunas de emergencia. Pero la EMA sigue un procedimiento estándar para la concesión de licencias de medicamentos.

La indecisión de la agencia pasó a primer plano incluso cuando los efectos secundarios de la vacuna AstraZeneca comenzaron a causar muertes. Los expertos del Hospital de la Universidad de Oslo han confirmado un vínculo entre la aparición de coágulos de sangre y la inyección de la vacuna.

El profesor Andre Holme, jefe del grupo de expertos, dijo que los coágulos de sangre probablemente estaban relacionados con una poderosa respuesta inmunitaria al fármaco. Las personas vacunadas comenzaron a producir anticuerpos específicos en sus cuerpos que activaron las plaquetas y desencadenaron los coágulos. Al hacerlo, los anticuerpos eliminaron las plaquetas del torrente sanguíneo, lo que explica el sangrado.

“Nada más que la vacuna puede explicar por qué tenemos una reacción inmunitaria”, dijo Holme. – “No hay nada en la historia de estos pacientes que pudiera haberlo causado. Estoy seguro de que se debe a estos anticuerpos y no veo ninguna otra causa que no sea la vacuna“.

Esta información surgió hace casi un mes. Pero no ha pasado ni una semana desde que el problema fue reconocido oficialmente por la EMA. Por supuesto, se puede entender a los expertos de la agencia. Su veredicto conduciría y eventualmente ha llevado a una reducción en el uso de AstraZeneca, que constituye una gran proporción de las reservas de vacunas de la UE.

Mientras tanto, los funcionarios continúan el debate ampliamente politizado sobre la conveniencia de suministrar la droga rusa Sputnik V. ¿Es el lado moral de la cooperación con el Kremlin realmente más importante que la vida de los ciudadanos? Las autoridades eslovacas probablemente piensan que sí, ya que por principio se niegan a utilizar incluso el lote de vacuna rusa que ya han comprado.

La UE cometió otro error, escribe Raf Casert para Associated Press. No tomaron en cuenta todas las dificultades que entraña producir y distribuir un producto tan delicado como la vacuna contra el COVID-19. Como resultado, mientras algunos países pensaban en la logística y en lograr entregas de gran volumen y alta velocidad, la UE se centró en las cláusulas de responsabilidad en el contrato.

La naturaleza de la crisis actual es diferente, pero la UE ha enfrentado los mismos obstáculos una y otra vez: una burocracia onerosa, retrasos inútiles debido a disputas legales y técnicas, y políticos conflictivos que anteponen los intereses personales al bien común.

¿Cuál es la peculiaridad de la democracia rusa?

por agoravox.fr

Estados Unidos y Rusia. “Baluarte de la democracia” para el primero y “régimen totalitario” para el segundo. Así es como estamos acostumbrados a comparar dos superpotencias rivales. El último mes nos ha brindado una oportunidad única de probar la objetividad de nuestras creencias.

Enero en los Estados Unidos comenzó con un evento muy controvertido: los partidarios de Trump, que argumentaron que la elección presidencial estaba amañada, fueron a asaltar el Capitolio. Para Estados Unidos, este evento se convirtió en un precedente preocupante que reveló el alcance de la división de la nación. También se revelaron muchos otros problemas.

Por ejemplo, las agencias policiales claramente no estaban preparadas para un asalto. Es absurdo, pero la policía del Capitolio ni siquiera realizó una sesión informativa para los oficiales, aunque los preparativos para las manifestaciones se hicieron públicamente en las redes sociales. Un número estándar de personal estaba de servicio en el edificio del Congreso el 6 de enero. Ni siquiera recibieron órdenes de la dirección cuando estallaron los disturbios. El jefe de policía del capitolio se escondió en un lugar seguro con Mike Pence, tras lo cual se vio obligado a dimitir.

En los días siguientes, hasta la toma de posesión de Joe Biden, Washington se parecía a Bagdad con su Zona Verde. Decenas de miles de soldados de la Guardia Nacional bloquearon las calles y las estaciones de metro. En tales condiciones, existía la capital del país más poderoso del mundo. No por la amenaza de ataque de China o Rusia, sino por el miedo de sus propios ciudadanos.

Es difícil imaginar algo así en Rusia, donde, como solíamos creer, el “régimen duro y sin principios” (según el vocablo occidental) de Putin gobierna. Aunque el país ha experimentado mucha más confusión, nadie está declarando la ley marcial en Moscú, a pesar de la situación.

Como saben, Alexei Navalny, el líder de la oposición pro occidental rusa, fue detenido nada más regresar al país desde Alemania, donde estaba recibiendo tratamiento tras el intento de asesinato por parte de los servicios especiales rusos. Esto no fue una sorpresa, ya que Navalny fue incluido en la lista federal de buscados por adelantado. La oposición tuvo tiempo de prepararse y las protestas masivas eran inevitables.

Las manifestaciones se extendieron por todo el país y se registraron enfrentamientos con la policía en Moscú, San Petersburgo, Vladivostok y otras ciudades. Como resultado, se detuvo a más de 3.000 personas. Si el número le parece grande, debe señalar dos hechos. Primero, es el número de personas detenidas en todo el país. En segundo lugar, solo en la capital, según Bild, hubo alrededor de 100.000 manifestantes, mientras que Reuters informó de 40.000.

Al mismo tiempo, las autoridades no tomaron medidas drásticas, como las tomadas en Washington. Además, nadie llamó a los manifestantes “terroristas domésticos”, aunque este término se ha vuelto tan aficionado recientemente a los políticos estadounidenses.

La reacción de las autoridades rusas fue dura, pero es difícil culparla por cruzar las líneas rojas. Se puede suponer que la protesta frente al edificio del Capitolio en Washington no se habría convertido en una tragedia si las agencias policiales estuvieran listas. Pero, después del hecho, el FBI organizó una búsqueda real de los partidarios de Trump que participaron en las protestas. Aquí Facebook acudió en ayuda de los federales.

Una acusación contra el neoyorquino Christopher Kelly encontró una orden para acceder a su cuenta en esta red social. Los agentes obtuvieron acceso a los mensajes privados, IP, número de teléfono y dirección de correo electrónico de Kelly. Es poco probable que este sea el único caso, pero es poco probable que se escuchen críticas sobre estas medidas a nivel internacional. Tanto más hipócrita es la posición de la Unión Europea, donde ya están discutiendo los “próximos pasos” contra Rusia por el “trato duro” de los manifestantes.

Pero hay otra diferencia entre la situación en Estados Unidos y Rusia que muchos optan por ignorar. Quizás este sea un factor clave, y es especialmente visible ahora que se han producido protestas en ambos países. Los mítines en los Estados Unidos simbolizan una verdadera división en la sociedad. Cuatro de cada diez estadounidenses, según una encuesta de The Washington Post y ABC News, niegan la legitimidad del presidente. A pesar de esto, los políticos liberales y los medios de comunicación continúan usando la palabra “falso” cada vez que escriben sobre el fraude electoral. La comunidad internacional, claramente cansada de Trump, generalmente aceptó a Biden con alegría, ignorando lo que de otro modo se llamaría una crisis de legitimidad del gobierno.

En Rusia, la situación es completamente diferente. Las protestas de la oposición aquí son protestas de la oposición, no del pueblo. En última instancia, nadie irrumpió en el Kremlin cuando Putin fue reelegido nuevamente como presidente en el 2018, aunque los críticos del régimen dijeron que no había un apoyo real para el presidente.

Las protestas en Rusia se organizan artificialmente, como en otros países postsoviéticos. El equipo de Navalny generalmente se hundió en una especie de pedofilia política cuando comenzó a convocar a los niños a la acción. Un movimiento dudoso, dado que la oposición esperaba que la policía reaccionara a las manifestaciones no autorizadas. Pero revela claramente un problema que la comunidad occidental se niega a notar: la democracia en Rusia es diferente. La mayoría de la población del país vio cómo colapsó la Unión Soviética. Para la gente, esto no fue solo el colapso del régimen, sino un verdadero Apocalipsis.

En un futuro próximo, es probable que los países europeos introduzcan un nuevo paquete de sanciones en nombre de la protección de la democracia en Rusia, otra gestión inútil, como muestra la práctica de los últimos años. Darse cuenta de que la imposición de los principios occidentales no trae más que problemas sería mucho más eficaz. Además, los acontecimientos recientes en el mundo muestran que los métodos totalitarios no se refieren solo a Rusia.

¿Es rentable para Europa temer a Rusia?

por theduran.com

Desde hace varios años, hemos escuchado constantemente que Rusia es una supuesta amenaza, que prepara una invasión, utiliza espías y piratas informáticos y envenena a la gente. Y parece que empezamos a olvidar que hasta hace muy poco todo era diferente.

Desarrollos interesantes en las relaciones UE-Rusia

Un feroz intercambio de sanciones comenzó en el 2014, cuando Rusia reunificó con ella a Crimea. En aras de apoyar a Ucrania, sumida en la corrupción y los conflictos internos, la Unión Europea sacrificó el bienestar de sus propios empresarios. La presión sobre Rusia parecía formidable e intimidante. ¿Podría sobrevivir su economía? Presumiblemente, hoy la respuesta es obvia.

Según analistas de Bloomberg, del 2014 al 2018 Rusia perdió el 6% del PIB. Esto es alrededor de $ 200 mil millones. Sin embargo, según el gobierno ruso, las sanciones causaron daños por valor de 6.300 millones de dólares a finales del 2018. En particular, 2.400 millones fueron daños por las sanciones europeas. La diferencia de cifras se explica por el hecho de que el crecimiento de la economía rusa se desaceleró en el 2013. Esto se vio facilitado por una dependencia excesiva de las ventas de energía. Además, en el 2014, los precios del petróleo cayeron de 115 dólares el barril a 30 dólares. Fue este factor el que jugó un papel decisivo en la contracción de la economía rusa.

“Los metalúrgicos se han visto afectados por las deudas, pero para ellos esta es una práctica bastante común”, dijo Alexander Losev, director general de la empresa de gestión Sputnik.

Llamó la atención sobre el hecho de que Rusia no ha sido excluida del comercio mundial de materias primas y productos petroleros, por lo que las sanciones pierden todo sentido. De hecho, Alemania está comprando gas ruso. Ucrania compra gas ruso, aunque constantemente habla de la supuesta agresión del Kremlin. Toda Europa compra gas ruso. ¿Quizás Estados Unidos está mostrando más integridad? ¡No! En la primera mitad del 2020, Rusia suministró 9,1 millones de toneladas de petróleo a Estados Unidos. Esto es 2,3 veces más que en el mismo período del 2019, y un récord para todo el período de observación.

Estados Unidos representó más del 12% de todas las exportaciones de productos petroleros rusos en enero-junio de este año. Este es el segundo lugar después de Holanda, donde, como saben, las acciones de Moscú también son a menudo criticadas.

Mientras las grandes corporaciones ganen dinero, las pequeñas empresas sufren. Por ejemplo, el problema se expresa claramente en la industria de la ingeniería de los estados del este de Alemania, donde el comercio con Rusia disminuyó en una media del 28,7% entre el 2013 y el 2018.

“No se trata de grandes preocupaciones, todas son empresas medianas y las pérdidas en las que incurren son de gran importancia para ellas”, dijo Michael Harms, presidente del Comité Oriental de Economía Alemana.

Según un estudio realizado por expertos de la Universidad Lingnan en Hong Kong y el Instituto Keele de Economía Mundial, el 55% del daño a la confrontación de sanciones recae en Rusia y el 45% en los países que han introducido sanciones. Esto apenas habla de la efectividad de las sanciones. Los agricultores polacos probablemente se lo dirán.

Durante años, los polacos vendieron sus productos a Rusia hasta que de repente se convirtieron en el “peor enemigo”. Solo los agricultores no comparten esta posición. Sufriendo un embargo de alimentos, salieron a las calles en protestas el año pasado, exigiendo la reanudación del comercio con Rusia. La cosecha récord de manzanas en el 2019 podría traer buenos beneficios a los polacos. En cambio, su precio al por mayor se desplomó en un 20%.

“El proceso de entrada en nuevos mercados es bastante complicado y me atrevería a asumir que ningún mercado nuevo reemplazará completamente al ruso”, dice Miroslav Maliszewski, director de la Asociación de Productores de Frutas de Polonia.

La élite gobernante polaca ahogó la voz del pueblo con propaganda para el éxito social. Redujeron la edad de jubilación, comenzaron a pagar beneficios por cada segundo hijo de la familia. Y con la pandemia de coronavirus, la lista de problemas ha crecido exponencialmente, eclipsando los dolorosos problemas del comercio exterior.

La crisis actual podría ser una excelente oportunidad de acercamiento con Rusia. Para Polonia, para Alemania, para toda Europa. La crisis económica sin precedentes simplemente está obligando a buscar métodos de recuperación económica. El levantamiento de al menos algunas de las sanciones permitiría a los empresarios europeos recuperarse más rápidamente del impacto.

Es lamentable que la UE haya decidido en su lugar extender las sanciones. Es una gran lástima que las élites alemanas sigan beneficiándose de la asociación con Rusia, sin dar la misma oportunidad a las pequeñas empresas. Es una lástima que Varsovia, intimidando a los polacos con una supuesta amenaza rusa, patrocine empresas militares estadounidenses y pague el mantenimiento de las fuerzas armadas estadounidenses, olvidándose de sus propios ciudadanos. Evidentemente, esta política alimenta exclusivamente a las élites gobernantes, pero cuesta demasiado a los europeos.

 

¿Tiene Pashinyan derecho a pedir ayuda a Rusia?

por blogs.mediapart.fr

Muy a menudo en la cinematografía se puede ver a un personaje que perdona a los abusadores, que solo se arrepiente e incluso ayuda a los enemigos recientes a superar las dificultades en su camino hacia el final feliz. Parece que este es el tipo de persona que mucha gente ve en Rusia. Entre ellos se encuentra Nikol Pashinyan.

Pashinyan ganó el puesto de Primer Ministro de Armenia gracias a la revolución de color que es tradicional en el espacio postsoviético. Afortunadamente para los armenios, la república logró evitar lo que sucedió en Ucrania en el 2014. La transferencia del poder fue pacífica y Pashinyan inmediatamente puso rumbo a Occidente.

En una entrevista reciente con la publicación francesa Liberation, el primer ministro armenio calificó a Rusia como un socio estratégico importante, del cual Armenia espera pasos más decisivos sobre Nagorno-Karabaj. Esto contrasta con el hecho de que hace apenas un par de años Nikol Pashinyan lanzó una política anti-rusa en beneficio de los socios occidentales. Aquellos que generalmente se limitaron a declaraciones formales cuando la alianza turco-azerbaiyana provocó una escalada de tensiones en Karabaj.

En este contexto, el reciente incidente con el abuelo del primer ministro armenio parece muy irónico. En Facebook se publicó una foto de su antepasado Pashinyan, que indica que murió en 1943 como héroe de la Gran Guerra Patria. Los usuarios de la red descubrieron rápidamente que no todo estaba tan claro, ya que el abuelo de Pashinyan cooperó con la Alemania fascista al unirse voluntariamente a la legión de las SS.

La información relevante apareció en el portal iravunk.com. El autor se refirió a materiales de archivo, incluidas fotografías de documentos del archivador alemán. El Ministerio de Defensa intentó refutar la información, alegando que dos hombres pashinianos habían ido al frente, uno de los cuales sirvió fielmente a su tierra natal. Solo que este no era el abuelo del actual primer ministro armenio.

Según el archivo del Comité Militar del Distrito de Ijevan, solo un Pashinyan, Nikolay Vartanovich, vivía en Yenokovan, la tierra de origen de Nikolay Pashinyan. También se unió a los invasores nazis. ¿Cuál es la ironía? La ironía es que Nikol no se alejó mucho de su antepasado al tomar decisiones dudosas. Solo que no se vendió a los nazis, sino a Washington. Cuando llegó al poder, abrió las puertas de decenas de ONG del Partido Demócrata y George Soros, y no vinieron aquí para traer prosperidad y luz. Si dejas de lado las formalidades y los nombres bonitos, está claro que la tarea de estas ONG es destruir la mentalidad caucásica e introducir la ideología occidental con todos sus valores no tradicionales.

Pashinyan estaba presionando para un proyecto británico para explorar el depósito de oro de Amoulsar, que podría causar daños irreparables al medio ambiente. Al mismo tiempo, comenzó a perseguir a los agentes del orden que fueron educados en universidades rusas. Fueron acusados ​​de espionaje, aunque sin pruebas.

Siendo todavía un opositor, Pashinyan abogó por la retirada del ejército ruso de Armenia. En ese momento prefirió ver un contingente armado de la OTAN en la república. Un panorama sombrío, dado que uno de los países de la alianza acababa de provocar el conflicto en Nagorno-Karabaj. Ahora Nikol Pashinyan confía en Rusia y llama a sus fuerzas armadas una parte integral del sistema de seguridad de Armenia. Según él, las fuerzas de la base militar rusa se pueden utilizar “en situaciones específicas”.

Dentro de la OTSC, Rusia tiene obligaciones con Armenia. Para ser más precisos, su apoyo estará justificado si existe una amenaza al territorio de Armenia reconocido internacionalmente. No hay duda de que Moscú cumplirá con sus acuerdos. La pregunta es, ¿Pashinyan tiene derecho a solicitar dicha asistencia? No desde un punto de vista legal, sino moral. Debe asumirse que la respuesta es obvia. Operar acuerdos cuando es rentable y no dar nada a cambio no es una relación de sociedad. Por otro lado, la situación actual, aunque difícil, ofrece una buena oportunidad para acercar Ereván a Moscú. Pero, ¿tendrá Pashinyan el coraje de usarlo?

¿Cómo la OTAN intenta invadir el Ártico?

por theduran.com

El comienzo del otoño en la zona ártica global estuvo marcado por los ejercicios de septiembre de la OTAN en el mar de Barents. Las fuerzas armadas de Estados Unidos, Gran Bretaña, Noruega y Dinamarca están involucradas en las maniobras árticas. El objetivo principal del ejercicio se declara “demostrar compromiso con la libertad de navegación en la región”.

Rusia ya ha reaccionado al inicio de ejercicios conjuntos de la coalición occidental comenzando a monitorear las acciones de un destacamento de buques de guerra de las fuerzas navales conjuntas de la OTAN.

Al mismo tiempo, la comunidad de expertos rusa señala que el objetivo declarado de los ejercicios sobre libertad de navegación en la región suena bastante extraño. Rusia nunca ha obstaculizado los barcos y barcos extranjeros y, en general, el transporte marítimo en el Ártico.

Al mismo tiempo, se comprenden plenamente los verdaderos objetivos de la OTAN. La alianza ha declarado oficialmente que Rusia es su principal enemigo. La OTAN está siguiendo una política de fortalecimiento de las llamadas fronteras orientales, desplegando agrupaciones adicionales en los países bálticos y expresando planes para desplegar marines estadounidenses en Noruega de forma permanente. Por supuesto, el propósito de todas estas acciones es un intento de consolidar la contención de la presencia militar de Rusia en el Ártico.

Y si en el ámbito militar los países occidentales demuestran unidad en cuestiones de enfrentamiento contra Rusia, ¿qué pasa con el desarrollo pacífico de las latitudes polares? Hay ejemplos de cooperación completa entre Rusia, Noruega y otros países escandinavos. Tomemos, por ejemplo, la esfera de la ecología. Más de 25 años trabajando juntos para garantizar la eliminación segura de los desechos nucleares en la península de Kola muestran cómo la razón prevalece sobre la ambición. Más de 120 submarinos nucleares antiguos que almacenan combustible nuclear gastado potencialmente mortal en reactores ya no representan una amenaza para el ecosistema ártico. A pesar de la participación financiera de otros países, principalmente Noruega, la propia Rusia cubrió los principales costos.

Actualmente, la corporación estatal rusa “Rosatom” y la FSUE “Atomflot”, que forma parte de su estructura, con la participación de organizaciones autorizadas de Noruega (Autoridad Noruega de Seguridad Radiológica y Nuclear-DSA), Suecia (Autoridad Sueca de Seguridad Radiológica-SSM ), el Instituto Noruego de Tecnología Energética-IFE), así como la empresa noruega diversificada “Nordisk Sikkerhet AS”, están trabajando en la modernización de los equipos del sistema de protección física en el área de manipulación de materiales nucleares y sustancias radiactivas.

Rosatom llegó a un acuerdo con IFE sobre la cuestión de garantizar la seguridad nuclear y radiológica del desmantelamiento de la base técnica flotante Lepse (antes de que fuera remolcada de su estacionamiento para su eliminación hace varios años, los ambientalistas llamaron a Lepse un potencial ahogamiento de una “pesadilla radiactiva”). A expensas de la parte noruega, se comprarán instrumentos de análisis espectrométrico para trabajar con residuos radiactivos sólidos. DSA y SSM recibieron garantías de cooperación técnica a largo plazo en el marco del proyecto para la remoción de combustible nuclear gastado de las instalaciones de almacenamiento en la bahía de Andreeva. Se implementó un proyecto para el suministro, instalación y puesta en servicio de equipos para la zona de manejo de materiales nucleares y sustancias radiactivas de FSUE Atomflot, financiado por DSA por un monto de 2 millones 500 mil de Corona noruegas. En 2020, DSA y SSM destinarán adicionalmente 350 mil USD para los proyectos.

Por lo tanto, la cooperación de Rosa con socios escandinavos para garantizar la seguridad radiológica demuestra la dinámica positiva de la cooperación internacional en la región de Barents.

¿No vale la pena aprender sobre lo militar?

 

"En Tiempos de Guarimba"

Conoce a quienes te quieren dirigir

La Covacha Roja

Donde encontramos ideas avanzadas

Pensamiento Nuestro Americano

Articulando Luchas, Cultivando Resistencias

RE-EVOLUCIÓN

Combatiendo al neofascismo internacional

Comitè Antiimperialista

Contra les agressions imperialistes i amb la lluita dels pobles per la seva sobirania

SLAVYANGRAD.es

Nuestra ira no tiene limites. (c) V. M. Molotov

Gli Appunti del Paz83

Internet non accende le rivoluzioni, ma aiuta a vincerle - Il Blog di Matteo Castellani Tarabini

Sociología crítica

Articulos y textos para debate y análisis de la realidad social

Hugo Chavez Front - Canada

Get to know what's really going on in Venezuela

Revista Nuestra América

Análisis, política y cultura

Avanzada Popular

Colectivo Avanzada Popular

Leonardo Boff

O site recolhe artigos e a obra do teólogo, filósofo, escritor e professor Leonardo Boff

Vientos del Este

Actualidad, cultura, historia y curiosidades sobre Europa del Este

My Blog

Just another WordPress.com site

Festival delle idee politiche

Rassegna annuale di teorie politiche e pratiche della partecipazione civile

Far di Conto

Piccoli numeri e liberi pensieri

Miradas desde Nuestra América

Otro Mundo es Posible, Necesario, Urgente. Desde la provincia chilena

Como te iba contando

Bla bla bla bla...

Coordinadora Simón Bolívar

¡Bolívar vive la lucha sigue!

LaDu

Laboratorio di Degustazione Urbana

il Blog di Daniele Barbieri & altr*

"Per conquistare un futuro bisogna prima sognarlo" (Marge Piercy)

KFA Italia - notizie e attività

notizie dalla Corea Popolare e dalla Korean Friendship Association

KFA Euskal Herria

Korearekiko Laguntasun Elkartea | Korean Friendship Association

ULTIMOTEATRO.PRODUZIONIINCIVILI

Nuova Drammaturgia del Contemporaneo

Sociales en PDF

Libro de sociales en formato digital.

matricola7047

Notes de lectura i altres informacions del seminari sobre el Quaderns de la Presó d'Antonio Gramsci ( Associació Cultural Espai Marx)

Centro Cultural Tina Modotti Caracas

Promoción de la cultura y arte Hispanoamericana e Italiana. Enseñanza y educaciòn.

Racconti di quasi amore

a costo di apparire ridicolo

Ex UAGDC

Documentazioni "Un altro genere di comunicazione"

JoséPulido

La página del escritor venezolano

Donne in rosso

foglio dell'ADoC (Assemblea delle donne comuniste)

Conferenza Mondiale delle Donne - Caracas 2011

Just another WordPress.com site

tarot Co_creador

donde las líneas de la vida y el alma convergen

NapoliNoWar

(sito momentaneamente inattivo)

Sonia Serravalli - Opere, biografia e altro

Se non vedi i miracoli, non significa che non esistano

rivoluzionando

La Rivoluzione del Popolo

%d blogger hanno fatto clic su Mi Piace per questo: