El principio de la bestia perseguida

98223980100083640360nopor theduran.com

Europa guarda silencio sobre el peor resultado de la crisis del coronavirus

Hoy en día, hay cinco factores que podrían hacer innecesaria una inyección multimillonaria en respuesta a la pandemia.

Los políticos europeos prefieren apostar a que la crisis pronto terminará. Eso es conveniente. Crea la ilusión de controlar la situación. Solo hay que tener en cuenta que los líderes europeos ya estaban equivocados algún día. No reaccionaron a tiempo al furioso coronavirus de China. No lo consideraron una amenaza suficiente. Decidieron esperar y cometieron un error. Ahora están cometiendo un error aún mayor: ignoran la amenaza de un conflicto nuclear que podría desencadenar la pandemia del coronavirus. Resulta que Europa tiene armas nucleares que están más allá del control de sus líderes, y el mundo está buscando inexorablemente un punto potencial de no retorno.

Factor #1.

Según la Universidad Johns Hopkins, el número de personas infectadas con coronavirus en los Estados Unidos ha llegado a 82.404. En comparación, se han reportado 81.782 casos en China desde que comenzó la epidemia. En Italia, el epicentro europeo de la pandemia, la cifra fue de 80.589. Por lo tanto, Estados Unidos ocupa ahora el primer lugar en este trágico ranking.

Donald Trump trató de justificar esto por el hecho de que Estados Unidos “ha realizado tantas pruebas como ningún otro país del mundo”. La lógica es clara, pero el resultado no cambia: la situación en los Estados Unidos está empeorando. Llegó al punto en que las personas se han vuelto más activas en la compra de búnkeres de acero.

Factor #2.

Puede parecer que un poder tan poderoso es difícil de romper algunos coronavirus. Pero no lo es. La pandemia es una nueva página en la historia humana. Es una página en blanco. Y ahora todos los jugadores del mundo están comenzando a llenarlo rápidamente. Alguien lo está haciendo bien. Alguien con los peores errores.

Por ejemplo, uno de esos errores es un intento de “verter” el dinero de la crisis del coronavirus. Como saben, el Senado de los EE.UU. aprobó la asignación de $ 2 billones para apoyar la economía en las condiciones de proliferación del coronavirus. Dichas medidas se tomaron en el 2008. Luego, el volumen de medidas contra la crisis anunciadas por el gobierno de los Estados Unidos ascendió a $ 2.25 billones.

Debemos admitir que la economía mundial no estaba preparada para tal shock. Por cierto, el Kremlin no ha tirado dinero sin pensarlo. Algunos pueden considerarlo una tacañería, una incapacidad para proporcionar grandes inyecciones de efectivo. Por otro lado, nadie va a decir ahora si EE.UU. y Europa podrán mantener la economía con sus propios métodos. Si EE.UU. asigna $2 billones para esto, con los préstamos de la Reserva Federal, el monto total de la ayuda será de $6 billones. ¿Es justo preguntar cuándo se vaciarán los bolsillos del tío Sam?

El Kremlin depende de la situación. Este enfoque ya lo ha ayudado a evitar la propagación del coronavirus en Rusia. Desde enero, ya cerró sus fronteras con China y Mongolia, restringió los viajes aéreos, suspendió la emisión de visas y desde el 20 de febrero ha prohibido por completo a los ciudadanos chinos ingresar a Rusia. Ahora la situación epidemiológica en Rusia puede ser envidiada. Solo hay 1.036 infectados y 3 muertes. Y esto le da a Moscú una ventaja rentable.

Factor #3.

Es cada hombre por sí mismo. Armados con esta antigua regla, tanto los Estados Unidos como los países de la Unión Europea cambiaron al autoaislamiento. La solidaridad ya estaba fuera de discusión. Italia fue un brillante ejemplo de cuán frágiles son los ideales europeos. Recientemente, el mundo se sorprendió al ver a los ucranianos reunirse con sus conciudadanos evacuados de China. Se arrojaron piedras y se construyeron barricadas en las carreteras. Fue una vergüenza para la nación. Pero lo que hicieron los países occidentales fue una vergüenza de proporciones sin precedentes. Privar a un estado de la UE de la oportunidad de comprar equipos médicos en una pandemia es comparable a la colusión de Múnich, cuando Gran Bretaña y Francia hicieron un trato con Hitler, entregándole los Sudetes.

Lo que Rusia ha decidido hacer para ayudar afecta enormemente la credibilidad de la UE. Pero golpea la autoridad de los Estados Unidos aún más fuerte. Obviamente, ahora Washington solo tiene que mirar impotente cómo Rusia realmente despliega fuerzas militares en un país de la OTAN, y absolutamente legalmente. Está observando a Rusia suministrar medicamentos a Venezuela e Irán que se ahogarían en una pandemia debido a las sanciones de Estados Unidos. Los rusos están ganando con éxito el título del buen chico, aumentando su influencia en la arena mundial.

Beijing hace lo mismo. Tras recuperarse de la epidemia, China ha comenzado a restaurarse rápidamente. Mientras Estados Unidos estaba cavando en su continente, el mundo volvió sus ojos hacia el Este, contando con la experiencia de los pioneros en la lucha contra el coronavirus. China se complace en ofrecer ayuda, mientras prepara su propia plataforma de lanzamiento donde solía ser difícil llegar debido a los Estados Unidos. Cuando o si el Coronavirus sea derrotado, los chinos pueden fácilmente tomar nuevos mercados, desplazando a los debilitados Estados Unidos.

Factor #4.

Washington ahora no puede responder completamente a las acciones de sus oponentes estratégicos. La administración estadounidense se ve obligada a gastar recursos para combatir la epidemia en su territorio. Esta situación se asemeja a una guerra en toda regla, y no ha habido guerra en suelo estadounidense durante 155 años. Es posible realizar muchos ejercicios, desarrollar muchos planes, pero no tiene sentido sin experiencia real. Los estadounidenses no lo tienen. Los estadounidenses no saben a qué se enfrentan. Mientras algunos se esconden en casa, otros salen deliberadamente porque tienen el derecho constitucional de hacerlo. Las autoridades no pueden responder a eso sin modificar las normas democráticas.

Pero pueden prepararse para lo peor. Según el periódico “Newsweek”, el Pentágono ya ordenó prepararse para la implementación del “plan militar de alto secreto en caso de que el gobierno se derrumbe debido al coronavirus”. De hecho, este plan en caso de una invasión armada del territorio estadounidense incluye una estrategia para eliminar las consecuencias de la guerra nuclear.

Factor #5.

En el contexto de todo lo anterior, como un grito de ayuda, el diputado alemán Waldemar Gerdt hizo una declaración. Dijo que las negociaciones con los Estados Unidos con respecto a la eliminación de armas nucleares de Alemania no tuvieron éxito.

“Las armas no se han eliminado porque, de hecho, Alemania sigue siendo un país ocupado. Los estadounidenses usan su posición como mejor les parezca”, admitió.

Ahora es suficiente juntar los cinco factores. Cuando toda la administración estadounidense se esconde en refugios antiaéreos, desde el punto de vista internacional, Estados Unidos firmará un veredicto político. “El miembro más grande de la OTAN se rindió al Coronavirus”, que serán los titulares sombríos en los medios de comunicación. Pero, ¿están las élites estadounidenses listas para tal resultado? ¿Están listos para admitir la derrota? El coronavirus, China y Rusia arrinconaron a los Estados Unidos, y todos sabemos muy bien lo que está haciendo la bestia acorralada. Se necesitarían chispas, la más mínima amenaza, provocación o acusación política para provocar una guerra nuclear. Este es el peor escenario posible. Es difícil de admitir, pero es posible cuando no hay nada que perder.

 

 

L’economia dopo la catastrofe

La economía después de la catástrofedi Atilio Boron

La Grande Depressione degli anni Trenta trascinò a fondo, nella sua caduta, l’ortodossia liberale, i cui pilastri erano la divisione internazionale del lavoro tra i Paesi avanzati e la periferia capitalistica produttrice di materie prime; il gold standard e la dottrina del laissez-faire che sanciva il primato assoluto dei mercati e, di conseguenza, lo “Stato Minimo” che si limitava a garantire che quest’ultimi portassero sotto la sua orbita le più diverse componenti della vita sociale, instaurando, di fatto, una vera e propria “dittatura del libero mercato”. Ma sul finire del 1929 scoppia la Grande Depressione e il mondo che emerge dalle ceneri della crisi è molto diverso: la divisione internazionale del lavoro comincia a vacillare perché alcuni Paesi della periferia iniziano un vigoroso processo di espansione industriale. Il gold standard fu sostituito, dopo un turbolento interregno che si sarebbe concluso solo con la fine della seconda guerra mondiale, dal dollaro, che fu introdotto come moneta di scambio universale perché a quel tempo non c’era altra moneta che potesse competere con essa per le distruzioni causate dalla guerra. E soprattutto la cosa più importante: i mercati furono sottoposti ad una crescente regolamentazione da parte dei governi, il che portò a rovesciare un’asimmetria che se prima era stata molto favorevole ai mercati, per poi cominciare a spostarsi a favore degli Stati. Di conseguenza la spesa pubblica richiesta dalle nuove esigenze di una cittadinanza mobilitata e rafforzata dalle lotte contro la depressione e dalla ricostruzione post bellica fece crescere notevolmente la dimensione dello Stato in rapporto al PIL, come mostra la tabella seguente.


Debito totale dei governi, 1900, 1929, 1975
(% del Pil)


1900         1929         1975
__________________

Germania                     19.4          14.6          51.7

Regno Unito                 11.9          26.5          53.1

Stati Uniti                       2.9            3.7          36.6

Giappone                        1.1            2.5          29.6

Fonte: IMF Data, Fiscal Affairs Departmental Data, Public Finances in Modern History

 

Le cifre parlano da sole e ci risparmiano di dover ricorrere a complicate argomentazioni per dimostrare l’enorme portata del cambio di paradigma della governance macroeconomica del capitalismo dopo la Grande Depressione e la Seconda Guerra Mondiale. La Germania ha più che triplicato la spesa pubblica tra il 1929 e il 1975; il Regno Unito l’ha aumentata di poco più del doppio e gli Stati Uniti e il Giappone rispettivamente quasi di dieci e dodici volte! Più Stato che mercato per sostenere il processo di democratizzazione e di cittadinanza del dopoguerra. La salute, la sicurezza sociale, l’istruzione, l’abitare e tutti i beni pubblici che lo Stato deve garantire sono stati i motori della crescente centralità dello Stato nella vita economica e sociale.

Ma questo non è tutto: un altro aspetto da sottolineare è che una volta esaurito il ciclo keynesiano nel 1974/75 e realizzato il nefasto ritorno del liberalismo (ora addolcito con il prefisso “neo”, per indurre l’ingenuo a credere che si tratti di una formula innovativa) in nessuno di quei Paesi lo Stato si è ridotto al livello che aveva alla vigilia della Grande Depressione, stravolgendo il ruolo di centro gravitazionale ormai assunto nelle economie. Il ritmo di crescita conobbe un rallentamento e la spesa pubblica si ridusse, soprattutto in Gran Bretagna (sotto il Thatcherismo) e in Germania (con la truffa della “terza via”) e meno negli Stati Uniti e in Giappone. Ma anche così, nel 2010, questi quattro paesi erano ancora, in termini di peso dello Stato, ben al di sopra dei livelli esibiti durante il periodo di massimo splendore del liberalismo dei primi tre decenni del ventesimo secolo. Anche tenendo conto dei tagli avvenuti negli ultimi dieci anni, lo Stato ha un peso ancora superiore rispetto al 1929.

Quale sarebbe la conclusione da trarre da quest’analisi? Che la pandemia che oggi colpisce il pianeta, avrà un impatto pari o superiore a quello della Grande Depressione e della Seconda Guerra Mondiale. Il capitalismo europeo e americano, che aveva già dato chiari segnali di avvicinarsi a un’imminente recessione, sarà spazzato via dalle conseguenze economiche dell’attuale catastrofe sanitaria. E la via d’uscita da quella crisi avrà come uno dei suoi segni distintivi il fallimento ideologico del neoliberismo, con la sua stupida fede nella “magia dei mercati”, nelle privatizzazioni e nelle deregolamentazioni, e nella presunta capacità delle forze di mercato di allocare razionalmente le risorse. Questo costringerà ad una profonda revisione del paradigma delle politiche pubbliche a partire dall’assistenza sanitaria e, subito dopo, dalla previdenza sociale, come preludio a quella che sarà la battaglia decisiva: mettere sotto controllo il capitale finanziario e la sua rete globale che sta soffocando l’economia mondiale, causando recessioni, aumentando la disoccupazione e portando la disuguaglianza economica a livelli estremamente elevati. Un capitale finanziario ultra parassitario che finanzia e protegge le mafie dei “colletti bianchi” e che, con la compiacenza o la complicità dei governi dei capitalismi centrali e delle istituzioni economiche internazionali, crea “paradisi fiscali” che facilitano l’occultamento dei loro crimini e l’evasione fiscale che impoverisce gli Stati privandoli delle risorse necessarie per garantire una vita dignitosa ai propri popoli.

Questo è il mondo che verrà una volta che la pandemia sarà un triste ricordo del passato. Naturalmente, a quel punto le forze popolari dovranno essere molto ben organizzate e coscienti (e coordinate a livello internazionale) perché questi cambiamenti non saranno un regalo di una borghesia imperialista pentita dei suoi crimini e disposta ad abbandonare i suoi privilegi, ma dovranno essere conquistati attraverso grandi mobilitazioni e lotte sociali per imporre un nuovo ordine economico e sociale post-capitalista. Ci vorrà coraggio per combattere per la costruzione di quel nuovo mondo, ma anche intelligenza per stimolare la coscienza critica delle grandi masse popolari ed evitare che cadano, ancora una volta, nelle trappole che gli stregoni del neoliberismo stanno già preparando. Hanno un obiettivo molto chiaro: dopo la pandemia, che tutto rimanga uguale. Dobbiamo essere pronti ad affrontarli e ad assumerci la responsabilità di realizzare esattamente il contrario: che nulla rimanga uguale, illuminando con le nostre lotte e con la nostra coscienza i contorni della nuova società che sta lottando per nascere. Una società, insomma, dove la salute, la medicina, l’istruzione, la sicurezza sociale, l’abitare, i trasporti, la cultura, la comunicazione, la svago, lo sport e tutte le cose che fanno la vita dignitosa non siano più merci, ma acquisiscano il loro irrinunciabile status di diritti universali. E questa sarà una grande opportunità per cercare di farlo.

[Trad. dal castigliano per ALBAinformazione di Alessio Decoro]

A medio camino del “Armagedón”: “Solo dos acuerdos separan al mundo del desastre”

16404092500_6febd70a86_kpor agoravox.fr

Desatar una guerra siempre es más fácil que mantener la paz. No se necesita mucho para declarar la guerra, mientras que la paz se basa en garantías concretas. Una vez tuvimos cuatro acuerdos que nos protegieron de la carrera armamentista y de las crecientes tensiones. Eran garantías de paz. Dos de ellos ya han dejado de existir.

Tratado sobre Misiles Anti balísticos

El acuerdo entre los Estados Unidos y la URSS, concluido en mayo de 1972, obligó a ambos países a abandonar la creación de un sistema de defensa antimisiles estacionados en mar, aire, espacio o tierra móvil. Hasta finales de los años 70, tanto la URSS como los Estados Unidos se adhirieron estrictamente a los acuerdos. Cuando Reagan llegó al poder en los EE.UU., comenzaron a promover la idea de una retirada unilateral del acuerdo. La firma del acuerdo se justificó por el hecho de que las superpotencias alcanzaron la paridad militar-estratégica. Pero fue precisamente este factor el que atormentó a Washington.

Cuando la URSS se derrumbó y Moscú heredó la responsabilidad del cumplimiento, Estados Unidos reanudó las críticas al Tratado sobre Misiles Anti balísticos. En este contexto, aparecieron las primeras acusaciones contra Rusia. En la primavera de 1996, los miembros del Comité de las Fuerzas Armadas del Senado de los Estados Unidos enviaron una carta al Kremlin. En el documento, los senadores expresaron su descontento con la instalación subterránea en el monte Yamantau, en los Urales del Sur. Además, declararon sin rodeos que esta instalación “socavaría el apoyo del Congreso para la cooperación bilateral continua y la preservación del Tratado sobre Misiles Anti balísticos”.

En respuesta, Moscú se apresuró a dar todas las explicaciones necesarias sobre la instalación en los Urales del Sur. En particular, el Asesor del Presidente de la Federación Rusa (en se tiempo Yeltisn) para la Seguridad Nacional, en respuesta a Washington, dijo que la instalación en disputa en realidad “se refiere al sistema estratégico de control de las fuerzas nucleares”. No se aplicaron restricciones a este sistema, y ​​los países tenían derecho a construirlo, guiados por las tareas de fortalecer la seguridad estratégica.

Luego, el Kremlin intentó mantener un diálogo con extrema precaución, ya que entendía las intenciones de los círculos políticos estadounidenses. Los temores estaban bien fundados, y los Estados Unidos deberían recibir su merecido. Terminaron el acuerdo allí cuidadosamente, para no dañar la reputación. Para credibilidad, presentaron la iniciativa de revisar el Tratado sobre Misiles Anti balísticos. Dado que las antiguas repúblicas soviéticas se independizaron, Estados Unidos exigió que Ucrania, Bielorrusia y Kazajstán se unieran al acuerdo.

En este contexto, el Congreso apoyó la Ley Nacional de Defensa de Misiles de los Estados Unidos, que preveía el “despliegue de un sistema nacional eficaz de defensa antimisiles capaz de proteger el territorio estadounidense de un ataque limitado” tan pronto como sea tecnológicamente posible. El hecho de que la ley contradiga el Tratado sobre Misiles Anti balísticos se confirmó incluso en la administración del presidente Clinton. Rusia consideró que este paso era inaceptable, y la tesis de que la situación estaba en punto muerto comenzó a circular en los Estados Unidos. En resumen, Washington presentó un ultimátum tácito: o se aceptaba el despliegue del sistema de defensa antimisiles de los Estados Unidos, o el tratado no cumpliría con los intereses de los Estados Unidos. Cómo terminó todo es bien conocido por todos.

Las consecuencias del colapso del acuerdo, lo sentimos ahora. Cuando Estados Unidos ya no estaba limitado en sus acciones, comenzaron a desplegar sus sistemas de defensa antimisiles en Alaska, Corea del Sur, el Mar Mediterráneo y también en Europa. Si simulamos un conflicto armado en esta situación, Estados Unidos podría atacar misiles de crucero con ojivas nucleares de baja potencia y causar daños irreparables al potencial nuclear del enemigo, es decir, Rusia. Además, la abundancia de sistemas de defensa antimisiles permitiría interceptar los restos de misiles balísticos lanzados como un ataque de respuesta.

Moscú entendió que tarde o temprano explotarían tal desequilibrio, provocando un conflicto de proporciones espantosas. Como resultado, los rusos pudieron lanzar la producción de misiles supersónicos daga. Su velocidad y maniobrabilidad anularon la defensa antimisiles estadounidense. Y los sistemas de defensa antimisiles estadounidenses desplegados en Europa perderían relevancia si no fuera por un “pero”. Así que pasamos al próximo Tratado.

Tratado sobre la eliminación de los misiles de mediano y de corto alcance-INF

Estados Unidos se retiró de este acuerdo hace casi un año. En ese momento, el Tratado INF ya había perdido su relevancia, ya que la tecnología militar estadounidense lo contradecía cada vez más. Para ser justos, vale la pena señalar que en 1987, cuando Moscú y Washington firmaron el acuerdo, no había una comprensión clara de las armas de corto y mediano alcance. Por lo tanto, incluso los drones de combate estadounidenses MQ-1 Predator, MQ-9 Reaper y Avenger estaban sujetos a las limitaciones del Tratado INF. Con un rango de vuelo de más de 1200 km, pueden transportar misiles aire-tierra a bordo.

Los misiles Pershing II y MinutemanII fueron eliminados correspondientes con los requisitos del tratado, pero los logros fueron preservados. Más tarde se utilizaron para crear el misil objetivo Hera con un alcance de aproximadamente 1200 km. Estados Unidos no dejó de afirmar que este misil se usó exclusivamente para defensa antimisiles, solo que esto no excluyó el hecho de una violación de los acuerdos.

Por supuesto, todo esto palidece en el contexto de un impresionante desarrollo estadounidense: los lanzadores Mk-41. Estaban equipados con sistemas de defensa antimisiles “Aegis”. Desde el 2016, se encuentra en una base militar en la rumana Devesela. La situación no sería tan triste si no fuera por la versatilidad del Mk-41. Estas instalaciones son capaces de lanzar un sistema de defensa antimisiles y el conocido misil de crucero Tomahawk. Estados Unidos confirmó esta oportunidad cuando realizaron pruebas apropiadas en la isla de San Nicolás frente a la costa de California el 19 de agosto del 2019. Luego, el Tratado INF ya no existiría, solo el Mk-41 se ha utilizado desde 1986 y los Tomahawks desde 1983.

Rusia ha señalado repetidamente un desajuste tecnológico con el tratado, pero Estados Unidos tomó la iniciativa cuando presentó cargos contrarios. En el verano del 2014, Barack Obama dijo que las características del misil ruso 9M729 violan el Tratado INF. La situación se intensificó gradualmente, y solo tres años después, en el Congreso de los Estados Unidos, se planteó la cuestión de rescindir el contrato. Entonces comenzó la cuenta atrás.

“Quizás podamos acordar otro acuerdo agregando a China y otros”, dijo Trump en febrero del 2019.

Todos tenían claro que Pekín no se limitaría voluntariamente, el hecho es que la posibilidad de terminar el Tratado INF alarmó a los países de Europa. Eran los que estaban en mayor riesgo. Era importante para Washington que no hubiera disturbios al otro lado del Atlántico, por lo tanto, mostró su disposición a llegar a un acuerdo.

No es difícil observar que las circunstancias de la terminación del Tratado sobre Misiles Anti balísticos y el Tratado INF son muy similares. En el primer caso, Rusia fue acusada de violación debido a una instalación subterránea en los Urales del Sur, en el segundo, debido al misil 9M729. En el primer caso, Estados Unidos exigió extender los términos del acuerdo a las antiguas repúblicas soviéticas, en el segundo, a China. Por cierto, tanto en el primer como en el segundo caso, Moscú refutó exhaustivamente su culpa. A principios del 2019, Rusia incluso acordó permitir que expertos extranjeros usaran el misil 9M729, solo los países de la OTAN ignoraron esta posibilidad.

Entonces, otro tratado importante se vino abajo. De ahora en adelante, nada impide convertir a Europa en un cohete. Pronto el sistema Aegis aparecerá en Polonia, pero es poco probable que esto mejore la seguridad en la región. Dado el potencial de choque de este complejo, Rusia ciertamente lo llevará a la vista. Lo único que se lamenta es que los líderes europeos ignoren este hecho. Las declaraciones en voz alta pero sin sentido en sitios internacionales no cuentan.

Start-3

Todavía existe un tratado de reducción de armas ofensivas estratégicas. Expirará el 5 de febrero del 2021, lo que significa que hay más de 9 meses para que Washington y Moscú encuentren un idioma común. Son pocas las posibilidades de un resultado exitoso, y el nuevo año probablemente comenzará con otra ronda de escalada de tensión. El escepticismo no es infundado. La experiencia de los dos casos anteriores nos permite simular el desarrollo posterior de eventos en torno al Start-3.

Tanto Rusia como Estados Unidos ahora están demostrando un compromiso para extender el tratado. Moscú requiere una extensión sin condiciones previas. En el caso de Washington, todo es más complicado. Trump insiste en que el acuerdo sea tripartito. Se propone atraer a China al acuerdo. Una situación familiar, ¿verdad?

Pero, ¿es realmente necesario arriesgar un documento tan importante en un intento de imponerlo sobre China? “Por supuesto”, dirán en Washington. -China representa una amenaza para los estadounidenses. ¿Cuál es el punto de extender el acuerdo si no cumple con los intereses estadounidenses?

Es difícil discutir con esta declaración, porque la confrontación entre los Estados Unidos y China es obvia. Solo que nadie aclara cómo se relaciona con las armas nucleares. El arsenal nuclear de China es 21 veces más pequeño que el de Estados Unidos: 6185 ojivas estadounidenses frente a 290 chinas. Rusia tiene 6.500 ojivas nucleares.

Obviamente, el Start-3 es un acuerdo de iguales. El arsenal nuclear de los Estados Unidos y Rusia representa más del 90% de todas las armas nucleares en el mundo. La brecha es enorme. China, como otros países, pronto no podrá alterar este estado de cosas. Esto significa que no tiene sentido expandir el acuerdo, al menos en esta etapa.

Si sigue la lógica de los Estados Unidos, entonces el concepto de un acuerdo de iguales pierde su significado, lo que significa que Francia, Gran Bretaña, India y otros países deben firmar el nuevo acuerdo. ¿Por qué Washington prefiere ignorarlos? No es en absoluto una amenaza china. Este es solo un truco cuya tarea es justificar a los Estados Unidos.

“Estamos de acuerdo, pero…” es la posición de Washington. Desafortunadamente, este “pero” significa el colapso del Tratado de Reducción de Armas Estratégicas. China no firmará ningún acuerdo. Esto es exactamente lo que necesitan los Estados Unidos. Trump ya dejó en claro que no está esperando la extensión del Start-3. En el presupuesto para el 2021, planea colocar $ 44 mil millones para expandir el arsenal nuclear. A modo de comparación, todo el presupuesto militar ruso de este año es de solo $ 24 mil millones.

Las consecuencias de terminar el Start-3 para el mundo serán desastrosas. La gente ha olvidado cómo se siente vivir con el miedo constante a una llama nuclear chisporroteante. Todo esto fue en medio de la crisis del Caribe. Ahora imagine una carrera nuclear en condiciones modernas y con tecnología moderna. Imagine un mundo donde una decisión política puede conllevar consecuencias irreversibles, porque hacer clic en un botón es así de simple.

Tratado sobre el espacio

Quizás este acuerdo sea el más obvio y subestimado en la lista de aquellos que subyacen en la estabilidad global. Ahora pocas personas le prestan atención. Esto es comprensible, porque el Start-3 está en juego. Sin embargo, el Tratado sobre el espacio ultraterrestre es el primer y único documento de este tipo.

Fue firmado en 1967, prohibiendo a los países colocar armas de destrucción masiva en la órbita terrestre baja. Por supuesto, durante medio siglo la existencia del acuerdo, mucho ha cambiado. Rusia renombró su Fuerza Aérea a Fuerzas Aeroespaciales. Estados Unidos también creó las Fuerzas Espaciales. ¿Pero puede haber tropas sin armas?

Actualmente, los países están investigando con cautela una nueva cabeza de puente para la guerra, pero ya existen ciertas tendencias negativas. Por ejemplo, recientemente estalló un escándalo sobre un satélite ruso, que se acercaba a uno estadounidense. Luego, Estados Unidos acusó a Rusia de espionaje. Afortunadamente, no comenzaron a replicar esta historia durante mucho tiempo. Debe entenderse que Estados Unidos también tiene satélites espías, de los cuales en Washington preferirían no volver a hablar. Sin embargo, la situación mostró cuán volátil es el status quo del espacio.

En octubre del 2018, Mike Pence dejó en claro que Washington no descartó el despliegue de armas nucleares en el espacio. “Creo que debemos hacer todo lo posible para proteger a los ciudadanos estadounidenses. El Presidente apoya el principio de que la paz no puede estar sin poder”, dijo.

En agosto del 2019, la Casa Blanca emitió un documento con el siguiente contenido: “Estados Unidos desarrollará y utilizará sistemas nucleares espaciales cuando dichos sistemas proporcionen o expandan de manera estable las capacidades de investigación espacial y capacidades operativas”.

Uno solo puede adivinar cuándo Estados Unidos declarará que el Tratado del Espacio Ultraterrestre no corresponde a sus intereses. La militarización del espacio ultraterrestre llevará la carrera armamentista a un nivel completamente nuevo. Ni que decir tiene, ¿cómo va a socavar la situación en el planeta? Al principio, hablamos sobre el hecho de que los cuatro tratados son garantías de paz. Si no lo hacen, el desequilibrio en volúmenes de armas alcanzará límites increíbles.

Imagine una situación: dos personas que están en desacuerdo entre sí. Cada uno de ellos tiene una pistola. Ellos lo saben. Pueden usar armas, pero no lo hacen, porque entonces el oponente también usará el arma. El resultado del tiroteo es impredecible. Pero la situación cambia cuando solo uno tiene un arma. En un sentido global, todo es exactamente igual. Si un país está armado con tanques y aviones, y el otro es capaz de atacar un misil nuclear directamente desde el espacio, tarde o temprano esta ventaja se utilizará.

¿Se desplegará la Tercera Guerra Mundial en el espacio?

D9C4E45B-F422-432F-AD35-F5271B0A3D60_w1200_r1_s

por The Duran

La tecnología militar moderna y la carrera armamentista en desarrollo hacen que la militarización del espacio sea cuestión de tiempo. Sin embargo, este proceso no debe confundirse con lo que estamos acostumbrados a ver en la ciencia ficción. Nadie tiene la intención de construir buques de guerra. Todo es mucho más prosaico y peligroso.

En diciembre del año pasado, el Congreso aprobó la creación de la Fuerza Espacial, el sexto ejército de EE.UU., junto con la guardia terrestre, aérea, naval, así como la guardia costera y la marina. Este movimiento dejó en claro los objetivos de Washington. ¿Cómo se justifica esta ambición? La respuesta no es tan obvia como parece.

“Estados Unidos no solo debe estar presente en el espacio, debe dominarlo”, dijo Donald Trump, y eso podría ser suficiente para cerrar el tema.

Parece bastante lógico tratar de difundir su influencia en un nuevo entorno, especialmente cuando se trata de un estado tan poderoso. Sin embargo, es importante entender que Estados Unidos es ahora el líder indiscutible en la conquista del espacio. Se están gastando enormes sumas de dinero en programas espaciales allí. Por supuesto, cuando Trump habla de dominación, se refiere a la dominación militar. Por ejemplo, la lista de misiones de la Fuerza Espacial de los Estados Unidos establece claramente la necesidad de contener la agresión en o desde el espacio. ¿Pero quién es el enemigo capaz de representar una amenaza espacial para los Estados Unidos?

Recientemente, hubo un caso notable fuera de la Tierra: cerca del satélite de inteligencia estadounidense “USA 245” se vio la nave espacial rusa “Cosmos 2542”. Los estadounidenses no ocultaron sus preocupaciones. Además, en Washington comenzaron a hablar abiertamente sobre el espionaje por parte de Rusia.

Todd Harrison, jefe del Proyecto de Seguridad de Sistemas Aeroespaciales en el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, argumenta que los satélites espías rusos están monitoreando a propósito las naves espaciales estadounidenses. “El Cosmos 2542, según Harrison, puede detectar la apertura y la resolución de las cámaras montadas en el satélite USA 245. No tiene sentido probar o refutar esta posibilidad. Lo que no se puede dudar es que la tecnología de EE.UU. también permite realizar espionaje espacial.

“Hasta ahora, el espacio exterior ha sido considerado un refugio seguro. Ya no lo es”, dijo el general Andre Lanata, jefe del Comando de Transformación Estratégica de la OTAN, refiriéndose a la amenaza rusa.

John Raymond, quien era solo un candidato para Comandante de la Fuerza Espacial de los Estados Unidos, también habló de la increíble amenaza espacial de Rusia, instando al Congreso a actuar para mantener su dominio en el espacio.

Cuando las autoridades comienzan a hablar activamente sobre lo mismo, parece que se está imponiendo una sola posición al público. La gente necesita estar convencida de que es la posición correcta. No es difícil hacerlo considerando el recurso político, y el objetivo está muy justificado. La militarización del espacio no es la aventura más pacífica. Pero es mucho más importante para Washington eliminar un obstáculo: el Tratado del Espacio Exterior.

El tratado de 1967 entre los EE.UU., el Reino Unido y la URSS es ahora una especie de tratado para eliminar los misiles de mediano y corto alcance. En particular, el Tratado del Espacio Exterior prohíbe la colocación en la órbita de la Tierra de cualquier arma de destrucción masiva, incluidas las armas nucleares.

El destino del tratado INF es bien conocido por todos. El acuerdo se derrumbó después de que se hicieron acusaciones contra Rusia de que había violado las condiciones al crear el misil 9M729. Desafortunadamente, nadie se molestó en averiguar si este era el caso. Incluso cuando Moscú acordó presentar el misil a los observadores extranjeros, nadie en la OTAN respondió a este llamado. Cuando se terminó el tratado, Estados Unidos ya estaba construyendo un complejo para producir misiles previamente prohibidos. Por lo tanto, Washington no solo desató sus manos sobre el tema de expandir su arsenal. Proporcionó a las compañías militares nuevas órdenes importantes y, por lo tanto, financiamiento del gobierno.

 

Pandemia: La Casa Bianca e FMI i primi infetti

Pandemia: la Casa Blanca y el FMI los primeros infectados

di Atilio A. Boron

Guerre, crisi economiche, disastri naturali e pandemie sono eventi catastrofici che fanno emergere il peggio e il meglio nelle persone – sia nei leader che nella gente comune – e anche negli attori sociali e nelle istituzioni. È in circostanze così avverse che le belle parole svaniscono nel nulla e danno luogo ad azioni e comportamenti concreti. Giorni fa e trattenendo a malapena le lacrime, il presidente della Serbia, Aleksandar Vucic, ha denunciato davanti alle telecamere il grande inganno della “solidarietà europea”. Non esiste una cosa del genere, ha detto Vucic, è una favola per bambini, carta straccia. Ha poi ringraziato la Repubblica Popolare Cinese per la sua collaborazione. E aveva ragione nella sua denuncia. Dall’America Latina abbiamo a lungo avvertito che l’Unione Europea era un sottile raggiro, pensato per avvantaggiare la Germania più di ogni altra cosa attraverso il controllo della Banca Centrale Europea (BCE) e con l’Euro per assoggettare i paesi dell’Eurozona ai capricci – o agli interessi – di Berlino. L’esitante reazione iniziale della BCE all’eccezionale richiesta di aiuto dell’Italia per affrontare la pandemia che sta devastando la penisola ha mostrato per alcune ore ciò che il leader serbo aveva denunciato. Un scandaloso “ognuno per sé”, che smonta la retorica sdolcinata de “l’Europa dei cittadini” e “Europa una e multipla” e altre simili balle. Una favola per bambini, come diceva Vucic.

Lo stesso e ancora di più vale per la banda di delinquenti che si è insediata alla Casa Bianca per mano di Donald Trump che, di fronte a un Iran pesantemente colpito dalla pandemia, ha pensato solo ad un’escalation delle sanzioni economiche contro Teheran. Né ha mostrato alcun segno di riconsiderare la sua politica di genocidio che opera per mezzo del blocco economico su Cuba e Venezuela. Mentre Cuba, la solidarietà internazionale fatta nazione, aiuta i viaggiatori britannici della nave da crociera Braemar che si trova a largo dei Caraibi, Washington invia 30.000 soldati in Europa e i cittadini statunitensi, incoraggiati dal “capo”, si preparano ad affrontare l’epidemia comprando armi da fuoco! Non c’è più niente di cui discutere.

Fedele ai suoi padroni, il Fondo monetario internazionale ha dimostrato per l’ennesima volta di essere uno dei punti nevralgici della putrefazione morale del pianeta e, una volta che questa pandemia sarà passata, i suoi giorni saranno sicuramente contati. Con una decisione che lo fa sprofondare nelle fogne della storia, ha respinto una richiesta di 5 miliardi di dollari presentata dal governo di Nicolás Maduro, richiesta che trovava ragione nel Rapid Financing Facility (RFF) creato appositamente per aiutare i paesi colpiti dal COVID19. La motivazione addotta per il rifiuto della richiesta è al di là della legalità, perché afferma che “l’impegno del FMI nei confronti dei paesi membri si basa sul riconoscimento ufficiale del governo da parte della comunità internazionale, come si evince dall’appartenenza al FMI e non c’è chiarezza sul riconoscimento in questo momento”. Due commenti su questo miserabile episodio: in primo luogo, la Repubblica Bolivariana del Venezuela è ancora oggi elencata come paese membro sul sito web del FMI. Quindi la chiarezza “sul riconoscimento” è assoluta, lampante. Ovviamente non basta a nascondere il fatto che gli aiuti vengono negati a Caracas per motivi meschinamente politici. In secondo luogo, da quando il riconoscimento di un governo dipende dall’opinione amorfa della comunità internazionale e non dagli organismi che lo istituzionalizzano, come il sistema delle Nazioni Unite? Il Venezuela è membro dell’ONU, uno dei 51 paesi che hanno fondato l’organizzazione nel 1945, e membro di diverse commissioni dedicate. La famosa “comunità internazionale”, menzionata da persone come Trump, Piñera, Duque, Lenín Moreno e altri della loro cricca per prendersela col Venezuela, è una volgare finzione, come Juan Guaidó, che non arriva a contare nemmeno 50 dei 193 Paesi che compongono le Nazioni Unite.

Le ragioni profonde di questo rifiuto non hanno quindi nulla a che vedere con quanto ha detto il portavoce del FMI e sono le stesse che spiegano l’assurdo prestito di 56 miliardi di dollari concesso al governo corrotto di Mauricio Macri e che è stato utilizzato soprattutto per facilitare la fuga di capitali verso paradisi fiscali che gli Stati Uniti e i loro partner europei hanno disseminato nel mondo. Spero vivamente che la pandemia (che è anche economica) e il disastro del prestito Macri diventino due bare per un’istituzione come il FMI che, dalla sua creazione nel 1944, ha fatto sprofondare centinaia di milioni di persone nella fame, nella povertà, nelle malattie e nella morte con le sue raccomandazioni e condizioni. Ragioni profonde, abbiamo detto, che alla fine si riferiscono a qualcosa di molto semplice: il FMI non è altro che un docile strumento della Casa Bianca e fa quello che l’inquilino del momento gli dice di fare. La Casa Bianca vuole soffocare il Venezuela e il Fondo fa il suo dovere.

Non mancheranno coloro che mi accuseranno di essere il prodotto di un antimperialismo allucinato. Per questo ho preso l’abitudine di appellarmi sempre più a ciò che dicono i miei avversari per difendere le mie opinioni e disarmare la destra semianalfabeta e reazionaria che prospera a queste latitudini. Leggiamo quello che Zbigniew Brzezinski scrisse poco più di vent’anni fa in un testo classico, uno dei miei libri da comodino: “La grande scacchiera. La Supremazia Americana e i suoi Imperativi Geostrategici” in relazione al FMI e alla Banca Mondiale. Parlando delle alleanze internazionali e delle istituzioni emerse dopo la seconda guerra mondiale, ha detto: “Inoltre, la rete globale di organizzazioni specializzate [specializzate nel senso che seguono Il principio di specialità, ossia: le organizzazioni internazionali sono soggetti internazionali derivati e quindi creati per raggiungere obiettivi specifici, fissati dagli Stati membri, il cui raggiungimento delimita l’ambito di competenza dell’Organizzazione. NdT] in particolare le istituzioni finanziarie internazionali, deve essere considerata come parte del sistema statunitense. Il Fondo Monetario Internazionale e la Banca Mondiale sono considerati rappresentanti degli interessi “globali” e divisioni amministrative globali. In realtà, però, sono istituzioni fortemente dominate dagli Stati Uniti e le loro origini risalgono a delle iniziative americane, in particolare alla Conferenza di Bretton Woods del 1944″. (pp. 36-37)

C’è qualcos’altro da dire?  Brzezinski era un furioso anticomunista e anti-marxista. Ma, come grande stratega dell’impero, doveva riconoscere i fatti reali, altrimenti le sue indicazioni sarebbero state delle vere e proprie sciocchezze. E quello che ha detto e scritto è ineccepibile. Concludo testimoniando la mia fiducia che Cuba e Venezuela, i loro rispettivi popoli e governi, usciranno da questa durissima prova a cui sono sottoposti dall’immoralità e dall’arroganza del tiranno mondiale, che crede di avere il diritto di dire a tutti cosa fare, pensare e dire, in questo caso attraverso il FMI. Non passerà molto tempo prima che la storia gli insegni una lezione memorabile, al tiranno e ai suoi lacchè.

[Trad. dal castigliano per ALBAinformazione di Alessio Decoro]  

 

 

La verdadera guerra fría aún está por llegar

USA EE.UU. CHINA RUSIA OTANpor theduran.com

Miles de millones se reservan para el colapso mundial

Recientemente, el mundo se despidió del Tratado sobre la eliminación de los misiles de mediano y corto alcance. Esto apenas contribuyó a la estabilidad. Ahora hay otro documento importante en juego: el Start 3. Este acuerdo entre los Estados Unidos y Rusia regulaba la reducción de las armas ofensivas estratégicas. En menos de un año, su acción cesará, pero aún no se ha contado con la renovación.

Como saben, el Start 3, es un tratado bilateral, pero afecta el destino de todo el mundo. No es sorprendente que el acuerdo se esté discutiendo en otros países. Veamos la posición de las partes.

La retórica de Rusia se reduce a la necesidad de renovar el tratado. Esto se dice a todos los niveles. En particular, Vladimir Putin prometió recientemente plantear este tema en una reunión con Donald Trump.

“Es necesario extender el tratado Start 3”,-dijo el presidente ruso.

Alemania comparte esta opinión, ya que la ministra de Relaciones Exteriores, Heiko Maas, habló sobre:

“Estamos uniendo fuerzas para proteger y fortalecer la desmoronada arquitectura de control de armas. Instamos a Rusia y Estados Unidos a mostrar liderazgo al extender el Start 3. El acuerdo sigue siendo crítico”.

El Ministerio de Relaciones Exteriores francés comentó sobre la situación que rodea el acuerdo de la siguiente manera:

“Estados Unidos y Rusia, que aún poseen casi el 95% de las reservas nucleares del mundo, son los principales responsables de mantener los instrumentos de control existentes sobre las armas convencionales y nucleares”.

Incluso el ex subsecretario general de la OTAN, Rose Gottemoeller, en una audiencia en el comité de realciones exteriores en la Cámara de Representantes del Congreso de los Estados Unidos, declaró abiertamente que la seguridad de Estados Unidos depende del Start 3.

“Los aliados de la OTAN, así como nuestros aliados en Asia, apoyan la extensión del Start 3”, dijo.

La posición de Washington es menos clara. Oficialmente, Estados Unidos está dispuesto a extender el acuerdo. Excepto por el hecho de que aquí surge una gran contradicción estadounidense.

“El presidente presenta, y probablemente esté observando esto, una propuesta para discusiones tripartitas: negociaciones con Rusia y China sobre el reemplazo, un acuerdo de control de armas más amplio que limita el crecimiento de estos arsenales en China y Rusia”,-comentó John Rood, subsecretario de Defensa de los Estados Unidos para Asuntos Políticos comentó sobre la situación.

Estados Unidos ve a China como uno de sus oponentes estratégicos y, por lo tanto, quiere verlo entre las partes del acuerdo. A primera vista, este enfoque puede parecer razonable. Pero toda lógica comienza a desmoronarse si profundizas en los detalles.

Según la Campaña internacional para la prohibición de las armas nucleares, hay 6.500 ojivas nucleares en Rusia. Estados Unidos tiene 6185. El arsenal de China tiene solo 290 armas nucleares. China ni siquiera está en el tercer lugar: Francia estaba por delante, que tiene 300 ojivas nucleares. Naturalmente, el gobierno de Beijing apela con este hecho.

Si China hace un trato, se privará de la oportunidad de desarrollar esta industria. Washington es muy consciente de que no habrá un acuerdo tripartito. Además, Donald Trump ya quería concluir con los chinos un análogo del Tratado INF.

“China no forma parte de este acuerdo, pero deberían incluirse en él”, dijo Trump en octubre de 2018. Como saben, menos de un año después el acuerdo dejó de existir.

¿Pero hay realmente un problema en China? ¿Significa esto que el tratado debería incluir a Francia y Gran Bretaña? Sí, estos son países de la OTAN. No representan una amenaza para Estados Unidos, pero podrían equilibrar la situación. Solo incluso las negociaciones sobre este tema no se llevan a cabo. Pero en febrero, Donald Trump hizo una propuesta de presupuesto para el 2021 por un monto de 4.8 billones de dólares.

Es importante recordar que las obligaciones bajo el Start 3 pueden finalizar tan pronto ya en febrero. ¿Qué ofrece la Casa Blanca? -$ 705.4 mil millones para el Pentágono, con énfasis particular en financiar la creación de nuevos tipos de armas nucleares.

La Administración Nacional de Seguridad Nuclear también recibirá muchos recursos. Esta agencia federal ya ha informado que quieren gastar $ 15,6 mil millones en programas de armas nucleares. Aunque el Congreso decidirá sobre cuestiones presupuestarias, las acciones de Trump dejan en claro que Estados Unidos no cuenta con una extensión del Start 3. Además, el Tratado de Prohibición Completa de Pruebas también está en peligro.

Si se observan los números anteriores, puede ver por qué Estados Unidos no está interesado en mantener el Start 3. China es una excusa, como el misil 9M729 en el caso del Tratado INF. Las restricciones desaparecerán y un flujo multimillonario de dinero barrerá el complejo militar-industrial de los Estados Unidos. El Pentágono tiene algo por lo que luchar debido a los nuevos desarrollos rusos. Lamentablemente, esta situación dará como resultado una carrera armamentista sin precedentes. La Guerra Fría del siglo pasado parecerá un balbuceo, dada la cantidad de tecnología que ha evolucionado desde entonces. Uno solo puede esperar que las partes lleguen a un acuerdo antes de que el mundo pague por la negligencia de la catástrofe.

¿Está Europa lista para pagar la aventura militar de los EE.UU.?

INF TRUMPpor theduran.com

Pronto será un año en que el Tratado para la Eliminación de los Misiles de corto y mediano alcance dejó de existir. El año en que la mentira peligrosa e hipócrita de los Estados Unidos sobre la seguridad europea perdió su significado.

¿Por qué Washington continúa ocultando la verdad sobre sus armas?

Antes de responder a esta pregunta, debemos rendir homenaje al ingenio de la administración estadounidense. No podían simplemente crear armas poderosas bajo la apariencia de un sistema defensivo. Esta arma también pudo imponerse en los países de Europa. Desde el 2016, el sistema de misiles Aegis se ha ubicado en la base militar rumana en el poblado de Deveselu. Pronto, armas similares aparecerán en Polonia. Oficialmente, estos sistemas están diseñados para garantizar la seguridad europea. Y aquí surgen las primeras contradicciones.

Aegis apareció en Rumania para contrarrestar los ataques con misiles iraníes. El armamento de Irán por sí solo no tiene misiles cuyo alcance explicaría la necesidad de las medidas de Washington. La explicación radica en las especificaciones técnicas de Aegis. El sistema está equipado con lanzadores universales MK-41, que pueden usarse para cargar misiles antimisiles y misiles Tomahawk. Las pruebas correspondientes se llevaron a cabo el 19 de agosto del 2019 en la isla de San Nicolás frente a la costa de California, es decir, 16 días después de que EE.UU. abandonara el Tratado INF.

Es obvio que en ese momento Estados Unidos mostró su capacidad de existir en realidades sin acuerdo. Pero también revelaron que durante años en Europa hubo complejos de ataque capaces de lanzar misiles con un alcance de vuelo de hasta 2.5 mil kilómetros. En este contexto, el ex empleado del Pentágono Abraham Dinamarca reiteró suposiciones alarmantes de que los sistemas de defensa antimisiles desplegados en Rumania y Polonia podrían usarse para atacar objetivos estratégicos en Rusia.

Por supuesto, el Tratado INF ya no existe, y puede parecer que Estados Unidos no tiene sentido continuar su aventura hipócrita. Las manos están desatadas. Pueden demostrar su poder en todo. Si no pudo rendir cuentas antes, ¿quién lo hará ahora? Solo una mentira no ha perdido su significado en absoluto. Todo lo contrario.

Rusia está creando activamente armas que preocupan incluso a Estados Unidos. Y a Rusia no le gusta colocar sistemas de choque en sus fronteras que representan una amenaza real. Reconocer oficialmente las capacidades ofensivas de los complejos Aegis es darle a Moscú la oportunidad de lanzar incluso un ataque preventivo. Los gobiernos europeos son maravillosamente conscientes del problema, por lo que no tienen prisa por aceptar el despliegue de armas ofensivas. Aún más rígido a este respecto es la posición del público. En tales circunstancias, Estados Unidos simplemente se ve obligado a usar una mentira para evitar una amplia publicidad, protestas públicas y gestiones oficiales. El estricto secreto de las bases existentes en Rumania y Polonia simplemente nos permite realizar nuestro plan.

El problema es que tales medidas no alivian la tensión internacional, y dada la terminación del Tratado INF, la amenaza solo aumenta. Al afirmar la necesidad de proteger a los europeos, Estados Unidos los convirtió en un objetivo potencial. ¿Cómo salir de esta situación?

Ahora en el mundo existe un conocido Tratado de Cielos Abiertos, que permite a los países realizar vuelos de observación para controlar las actividades militares. Específicamente, sirve para generar confianza entre los estados. Tal concepto podría aplicarse a las instalaciones militares estadounidenses en Europa. Proporcionar a los observadores internacionales, incluidos los rusos, acceso a ellos sería una garantía confiable de que los sistemas Aegis se utilizan para los fines previstos. Desafortunadamente, la implementación de tal idea es casi imposible. Pero todo lo contrario se puede confirmar. Por lo tanto, la implementación de tal idea es prácticamente imposible. Además, es difícil imaginar que los políticos europeos se atrevan a exigir esto a Trump. Están listos para coexistir con una amenaza que podría conducir al desastre. Cuando suceda, mucho quedará claro, pero no habrá vuelta atrás.

¿Puede el coronavirus ser un proyecto exitoso en los Estados Unidos?

2020_02_05_86019_1580884715._largepor theduran.com

A principios de enero, el mundo se vio sacudido por la noticia de una epidemia mortal que se extendía desde la ciudad china de Wuhan, un nuevo coronavirus que aún no ha sido investigado científicamente y, como resultado, no tiene una vacuna para vencerlo hoy.

Según un informe de la OMS sobre la propagación de la nueva neumonía por coronavirus al 12 de febrero de 2020, se confirmaron 45.171 casos en todo el mundo, 44.730 de los cuales ocurrieron en China continental, donde las provincias del sureste eran los principales sitios infecciosos. Singapur, Hong Kong, Tailandia, Corea del Sur, Japón, Malasia y Taiwán son los destinos más cercanos al sur y este de Asia. El resto de los casos se registran en todo el mundo: en Alemania, Estados Unidos, Francia, Australia, Emiratos Árabes Unidos e incluso Rusia. El número de infecciones fatales es de 1115, la mayoría de las cuales ocurren en el epicentro de la infección por Hubei.

A fines de enero, el senador republicano Tom Cotton, que representaba al estado de Arkansas, en su cuenta oficial de Twitter hizo una fuerte declaración de que el coronavirus podría ser uno de los proyectos del programa de guerra bacteriológica, potencialmente iniciado por China:

“Todavía no sabemos dónde se originó el coronavirus. Podría haber sido un mercado (de animales salvajes), una granja, una empresa de procesamiento de alimentos. Me gustaría señalar que Wuhan es el único súper laboratorio de bioseguridad de nivel 4 en China que se ocupa de los patógenos más mortales del mundo, incluido el coronavirus”.

Por razones comprensibles, el embajador chino en los Estados Unidos ha expresado su rechazo a la teoría de Cotton, llamando como medida preventiva para evitar “la propagación del pánico, así como la discriminación racial y la xenofobia, que realmente pueden dañar los esfuerzos conjuntos para combatir el nuevo coronavirus. Sin embargo, es posible que el político estadounidense, jugando bajo la regla “la mejor defensa es el ataque”, trató de desviar la atención de otra versión, menos ventajosa para los Estados Unidos, pero más respaldada por suposiciones lógicas.

La alarmante actividad estadounidense es conocida por patrocinar laboratorios de armas biológicas para investigar agentes biológicos patógenos, “producir material biológico para futuros experimentos” y desarrollar y desplegar nuevas tecnologías en la esfera militar. De particular interés es la ubicación geográfica de tales laboratorios: estos son países de Asia occidental y central: Armenia, Azerbaiyán, Kazajstán, Uzbekistán y Georgia. También debemos tener en cuenta el acuerdo firmado en 2005 entre el Ministerio de Salud de Ucrania y el Ministerio de Defensa de los Estados Unidos, según el cual “para ayudar a Ucrania a prevenir la propagación de tecnologías, agentes patógenos y conocimientos ubicados en el Instituto de Investigación de Epidemiología e Higiene en Lvov, así como otras instalaciones en Ucrania identificadas por el Ministerio de Salud de Ucrania, que pueden utilizarse en el curso del proyecto ”.

De acuerdo con las disposiciones de este Acuerdo, el Departamento de Defensa de EE.UU. pondrá a disposición del Ministerio de Salud de Ucrania asistencia gratuita en la cantidad de efectivo asignada para este propósito.

Otra instalación importante es el Laboratorio Lugara, también conocido como el Centro de Investigación de Georgia en Tiblisi, operado por el Centro Nacional para el Control de Enfermedades y Salud Pública de Georgia y es un proyecto de inversión estadounidense para crear una instalación militar estratégica. El laboratorio investiga enfermedades infecciosas particularmente peligrosas, pero oculta los verdaderos motivos de su investigación, lo que puede indicar la posibilidad de desarrollar armas biológicas. El Secretario del Consejo de Seguridad de Rusia, Nikolai Patrushev, así como numerosos representantes del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia han expresado repetidamente declaraciones sobre los peligros asociados con las actividades del Centro. Los datos disponibles sugieren que los principales vectores de la amenaza bacteriológica planteada por los Estados Unidos son Rusia y China continental.

Teniendo en cuenta los hechos anteriores, intentemos presentar una hipótesis de que la nueva neumonía por coronavirus es una provocación de los EE.UU., un desarrollo militar estadounidense introducido a través de laboratorios de armas biológicas ubicados en Asia occidental con el objetivo de destruir al principal competidor de EE.UU., China. El propósito de tal medio de lucha no es solo amenazar constantemente con aumentar la influencia económica del gigante asiático, sino también obtener el mayor beneficio del acuerdo comercial de Estados Unidos con China, porque con una economía debilitada por el coronavirus, su principal fuerza impulsora, es mucho más fácil negociar términos que no le son favorables. En este caso, ya estamos hablando de la guerra étnica utilizando nuevas armas bacteriológicas.

Por supuesto, dicha versión no será confirmada oficialmente por ninguna estructura estatal, ya que su contenido está cerca de la teoría de la conspiración. Esta es la opinión del experto político italiano Tiberio Graziani, quien comentó sobre la situación de la siguiente manera:

“En la actualidad, no existe información precisa que pueda confirmar la creación artificial de coronavirus como una arma bacteriológica. Básicamente, tales teorías están ganando popularidad gracias a los medios de comunicación y las redes sociales y están destinadas a difundir el pánico entre la población. Sin embargo, debe tenerse en cuenta que estas llamadas “teorías de la conspiración” crean una cortina de humo que impide que se produzcan debates serios, constructivos y pacíficos sobre esta epidemia global.

En mi opinión, el problema de la crisis de salud mundial no puede reducirse al nivel de confrontación ideológica. Aún así, esto no debe justificar de ninguna manera la ausencia de investigaciones en laboratorios de armas biológicas”, agregó el Sr. Graziani.

La conclusión se lleva a sí misma: por supuesto, no es prematuro poner ideas de conspiración en la conciencia masiva de los civiles. Sin embargo, la cuestión del funcionamiento abierto y legal de los laboratorios alarmantes es uno de los principales temas de la agenda política de las estructuras estatales de todos los países de la comunidad mundial. Deben realizarse esfuerzos conjuntos para estudiar las actividades de los centros de investigación de material biológico con el apoyo ideológico y financiero de los Estados Unidos de América. Una de las prioridades es otorgar al Laboratorio de Tiblisi un estatus internacional que permita a expertos independientes de Rusia, Europa y Occidente participar plenamente en sus actividades y estar al tanto de todos los matices de los experimentos. Esto aumentará las posibilidades de preservar el derecho a la existencia segura de los ciudadanos en los territorios circundantes.

USA: Intervista al Collettivo Protettore dell’Ambasciata venezuelana a Washington

Cattda cosivenezuela.org 

Oggi inizia il processo alle attiviste e agli attivisti statunitensi contro l’imperialismo del loro paese; con questa traduzione la redazione di ALBAinformazione intende esprimere tutta la sua vicinanza internazionalista alle compagne e ai compagni che vivono nel “ventre della bestia”. 

Nel marzo 2019, il COSI (Comitato di Solidarietà Internazionale) – Venezuela ha ricevuto una delegazione del Consiglio di pace degli Stati Uniti. Un mese dopo, alcuni membri di questa delegazione hanno guidato la famosa occupazione dell’ambasciata venezuelana a Washington per impedirne la consegna al personale di Guaidó.

In questa intervista esclusiva, il giornalista venezuelano Paul Dobson, coordinatore regionale del COSI, parla con gli attivisti giorni prima del processo.

Il governo degli Stati Uniti ha formalmente riconosciuto il leader dell’opposizione Juan Guaidó come capo dello Stato venezuelano dopo che la sua autoproclamazione a “presidente ad interim” nel gennaio 2019 ha causato una rottura nelle relazioni diplomatiche tra l’amministrazione di Maduro e il governo degli Stati Uniti.

A marzo, il rappresentante di Guaidó negli Stati Uniti, Carlos Vecchio, ha tentato di stabilirsi presso l’ambasciata venezuelana a Washington DC. Il suo tentativo è fallito a causa dell’azione di circa 10 attivisti della solidarietà che hanno iniziato un’occupazione di 37 giorni dell’edificio, insistendo sul fatto che Guaidó non è stato eletto e non ha alcuna base legale per prendere in mano la struttura.

L’occupazione, iniziata il 10 aprile, si è conclusa a maggio quando la polizia dei servizi segreti statunitensi ha fatto irruzione nell’edificio diplomatico e ha arrestato i quattro attivisti rimasti all’interno, ora noti come il Collettivo di Protezione dell’Ambasciata: Kevin Zeese, Margaret Flowers, Adrienne Pine e David Paul.

In questa intervista esclusiva, Paul Dobson di Venezuelanalysis parla con loro dell’imminente processo a cui saranno sottoposti e delle conseguenze politiche.

Per chi non conosce il Collettivo Protettore dell’Ambasciata, vogliamo riassumere le accuse a vostro carico, il processo finora svolto e gli scenari che vi possono essere presentati?

Quattro membri del Collettivo di Protezione dell’Ambasciata sono perseguiti dalla Corte federale di Washington D.C. per “aver interferito con le funzioni di protezione del Dipartimento di Stato americano”.

L’amministrazione Trump sostiene che il nostro rifiuto di lasciare l’ambasciata ha interferito con la capacità del governo di proteggerla.

Il processo inizia l’11 febbraio e potrebbe durare fino a una settimana circa. Le sanzioni massime che potrebbero essere imposte sono fino a un anno di carcere e fino a 100.000 dollari di multa ciascuna.

La nostra giudice è giudice capo della Corte distrettuale di Washington, La giudice Beryl A. Howell, che cerca di risolvere questo caso in fretta. Due dei nostri avvocati sono stati allontanati dal caso dalla giudice dopo sei mesi con noi. Sono stati rimossi dal nostro caso quando il giudice li ha citati ad altri impegni che hanno assunto. La Giudice Howell ha anche respinto tutte le nostre richieste di esibizione delle prove (1) e limita così tanto quello che possiamo dire al processo che la nostra difesa. I procuratori governativi di Trump cercano anche di limitare massicciamente le informazioni che saranno condivise con la giuria durante l’udienza.

Puoi spiegare come in un processo politico si vieta di parlare di politica?

La giudice Howell cerca di tenere la politica fuori dall’udienza. Pertanto, la giuria probabilmente non riceverà informazioni importanti o il contesto della nostra presenza in ambasciata. Questo è comune nelle persecuzioni politiche negli Stati Uniti.

In base a un precedente legale di lunga data e ripetutamente rafforzato, le audizioni non si occupano di questioni politiche. In questo caso, è particolarmente rilevante che il presidente degli Stati Uniti possa decidere chi riconoscere come capo di Stato di un altro Paese. Le udienze non possono mettere in discussione le decisioni del presidente.

L’udienza deve operare all’interno di una finzione legale in cui Juan Guaidó è presidente del Venezuela, anche se non è stato presidente nemmeno per un minuto.

Se i procuratori vincono, la giuria non scoprirà che il Protettore Collettivo dell’Ambasciata è stato all’interno dell’ambasciata per 37 giorni con l’autorizzazione del governo democraticamente eletto del Venezuela. Né scopriranno che Carlos Vecchio non è un ambasciatore, ma fa parte di un colpo di stato fallito, per non parlare del fatto che la Convenzione di Vienna rende illegale l’ingresso degli Stati Uniti nell’ambasciata.

Né verrà a sapere che i servizi segreti americani, l’organismo responsabile della protezione delle ambasciate straniere, si sono coordinati con un colpo di stato per terrorizzare i membri del Collettivo, distruggere porte e finestre, forzare l’ingresso nell’ambasciata, bloccare i rifornimenti di cibo e aggredire le attiviste e gli attivisti. Né potrà mai sapere che i servizi elettrici e idrici dell’edificio sono stati tagliati illegalmente.

Il nostro team legale lavora per garantire il nostro diritto ad una difesa all’udienza citando il diritto costituzionale ad un processo equo. Se non ci riusciremo, promuoveremo un appello, che porterebbe a una nuova udienza, cosa che il giudice non vuole. Questa è la realtà del sistema di giustizia penale statunitense.

Screenshot_2020-02-06-14-28-13-1-300x196Che cosa ha da guadagnare o da perdere il governo degli Stati Uniti da questo caso e quali potrebbero essere le conseguenze per il movimento popolare statunitense?

Questo processo è la sfida dello Stato agli attivisti per la pace, la giustizia e contro l’imperialismo. Era la prima volta che cittadini americani entravano in un’ambasciata straniera per proteggerla da un tentativo di colpo di Stato guidato dagli Stati Uniti. Il governo vuole inviare un messaggio punitivo a chiunque opponga resistenza all’interventismo.

Il governo e i media hanno lavorato insieme per garantire che il conflitto non finisse sulla stampa. I media non hanno parlato di quanto stava accadendo perché sarebbero sorte domande sul fallito colpo di Stato in Venezuela, sulla legittimità di Juan Guaidó e sul fatto reale che il presidente Nicolás Maduro è stato democraticamente eletto nel maggio 2018.

Il tentativo di colpo di stato con il lacchè Guaidó è sempre più imbarazzante per l’amministrazione Trump. Nonostante ciò, gli Stati Uniti hanno rinnovato il loro impegno a finanziare l’opposizione in Venezuela e a continuare le aggressioni contro la sua sovranità e il suo benessere.

Il governo e i media statunitensi continuano a pubblicare storie false sul Venezuela. Dicono che è una dittatura e che il presidente Maduro è un tiranno. I media non riferiscono di come il governo cerchi di garantire i bisogni della popolazione nonostante una feroce guerra economica condotta dagli Stati Uniti. I media non riportano che le misure coercitive unilaterali illegali imposte al Venezuela contribuiscono a seminare decine di migliaia di morti. Se il popolo statunitense capisse che una guerra economica è devastante e mortale quanto una guerra militare, si opporrebbe allo stesso modo.

Se venissimo assolti dalle accuse, si metterebbe in discussione l’intera narrazione sul Venezuela e su altri obiettivi dell’imperialismo statunitense. Confermerebbe infatti che il tentativo di colpo di stato degli Stati Uniti e il riconoscimento di Juan Guaidó sono assurdi, e che è stato il governo degli Stati Uniti a infrangere la legge invadendo l’ambasciata. Inoltre, costituirebbe un precedente legale in cui i cittadini che intervengono per proteggere un’ambasciata non interferiscono con le funzioni del Dipartimento di Stato. Se il Dipartimento di Stato avesse seguito il diritto internazionale, non ci sarebbe stato bisogno di un Collettivo di Protezione dell’Ambasciata.

Come immaginate la vostra lotta all’interno di un movimento globale che cerca di esigere il rispetto del diritto internazionale e della Carta delle Nazioni Unite?

Il giorno in cui è iniziato l’assedio dell’ambasciata venezuelana a Washington D.C., sono state attaccate anche altre ambasciate venezuelane in altre città del mondo. I movimenti sociali di quei paesi difendevano le ambasciate allo stesso modo.

La nostra presenza nell’ambasciata a Washington è durata abbastanza a lungo da ricevere l’attenzione globale. La mancanza di legge negli Stati Uniti, che noi definiamo “pandillerismo”, ha attirato l’attenzione.

Quando la polizia è arrivata all’ambasciata per presentarci un falso e ridicolo avviso di sfratto, accusandoci di invasione, li abbiamo avvertiti che se avessero violato la Convenzione di Vienna e fossero entrati illegalmente nell’ambasciata per arrestarci, ci sarebbero state ripercussioni nelle altre ambasciate del mondo. Lo Stato di diritto sarebbe stato sostituito da un ordine mafioso, e questo è quanto vediamo oggi.

Per molti che seguono la solidarietà con il Venezuela, l’occupazione vi ha messo al centro dello scontro tra la dominazione imperialista e l’autodeterminazione dei paesi. Come questa esperienza ha cambiato la vostra analisi politica e la vostra motivazione?

Quando siamo entrati in ambasciata e abbiamo deciso di rimanere con l’autorizzazione del governo democraticamente eletto non sapevamo cosa aspettarci. Per le prime tre settimane abbiamo potuto andare e venire liberamente, portare cibo, fare attività e svolgere il nostro lavoro. La polizia si è fatta notare per la sua assenza. Speravamo che la nostra presenza avrebbe reso difficile la consegna dell’ambasciata agli alleati del colpo di stato di Juan Guaidó. Il governo degli Stati Uniti aveva appena consegnato loro il consolato di New York City e gli uffici degli addetti militari a Washington D.C.

Tutto è cambiato il 30 aprile, il giorno del tentato colpo di Stato militare a Caracas.

I sostenitori del colpo di stato sono arrivati all’ambasciata e hanno lavorato con i Servizi Segreti per assediarla per i successivi 17 giorni. Erano ben equipaggiati e addestrati.

Per quelle due settimane e mezzo abbiamo vissuto il razzismo, l’odio e la violenza che il popolo del Venezuela e di altri Paesi ha a lungo sofferto. Quando ci hanno tagliato l’accesso al cibo, all’elettricità e all’acqua, sapevamo in prima persona cosa significasse vivere in una guerra economica. Naturalmente, ciò che abbiamo vissuto è stato molto blando rispetto alla violenza e all’oppressione degli Stati Uniti contro altri popoli e altri Paesi.

Come tutti i popoli aggrediti dall’imperialismo statunitense, anche noi abbiamo dovuto adattarci per sopravvivere. I nostri alleati al di fuori dell’ambasciata hanno rischiato la loro sicurezza fisica per sfuggire alla delinquenti e portarci cibo e beni di conforto. Molti sono stati aggrediti.

Tutto questo ci ha fatto capire meglio ciò che gli Stati Uniti sono capaci di fare. Il risultato è stato quello di rafforzare la nostra solidarietà con i venezuelani e con gli altri popoli dei paesi aggrediti dall’imperialismo. Come attivisti contro il razzismo, il militarismo e l’imperialismo, l’esperienza ha consolidato la nostra determinazione a combattere l’interventismo statunitense ed è stata un’opportunità unica per agire direttamente contro l’imperialismo statunitense, cosa che raramente accade.

L’esperienza in ambasciata ci ha uniti profondamente, ci ha fatto formare una comunità, ci ha reso fratelli.

Come rispondete alle pressioni per accettare un patteggiamento invece di portare il caso in tribunale?

Abbiamo dovuto educare alcuni dei nostri avvocati che un caso politico è diverso. Sentivano la responsabilità di proteggerci dalle punizioni e ci incoraggiavano a negoziare.

Abbiamo deciso di non dichiararci colpevoli fin dall’inizio. Non siamo stati noi a violare la legge, è stato il governo degli Stati Uniti a violare la legge internazionale e a collaborare con agenti terroristi che ci hanno negato i nostri diritti.

Ci siamo definiti il Collettivo di Protezione dell’Ambasciata, in parte perché speravamo che il rinvio della consegna illegale dell’ambasciata a Juan Guaidó avrebbe permesso ai due Paesi di negoziare un accordo di reciproca protezione del potere e di risolvere la questione in modo pacifico. Eravamo preoccupati che la violazione della Convenzione di Vienna non facesse altro che aggravare il conflitto e che portasse improvvisamente all’aggressione militare. Sentivamo che la lotta era più grande di noi come individui.

Abbiamo ottenuto una vittoria: oggi l’ambasciata venezuelana è vuota. A Vecchio è stato concesso un giorno per scattare una foto, ma non si è sistemato all’interno come sperava.

Indipendentemente da come si concluderà l’udienza, il nostro sforzo è quello di garantire che il processo aiuti a costruire un movimento contro l’intervento, la guerra economica, le minacce militari e il cambiamento di regime degli Stati Uniti.

Ci consideriamo in una situazione vantaggiosa. Se venissimo assolti, significherebbe che una giuria statunitense si è schierata dalla nostra parte contro il colpo di stato. Se saremo condannati dopo un processo farsa, lo useremo a favore del movimento per la pace e la giustizia. Non vogliamo andare in prigione o essere pesantemente multati; ma non importa come finirà il caso, il movimento crescerà e il fallimento del colpo di stato in Venezuela diventerà più evidente.

Come descrivete il sostegno dei gruppi di base e progressisti negli Stati Uniti e in particolare in Venezuela?

Apprezziamo molto il sostegno dei movimenti in Venezuela e negli Stati Uniti durante questo processo. Durante il nostro periodo all’ambasciata abbiamo ricevuto un sostegno costante da persone che erano fuori, anche tutta la notte a controllare i delinquenti. C’è stata una presenza costante dei media TeleSUR, Grayzone e Mintpress News, così come degli attivisti dei social network.

La gente ha lavorato sodo per facilitare il nostro soggiorno all’ambasciata. Abbiamo ricevuto donazioni e messaggi di sostegno da persone in tutti gli Stati Uniti. Siamo stati molto felici di ricevere messaggi di solidarietà dai movimenti sociali in Venezuela e abbiamo apprezzato le parole di sostegno del ministero degli Esteri e del presidente.

Quando è stato formato il Comitato della difesa dei Protettori dell’Ambasciata, significava che non eravamo più solo quattro persone contro il governo degli Stati Uniti, ma una comunità di persone provenienti da varie parti del Paese che si sono unite. Il Comitato ha raccolto fondi per la nostra difesa legale e ha organizzato giri di visite per sensibilizzare l’opinione pubblica su ciò che sta accadendo e per fermare le menzogne dei media corporativi. Molti movimenti sociali e partiti della sinistra hanno organizzato queste attività e questo ha aumentato la solidarietà negli Stati Uniti.

Considerate le possibili conseguenze dell’udienza che possono cambiare la vostra vita, come state psicologicamente?

In generale stiamo bene. Accetteremo l’esito dell’udienza e siamo fermamente convinti di usare ciò che accadrà come qualcosa di positivo per sensibilizzare e costruire un movimento anti-imperialista.

Sappiamo che stare in una prigione negli Stati Uniti non è bello, ma sappiamo anche che abbiamo persone che ci sostengono dall’esterno e che usciremmo dall’altra parte. Stiamo prendendo provvedimenti per garantire che le nostre famiglie e i nostri bambini siano protetti e che il nostro lavoro antimperialista continui.

Conosciamo persone che sono state in prigione. Se saremo condannati, impareremo di più sulle condizioni dei prigionieri e su come organizzarci in queste condizioni.

Se perdiamo la causa, sappiamo che non sarebbe una cattiva riflessione su di noi come persone, ma sulla realtà del sistema in cui viviamo. Ci avvicinerebbe a milioni di altre persone che hanno avuto esperienze simili. L’impatto psicologico per noi è un maggiore impegno ad agire per la giustizia negli Stati Uniti, dove abbiamo seri problemi economici, sociali [razzismo] ed ecologici. Così come lo è agire per ottenere giustizia nella politica degli Stati Uniti nei confronti del Venezuela.

[Trad. dal castigliano per ALBAinformazione di Ciro Brescia]

 

Los demócratas no lograron destituir a Trump, pero lograron sus objetivos

screenshot_2020-02-03-10-46-09por СОВИНФОРМБЮРО OFICINA DE LA INFORMACIÓN SOVIÉTICA

Los representantes del partido estadounidense más antiguo pueden estar orgullosos de sí mismos. Sí, tuvieron que sumergirse en el barro de los juegos políticos con la cabeza, pero valió la pena. Por supuesto, aquí puede hacer una pregunta justa: ¿qué lograron exactamente los demócratas? Al final, Trump todavía está sentado en la silla presidencial. Quizás, otra pregunta debería hacerse aquí: ¿fue la destitución de Trump un objetivo real?

Para entenderlo, deberíamos regresar al pasado cuando la escandalosa investigación de la supuesta interferencia rusa en las elecciones todavía no parecía tan absurda. ¿Qué podría realmente obligar a los que están en el poder a declarar que Rusia, el competidor estratégico de EE.UU. en el ámbito internacional, es lo suficientemente poderoso como para intervenir en los procesos políticos internos estadounidenses?

Ahora no es ningún secreto que Hillary Clinton utilizó activamente los servicios de las autoridades ucranianas durante la carrera electoral del 2016. No es costumbre hablar de esto en los círculos de los demócratas estadounidenses, pero el hecho permanece. Fue la administración del demócrata Barack Obama quien apoyó la “Revolución de la Dignidad” en Ucrania, lo que aseguró la llegada al poder de Petro Poroshenko. Es lógico que Kiev buscara devolver la «deuda», aunque las élites ucranianas claramente no entendían en qué tipo de aventura se estaban metiendo.

Cuando Trump ganó, el aparato estatal de Ucrania quedó paralizado durante varios días. Los funcionarios que criticaron con vehemencia al republicano ya anticipaban problemas. Hubo quienes trataron de arrojar luz sobre lo que estaba sucediendo en el 2017. Por ejemplo, el diputado Andrei Derkach exigió que el Fiscal General iniciara un proceso penal contra los empleados de la Oficina Nacional Anticorrupción sobre el hecho de la interferencia en las elecciones presidenciales de Estados Unidos.

Milano 6gen2020: Presidio Consolato USA “Giù le mani dall’Iran”

Cumbre de la OTAN en Londres: culminación del desacuerdo

OTANpor Anastasia Frank
theduran.com

La Cumbre de la OTAN, dedicada al 70 aniversario de la Alianza del Atlántico Norte, se celebró en Londres los días 3 y 4 de diciembre y estuvo marcada por una atmósfera de controversia entre los líderes de los países participantes. Los miembros de la alianza no pudieron llegar a una decisión común y determinar las pautas para el desarrollo.

La discordia que se sintió a lo largo de la cumbre fue facilitada por una serie de eventos que ocurrieron el día anterior. La figura central, que reunió la mayor cantidad de desacuerdos a su alrededor, fue el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, cuyas relaciones con los líderes de otros países se intensificaron significativamente.

Una semana antes de la cumbre, el primer ministro británico, Boris Johnson, expresó su preocupación de que la presencia de Trump podría socavar la campaña electoral parlamentaria en Londres el 12 de diciembre, y le pidió que se abstuviera de interferir. Luego, el primer día del congreso, una columna de manifestantes que se oponían a las políticas de Trump y la OTAN en su conjunto se dirigió al Palacio de Buckingham, donde la Reina Británica invitó a los líderes de los países participantes a un banquete.

Las relaciones con Emmanuel Macron también se tambalearon después de las audaces declaraciones del presidente francés de que la OTAN estaba “experimentando una muerte cerebral”: a pesar de que esta declaración provocó una discusión radical pero necesaria, causó una gran resonancia y un gran descontento por parte de Trump, quien se quejó al secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, diciendo que esta es “una declaración irresponsable e irrespetuosa de Francia”.

La creciente confrontación comercial entre Estados Unidos y Francia, que implicó la introducción de aranceles del 100% sobre las importaciones francesas a los Estados Unidos, está agravando la situación. En este sentido, Trump trató de enfatizar que actualmente no era rentable estropear las relaciones de Estados Unidos con Francia, y también cuestionó la membresía de Francia en la alianza.

Las opiniones de Trump y Erdogan también divergieron significativamente después de que Turquía adquirió el sistema ruso de misiles S-400, luego que las tensiones en las relaciones se vio agravada por la situación en el noreste de Siria. Esto no pudo sino afectar la naturaleza de la interacción de los presidentes a la entrada de la cumbre. El desacuerdo con las políticas de Erdogan fue expresado en repetidas ocasiones por Macron.

La culminación de la controversia universal, en particular concentrada en torno a Trump, fue la conversación entre Macron y Johnson, así como los primeros ministros de Canadá y los Países Bajos, Justin Trudeau y Mark Rutte, durante los cuales los líderes estatales se burlaron de Trump por su discurso improvisado durante el conferencia de prensa.

Los demás participantes de la conversación apoyaron al líder canadiense. La conversación fue filmada por reporteros e inmediatamente se puso en línea. Posteriormente, Trump calificó a Trudeau de “duplicidad”, recordó la negativa de Canadá a pagar el 2% del PIB por gastos de defensa, enfatizando así el desacuerdo sobre el diálogo, canceló su último discurso en una conferencia de prensa y abandonó la cumbre de la OTAN en Londres antes de la fecha prevista de salida.

La agenda general de los esfuerzos políticos de Trump, que trata de hundir ciertas regiones del mundo en el caos y destruir la unión transatlántica, también agrega combustible al fuego, destruyendo así la economía de la Unión Europea, el principal competidor político y económico de los Estados Unidos. Por lo tanto, Trump aboga por la destrucción de la alianza en lugar de una nueva alianza dentro de ella. La situación con Turquía sigue sin estar clara, lo que varios medios de comunicación occidentales han denominado el “hijo problemático de la OTAN”: en su deseo de recibir apoyo en la lucha contra el terrorismo, el país solo se enfrenta al hecho de que los miembros más importantes de la alianza apoyan a organizaciones terroristas (PKK y el YPG de los kurdos señaladas como terroristas por parte de Ankara).

En general, los objetivos y estrategias para la existencia continua de la OTAN siguen siendo dudosos incluso para los países miembros de la alianza. Según Macron, la agenda principal para el futuro cercano es la necesidad de construir una nueva arquitectura de confianza y seguridad en Europa, la preparación para un “diálogo abierto y completo con Rusia”, así como considerar a China como un nuevo enemigo del bloque del Atlántico Norte. Sin embargo, en condiciones de desacuerdos radicales entre los participantes de la alianza, que está debilitando gradualmente su fuerza, estos nuevos vectores de desarrollo no pueden implementarse adecuadamente.

[Trad. del inglés para ALBAinformazione por Isaac Marquez]

 

"En Tiempos de Guarimba"

Conoce a quienes te quieren dirigir

La Covacha Roja

Donde encontramos ideas avanzadas

Pensamiento Nuestro Americano

Articulando Luchas, Cultivando Resistencias

RE-EVOLUCIÓN

Combatiendo al neofascismo internacional

Comitè Antiimperialista

Contra les agressions imperialistes i amb la lluita dels pobles per la seva sobirania

SLAVYANGRAD.es

Nuestra ira no tiene limites. (c) V. M. Molotov

Gli Appunti del Paz83

Internet non accende le rivoluzioni, ma aiuta a vincerle - Il Blog di Matteo Castellani Tarabini

Sociología crítica

Articulos y textos para debate y análisis de la realidad social

Hugo Chavez Front - Canada

Get to know what's really going on in Venezuela

Revista Nuestra América

Análisis, política y cultura

Avanzada Popular

Colectivo Avanzada Popular

Leonardo Boff

O site recolhe os artigos que escrevo semanalmente e de alguns outros que considero notáveis.Os temas são ética,ecologia,política e espiritualidade.

Vientos del Este

Actualidad, cultura, historia y curiosidades sobre Europa del Este

My Blog

Just another WordPress.com site

Festival delle idee politiche

Rassegna annuale di teorie politiche e pratiche della partecipazione civile

Far di Conto

Piccoli numeri e liberi pensieri

Miradas desde Nuestra América

Otro Mundo es Posible, Necesario, Urgente. Desde la provincia chilena

Como te iba contando

Bla bla bla bla...

Coordinadora Simón Bolívar

¡Bolívar vive la lucha sigue!

LaDu

Laboratorio di Degustazione Urbana

il Blog di Daniele Barbieri & altr*

"Per conquistare un futuro bisogna prima sognarlo" (Marge Piercy)

KFA Italia - notizie e attività

notizie dalla Corea Popolare e dalla Korean Friendship Association

KFA Euskal Herria

Korearekiko Laguntasun Elkartea | Korean Friendship Association

ULTIMOTEATRO.PRODUZIONIINCIVILI

Nuova Drammaturgia del Contemporaneo

Sociales en PDF

Libro de sociales en formato digital.

matricola7047

Notes de lectura i altres informacions del seminari sobre el Quaderns de la Presó d'Antonio Gramsci ( Associació Cultural Espai Marx)

Centro Cultural Tina Modotti Caracas

Promoción de la cultura y arte Hispanoamericana e Italiana. Enseñanza y educaciòn.

Racconti di quasi amore

a costo di apparire ridicolo

Ex UAGDC

Documentazioni "Un altro genere di comunicazione"

Esercizi spirituali per signorine

per un'educazione di sani principi e insane fini

JoséPulido

La página del escritor venezolano

Donne in rosso

foglio dell'ADoC (Assemblea delle donne comuniste)

Conferenza Mondiale delle Donne - Caracas 2011

Just another WordPress.com site

críticaypunto

expresamos la verdad

NapoliNoWar

(sito momentaneamente inattivo)

%d blogger hanno fatto clic su Mi Piace per questo: