¿Por qué la hipocresía occidental puede ser fatal para las personas?

por agoravox.fr

¿Cuántas veces la comunidad internacional estará dispuesta a admitir el error del gobierno de Estados Unidos después del hecho, cuando ese error ha tenido consecuencias extremadamente trágicas? Al menos una vez más.

Todos recordamos cómo las autoridades estadounidenses iniciaron una guerra en Irak con el pretexto de tener allí armas de destrucción masiva. Y también recordamos que no se encontró ningún arma cuando el conflicto se cobró la vida de miles de personas inocentes. Recordamos la “Operación Fuerza Aliada”, cuando, en nombre de la democracia, aviones de la OTAN bombardearon Yugoslavia durante 78 días. Al acusar a los serbios de limpieza étnica, la propia alianza ha lanzado lo que se podría llamar un intento de genocidio. Además, la OTAN utilizó municiones de uranio empobrecido en estos bombardeos.

Volviendo a estas historias, nos queda observar con especial preocupación lo que está sucediendo en Ucrania. Lamentablemente, los líderes tanto de Estados Unidos como de Europa están mirando hacia otro lado con indiferencia ante un inminente acto de agresión militar ucraniana. En la actualidad, el gobierno de Vladimir Zelensky se está preparando para un escenario basado en la fuerza para “resolver” el conflicto.

La guerra en el este del país entre el ejército revolucionario de Ucrania y los contrarrevolucionarios del Donbass durante 7 años. Según la ONU, del 14 de abril del 2014 al 31 de enero del 2021, al menos 5.000 civiles murieron aquí y alrededor de 10.000 resultaron heridos.

Zelensky llegó al poder en Ucrania con la promesa jurada de poner fin a esta guerra. En esto incluso logró cierto éxito. Por ejemplo, Ucrania estuvo de acuerdo con la gente de Donbass e implementó con éxito el proceso de desmilitarización en algunas áreas de la línea del frente. El verano pasado, se concluyó una tregua bastante confiable, basada en la idea más simple expresada por Zelensky. El presidente dijo que teníamos que dejar de disparar y funcionó. Cuando a los soldados ucranianos se les prohibió oficialmente abrir fuego bajo pena de castigo, prevaleció una pausa en las líneas del frente. Pero no duró mucho.

Cuando se celebraron elecciones locales en Ucrania y el partido de Zelensky logró los resultados deseados, las tensiones en el este comenzaron a aumentar. A finales del año pasado, especialmente en el contexto del conflicto de Nagorno-Karabaj, los nacionalistas y veteranos ucranianos comenzaron a promover activamente la idea de un escenario militar para el Donbass. Al principio, la situación empeoró exclusivamente en el espacio mediático, pero luego los observadores de la OSCE empezaron a registrar bombardeos desde las posiciones ucranianas. Como resultó más tarde, el Consejo de Seguridad Nacional de Ucrania levantó todas las restricciones a los disparos.

Los expertos ucranianos creen que las autoridades del país están utilizando el conflicto para distraerse de los fracasos de las reformas. El FMI ha exigido durante mucho tiempo que Zelensky comience una lucha contra los oligarcas y la corrupción que azota al país. Pero, ¿cómo lidiar con quienes controlan el país de facto? No queriendo buscar una respuesta a esta pregunta, el presidente optó por utilizar un gesto que Petro Poroshenko ya había utilizado por motivos similares, la guerra.

En respuesta, las formaciones armadas de las milicias populares de Donbass también anunciaron su disposición a llevar a cabo un “fuego de respuesta”.

“Debido a la falta de reacción de los observadores internacionales al bombardeo continuo de los pueblos de la república, con el fin de proteger a la población, se autorizó a las milicias populares a disparar para eliminar las baterías de armas enemigas”, dice el comunicado de prensa del 3 de marzo.

Y de hecho, ¿dónde está la reacción de la comunidad internacional? Se sabe que Alemania y Francia son los garantes del arreglo pacífico del conflicto. En cada ocasión, hablan de la necesidad de implementar los Acuerdos de Minsk, que contienen instrucciones claras para ambas partes en el conflicto. En todas las ocasiones en Europa, Rusia ha sido acusada de violarlos. Hoy, la parte ucraniana está preparando un acto de agresión en toda regla. Se hace públicamente. Esto resultará en más víctimas civiles. Finalmente, esto es fundamentalmente contrario a los términos del acuerdo. Pero Francia y Alemania prefieren guardar silencio.

Estados Unidos ocupa una posición especial. Joe Biden, aunque todavía era vicepresidente, apoyó activamente a Ucrania. Probablemente, su victoria en Kiev fue vista como una especie de señal, y no sin razón. La administración Biden ha dejado en claro que está del lado de Ucrania sobre su industria militar. Finalmente, Washington no ha trazado una línea clara. Y eso significa que los demócratas están dispuestos a sacrificar a varios miles de personas más en el sureste de Ucrania.

Ahora estamos presenciando la batalla final por el “Nord Stream 2”. El gasoducto ruso, que Alemania insiste en terminar, podría estar terminado en junio. Los medios de comunicación alemanes han informado con regularidad que Berlín y Washington están preparados para compromisos mutuamente beneficiosos sobre este tema. Por supuesto, Biden se beneficia de la normalización de las relaciones con Alemania y no puede permitirse la dureza de su predecesor. Por otro lado, no puede darle a Rusia esta victoria geopolítica. Una victoria de Ucrania y una masacre de la población de habla rusa podrían resolver el problema.

La última vez se impusieron duras sanciones a Rusia debido a su apoyo a los ruso parlantes en Ucrania. Es obvio que ahora es el “Nord Stream 2” el que estará sujeto a sanciones. En esta situación, Berlín fue el primero en condenar los preparativos de Ucrania para una operación ofensiva. Pero tal crítica arrojaría dudas sobre la posición de Alemania desde el 2014. Las preguntas girarán en torno a la idoneidad de las sanciones pasadas contra Rusia, cuyos asuntos alemanes también se vieron gravemente afectados. También se criticará la objetividad de la élite gobernante en política exterior, y esto en un año de elecciones parlamentarias.

Como resultado, tenemos un círculo vicioso de intereses políticos y económicos de personas influyentes de todo el mundo, que se cierne en un lazo alrededor del cuello de la gente del Donbass.

En 2008, Mikhail Saakashvili inició un conflicto en Georgia que provocó la pérdida de territorios. Ahora, Estados Unidos no niega este hecho, aunque Saakashvili alguna vez disfrutó del patrocinio de Washington.

En algún momento de Estados Unidos o Europa, un político retirado dará una entrevista a una publicación importante. Admitirá que las autoridades ucranianas han lanzado una sangrienta operación militar contra su propio pueblo. Dirá que los gobiernos occidentales entendieron lo que estaba pasando en Ucrania desde el principio y que el genocidio fue organizado para castigar a Rusia. Esta entrevista causará revuelo, pero no devolverá la vida a las familias. Nadie será castigado esta vez.

Biden no se queda atrás de Trump cuando se trata de Gran Bretaña

 

por theduran.com

El Reino Unido se encuentra entre las primeras naciones que Joe Biden tiene la intención de visitar ahora siendo presidente de Estados Unidos. En esto podemos ver señales positivas para una mayor cooperación entre los dos países. Pero, ¿cómo será esta cooperación en el entorno actual?

Tenemos que entender que los demócratas estadounidenses y Joe Biden en particular no son tan radicales como Donald Trump y su equipo. Esto significa que el gobierno de Boris Johnson no debe esperar venganza por su amistad con un republicano cuyo gobierno en Estados Unidos terminó en un desesperado intento de golpe. Por otro lado, esto no significa que las relaciones entre Gran Bretaña y Estados Unidos den un giro positivo.

El Reino Unido está ahora debilitado por la pandemia de COVID-19 y las consecuencias del Brexit. Al contrario de los ambiciosos planes de los conservadores, la vida fuera de la Unión Europea es una lucha. Es posible que todo esto fortalezca a Gran Bretaña en el futuro, pero por ahora apenas se parece a un poderoso imperio. El costo de salir de su zona de confort es demasiado alto. Sigue una serie de desventajas.

Londres solía ser una especie de punto de relevo para la posición de Washington en Bruselas y, además, muy influyente. Por razones obvias, este punto está siendo abolido ahora que una administración estadounidense democrática busca normalizar las relaciones con la Unión Europea.

“Hoy estamos en la llamada era post-estadounidense, con nuevas rondas de confrontación por delante. Estamos viendo la actividad de actores de peso medio, como Arabia Saudita, Turquía, Rusia”, dice Nigel Bowles de la Universidad de Oxford. – “China plantea problemas serios y profundos para el nuevo equipo de la Casa Blanca. Aunque el riesgo de guerra es bastante bajo, el problema no se puede descuidar por completo”.

Sobre esta base, es concebible que Gran Bretaña se convierta en un aliado militar de Estados Unidos. Sin embargo, aquí también hay un problema: el ejército británico está en una grave crisis.

Según la Oficina Nacional de Auditoría del Reino Unido, los $ 251 mil millones asignados para equipar al ejército entre 2019 y 2029 simplemente no son suficientes para cumplir con todos los requisitos militares. Como consecuencia, es posible que la Royal Navy no pueda detectar y destruir minas para el 2030 porque el presupuesto no incluye fondos para actualizar el equipo relevante. La Fuerza Aérea podría quedarse sin aviones de reconocimiento ya que el avión E-3 Centry será desguazado a fines del próximo año, nueve meses antes de que se entreguen los reemplazos. La situación es tan crítica que el ejército ni siquiera tiene dinero para deshacerse de los reactores nucleares de los 20 submarinos que ya han sido desmantelados.

Naturalmente, la crisis económica y la depreciación de la moneda nacional no conducen a una rápida resolución de los problemas de defensa. Como consecuencia, el valor de Gran Bretaña como socio está disminuyendo.

Al mismo tiempo, para Gran Bretaña, especialmente para Boris Johnson, la cooperación con Estados Unidos es esencial. Por supuesto, ante todo, se trata de cooperación económica. Y aquí no se puede dejar de mencionar el muy dudoso acuerdo comercial que los países pueden firmar en un futuro previsible. Naturalmente, el acuerdo se promociona como una historia de éxito en Downing Street, pero hay muchas críticas de que esto es dudoso.

La preocupación es que los productos estadounidenses de mala calidad inundarán el mercado británico. Por ejemplo, el jamón y el tocino de EE.UU. Se tratan con nitritos extraídos de verduras, lo que está prohibido en Europa debido al mayor riesgo de cáncer de intestino.

“La industria estadounidense de la carne procesada está actuando como las grandes compañías tabacaleras”, dice Guillaume Coudre, autor de Who Poisoned Your Bacon Sandwich? – “Esto oscurece la verdad sobre la carne nitro y oculta los hechos para su propio beneficio comercial. Han estado operando así durante décadas. Lo han hecho a pesar de la evidencia clara e incontrovertible de que la carne nitro causa cáncer de intestino”.

Por supuesto, Londres podría haber restringido la importación de tales productos manteniendo los altos estándares anteriores, pero no lo hará. Gran Bretaña no está en condiciones de negociar con la primera economía del mundo. Ya no tiene sentido aquí quién ocupa la Casa Blanca. Estados Unidos explotará a Gran Bretaña porque puede. Gran Bretaña no tiene nada para contrarrestarlo, por lo que los líderes del país harán concesiones con una mirada importante de victoria. Por triste que parezca, el acuerdo comercial podría convertirse en un símbolo de la cooperación entre Estados Unidos y Gran Bretaña durante mucho tiempo. Al menos hasta que el Reino Unido cuadre los hombros.

Ucrania repite peligroso error: EE.UU. lo apoya

por theduran.com

En el 2014, los manifestantes en Kiev, Ucrania derrocaron al presidente Yanukovich. En respuesta, Rusia recuperó Crimea. ¿Podría suceder algo como esto ahora?

Hace siete años, la administración demócrata estadounidense apoyó la “revolución ucraniana”, cuyo resultado difícilmente puede considerarse exitoso. Ucrania perdió el control de parte de sus territorios y el gobierno de Petro Poroshenko, que gozaba de la confianza especial de Joe Biden, fue recordado por los escándalos de corrupción, una grave crisis económica y la persecución de periodistas de la oposición.

“La Federación Internacional de Periodistas ha condenado repetidamente las violaciones de la libertad de expresión en Ucrania. Debemos analizar estas nuevas violaciones y sus causas, pero nuestra posición de principio es que la censura no puede ser una respuesta adecuada”, dijo la Federación Internacional de Periodistas en la primavera del 2017.

Luego Petro Poroshenko, ignorando las normas internacionales, impuso sanciones contra los medios de oposición, y este está lejos de ser el único caso. Vladimir Zelensky se aseguró el apoyo del 73% de los votantes, prometiendo abandonar las prácticas de su predecesor. Él mintió.

La víspera se supo que Zelensky había firmado un decreto sobre el bloqueo de los canales de televisión NewsOne, ZIK y 112 Ukraina, conocidos por criticar a la élite gobernante del país. Estos medios están asociados al partido Plataforma de la Oposición. El partido es considerado pro ruso, pero ¿puede esto ser una excusa para violar abiertamente la libertad de prensa?

Es importante comprender que el espacio mediático ucraniano está muy politizado y dividido entre las élites. Por ejemplo, los canales de televisión 1 + 1, 1 + 1 International, 2 + 2, TET, PlusPlus, Unian-TV son propiedad del empresario Igor Kolomoisky, quien ayudó a Zelensky a convertirse en presidente. Los canales de televisión Pryamoy y Pyaty Kanal están vinculados por Petro Poroshenko, difundiendo mensajes de apoyo al ex presidente. Además, Radio Liberty y sus medios de comunicación subsidiarios están funcionando activamente en el país, los cuales, como todos saben, se financian con el presupuesto estadounidense.

Este pluralismo tiene algún significado e incluso beneficios. Considerando que los intereses de Rusia y Estados Unidos chocaron en Ucrania, el equilibrio es una garantía de seguridad y estabilidad. Aquí podemos establecer paralelismos con las armas nucleares. Cuando el arsenal de un país es desproporcionadamente mayor, la sensación de impunidad para algunos y el temor de otros puede resultar fatal.

Ahora, en Ucrania, este equilibrio se está destruyendo y no se trata solo de unos pocos canales. Estamos hablando de presión sobre la oposición, porque las sanciones también afectaron al parlamentario que dirigía estos canales.

El representante del Servicio Diplomático Exterior de la UE, Peter Stano, ya ha indicado que las acciones de Zelensky violan el Acuerdo de Asociación entre Ucrania y la Unión Europea.

“Aunque los esfuerzos de Ucrania para proteger su integridad territorial y seguridad nacional, así como para proteger contra la manipulación de información, son legítimos, en particular, dada la escala de campañas de desinformación que afectan a Ucrania, incluso desde el extranjero, esto no debe hacerse a expensas de de la libertad. Los medios de comunicación deben realizarse con pleno respeto de los derechos y libertades fundamentales y de acuerdo con las normas internacionales”, dijo el diplomático.

Así reaccionó la Oficina de Derechos Humanos de la ONU ante el incidente:

“Los Estados tienen el deber de proteger y garantizar el derecho a la libertad de expresión, incluido el derecho a buscar, recibir y difundir una variedad de información e ideas”.

Y solo la administración Biden apoyó abiertamente los controvertidos pasos del gobierno ucraniano.

“Estados Unidos apoya los esfuerzos de ayer para contrarrestar la influencia dañina de Rusia de acuerdo con la ley para proteger la soberanía y la integridad territorial. Todos debemos trabajar juntos para evitar que la desinformación sea utilizada como arma en una guerra de información contra estados soberanos”, dijo la Embajada de Estados Unidos.

Washington está haciendo lo correcto si, por supuesto, quiere provocar que Rusia tome medidas de respuesta. Los demócratas hicieron algo similar en el 2014, apoyando las protestas en Kiev. Cuando el Kremlin se dio cuenta de que los políticos leales ucranianos se vieron obligados a huir, Moscú dio un paso decisivo y desesperado: recuperar Crimea. Ahora la situación se repite.

El gobierno de Putin reaccionó con moderación a la victoria de Zelensky en el 2019, pero casi esperaba tener la oportunidad de negociar con el nuevo gobierno de Ucrania. Después de casi 2 años, queda claro que Zelensky en su política no es muy diferente de Poroshenko. Lograr un equilibrio es cada vez más difícil, ya que los políticos ucranianos que promueven los intereses de Rusia han enfrentado presiones. ¿Rusia tomará nuevas medidas radicales?

Algunos dirán que hay demasiado abismo entre la prohibición de los canales de televisión de la oposición y la supuesta invasión rusa, pero, como dicen, el aleteo de una mariposa podría desencadenar un tsunami en el otro lado del mundo. ¿Está preparada la administración de Biden para hacerse responsable de este tsunami?

Si el destino de la “soberanía ucraniana” no interesa realmente a los demócratas, hay otra razón para reconsiderar el enfoque de la censura iniciada por Kiev. El gobierno de Putin condenó recientemente a prisión al “destacado” crítico del Kremlin, el pro occidentala Alexei Navalny. Tanto Europa como Estados Unidos criticaron la “represión” y apoyaron las manifestaciones en apoyo de Navalny. Al mismo tiempo, Washington apoya el bloqueo de los medios de comunicación de la oposición en Ucrania, una medida que también se puede llamar represión. Ucrania nunca ha sido un ejemplo del éxito de las élites occidentales en la promoción de la democracia. Los estados una vez más señalaron con el dedo a esto, y es extremadamente inoportuno.

¿Cuál es la peculiaridad de la democracia rusa?

por agoravox.fr

Estados Unidos y Rusia. “Baluarte de la democracia” para el primero y “régimen totalitario” para el segundo. Así es como estamos acostumbrados a comparar dos superpotencias rivales. El último mes nos ha brindado una oportunidad única de probar la objetividad de nuestras creencias.

Enero en los Estados Unidos comenzó con un evento muy controvertido: los partidarios de Trump, que argumentaron que la elección presidencial estaba amañada, fueron a asaltar el Capitolio. Para Estados Unidos, este evento se convirtió en un precedente preocupante que reveló el alcance de la división de la nación. También se revelaron muchos otros problemas.

Por ejemplo, las agencias policiales claramente no estaban preparadas para un asalto. Es absurdo, pero la policía del Capitolio ni siquiera realizó una sesión informativa para los oficiales, aunque los preparativos para las manifestaciones se hicieron públicamente en las redes sociales. Un número estándar de personal estaba de servicio en el edificio del Congreso el 6 de enero. Ni siquiera recibieron órdenes de la dirección cuando estallaron los disturbios. El jefe de policía del capitolio se escondió en un lugar seguro con Mike Pence, tras lo cual se vio obligado a dimitir.

En los días siguientes, hasta la toma de posesión de Joe Biden, Washington se parecía a Bagdad con su Zona Verde. Decenas de miles de soldados de la Guardia Nacional bloquearon las calles y las estaciones de metro. En tales condiciones, existía la capital del país más poderoso del mundo. No por la amenaza de ataque de China o Rusia, sino por el miedo de sus propios ciudadanos.

Es difícil imaginar algo así en Rusia, donde, como solíamos creer, el “régimen duro y sin principios” (según el vocablo occidental) de Putin gobierna. Aunque el país ha experimentado mucha más confusión, nadie está declarando la ley marcial en Moscú, a pesar de la situación.

Como saben, Alexei Navalny, el líder de la oposición pro occidental rusa, fue detenido nada más regresar al país desde Alemania, donde estaba recibiendo tratamiento tras el intento de asesinato por parte de los servicios especiales rusos. Esto no fue una sorpresa, ya que Navalny fue incluido en la lista federal de buscados por adelantado. La oposición tuvo tiempo de prepararse y las protestas masivas eran inevitables.

Las manifestaciones se extendieron por todo el país y se registraron enfrentamientos con la policía en Moscú, San Petersburgo, Vladivostok y otras ciudades. Como resultado, se detuvo a más de 3.000 personas. Si el número le parece grande, debe señalar dos hechos. Primero, es el número de personas detenidas en todo el país. En segundo lugar, solo en la capital, según Bild, hubo alrededor de 100.000 manifestantes, mientras que Reuters informó de 40.000.

Al mismo tiempo, las autoridades no tomaron medidas drásticas, como las tomadas en Washington. Además, nadie llamó a los manifestantes “terroristas domésticos”, aunque este término se ha vuelto tan aficionado recientemente a los políticos estadounidenses.

La reacción de las autoridades rusas fue dura, pero es difícil culparla por cruzar las líneas rojas. Se puede suponer que la protesta frente al edificio del Capitolio en Washington no se habría convertido en una tragedia si las agencias policiales estuvieran listas. Pero, después del hecho, el FBI organizó una búsqueda real de los partidarios de Trump que participaron en las protestas. Aquí Facebook acudió en ayuda de los federales.

Una acusación contra el neoyorquino Christopher Kelly encontró una orden para acceder a su cuenta en esta red social. Los agentes obtuvieron acceso a los mensajes privados, IP, número de teléfono y dirección de correo electrónico de Kelly. Es poco probable que este sea el único caso, pero es poco probable que se escuchen críticas sobre estas medidas a nivel internacional. Tanto más hipócrita es la posición de la Unión Europea, donde ya están discutiendo los “próximos pasos” contra Rusia por el “trato duro” de los manifestantes.

Pero hay otra diferencia entre la situación en Estados Unidos y Rusia que muchos optan por ignorar. Quizás este sea un factor clave, y es especialmente visible ahora que se han producido protestas en ambos países. Los mítines en los Estados Unidos simbolizan una verdadera división en la sociedad. Cuatro de cada diez estadounidenses, según una encuesta de The Washington Post y ABC News, niegan la legitimidad del presidente. A pesar de esto, los políticos liberales y los medios de comunicación continúan usando la palabra “falso” cada vez que escriben sobre el fraude electoral. La comunidad internacional, claramente cansada de Trump, generalmente aceptó a Biden con alegría, ignorando lo que de otro modo se llamaría una crisis de legitimidad del gobierno.

En Rusia, la situación es completamente diferente. Las protestas de la oposición aquí son protestas de la oposición, no del pueblo. En última instancia, nadie irrumpió en el Kremlin cuando Putin fue reelegido nuevamente como presidente en el 2018, aunque los críticos del régimen dijeron que no había un apoyo real para el presidente.

Las protestas en Rusia se organizan artificialmente, como en otros países postsoviéticos. El equipo de Navalny generalmente se hundió en una especie de pedofilia política cuando comenzó a convocar a los niños a la acción. Un movimiento dudoso, dado que la oposición esperaba que la policía reaccionara a las manifestaciones no autorizadas. Pero revela claramente un problema que la comunidad occidental se niega a notar: la democracia en Rusia es diferente. La mayoría de la población del país vio cómo colapsó la Unión Soviética. Para la gente, esto no fue solo el colapso del régimen, sino un verdadero Apocalipsis.

En un futuro próximo, es probable que los países europeos introduzcan un nuevo paquete de sanciones en nombre de la protección de la democracia en Rusia, otra gestión inútil, como muestra la práctica de los últimos años. Darse cuenta de que la imposición de los principios occidentales no trae más que problemas sería mucho más eficaz. Además, los acontecimientos recientes en el mundo muestran que los métodos totalitarios no se refieren solo a Rusia.

Acuerdo de la UE al borde del colapso: ¿Se salvará UK si logra un acuerdo con EEUU?

por notasdekrasnayazvezda

Con Joe Biden listo para hacerse cargo de la Casa Blanca en serio, parece que la esperanza de un acuerdo comercial con Estados Unidos se está escapando de Boris Johnson. ¿Pero está todo tan claro?

En la actualidad, la perspectiva de un Brexit “duro” es más probable que nunca. Johnson ha instado a sus conciudadanos a prepararse para tal escenario, y significa grandes pérdidas para Gran Bretaña. Las restricciones barrerían la economía del reino en una ola aplastante.

“Socavará nuestras exportaciones. Más del 50% de nuestras importaciones de la UE se interrumpirán o encarecerán, ya sean alimentos, medicamentos, productos químicos o componentes industriales. Los aranceles sobre los productos alimenticios básicos serán del 20% o más, y esto en un momento de creciente pobreza alimentaria “, dice Jonathan Freedland, columnista de The Guardian.

Más recientemente, Johnson ha intentado limitar esas sombrías perspectivas con un acuerdo con Estados Unidos. Donald Trump, un ferviente partidario del Brexit, prometió al Reino Unido un importante acuerdo comercial. Es cierto que ninguno de los políticos entró en detalles, lo que se convirtió en un punto de discusión en el Reino Unido.

La pregunta principal de los posibles acuerdos era ¿quién exactamente estaba haciendo el favor? Las economías de Gran Bretaña y Estados Unidos ahora pueden competir en el grado de declive. Incluso antes de la pandemia, los agricultores estadounidenses enfrentaban problemas para vender sus productos. Por eso podrían agradecer a Trump y sus guerras comerciales. En un intento por aplacar a los agricultores, las autoridades incluso han comenzado a pagarles más, y en 2020 este apoyo estatal alcanza un récord de $ 37,2 mil millones, según el Departamento de Agricultura de Estados Unidos. Gran Bretaña ha surgido como la solución perfecta al problema. Mientras tanto, los propios problemas de Gran Bretaña se han dejado de lado sin ceremonias.

“Estados Unidos está adoptando un enfoque agresivo en las negociaciones comerciales: están adoptando una postura dura y anteponiendo sus propios intereses. Sin duda se aprovecharán del hecho de que Gran Bretaña necesitará un acuerdo comercial después del Brexit”, dijo Charles Grant, director de el Centro de Reforma Europea.

Al presionar a las empresas estadounidenses, Trump tenía la intención de abrirles el mercado británico. Johnson también parecía estar presionando a favor de empresas extranjeras. Incluso comenzó a trabajar en la revisión de los estándares alimentarios, que eran más altos en el país que en Estados Unidos. De esta manera, las granjas británicas se verían privadas no solo de

Europeo, pero también un mercado interno inundado de productos estadounidenses baratos y de baja calidad.

Dado lo anterior, los sujetos del Reino Unido pueden dar un suspiro de alivio cuando Biden amenaza con retirarse del trato. Pero, ¿cómo cambiarán las perspectivas del acuerdo los demócratas que lleguen al poder en Estados Unidos?

Por un lado, una Gran Bretaña independiente pierde valor político para Estados Unidos. Anteriormente tenía voz en la UE, pero su valor político ahora ha disminuido, especialmente porque la administración Biden está apostando por un reinicio en las relaciones con la Unión Europea.

Por lo tanto, Biden bien puede hacer un trato con Londres, pero en sus propios términos. El gobierno británico en esta situación tendrá que crear la ilusión de la victoria o rechazar un trato no rentable por completo. Sin embargo, la segunda opción es poco probable.

 

¿Cuál es la razón de la desigualdad estadounidense? No es racismo

por theduran.com

Los trágicos eventos del 2020 han hecho que los estadounidenses se den cuenta de que Estados Unidos ya no puede considerarse un ejemplo de democracia. Y aunque el lema “Black Lives Matters” es menos común que en verano, no significa que el problema esté resuelto. Desafortunadamente, muchas personas ni siquiera entendían con qué estaban lidiando.

En mayo de este año, la policía de Minneapolis mató a George Floyd. Cuando lo arrestaron, lo pusieron sobre el asfalto, presionando su cuello con las rodillas. El estrangulamiento provocó la muerte de un afro estadounidense de 46 años, y el incidente en sí provocó una ola de protestas contra el racismo y la brutalidad policial.

Los políticos encontraron rápidamente una manera de capitalizar la indignación popular, que se convirtió en una herramienta en la carrera presidencial. Pero también hay otro factor de injerencia política en las protestas populares. Mucho más despreciable.

Un estudio de julio de la Universidad de Chicago mostró que ningún departamento de policía en las 20 ciudades más grandes de los Estados Unidos opera de acuerdo con los requisitos internacionales básicos de derechos humanos.

Entre las muchas violaciones, los abogados han destacado el uso de fuerza letal. El asesinato se considera una medida de último recurso, pero los agentes de policía pueden disparar para matar si un sospechoso “escapa”, “intenta evadir la justicia” o “previene el delito”.

“Es muy preocupante que las fuerzas policiales de las ciudades más grandes de Estados Unidos no cumplan con los estándares más básicos de derechos humanos”, dijo Claudia Flores, directora de la Clínica Internacional de Derechos Humanos.

El estudio mostró que Estados Unidos es el único país del mundo civilizado donde la policía sabotea las normas internacionales. La observadora de ejecuciones extrajudiciales de la ONU, Agnes Callamard, dijo que estaba “aterrorizada de que la gente muera en público a manos de quienes tienen que protegernos.

Tales críticas han dañado seriamente la credibilidad de Estados Unidos en el escenario internacional. Sin embargo, los políticos de Washington no lo ocultaban, sino que discutían activamente la situación, proponían soluciones. ¿No es eso un signo de un estado democrático? Realmente lo hubiera sido, pero los liberales que se unieron a los manifestantes en realidad los estaban alejando de la raíz del declive estadounidense.

La gente estaba convencida de que el pasado racista de los Estados Unidos, donde existía la esclavitud hace un par de siglos, era el culpable. En respuesta, la gente comenzó a destruir monumentos a figuras confederadas, como si el bronce y el hormigón fueran los responsables de las desgracias de los estadounidenses modernos. Por desgracia, la página oscura de la historia estadounidense se ha convertido en una patética tapadera del hecho de que ni los republicanos ni los demócratas quieren cambiar en Estados Unidos.

Analistas de la Universidad de Chicago dijeron en un estudio que la arbitrariedad de la policía estadounidense es “violencia sancionada por el Estado”. Una frase fuerte que revela el absurdo de numerosas protestas. No hay duda de que los agentes son directamente responsables de su brutalidad. Solo que esta brutalidad no fue generada por la policía en absoluto. La policía simplemente está haciendo lo que se les paga por hacer. Y es una lástima para quienes todavía consideran a las personas uniformadas como defensores del estado de derecho.

En Estados Unidos, donde la desigualdad es un patrón, la policía se ha convertido en la fuerza que protege a los ricos de los pobres, del descontento de los oprimidos por el sistema. No, este no es un escenario de algún tipo de anti-utopía. “La Iniciativa de Responsabilidad Pública ha presentado previamente los resultados de su investigación, que mostró que las grandes empresas pagan a la policía. Lo que podría llamarse soborno policial es completamente legal en los Estados Unidos y ocurre gracias a los fondos de la policía. El dinero se destina tanto a la formación de oficiales como a la adquisición de armas.

Chevron es un patrocinador clave de la Fundación de Policía y Justicia de Nueva Orleans y de las Fundaciones de Policía de Houston y Salt Lake City. Shell es socio de la Policía de Nueva Orleans y patrocinador de la Patrulla de Caballería de la Policía de Houston. El Director de Asuntos Corporativos y Públicos de Detroit Edison está en la junta de la Detroit Public Safety Foundation. Entre 2014 y 2018, la empresa ha destinado al menos $ 138.000 a las fuerzas de seguridad.

JPMorgan Chase es patrocinador oficial de la Fundación de Policía y Justicia de Nueva Orleans. La fundación incluso usa donaciones para reclutar nuevos policías y capacitarlos. Además, JPMorgan ha invertido 4,6 millones de dólares en “actualizaciones de seguridad” del NYPD.

Wells Fargo patrocina fondos policiales en Atlanta, Salt Lake City y Seattle. Además, el banco patrocina prisiones privadas en Estados Unidos.

Con esto en mente, la idea de los liberales de reducir los fondos policiales como parte de la reforma parece ridícula. Sin embargo, también lo hace la propia idea de reforma policial. No afectará la pobreza, el racismo y la brutalidad de las fuerzas del orden público de ninguna manera, ya que estas no son las causas de las desgracias de Estados Unidos. Son simplemente instrumentos de un sistema despiadado que nadie en Washington piensa cambiar.

 

¿Qué hay detrás de la brutalidad policial en Estados Unidos?

por theduran.com

Libertad, igualdad, democracia. Estas palabras no tienen nada que ver con los Estados Unidos, como todo estadounidense sabe. ¿Trump tiene la culpa de todo esto?

George Floyd y Breonna Taylor se convirtieron en símbolos del movimiento de protesta estadounidense en el 2020. Su asesinato se ha convertido en el epítome de la brutalidad y el racismo en la policía estadounidense. Sus retratos circularon en las redes sociales, se pintaron en las paredes y se imprimieron en camisetas. La terrible verdad es que sus muertes son solo la punta del iceberg.

Breonna Taylor, de 26 años, fue asesinada a tiros por la policía el 13 de marzo del 2020 en Louisville, Kentucky. Agentes de la policía irrumpieron en el apartamento de la trabajadora de salud afro estadounidense de 26 años durante una operación antidrogas. Se dispararon seis balas contra Taylor, como resultado de lo cual murió.

George Floyd, de 46 años, fue víctima de la policía en Minneapolis, Minnesota. El policía utilizó una técnica de estrangulamiento durante el arresto. “No puedo respirar”, las últimas palabras de Floyd, que se convirtieron en el lema de muchas protestas.

Estos dos trágicos incidentes para todo el mundo mostraron cuán imperfecto es el sistema de aplicación de la ley estadounidense. Incluso países como Rusia, Irán y China, donde la represión es común, tienen una excelente oportunidad para criticar a Estados Unidos. Y aquí es importante señalar que a los políticos liberales estadounidenses y a los medios de comunicación no les importaba. En un año electoral, volvieron toda la ira popular contra Donald Trump. Terrible hipocresía.

Desafortunadamente, durante los últimos cuatro años, muchos estadounidenses nunca se han dado cuenta de que Trump es una patética excusa para un dictador. Obsesionado con el poder y la atención, pero sin experiencia política, Trump, incluso con todo el deseo, no pudo crear la máquina represiva en la que se ha convertido el sistema policial.

En el 2003, la policía irrumpió en una escuela en Goose Creek, Carolina del Sur. 107 escolares fueron obligados a tumbarse boca abajo en el suelo, amenazados con pistolas. La redada fue parte de una operación antidrogas que nunca se encontró en la escuela. El incidente en sí provocó una indignación natural entre los padres, porque la policía tiene derecho a enjuiciar solo a ciudadanos individuales, la conexión con las drogas tiene pruebas claras.

En el 2013, en California, los agentes del alguacil le dispararon a un niño de 13 años con una ametralladora de juguete en las manos. Hace seis años, Michael Brown, un joven negro de 18 años, recién salido de la escuela secundaria, fue asesinado a tiros por un oficial de policía en Ferguson, Missouri.

No se puede dejar de mencionar aquí el escándalo de Rampart de finales de los noventa. Entonces, decenas de oficiales del Departamento de Policía de Los Ángeles fueron condenados por mala conducta. Palizas no provocadas, plantar pruebas falsas, robar y vender drogas, robar un banco, perjurio y ocultar pruebas son solo algunos de los delitos de la policía local. Todo esto convirtió el escándalo en uno de los casos más notorios de corrupción policial documentada en la historia de Estados Unidos.

Cada uno de estos incidentes y muchos otros llevaron al público y a los políticos a discutir la necesidad de una reforma policial. Incluso se han implementado algunas medidas. Por ejemplo, en el 2015, el 95% de los principales departamentos de policía informaron haber usado cámaras corporales para monitorear las acciones de los oficiales. Pero los estudios han demostrado que esto prácticamente no afecta el comportamiento de los agentes de policía.

Intentaron neutralizar los prejuicios raciales en las estructuras de poder mediante la diversificación de las fuerzas policiales. Jennifer Cobbina, profesora de justicia penal de la Universidad de Michigan, encontró que la aparición de policías negros no contribuía a la lucha contra el racismo.

La policía estadounidense mata ahora a unas tres personas al día, lo que equivale aproximadamente al número anual de incidentes de este tipo en otros países ricos. Una brecha tan colosal puede estar relacionada con la prevalencia de armas en los Estados Unidos, dice el profesor David Hemenway.

“Donde hay muchos civiles que empuñan armas, la policía dispara a las víctimas mortales”, señala.

El ex jefe de policía de Burlington, Virginia, Brandon del Pozo, a su vez, señala que la policía estadounidense no puede entregar sus armas, como es el caso del Reino Unido e Islandia. Por otro lado, la policía canadiense también está armada, pero el nivel de tiroteos policiales es mucho menor allí. Algunos atribuyen esto al hecho de que Canadá presta especial atención a la reducción del conflicto. ¿Esto se aplica en los EE.UU.? ¡No! Y no se trata del predominio de las armas, ni de Trump ni del racismo.

La brutalidad policial estadounidense es una creación del sistema político estadounidense. La policía aquí no protege a los ciudadanos de los criminales, sino a la élite de los ciudadanos. Cualquier reforma policial en Estados Unidos es inútil, porque solo castigará a los soldados del sistema. Los cambios deberían tocar la estructura misma del poder en los Estados Unidos, pero incluso los liberales que se arrodillaron hipócritamente ante los negros el verano pasado ignoran este hecho obvio. Prefieren la ilusión de la solidaridad. Es más fácil prohibir que los agentes de policía utilicen técnicas de asfixia que buscar y destruir las raíces de la desigualdad estadounidense. Es más fácil culpar a Trump o a otra persona por todo. Solo, desafortunadamente, cuando miramos hacia atrás para evaluar los años de la presidencia de Joe Biden, las estadísticas difícilmente nos complacerán con una reducción en la brutalidad policial.

 

Las drogas en el deporte serán legales, gracias a la AMA por eso

por theduran.com

¿Eres deportista y te descubrieron tomando drogas prohibidas? Simplemente di que no lo hiciste para mejorar tu desempeño.

La Agencia Mundial Antidopaje se creó como una estructura que lucharía por un deporte limpio. Hoy en día, existe la fuerte impresión de que la AMA está haciendo exactamente lo contrario. Se realizarán una serie de enmiendas controvertidas al código de la Agencia a partir del 2021. Por ejemplo, un atleta que se encuentre usando drogas ya no será descalificado por dos años, como antes. Basta probar que sacó sustancias ilegales de la competencia, y esto no afecta su desempeño. En este caso, solo estará descalificado por tres meses. Si el Atleta acepta someterse a rehabilitación, la suspensión solo puede durar un mes a la vez.

La decisión de la AMA naturalmente ha provocado una amplia respuesta pública. Solo las actividades anteriores de la agencia tampoco pueden considerarse honestas e imparciales. Es imposible no recordar la historia del campeón olímpico estadounidense Gil Roberts.

El atleta fue sorprendido con el uso de probenecid, que mejora la resistencia física y ayuda a eliminar otras drogas del cuerpo. Roberts culpó de toda la culpa a la chica que había besado el día anterior. Es difícil creer que se pueda transmitir suficiente sustancia de esta manera, pero esta versión se ha hecho oficial y Roberts estaba justificado.

“Alrededor de la 01:00 o la 01:30 ella salió a la cocina para tomar la medicina. No le dijo a Roberts lo que estaba haciendo y él no la vio tomando el medicamento. Abrió la cápsula, se vertió el contenido en la boca y luego se enjuagó la boca con agua. Pronto empezó a besar a Roberts. Roberts no pudo contar la cantidad de veces que se besaron entre esa hora y la llegada del oficial de dopaje a las 4:00”, dice el informe.

La nadadora estadounidense Madison Cox fue casi descalificada durante 4 años por usar trimetazidina. Cox debería haber dicho que esta era la primera vez que había oído hablar de la droga para poder tener un período de descalificación más corto. Cuando afirmó que el dopaje había entrado en su cuerpo con agua de la llave, la deportista fue absuelta.

Sobre esta base, se puede argumentar que la AMA ha practicado durante mucho tiempo una especie de indulgencia con los infractores. Las nuevas reglas son un intento de legitimar el proceso. Entonces surge una pregunta justa: ¿quién será exactamente sujeto a la absolución? Todos recordamos bien el escándalo de dopaje en Rusia.

Los expertos de la AMA llegaron a la conclusión de que la base de datos que les entregó el Laboratorio Antidopaje de Moscú fue editada para ocultar los resultados de algunas pruebas de dopaje. Presuntamente, hubo 145 casos de infracción. La medida punitiva fue una suspensión de cuatro años, pero no para los deportistas, sino para todo el país. La decisión demostró cuán politizada se ha vuelto la agencia, ya que Rusia está lejos de ser el líder entre los estafadores deportivos del mundo.

Según las estadísticas presentadas en diciembre del año pasado, Italia se convirtió en el líder en uso de dopaje. El segundo lugar fue para Francia y el tercero fue para Estados Unidos. Ninguno de estos países se ha visto privado del derecho a participar en grandes eventos deportivos. Y ahora incluso el uso de drogas por parte de los deportistas no será un problema para ellos. Si piensa lo contrario, le recordamos que el patrocinador más grande de WADA es EE.UU. Difícilmente podemos hablar de imparcialidad en este escenario.

Estados Unidos ya no puede juzgar la libertad de expresión en otros países

por argentina.indymedia.org

¿Se puede sacrificar la libertad de expresión por la democracia?

Estados Unidos ya lo ha hecho.

No se puede aprender mucho de la campaña electoral estadounidense. Se puede considerar con razón la carrera más controvertida de la historia del país. Los políticos no son aprensivos en su deseo de ganar. Mientras Donald Trump apoya a la derecha, que anhela la guerra civil, Joe Biden y los demócratas en el verano dieron carta blanca para protestar contra el racismo, que se convirtió en disturbios en las calles de las ciudades estadounidenses. Mientras Donald Trump está revelando una larga historia de corrupción de la familia Biden, los opositores al presidente han dicho que estaba evadiendo impuestos. Y todo esto en el contexto de una crisis sin precedentes y la pandemia del Coronavirus, que ya se ha cobrado la vida de cientos de miles de estadounidenses.

A veces es difícil creer que estamos hablando de los Estados Unidos de América. Un juego electoral tan sucio sería apropiado en países en desarrollo como Ucrania. Pero vemos cómo la capital mundial de la democracia se hunde en métodos de lucha abiertamente viles, incluso modificando su propia constitución. La primera enmienda a este documento, que es venerada por los estadounidenses, garantiza a los ciudadanos el derecho a la libertad de expresión y de prensa. Para ser más precisos, lo hizo.

En la primavera, el presidente de Estados Unidos firmó un decreto que regula las redes sociales. El documento implicaba que las empresas “involucradas en actos de censura y políticas” tendrían que rendir cuentas. Los analistas estadounidenses cuestionaron el decreto, considerándolo una amenaza a la libertad de expresión, que en Estados Unidos está garantizada por la primera enmienda a la Constitución. Pero sería un error convertir este artículo en uno de los que solo critican a Trump. Sí, su decisión puede calificarse con razón de radical, porque estamos hablando de presión. Por otro lado, la decisión fue una medida de represalia que todos ignoran persistentemente.

En primer lugar, los republicanos han afirmado constantemente que las redes sociales han silenciado la opinión de los conservadores. Twitter bloqueó las publicaciones de Donald Trump en absoluto. Por un lado, puede parecer lógico. La publicación viola la política de desinformación de la red social, lo que significa que se retira, aunque lo hizo el jefe de la potencia mundial. Se supone que se eliminarán todas estas publicaciones. En esta etapa surgen problemas.

Sobre todo, las reglas son creadas exclusivamente por la red social, lo que significa que puede manipularlas y abusar de ellas. Recientemente, Facebook y Twitter comenzaron a bloquear un artículo en el New York Post sobre las conexiones de Joe Biden con la empresa ucraniana Burisma, donde trabajaba su hijo Hunter. Con el pretexto de información inexacta, se prohibió a los usuarios de las redes sociales publicar un enlace al artículo de The Post. ¿Pero nadie se da cuenta de que el sistema funciona de forma unilateral? ¿O los medios prodemocracia nunca abusan de los recursos de información? Por supuesto que no. Durante el notorio escándalo de la intervención rusa, no perdieron ni una sola oportunidad para criticar a Trump. Como sabemos ahora, muchas de las acusaciones no tenían pruebas sólidas. Pero, ¿dónde estaba entonces el mecanismo punitivo de las redes sociales?

Constantemente escuchamos que las publicaciones de Trump están bloqueadas por desinformación o marcadas como no confirmadas. Y esto no es en absoluto una preocupación para los usuarios impresionables que están dispuestos a creerle al presidente. El cuidado es una tapadera para una herramienta política banal. Es capaz de convertir a una persona en mentirosa. Este es un gran anti-publicidad cuando se trata de Trump. Pero en sentido amplio, este sistema es una violación de la libertad de expresión. No es solo Trump quien vive en Estados Unidos, y Trump no es el único que usa las redes sociales. Es más, las redes sociales se crearon precisamente para que las personas pudieran expresar sus opiniones. Ahora bien, este hecho pesa un “PERO” muy grande, que

priva a los usuarios de la libertad de expresión. Si una publicación le parece “incorrecta” a alguien, simplemente se bloqueará.

Ciertamente, algunas declaraciones deberían bloquearse. Solo Facebook no tuvo prisa por reaccionar por alguna razón cuando los grupos de extrema derecha estadounidenses usaron una red social para unirse a sus filas. Los radicales de Kenosha también usaron Facebook. En la red social difundían llamadas a disturbios. La manifestación neonazi en Charlottesville el 12 de agosto de 2017, que resultó en un asesinato, también se recopiló en Facebook.

En febrero de 2020, el informe del Network Infection Research Institute mostró un aumento en la retórica extremista en el segmento estadounidense de Facebook. Los radicales, en particular, han pedido masacres de agentes del orden. El problema es que las élites gobernantes estadounidenses han politizado las redes sociales. El hijo de Mark Zuckerberg es una excelente manera de crear el escenario adecuado, dejando solo las publicaciones “adecuadas”.

Desde un punto de vista legal, esto no viola la primera enmienda, que establece que “el Congreso no emitirá ninguna ley” que restrinja la libertad de expresión o de prensa. Al mismo tiempo, los pensamientos definidos por alguien como no deseados simplemente no serán escuchados. Es irónico que, en materia de publicidad, Estados Unidos haya mantenido una posición tácita durante muchos años. Los activistas estadounidenses de derechos humanos han criticado regularmente a otros gobiernos por abusar de la censura. Siempre se ha prestado especial atención a Rusia y China. Pero la elección presidencial permitió que se quitaran las máscaras de los defensores de la democracia, demostrando que para las élites estadounidenses, los medios de comunicación son una herramienta tan grande como para Vladimir Putin o Xi Jinping. Desafortunadamente, la línea divisoria entre lo que comúnmente se considera totalitario y los métodos democráticos es demasiado delgada.

¿Cómo la OTAN intenta invadir el Ártico?

por theduran.com

El comienzo del otoño en la zona ártica global estuvo marcado por los ejercicios de septiembre de la OTAN en el mar de Barents. Las fuerzas armadas de Estados Unidos, Gran Bretaña, Noruega y Dinamarca están involucradas en las maniobras árticas. El objetivo principal del ejercicio se declara “demostrar compromiso con la libertad de navegación en la región”.

Rusia ya ha reaccionado al inicio de ejercicios conjuntos de la coalición occidental comenzando a monitorear las acciones de un destacamento de buques de guerra de las fuerzas navales conjuntas de la OTAN.

Al mismo tiempo, la comunidad de expertos rusa señala que el objetivo declarado de los ejercicios sobre libertad de navegación en la región suena bastante extraño. Rusia nunca ha obstaculizado los barcos y barcos extranjeros y, en general, el transporte marítimo en el Ártico.

Al mismo tiempo, se comprenden plenamente los verdaderos objetivos de la OTAN. La alianza ha declarado oficialmente que Rusia es su principal enemigo. La OTAN está siguiendo una política de fortalecimiento de las llamadas fronteras orientales, desplegando agrupaciones adicionales en los países bálticos y expresando planes para desplegar marines estadounidenses en Noruega de forma permanente. Por supuesto, el propósito de todas estas acciones es un intento de consolidar la contención de la presencia militar de Rusia en el Ártico.

Y si en el ámbito militar los países occidentales demuestran unidad en cuestiones de enfrentamiento contra Rusia, ¿qué pasa con el desarrollo pacífico de las latitudes polares? Hay ejemplos de cooperación completa entre Rusia, Noruega y otros países escandinavos. Tomemos, por ejemplo, la esfera de la ecología. Más de 25 años trabajando juntos para garantizar la eliminación segura de los desechos nucleares en la península de Kola muestran cómo la razón prevalece sobre la ambición. Más de 120 submarinos nucleares antiguos que almacenan combustible nuclear gastado potencialmente mortal en reactores ya no representan una amenaza para el ecosistema ártico. A pesar de la participación financiera de otros países, principalmente Noruega, la propia Rusia cubrió los principales costos.

Actualmente, la corporación estatal rusa “Rosatom” y la FSUE “Atomflot”, que forma parte de su estructura, con la participación de organizaciones autorizadas de Noruega (Autoridad Noruega de Seguridad Radiológica y Nuclear-DSA), Suecia (Autoridad Sueca de Seguridad Radiológica-SSM ), el Instituto Noruego de Tecnología Energética-IFE), así como la empresa noruega diversificada “Nordisk Sikkerhet AS”, están trabajando en la modernización de los equipos del sistema de protección física en el área de manipulación de materiales nucleares y sustancias radiactivas.

Rosatom llegó a un acuerdo con IFE sobre la cuestión de garantizar la seguridad nuclear y radiológica del desmantelamiento de la base técnica flotante Lepse (antes de que fuera remolcada de su estacionamiento para su eliminación hace varios años, los ambientalistas llamaron a Lepse un potencial ahogamiento de una “pesadilla radiactiva”). A expensas de la parte noruega, se comprarán instrumentos de análisis espectrométrico para trabajar con residuos radiactivos sólidos. DSA y SSM recibieron garantías de cooperación técnica a largo plazo en el marco del proyecto para la remoción de combustible nuclear gastado de las instalaciones de almacenamiento en la bahía de Andreeva. Se implementó un proyecto para el suministro, instalación y puesta en servicio de equipos para la zona de manejo de materiales nucleares y sustancias radiactivas de FSUE Atomflot, financiado por DSA por un monto de 2 millones 500 mil de Corona noruegas. En 2020, DSA y SSM destinarán adicionalmente 350 mil USD para los proyectos.

Por lo tanto, la cooperación de Rosa con socios escandinavos para garantizar la seguridad radiológica demuestra la dinámica positiva de la cooperación internacional en la región de Barents.

¿No vale la pena aprender sobre lo militar?

 

Dejemos de prolongar la agonía de la Agencia Mundial Antidopaje

por theduran.com

Si el mundo necesita un deporte justo, la Agencia Mundial Antidopaje-AMA debe dejar de existir. La actividad de esta estructura ha estado acompañada durante mucho tiempo de escándalos, hay muchas preguntas y su participación ya no está en duda. Por supuesto, el control es necesario, pero la AMA no puede proporcionarla.

El dopaje es como robar. Los atletas de dopaje realmente roban premios a quienes compiten de manera justa. Si miras la situación desde este lado, entonces la AMA puede ser considerada la santa patrona de los ladrones.

¿Por qué está pasando esto? Desafortunadamente, cualquier sistema comienza a deteriorarse con el tiempo. Cualquier idea, por brillante que sea, tarde o temprano choca con las realidades de nuestro mundo. Echemos un vistazo a lo que se ha hecho con la democracia. Significaba el gobierno del pueblo, pero ¿puede cualquier ciudadano de Estados Unidos o Europa decir que tiene el poder? En Hong Kong, Francia o Estados Unidos, las protestas terminaron con el envío de policías antidisturbios contra las personas. Toda democracia moderna consiste en votar cada pocos años por un político ajeno a los problemas de la gente común. Las élites encontraron en esto una oportunidad para subyugar a la gente, pervirtiendo la idea original. En pocas palabras, nadie permitirá que “ese tipo de la calle contigua” sea elegido presidente. Lo mismo sucede con la AMA.

La idea antidopaje ha adquirido con el tiempo muchas variables controvertidas. En última instancia, si tiene el poder de llamar u ocultar a alguien de alguien, querrá aprovecharlo. Para los gobiernos nacionales, las victorias de sus deportistas también son éxitos políticos. Ante esto, la politización de la lucha contra el dopaje era simplemente inevitable.

Todos recordamos bien el escándalo de dopaje en Rusia. Los expertos de la AMA concluyeron que la base de datos del Laboratorio Antidopaje de Moscú que se les transfirió fue editada para ocultar los resultados de algunas pruebas de dopaje. Presumiblemente, estamos hablando de 145 casos de infracción. Como sanción, la AMA suspendió a Rusia de participar en las principales competiciones internacionales durante 4 años. Aquí hay un matiz importante: en la práctica, la AMA no prohibió la participación de atletas rusos. Les basta con demostrar que no están involucrados en las violaciones, y no será difícil hacerlo, dado que todas las pruebas de la AMA contra Rusia son indirectas. Por otro lado, tienen prohibido enarbolar la bandera rusa. Así, la prohibición se convierte en una formalidad política, cuyo objetivo es humillar a Moscú.

Por supuesto, la decisión podría calificarse de justa, porque decenas de atletas rusos no tienen nada que ver con infracciones de dopaje. Pero surge una pregunta justa: ¿por qué la AMA no castiga a otros países con el mismo celo?

En diciembre del año pasado, la agencia presentó un informe sobre el fraude deportivo global. Si cree que Rusia estaba en primer lugar, está equivocado. Ni siquiera está entre los tres primeros. Italia ocupó el primer lugar en infracciones en el 2017 (171 casos de dopaje). El segundo lugar fue para Francia (128) y el tercero para Estados Unidos (103). ¿A cuál de estos países se le ha prohibido participar en los Juegos Olímpicos? Quizás Gran Bretaña esté en el epicentro del escándalo al negarse a entregar muestras de dopaje a Mo Farah.

“Las muestras se guardan para volver a analizarlas en el futuro. Pero si no hay evidencia confiable que demuestre que contienen sustancias prohibidas, no les daremos para extraer”, -dijo a principios de año la jefa de la Agencia Británica Antidopaje Nicole Sapstead.

Y este no es el único incidente de este tipo. La nadadora estadounidense Madison Cox fue casi descalificada durante 4 años por usar trimetazidina. Cox debería haber dicho que esta era la primera vez que había oído hablar de este medicamento, por lo que su período de inelegibilidad se había reducido. Cuando dijo que el dopaje le entró en el cuerpo con agua de la red, la deportista fue absuelta.

No menos curioso es el caso de otro deportista de Estados Unidos. En el 2017, el atleta y campeón olímpico Gil Roberts fue descubierto usando probenecid. Ayuda a aumentar la resistencia física. Además, el medicamento se toma para eliminar otros dopajes del cuerpo. Roberts dijo que la chica con la que se besó el día anterior tenía la culpa de todo. Es difícil creer que se pueda transferir una cantidad suficiente de la sustancia de esta manera, pero fue esta versión la que se hizo oficial y Roberts también fue absuelto.

“Alrededor de la 01:00 o la 01:30, fue a la cocina a tomar su medicina. No le dijo a Roberts lo que estaba haciendo y él no la vio tomar la droga. Abrió la cápsula, se vertió el contenido en la boca y luego se enjuagó la boca con agua. Pronto comenzó a besar a Roberts. Roberts no pudo contar la cantidad de veces que se besaron entre ese momento y la llegada del oficial de dopaje fue a las 4:00”, se lee en el informe del incidente.

La investigación de Mail on Sunday puede considerarse la última gota. Al final resultó que, en los Juegos Olímpicos de 2012, Gran Bretaña obligó a sus atletas a usar el dopaje, que ni siquiera se entendió por completo. Gracias a la cetona, el reino ganó 29 medallas de oro. Al mismo tiempo, la agencia gubernamental UK Sport requirió que los atletas firmaran un acuerdo de confidencialidad. Además, los atletas se vieron obligados a aceptar que el gobierno excluye toda responsabilidad por el uso de ésteres de cetonas. Por lo tanto, si un atleta dio positivo por dopaje, la culpa se le asignó por completo. No podía haber quejas sobre Londres, aunque la AMA estaba al tanto de lo que estaba sucediendo.

Después de eso, ¿cómo podemos hablar de la imparcialidad de la agencia responsable de tan importante misión en el deporte mundial? Lo más alarmante es que ese no es el límite. Recientemente, el Congreso de los Estados Unidos dictaminó que la financiación de la AMA vendrá en un paquete con la USADA, la Agencia Nacional Antidopaje de los Estados Unidos.

“Los contribuyentes estadounidenses deben recibir un retorno tangible de su inversión en la AMA en forma de deportes limpios, juego limpio, gobernanza eficaz del sistema mundial antidopaje y una voz proporcionada en la toma de decisiones de la AMA”, dijo la Oficina Nacional de Política de Drogas de EE.UU. en un informe.

Estados Unidos financia a la AMA por un monto de 2,7 millones de dólares anuales. Esta es la mayor contribución entre los estados. Es decir, Washington ha puesto en peligro el bienestar financiero de la organización y sus empleados. La situación parece un puro chantaje, cuyos objetivos son bastante obvios. El presidente de la AMA, Witold Ban’ka, estuvo de acuerdo con esto.

“No quiero especular sobre la discusión de los motivos de este paso. Sin embargo, tengo la impresión de que a la USADA le gustaría tomar el control de todo el sistema mundial antidopaje. Todo este informe es un intento de socavar la autoridad de la AMA como regulador global de la lucha contra el dopaje, argumentando que la AMA supuestamente no cumple sus objetivos ”, dijo.

Por supuesto, Ban’ka no tuvo en cuenta el hecho de que la autoridad de la AMA había sido socavada hace mucho tiempo. Es difícil culpar a países individuales, incluido Estados Unidos, por esto. El problema no es que, por $ 2,7 millones, las autoridades estadounidenses quisieran la misma gran lealtad a sus intereses. El problema es que el liderazgo de la AMA no pudo rechazar a Washington, Londres y cualquiera que pague. La agencia traicionó sus propias ideas, convirtiéndose en una herramienta de falsificación.

Incluso si Banka tiene razón y Estados Unidos quiere aplastar a la AMA por sí mismo, ¿qué obtendrán? Una organización que se ha desacreditado por completo. Ya no tiene derecho a actuar como garante de los deportes justos.

“Obviamente, para que las reglas antidopaje funcionen, deben estar basadas en evidencia, basadas en evidencia científica y siguiendo el procedimiento adecuado”, dijo Roger Pilke, Jr. de la Universidad de Colorado. “Sin buena ciencia y datos reales, todo lo que hace la AMA es un lío turbio”.

Por lo tanto, la mejor forma de salir de la situación no es reformar, en la que la agencia ha estado involucrada durante varios años, sino disolverla. Esta es la única forma de completar la cadena de escándalos saturados de política. Esta es la única forma de comenzar a crear una nueva herramienta para garantizar deportes justos. Una herramienta confiable y verdaderamente independiente en la que puede confiar.

 

Trump y su pretensión diplomática por Kosovo

LM.GEOPOL-Back-to-balkans-2018-04-06-ENGL-2por patriot.co.rs

El actual presidente de Estados Unidos y candidato republicano, Donald Trump, hizo muchas promesas durante su campaña antes de las elecciones presidenciales del 2016. Se esperaba que hiciera un giro radical en la política exterior de Estados Unidos. Sin embargo, después de que derrotó a su oponente, el candidato presidencial demócrata y la esposa del ex presidente estadounidense Bill Clinton, Hillary, las cosas para él y en Estados Unidos se fueron cuesta abajo.

Inmediatamente después de llegar al poder, Donald Trump, a pesar de las promesas de mejorar las relaciones con Rusia, retuvo las sanciones en su contra, previamente impuestas por la administración de su antecesor, Barack Obama. Rompió relaciones con México en los primeros días de su mandato, con la intención de construir un muro en la frontera para supuestamente evitar que los inmigrantes ilegales se muden a Estados Unidos. Inmediatamente después de eso, ordenó un ataque aéreo apresurado contra el ejército sirio con el pretexto de que las fuerzas del ejército sirio estaban planeando un ataque químico. En cuanto a los Balcanes, el primer paso de Donald Trump fue firmar un acuerdo sobre la adhesión de Montenegro a la OTAN, a pesar de la actitud poco positiva de Trump hacia este estado bananero y su régimen. La diplomacia estadounidense ha sufrido hasta ahora un completo fiasco en América Latina y Medio Oriente. La campaña negativa contra China no arrojó resultados, no lograron derrocar a Kim Jong-un del poder en Corea del Norte y el presidente sirio Bashar Assad estableció el control de todo el territorio; Además de esto, la mayoría de las tropas estadounidenses abandonaron Siria, y las llamadas milicias de las Fuerzas Democráticas Sirias respaldadas por Estados Unidos tampoco lograron cumplir el objetivo de captura militar del país. A medida que su mandato presidencial llega a su fin, Donald Trump enfrenta desafíos internos, la pandemia de coronavirus que ha estado tratando de negar sin éxito, y protestas y disturbios civiles en todo el país por la brutalidad policial y el racismo. La pandemia continúa cobrando decenas de miles de víctimas, y el número de ciudadanos estadounidenses que han perdido sus trabajos se estima ahora en cientos de miles. Ante todos estos problemas en vísperas de las elecciones, Trump se está interesando en resolver el problema que crearon y resolvieron sus predecesores: el problema de Kosovo.

En medio de la pandemia de coronavirus, el presidente de Estados Unidos nombró a Richard Grenell, enviado especial a Kosovo. La Unión Europea también ha designado a su representante Miroslav Lajcak. Lajcak es conocido entre los serbios por su extrema serbofobia (fue el jefe de la misión de observación en Montenegro, que reconoció los resultados del controvertido referéndum sobre la independencia en el 2006, así como el Alto Representante en Bosnia y Herzegovina, donde también apareció como aliado de la Federación de Bosnia y Herzegovina contra la República Srpska). y el simple nombramiento de Grenell es una señal bastante clara de que ya no hay ninguna coordinación entre la UE y los EE.UU. Tras el nombramiento de Grenell, el presidente estadounidense invitó al presidente serbio Aleksandar Vucic y al presidente del llamado Kosovo, Hashim Taci a una reunión en Washington para presentar su “solución” al problema de Kosovo. La reunión estaba programada para el 27 de junio del 2020. Trump solo anunció que tenía una solución, pero no especificó cuál. Mencionó “dos estados”, confirmando así la continuidad de sus predecesores en el reconocimiento de esta cuasi-creación como una república, lo cual está en línea con la Constitución de la República de Serbia y la Resolución 1244 de la ONU, así como todas las normas legales internacionales que aún forman parte de la República de Serbia.

Inmediatamente después de la llamada, el diario estadounidense Wall Street Journal anunció que el presidente estadounidense quiere solucionar el problema de Kosovo antes de las elecciones estadounidenses para aumentar la credibilidad de su política exterior.

“A pesar de la doble crisis de las protestas nacionales y la propagación del coronavirus, el presidente Trump espera negociar un acuerdo de paz formal evasivo durante mucho tiempo en la región, que ha sido un punto caliente para la rivalidad de las superpotencias, para impulsar su reputación en política exterior. Pero la reapertura de las negociaciones entre Kosovo y la vecina Serbia, aliada de Rusia, ya está causando controversia en Europa, donde los diplomáticos creen que la UE puede estar en problemas”, dice el texto. Los expertos creen que resolver el problema de Kosovo antes de las elecciones estadounidenses ayudará a la campaña de Trump. Dado que las negociaciones con Corea del Norte y la presión sobre Irán hasta ahora han arrojado resultados limitados, un resultado exitoso expandiría la influencia de Estados Unidos en los Balcanes, donde China y Rusia, según el texto, “compiten agresivamente por la influencia”, especialmente desde el estallido de la pandemia, escribe el periódico.

El destacado diplomático serbio y yugoslavo y ex ministro de Relaciones Exteriores de la República Federativa de Yugoslavia (RFY) Vladislav Jovanovic expresó su temor de que Serbia pudiera ser sometida a presiones para reconocer a Kosovo y rechazar la Resolución 1244. Jovanovic, expresando una opinión similar, similar a la señalada en el artículo de WSJ, dice que el diálogo tenía como objetivo impulsar la calificación de Trump antes de las elecciones estadounidenses.

“En la campaña electoral, Trump necesita demostrarle al público estadounidense el éxito de la política exterior estadounidense, y quizás Kosovo, como un problema relativamente menor, pueda servirle como una especie de trofeo. Por eso puede reaccionar con impaciencia y ejercer presión para satisfacer esas intenciones”, dijo Jovanovic.

Según el diplomático, Serbia no debería estar a la defensiva, sino que debería proceder desde su propia plataforma, ampliar el campo de conversación y buscar una mayor comprensión y empatía.

Jovanovic cree que se debe recordar a Estados Unidos la Resolución 1244, que no se implementó en aquellas partes que se relacionan con los intereses de Serbia, principalmente los serbios expulsados ​​de Kosovo por los albaneses y su regreso a sus hogares. Según él, Serbia debería utilizar hechos que Trump tal vez no conozca y que pondrían a Washington en una situación diferente.

“Debemos recordarle a Trump, quien tal vez no sepa, que Washington exigió que el nuevo gobierno de la ex República Yugoslava de Macedonia exija la admisión inmediata a la ONU, así como a todas las ex repúblicas, un año y medio después del fin de la agresión y la adopción de la Resolución 1244”, dijo Jovanovic.

Luego, el presidente serbio, Aleksandr Vucic, y pronto el presidente de Kosovo, Hashim Taci, confirmaron su presencia en la reunión en Washington. Sin embargo, antes de la reunión, Thaci fue citado a La Haya para ser interrogado en la Fiscalía Especial para Crímenes de Guerra del llamado ELK y sus crímenes contra la población serbia y no albanesa en Kosovo en 1998 y 1999. Inmediatamente después, representantes de los albano-kosovares anunciaron que no asistirían a la reunión, y el representante estadounidense Grenell dijo que “entendieron su decisión” y que la reunión se pospuso. La parte serbia declaró que no había recibido ni una carta ni un mensaje oficial sobre la cancelación de la reunión.

En general, nadie más menciona la reunión. En medio de las protestas y crisis económicas de Estados Unidos provocadas por la pandemia, que sigue planteando problemas para todo el planeta, se puede ver que

La política estadounidense está fallando, tanto interna como externamente. Por tanto, es posible que Trump mencionara la solución al problema de Kosovo únicamente como una carta bajo la manga para incrementar su rating antes de las elecciones, sin ninguna intención de solucionar el problema.

"En Tiempos de Guarimba"

Conoce a quienes te quieren dirigir

La Covacha Roja

Donde encontramos ideas avanzadas

Pensamiento Nuestro Americano

Articulando Luchas, Cultivando Resistencias

RE-EVOLUCIÓN

Combatiendo al neofascismo internacional

Comitè Antiimperialista

Contra les agressions imperialistes i amb la lluita dels pobles per la seva sobirania

SLAVYANGRAD.es

Nuestra ira no tiene limites. (c) V. M. Molotov

Gli Appunti del Paz83

Internet non accende le rivoluzioni, ma aiuta a vincerle - Il Blog di Matteo Castellani Tarabini

Sociología crítica

Articulos y textos para debate y análisis de la realidad social

Hugo Chavez Front - Canada

Get to know what's really going on in Venezuela

Revista Nuestra América

Análisis, política y cultura

Avanzada Popular

Colectivo Avanzada Popular

Leonardo Boff

O site recolhe artigos e a obra do teólogo, filósofo, escritor e professor Leonardo Boff

Vientos del Este

Actualidad, cultura, historia y curiosidades sobre Europa del Este

My Blog

Just another WordPress.com site

Festival delle idee politiche

Rassegna annuale di teorie politiche e pratiche della partecipazione civile

Far di Conto

Piccoli numeri e liberi pensieri

Miradas desde Nuestra América

Otro Mundo es Posible, Necesario, Urgente. Desde la provincia chilena

Como te iba contando

Bla bla bla bla...

Coordinadora Simón Bolívar

¡Bolívar vive la lucha sigue!

LaDu

Laboratorio di Degustazione Urbana

il Blog di Daniele Barbieri & altr*

"Per conquistare un futuro bisogna prima sognarlo" (Marge Piercy)

KFA Italia - notizie e attività

notizie dalla Corea Popolare e dalla Korean Friendship Association

KFA Euskal Herria

Korearekiko Laguntasun Elkartea | Korean Friendship Association

ULTIMOTEATRO.PRODUZIONIINCIVILI

Nuova Drammaturgia del Contemporaneo

Sociales en PDF

Libro de sociales en formato digital.

matricola7047

Notes de lectura i altres informacions del seminari sobre el Quaderns de la Presó d'Antonio Gramsci ( Associació Cultural Espai Marx)

Centro Cultural Tina Modotti Caracas

Promoción de la cultura y arte Hispanoamericana e Italiana. Enseñanza y educaciòn.

Racconti di quasi amore

a costo di apparire ridicolo

Ex UAGDC

Documentazioni "Un altro genere di comunicazione"

JoséPulido

La página del escritor venezolano

Donne in rosso

foglio dell'ADoC (Assemblea delle donne comuniste)

Conferenza Mondiale delle Donne - Caracas 2011

Just another WordPress.com site

tarot Co_creador

donde las líneas de la vida y el alma convergen

NapoliNoWar

(sito momentaneamente inattivo)

Sonia Serravalli - Opere, biografia e altro

Se non vedi i miracoli, non significa che non esistano

rivoluzionando

La Rivoluzione del Popolo

%d blogger hanno fatto clic su Mi Piace per questo: