Golpe de Estado en Bolivia: entre la raza y la clase

L'immagine può contenere: una o più persone, persone in piedi, folla e spazio all'apertopor David Gómez Rodríguez
@davidgomez_rp

A finales del siglo XX en América Latina se contaron más de un millón de muertos en manos de las dictaduras militares y las democracias neoliberales apoyadas por EEUU, esos muertos fueron resultado de la persecución a un movimiento popular que luchaba por mejores condiciones de trabajo a través de los sindicatos, que tenía clara ideas socialistas vinculadas con los partidos comunistas de la época, que se oponía al imperialismo norteamericano y que luchaba por derechos sociales y culturales en medio de una sociedad que formó a su burguesía en escuelas europeas y norteamericanas, constituyéndose como una élite apátrida y entreguista, que practicó el racismo y la explotación contra el indio y el negro, que eran los sujetos históricos de la revolución, pues luchaban por su libertad, y que dejaron de ser los esclavos del siglo XVI para convertirse en los obreros y campesinos del siglo XX. Son los históricamente oprimidos. Los ensayos políticos de José Carlos Mariátegui, novelas como “El Tugsteno”, de Cesar Vallejo, o las obras de arte de Oswaldo Guayasamin y Cesar Rengifo nos grafican claramente aquella sociedad, que desde los inicios del siglo XXI comenzó a transformarse con la llamada Revolución Bolivariana y con creación de un bloque latinoamericano de gobiernos progresistas. Bolivia es parte fundamental de esa historia, pues constituye una experiencia revolucionaria que toca uno de los temas más sensibles de América Latina: la identidad.

El racismo practicado por las élites bolivianas determina en gran medida el fenómeno político y social que hoy vive el país altiplánico. No podemos analizar la lucha de clases en América Latina, y especialmente en Bolivia, si no hablamos del racismo que se ha practicado desde la invasión de los españoles al continente. La colonización constituye un fenómeno determinante en la historia de los pueblos Latinoamericanos, y este no fue un proceso meramente económico o político, sino que fue profundamente racial y cultural, pues no solo se llevaron el oro, sino que nos impusieron su idioma y su religión a través de la violencia. Por ello desde hace más de quinientos años los pueblos que habitan el continente americanohan mantenido un proceso de resistencia y así han conservado parte importante de su cultura ancestral. Es fundamental destacar, que luego de la colonización se desarrolló un feudalismo esclavista y un capitalismo tardío y escuálido, donde más avanzaron las ideas de la ilustración francesa que los procesos de industrialización. En tales condiciones económicas y sociales América Latina siempre ha sido un campo fértil para las revoluciones, pues la explotación ha sido doble, el pueblo ha sido explotado por su condición de obrero y campesino, pero también por su condición racial. En el caso particular de Bolivia podemos decir que toda la clase trabajadora es indígena, y el indígena fue tratado por muchos años en su propio país como un ciudadano de segunda clase. 

L'immagine può contenere: una o più persone e spazio all'apertoEn Bolivia la comunidad indígena representa el 72% de la población, sin embargo, el primer presidente indígena de su historiafue electo en el año 2005. Así el líder Aymara, Evo Morales, levantó la Wiphala y también las banderas del socialismo, lo hizo junto a líderes como Hugo Chávez, Rafael Correa y Fidel Castro. Evo Morales ganala presidencia de la republica 3 veces de forma consecutivas, fueron procesos electorales donde se derrotó a las élites económicas con las reglas de la democracia burguesa, no obstante, como escribió Sartre en el prólogo de “Los condenados de la tierra” de Franz Fanón, “En las colonias, la verdad aparecía desnuda; pero la metrópolis la prefería vestida”, por esta razón al imperialismo la democracia en América Latina le resulta incómoda, pues tiene un color moreno, tierra en las manos y un casco de obrero. Aun y cuando el pueblo se manifestaba a través del sufragio, las victorias siempre fueron cuestionadas por organismos como la OEA y los medios de comunicación al servicio del capital trasnacional mostraba a líderes como Evo Morales como un dictador, finalmente estos casos demuestras que los medios son un engranaje corporativo en el gran mecanismo de dominación capitalista.

El golpe de Estado en Bolivia comenzó cuestionando la legitimidad de proceso electoral, luego negando los resultados y promoviendo la desestabilización de la política a través de la violencia, continuó con el amotinamiento de las fuerzas policiales y armadas obligando al presidente legítimo a presentar su renuncia, y finalmente impuso inconstitucionalmente un presidente interino que comenzó de inmediato la represión y la persecución. Pero ¿A quién reprimen y persiguen en Bolivia? Reprimen al pueblo humilde que vio crecer su salario más de 350% desde la llegada de Evo Morales a la presidencia y que salió a la calle para que su voto sea respetado, reprimen a los movimientos sociales que están enardecidos pues no quieren volver a los años donde se practicó la tortura y la desaparición de personas con asesoría de la CIA, reprimen a los indígenas que protestan, pueslos sectores contrarrevolucionarios y racistas han quemado sus símbolos en actos públicos, reprime a los militantes de Partido Movimiento Al Socialismo (MAS) que se manifiestan en defensa la victoria de Evo Morales y de la constitución.

Nessuna descrizione della foto disponibile.En Bolivia, la oposición acusaba a Evo Morales de dictador a pesar de haber ganado con cifras históricas las elecciones. Al que llamaban dictador los medios de comunicación al servicio de la burguesía lo podemos ver como el líder indígena que promovió los valores más profundos de la democracia en su gestión. Cuestión que no se ve en el presente: en menos de un mes, el gobiernoinconstitucional de Jeanine Añez y las fuerzas armadas han asesinado a 32 personas en manifestaciones públicas y además ha firmado un decreto donde exime de toda responsabilidad a las Fuerzas Armadas a la hora de ejercer la violencia. hoy en Bolivia la policía puede matar sin las restricciones de la ley. Los que se llenaban la boca diciéndole a Evo Morales, dictador; se parecen mucho a Pinochet. Por esto la violación de los derechos humanos se ejerce se forma impune y sistemática desde que se ejecutó en Bolivia el Golpe de Estado con la complicidad de la OEA.

La situación de violencia, inestabilidad, crisis y zozobra que actualmente vive el país altiplánico no se vio nunca en los 13 años de gobierno del dirigente aymara, por lo contrario, en su gobierno Bolivia se convirtió en la economía con el crecimiento más importante en América Latina logrando que su PIB creciera un 327%, el analfabetismo pasó de un 13,3% a un 2,4, disminuyó la pobreza extrema de un 60% a un 35%, aumento su índice de Desarrollo Humano a 0,693, según la OMS aumentó en 173% el presupuesto de salud y cumplió cabalmente con el cronograma electoral pautado por la constitución, es decir, Evo Morales garantizó como nunca antes en la historia del país: crecimiento económico, estabilidad política y justicia social. Pero ni la burguesía, ni los representantes del imperialismo aceptan que un obrero indígena sea el exitoso presidente de un país, por eso, como en Venezuela, promueven la desestabilización cada vez que tienen la oportunidad. Hicieron un Golpe de Estado hablando de fraude electoral, pero es evidente que es la utilización de la democracia como máscara para esconder el rostro del imperialismo y la burguesía, que van democratizando balazos cada vez que toman el poder.

El golpe de Estado es una estrategia para detener el avance del exitoso modelo de Morales y enjuiciarlo como hicieron con Lula Da Silva, desmoralizar al movimiento de izquierda latinoamericano, tener el control de los recursos naturales como el gas y el litio, e imponer a la fuerza el modelo neoliberal que sumió a toda la región a la dependencia política y económica de EEUU. Sin embargo, los intereses de la clase obrera y del propio continente se manifiestan cada vez con mayor fuerza y las contradicciones se agudizan en toda la región. La resistencia popular y la solidaridad debe continuar a pesar del silencio de los medios de comunicación y de la mal habida ley que pretende enterrar el daño que le han hecho a la democracia y a la patria con unas elecciones ilegales, amañadas y apoyadas por la OEA. Razón tenía el Comandante Che cuando dijo “No hay que confiar en el imperialismo ni un tantito así”. Esto sucede mientras en la calle se exige justicia y que se respete la verdad desnuda y la democracia morena, la que tiene el color y la voz del pueblo.

 

Dialogo y ¿socialismo?

por David Gómez Rodríguez
@davidgomez_rp

El dialogo político es terreno fértil para avanzar sólo si los objetivos que nos trazamos como revolución siguen germinando en las estructuras que constituyen la nueva geometría del poder. Es menester recordar que hemos emprendido esta lucha por la independencia y el socialismo sobre las bases del Estado burgués y la lógica que gira alrededor de él, en el camino hemos alcanzado grandes victorias, pero no es menos cierto que hemos tenido que actuar con una astucia política superior para poder vencer en su terreno a los detractores del proyecto chavista. Sobre la base de la democracia y la pluralidad es necesario y correcto avanzar en un proceso de reconciliación política, pero esto no implica renunciar a nuestros proyectos, sino generar las condiciones políticas económicas y sociales para mantener la paz. Si bien en otras experiencias revolucionarias estas contradicciones se han resuelto a través de la violencia, justificada en la lucha de clases, no es menos cierto que en Venezuela hemos desarrollados conceptos y métodos para construir nuevas estructuras garantizando desarrollo humano y evitando la guerra. En estos conceptos y métodos debemos insistir.

El dialogo no proporciona soluciones mágicas a una realidad compleja y dramática, pero si es una puerta abierta a: 1) Nuevos escenarios políticos en los cuales trabajar en el marco de nuestra legalidad y nuestras instituciones; 2) El rechazo a los sectores que han apostado por la violencia y las vías inconstitucionales, no debemos olvidar que ellos mismos se han deslegitimado, pues han comprometido su palabra, su moral e incluso la patria en fórmulas que nada tienen que ver con la democracia y la cultura política venezolana; 3) La normalización de las relaciones con aquellos actores que a nivel internacional se dejaron presionar por la política injerencista de EEUU a cargo del John Bolton (actor que ha salido circunstancialmente del escenario) o aquellos que apoyaron de forma irresponsable las iniciativas de presión propuestas por los sectores más irresponsables y radicales de la oposición venezolana.

En tal coyuntura política, en lo sucesivo, tenemos la tarea de jugar en dos escenarios, el político institucional y el popular. En el político institucional es fundamental seguir garantizando la diplomacia bolivariana de paz, superar las sanciones y consolidar las nuevas relaciones estratégicas para garantizar los derechos sociales del pueblo venezolano, y generar las condiciones para que todos los sectores políticos del país asuman el juego democrático y el respeto a la constitución, por ello volveremos a la AN y se generaran reformas en el CNE. En el escenario popular es vital doblar esfuerzos en torno al reimpulso de Poder Popular y la construcción del Socialismo Bolivariano del Siglo XXI, generando espacios de producción que se conecten con mayor eficiencia a las estructuras de autogobierno, es decir, la consolidación de la nueva geometría del poder. Para ellos hará falta subir la moral y exigir eficiencia, pues dialogo no es solo con la oposición, sino con aquellos sectores revolucionarios que han mermado su actividad, no por el ataque del imperialismo, sino por el ataque del reformismo y los grupos económicos apoyados por traidores. En este sentido también tenemos que ofrecer garantías de avance para el pueblo.

Podemos vencer, debemos recordar que una transición no es un proceso de corto plazo, nuestra lucha amerita de mucho pensamiento dialectico, consciencia, constancia, valentía e ingenio, solo reinventándonos en cada escenario de conflicto podremos vencer al imperialismo y construir paso a paso, semilla a semilla, poema a poema, el socialismo.

Producir construyendo el socialismo

por David Gómez Rodríguez
@davidgomez_rp

Desde las manos construimos ese país

En hilos en telares para el manto,

un país que va haciendo el camino

  Para lugar preferido para ese paso

Carlos Roberto Gómez

La verdadera razón por la que el país, bajo el embate de la guerra imperialista, enfrenta esta grave crisis, es una razón estructural y no circunstancial, es cierto que sin la persecución de EEUU no estaríamos en esta situación, pero siendo la naturaleza del imperialismo contraria a la democracia y por lo tanto hostil y la violenta, es nuestro deber construir un modelo de producción que garantice una revolución económica profunda, es decir, que democratice de forma eficiente los medios de producción basándose en los tipos de propiedad consagrados en nuestra constitución y dando especial atención a la propiedad comunal y Estadal, a la vez que se consolidan a nivel internacional las alianzas que se vienen tejiendo en torno a un mundo pluripolar, que den pie a nuevos escenarios, donde los pueblos gocen del respeto que merecen por la paz y el desarrollo.

Si bien la revolución política ha construido las bases para avanzar hacia una revolución más profunda y el pueblo ha dado pasos importantes en experiencias puntuales en esa misma dirección, diferentes factores, entre los que se incluye el poder de los sectores reformistas dentro del Estado, han impedido una radicalización mayor al respecto en estos años de revolución y nos han llevado a un estado de estancamiento en este respecto. En tal sentido, si, es necesario convocar al país a la producción para vencer a través de la soberanía económica a las sanciones y los sabotajes, pero al mismo tiempo es vital para nuestro proyecto bolivariano que incentivamos nuevamente el debate sobre los modelos de gestión y dirección en el socialismo, y definir en torno a las estructuras populares que la propia revolución ha creado, los mecanismos por medio de los cuales podamos gestionar con eficiencia los recursos en el territorio, es decir, avanzar hacia el socialismo comunal y productivo. Si apuntamos políticas a construir un poderoso aparato productivo y descuidamos la esencia chavista de ese proyecto, estaremos respondiendo al ataque del imperialismo, pero no necesariamente estaremos avanzando hacia nuestro objetivo estratégico: el socialismo.

Socialismo, Democracia y el Desarrollo Humano

Pero ¿cómo se construye ese socialismo? Desarrollando la más radical de las democracias. Es decir, el socialismo debe ser fruto del trabajo del propio pueblo, de la clase trabajadora que, aunque golpeada, cada vez está más preparada organizativa e intelectualmente. El Socialismo Bolivariano del Siglo XXI se materializa en las estructuras comunales, que amplía las posibilidades de desarrollo de las personas a la vez que teje nuevos circuitos de poder que tienen como fin la superación del Estado Burgués. Es por esto que Lebowitz (2013) señala que “independientemente de todas las diferencias, todos los caminos al socialismo necesariamente deben crear las condiciones para que los seres humanos puedan transformarse a sí mismos mediante su actividad”; siendo así, un objetivo común en todas las formas del socialismo es el Desarrollo Humano, una nueva visión sobre el desarrollo que amerita un nuevo sistema, un nuevo modelo de gestión.

Nuevo modelo de gestión                                   

Es necesario dar sentido práctico a cuestiones como la planificación democrática de la economía. Solo a través de un modelo de gestión en el que los trabajadores son participes en todos los niveles en la toma de decisiones que determinan la producción, es posible hablar de un sistema de gobierno socialista, pues no sólo se trata de hacer posible que todos tengan acceso al trabajo en un medio de producción que esté al servicio del desarrollo de la nación, sino que es necesario que la gestión sea dirigida directamente por los que allí laboran, conducidos políticamente por el gobierno comunal, que a su vez actúe en base a los objetivos planteados por el partido (Evidentemente nos falta mucho para llegar a este punto). Las herramientas jurídicas para hacer esto posible las tenemos, son las leyes del poder popular, asimismo en torno a la unión cívico-militar en la alianza entre las estructuras comunales y la milicia nacional bolivariana, es posible diseñar planes para garantizar la producción, viendo esto como un tema de soberanía. Actualmente estamos en una situación de guerra, donde las circunstancias nos permiten implementar nuevas fórmulas, es necesario adelantar estrategia hibridas con el objetivo de incorporar a la mayor cantidad de actores a la recuperación económica, no obstante, es fundamental avanzar en todos los espacios posibles hacia el Estado Comunal.

El Estado Comunal y su relación con el Control Obrero                  

La construcción del Socialismo Bolivariano del Siglo XXI supone el éxito del Estado Comunal. Esto necesariamente debe superar lo meramente político para abarcar lo económico. No obstante, las contradicciones se agudizan, cuando en el marco de la lucha de clases, los trabajadores no sólo se organizan para crear empresas sino también para tomarlas o “recuperarlas”. Entonces, en un contexto de guerra, donde gran parte de la burguesía nacional se ha prestado a colaborar en la guerra contra el pueblo de forma directa o indirecta ¿No es hora de incentivar este debate en el seno del pueblo y señalar las razones estructurales de la miseria en el mundo? ¿Producir? ¿Producir dónde y cómo? El debate llega a la democratización de los medios de producción. En el  socialismo este es el meollo del asunto.

Debemos reincorporar a Marx al debate económico con el mismo énfasis con el que incorporamos a nuestro Libertador Simón Bolívar cuando hablamos de independencia, sino corremos el riesgo de perder la brújula, pues en el capitalismo también se produce y no se trata de resolver el problema económico esquivando la razón por la cual la revolución política fue realizada: la construcción del Socialismo Bolivariano del Siglo XXI. Se trata de vencer la guerra económica desarrollando nuestro modelo de desarrollo económico, político, social y cultural. Por ello debemos lograr que cada espacio productivo que la revolución consolide junto al pueblo, sea un espacio donde se desarrollen nuevas relaciones, que las semillas se conviertan en alimento y al mismo tiempo en estrellas rojas que podamos sembrar en nuestra tierra tricolor.

Sanciones de miseria, corrupción y contraofensiva

por David Gómez Rodríguez
@davidgomez_rp

¡Entendamos! Para que el mundo avance hacia el desarrollo humano y la paz hace falta una vocación democrática que implica dinámicas respetuosas de la libertad en lo interno de los países, así como el respeto a la autodeterminación de los pueblos, la independencia y la paz en el escenario internacional. Romper con estos principios es romper con la estabilidad política del mundo, más si se hace sin disimulo, abanderando una política hostil y sistematica que irrespeta la carta de las Naciones Unidas, organización que finalmente parece ser retratada de forma casi exacta en la canción “Divorcio balanceado” de José Alejandro Delgado.

La guerra que todos ven, pero que muchos pretenden negar, cada vez se hace más grande, incluso hay titulares en el mundo que rememoran la Guerra Fría y por lo tanto se hace cada vez más difícil tapar el sol con un dedo: EEUU ejerce contra Venezuela medidas ilegales unilaterales y bélicas. Lo ha hecho a través del apoyo a golpes de Estado, el ataque a la economía, el bloqueo financiero y la amenaza del uso de la fuerza. Todo por petróleo y poder, no por la democracia y la libertad, ese es un cuento que ya ni el Capitán América se cree.

EEUU junto a sus operadores políticos en Venezuela atacan al pueblo para acabar con el Estado, dicen “todas las opciones están sobre la mesa, incluyendo la oposición militar”, pero las sanciones son la metáfora financiera de las bombas, un misil no hace falta para generar sufrimiento, muerte y miseria cuando logras que el funcionamiento de un país se vea en una situación franca de crisis al retener 5 mil millones de dólares en diferentes bancos de mundo a punta de amenazas y bloqueando de forma sistemática las vías comerciales por las cuales se abastece de insumos médicos, alimenticios e industriales a la nación, así las ruinas terminan evidenciándose en la calidad de vida de las personas, las grietas que se ven sobre los edificios libios se pueden ver en el rostro de un pueblo que a pesar de la arremetida mantiene la cabeza en alto y la sonrisa, pues es su dignidad lo que defiende, su patria y sus valores.

¡No se deje engañar! A ningún gobierno le conviene la inestabilidad política y económica, menos si es chavista. La causa de los más graves males que hoy nos aquejan está en la pretensión de dominio de los EEUU y en la vocación entreguista de la oposición venezolana. Seguro sale alguien en este momento a hablar sobre la corrupción, pues hagamos un trato, venzamos al imperialismo con unidad nacional y con la misma fuerza le entramos en cayapa, con comunas, sociedad civil, colectivos, curas y hasta malandros a los corruptos y vendepatrias, que comience la operación tum-tum del pueblo con constitución en mano, esa será la mejor garantía de que la revolución no se coma a sí misma, porque si no dejamos a los gringos comerse a la patria mucho menos debemos permitir que los criollos (de ningún color de franela) hundan el proyecto de Chávez, la patria buena. Que finalmente le conviene hasta a los sectores nacionalistas de la oposición.

Entonces, vencer en estas guerras pasa por radicalizar la revolución, es decir, nuestra contraofensiva debe ser profundizar en la democracia participativa y protagónica, en el poder popular, en la diversificación del aparato productivo, en la economía socialista, en el desarrollo humano, en las misiones sociales más allá del rentismo petrolero, en la organización de los obreros en PDVSA, en la consolidación de nuestras relaciones con el mundo a través de la diplomacia Bolivariana de paz (incluso con EEUU si aprende a respetarnos), en la revolución cultural y en la unidad del movimiento popular de Venezuela y de todo el continente. Esta es la razón por la que EEUU nos ataca y será la vía por la cual venceremos.

¿De qué se trata el ataque contra Venezuela?

por David Gómez Rodríguez
@davidgomez_rp

“La humanidad es una herramienta ideológica
particularmente útil para la expansión imperialista”
Carl Schmitt

El asedio contra Venezuela se intensifica, algunos dicen que es porque EEUU y sus países cipayos defienden la libertad, la democracia, la paz e incluso de la humanidad, pero seamos sinceros, más allá de las películas ¿cuándo el imperialismo norteamericano ha representado realmente esos valores? ¡Nunca! A lo sumo, es una simple operación propagandística, una ilusión, pues han creado a través de la industria cultural ciertos arquetipos sobre el héroe y el dictador y como resultado han construido la falsa idea de un antagonismo entre lo “norteamericano” y lo antidemocrático, a través de esa narrativa nos han creado un héroe defensor de la humanidad, la democracia, la paz y la libertad, que realmente es fascista, clasista y colonialista.

Entonces, para los EEUU no se trata de una lucha por la democracia, pues ellos justamente le temen a Venezuela por construir y practicar una democracia sólida y popular, que no encuentra sus límites en las urnas electorales (que son utilizadas en Venezuela con más regularidad que en cualquier país del mundo), sino que llega al nervio del poder a través del pueblo organizado, que constituye la base para la construcción del socialismo en el siglo XXI. Queda claro, el problema de EEUU con Venezuela es que revivimos a través de la democracia participativa y protagónica al proyecto socialista después de que lo habían declarado muerto.

Para ellos no se trata de la libertad, porque somos nosotros los que hemos dado sentido a ese concepto en América por más de 200 años. Bolívar representa indiscutiblemente para todos: libertad. Pero William Tudor, escribe al Departamento de Estado el 3 de febrero de 1827: “La esperanza de que los proyectos de Bolívar están ahora efectivamente destruidos, es una de las más consoladoras (…) los Estados Unidos se ven aliviados de un peligroso enemigo en el futuro, de haber triunfado, estoy seguro, hubiésemos sufrido su animosidad”. Entonces, el problema de EEUU con Venezuela es que revivimos a Bolívar y sus ideas después de que lo habían declarado muerto junto a la oligarquía colombiana.

Para ellos no se trata de la paz, porque nosotros hemos impulsado mecanismos de integración y cooperación con los pueblos y gobiernos del mundo, en especial los de América Latina. Ellos están preocupados por perder su hegemonía sostenida con una política guerrerista. Están preocupados por la creciente tendencia hacia un nuevo orden mundial, donde Venezuela juega un papel importante por su potencial energético y su posición geopolítica. El problema de EEUU con Venezuela es que revivimos el concepto de independencia y el proyecto de integración latinoamericana, que constituye un bloque determinante para el mundo, más si se siguen profundizando las relaciones con países como Rusia, Turquía, Irán y China.

Para ellos no se trata de la humanidad, porque ha sido Venezuela la que impulsó un sistema de misiones para la protección social, que redistribuyó de forma soberana las riquezas petroleras y logró aumentar el Índice de Desarrollo Humano de forma ininterrumpida desde la llegada del comandante Chávez. Ellos hablan de humanidad, pero imponen sanciones para que se profundice el desabastecimiento de comida y medicina en el país, atacan la economía y promueven el odio y la discordia entre países hermanos. De tanta prepotencia, guerra e invasión tienen las manos llenas de la sangre de la humanidad, son representantes de la miseria y la hipocresía, por ello el problema de EEUU con Venezuela es que revivimos nuestra soberanía, sobre todo en materia petrolera (cuestión que hay que defender hasta con los dientes) y desarrollamos políticas sociales, justas y solidarias para el pueblo.

Ellos, llenos de odio contra nuestra democracia, contra nuestra libertad, nuestra paz y contra lo que representa nuestra humanidad, han iniciado una nueva etapa de la agresión, pues al no poder por medios políticos derrocar al gobierno legítimo y a la voluntad de todo un pueblo que ha votado una y otra vez por el proyecto bolivariano y chavista, han iniciado un plan en el que no se descarta el uso de la fuerza y la violación de la soberanía, como ha afirmado el mismo Trump. Y aunque ya ejecutaron un ataque terrorista contra la vida de Nicolás Maduro, presidente reelecto por el pueblo venezolano, que tomará posesión legitima de su cargo el próximo 10 de enero del 2019, no lo hacen solo contra él, lo hacen contra el pueblo venezolano, lo hacen contra nuestra soberanía, contra nuestro derecho a la paz y a la autodeterminación.

No queremos decir que todo está perfecto dentro de la Revolución Bolivariana, ciertamente tenemos problemas qué resolver, y los resolveremos los venezolanos y las venezolanas, como lo hicimos con Chávez en más de una ocasión. Pero mundo, gente buena, es importante que vean que el mayor obstáculo que tenemos es la obsesión imperialista de los EEUU contra Venezuela, es la guerra y el bloqueo que nos han impuesto por cometer el delito de ser una alternativa al capitalismo, una maravillosa esperanza.

El dilema del pueblo francés frente a Macron ¿Las llamas en París van de amarillo a rojo?

por David Gómez Rodríguez
@davidgomez_rp

Y ahora que las chispas de una revolución ciudadana comienzan a incendiar conceptos y realidades en Francia, los que ostentan el poder se tocan el cuello y organizan sus estrategias para tratar de contener lo que ha toda vista se ha convertido en un levantamiento contra el sistema neoliberal y no sólo contra una medida arancelaria, que ciertamente ha servido para derramar el vaso de la paciencia de los trabajadores y las trabajadoras francesas. Parece que los “chalecos amarillos” son ahora un símbolo del pueblo y según las leyes del tráfico, después del amarillo viene el rojo. Entonces, parece que los parisinos han asumido vivir felices aunque no tengan permiso, quizá escucharon un poema de Mario Benedetti o la voz de Rousseau o las canciones de Marx. Lo cierto es que están resolviendo en la calle las preguntas no respondidas por Foucault y eso es loable.

Melechon, líder de la Francia Insumisa, denuncia que el gobierno “No ha anunciado nada sobre la situación social actual de los franceses: no hay impuestos ni reforma fiscal, ni aumento del salario mínimo. El Primer Ministro advirtió que la gente tendrá que pagar esta suspensión por una disminución adicional en los servicios públicos. La prioridad del poder sigue siendo proteger a los ultra ricos para quienes aún no está en la agenda la restauración del impuesto sobre la fortuna”, con esto deja claro que los objetivos del pueblo que se encuentra en la calle en defensa de sus derechos y luchando por sus sueños, no han sido alcanzados aún y que el gobierno de Macron lejos de darles una respuesta coherente con sus necesidades (que son las de la mayoría), insiste en burlarse de la inteligencia de los ciudadanos y las ciudadanas tomando medidas aplazatorias y no de transformación estructural de una política neoliberal agresiva que ha afectado la calidad de vida de los franceses. Parece que con las concesiones dadas el gobierno simplemente busca rebajar el amplio apoyo al movimiento en la opinión pública, que según los sondeo, tiene el 70% de aceptación.

Finalmente es la continuación de la misma estrategia política antipopular, pues a pesar de doblar el brazo a regañadientes por la fuerza del pueblo, mantiene en medio de la República la arrogancia y prepotencia de la monarquía. Se trata de defender al sistema neoliberal incluso a costa de la democracia y muy a pesar del bienestar social, en palabras del líder de la Francia Insumisa “el presidente de los ricos protege los privilegios de sus mentores”. La cuestión ahora es ver la respuesta, no sólo de los chalecos amarillos, sino de todos los sectores sociales que se sienten afectados por el actual gobierno, pues está claro que no se trata solo de los 136.000 personas que según el Ministerio del Interior de Francia participaron en las protestas en todo el país, sino de todos los que creen en la justicia social.

El pueblo tiene dos opciones, caer en la trampa del aplazamiento o intensificar la lucha haciendo que las llamas en París vayan de amarillo a rojo es el dilema actual, y esto último no significa incendiar el país, esto significa que es necesario hacer del fuego interno que los moviliza plataforma de conciencia ciudadana, organización revolucionaria, movilización social y constancia. Solo así se podrá avanzar hacia nuevos escenarios de justicia social, democracia real y estabilidad política en Francia.

Por otro lado, uno de los problemas principales tanto del gobierno como del movimiento ante esta crisis, es la de definir voceros capaces de expresar con legitimidad la voz de todo el movimiento, que ciertamente nació como una protesta popular por el aumento del impuesto a los carburantes, pero que se ha transformado en una manifestación generalizada por la pérdida del poder adquisitivo de los franceses y con demandas de todo tipo que incluyen a diversos sectores sociales, entonces es un reto para la dirigencia política opositora a Macron y al neoliberalismo ponerse a tono con las formas y las aspiraciones del pueblo, esto es vital para poder avanzar más allá de lo que las protestas permiten, pues como demostró la Revolución Francesa, no se trata solo de cortarle la cabeza al rey.

“Nunca aceptaré la violencia”, dijo Macron en una rueda de prensa el día sábado en Buenos Aires, ciudad donde se desarrolló la cumbre del G20, en la que se sentía en su trono, lejos de la Francia que ardía. Pero ¿No es violencia lo que ejerce el estado contra sus ciudadanos? En tales circunstancias la insurrección está justificada, pues no se puede permitir que la injusticia se haga plan de gobierno. No obstante, lo realmente transformador será la construcción de un nuevo contrato social que se comience a debatir y edificar desde las bases. Melechon está muy claro en esto al declarar que “Macron se equivoca si piensa que tales artificios pueden detener un movimiento tan profundo y amplio. Es una revolución ciudadana que ha comenzado. Si el gobierno no quiere tomar medidas coherentes, debe volver a las urnas”. Y así reivindica la democracia como la verdadera solución, no sólo al problema circunstancial al que se refiere, sino al estructural.

Andrés López Obrador, mucho más que un hombre maduro

Risultati immagini per comunas Venezuelapor David Gómez Rodríguez
@davidgomez_rp

El nuevo Presidente de México ha demostrado ser mucho más que un hombre maduro, está lleno de una voluntad, una moral y una constancia que se ha materializado en la conquista de la presidencia a partir de una lucha de muchos años junto a su pueblo. Evidentemente decir esto de esta manera tiene toda una intención, pues a pesar de que ciertamente la Revolución Bolivariana ha representado para el mundo y en especial para la región una influencia transformadora, pero sobretodo una esperanza popular, hoy esa responsabilidad debemos compartirla con México (aunque para algunos parezca prematuro). Con toda su investidura y liderazgo López Obrador lejos de ser un agente de Maduro es la posibilidad de madurar un proceso de transformación continental, que debe hacerse en unidad, como él bien lo ha dicho, con el ejemplo de Bolívar, Martí y Juárez.

Antes de las elecciones escribí que en México parece que cada vez que se acerca el amanecer llega un zorro y arrastra a la aurora con el hocico para que no aparezca, es la corrupción. No obstante, esta vez el zorro parece estar tan sarnoso que no puede con sus propias garrapatas, y comienza a iluminarse el horizonte, comienza a pintarse el cielo como si el sol fuese a aparecer para dejar al descubierto toda la miseria que hay que superar. Esa miseria la expuso Andrés López Obrador en su primer discurso como presidente, tocó temas muy sensibles y tomó decisiones de ejecución inmediata en varios respectos, que sobretodo llaman a reflexionar sobre el asunto moral en el ejercicio del servicio público, cuestión que habla mucho de su carácter. México no solo amanece con un nuevo Presidente, sino con la posibilidad real de unirse como país en torno a un proyecto de renovación que lo lleve a ser ejemplo de desarrollo y justicia social en el continente.

Algunos sectores indican que este líder no representa a la izquierda, pero como latinoamericano lo que nos debe importar sobretodo es que represente la dignidad, la integración, la independencia, el desarrollo humano, la democracia, la solidaridad y la justicia. La izquierda hoy parece estar carente de pueblo y es algo que debemos estudiar con urgencia, pues al termino izquierda muchas veces lo han llenado de clichés inútiles, es un debate que debemos dar dentro de los partidos y organizaciones sociales ¿Que estamos haciendo como izquierda hoy? ¿Somos realmente fuerzas políticas útiles para el pueblo y sus diversos sectores sociales? ¿Estamos siendo correspondientes tanto practica como discursivamente con este tiempo histórico?

En tal sentido, creo que hay que apostar por lo útil para la independencia, la justicia social y la integración regional, seamos pragmáticos en este asunto, pues si los valores antes mencionados se ejercen estaremos garantizando un proceso de transformación tan poderoso como el concepto de la dictadura del proletariado en el siglo XX. El socialismo no es un jugo instantáneo, desde Venezuela lo podemos decir con propiedad. El socialismo tampoco es una etiqueta, pues no nos vale de mucho gritar que somos marxista leninistas si no somos capaces de sembrar una semilla, desarmar a los oportunistas y ejercer “El golpe de timón”, es decir, si no garantizamos nuestra soberanía alimentaria, luchamos contra la corrupción y la ineficiencia, y organizamos el poder en tornos al Socialismo Bolivariano del siglo XXI creando una cultura y una estética para ello. No se es socialista porque se diga, basta recordad que la noción de verdad en el marxismo es la praxis. Entonces, más allá de los enunciados es vital comenzar un proceso que reivindique el concepto de democracia directa, producción intensiva y formación política. AMLO por su parte tiene retos similares en México (Quizá en una etapa inicial), pero no dependerá solo de su capacidad, sino de la de su partido, del tonelaje que tenga esa organización llamada MORENA para cargar con las aspiraciones históricas del pueblo y definir a corto, mediano y largo plazo un programa de lucha y una dinámica que le permita e ir creando un tejido social que rompa con lo establecido por la lógica de la corrupción, la dependencia y el coloniaje. Quizá en México no se esté hablando hoy de socialismo, pero se está hablando de democracia, y no hay concepto más peligroso en el presente para el sistema, pues es su forma revolucionaria termina convirtiéndose en poder popular.

Le corresponde a López Obrador ser un nuevo símbolo del alba, no solo para México sino para Nuestra América. Hasta ahora su estilo recuerda las formas de Pepe Mujica y los fondos del Comandante Hugo Chávez en sus primeros años como mandatario, esto sería un gran elogio para cualquier revolucionario. No obstante, nos tocará a nosotros, los pueblos, y a la historia juzgar si AMLO termina siendo, por su experiencia, por sus valores y por la importancia del país del que ahora es Presidente, el hombre que vuelva a encender en el continente los motores de una revolución mayor. Tiene una responsabilidad importante en los hombros, pues luego de la elección de Bolsonaro en Brasil y de Duque en Colombia el panorama se veía ensombrecido para los pueblos en la región, en este contexto Andrés López Obrador es un destello de esperanza, por cuanto todos y todas empeñamos un poco de nuestros corazones en su obrar. ¡Viva México, que tiene un pueblo tan recio como hermano!

El avance circunstancial de la ultraderecha en América Latina y el reencuentro en el ALBA

Immagine correlatapor David Gómez Rodríguez
@davidgomez_rp

El reencuentro, como estrategia política, constituye una vía vital para asumir los nuevos retos que cada país y la región tiene frente a una avanzada de la ultraderecha en el terreno político. Tras la llamada “década ganada” del ALBA muchos pensaron que este escenario era casi imposible y se ocuparon en resolver los enredos que la administración que el propio Estado supone, desplazando al segundo plano, en mayor o menor medida (según el caso), la transformación de ese Estado y las medidas para la ampliación del poder del tejido social que se venía organizando en torno a categorías y realidades que dieron un nuevo aire para el socialismo. Finalmente, nuestros errores son tan reales como el imperialismo y hay que aprender de ellos.

Si ponemos como ejemplo a Brasil, podemos decir con las palabras de Marcelo Brignoni “El triunfo de Bolsonaro se viene construyendo en la descomposición del tejido social brasileño desde hace mucho tiempo y también forman parte de esa historia, errores de gran tamaño de los gobiernos del PT” cuestión que nos deja como tarea “Aprender que las fuerzas populares tienen que entender y respetar la cultura y la identidad de los pueblos a los que quieren representar, porque el pueblo no se equivoca, se equivocan los dirigentes que no son capaces de construir los canales para que el pueblo pueda expresarse en su propia defensa, sin subestimaciones, ni agendas impuestas que no son de su interés”, cuestión que se suponía, en la izquierda, ya habíamos aprendido hace mucho. Nos damos cuenta entonces que no bastan los libros de marxismo, las consignas o las anécdotas heroicas del Che para gobernar, vale más ejercer el materialismo histórico y dialéctico como método, renovarnos desde el punto de vista discursivo y construir en la práctica un sistema complejo y orgánico de organización, que priorice la capacidad del pueblo para ejercer el poder del soberano y que proporcione mayor alcance a las organizaciones populares para profundizar y proteger tanto las conquistas sociales como los mecanismos de integración que se procuran en el continente desde los tiempos de Bolívar.

Enemigos no faltarán. No debemos obviar que los planes de conspiración contra esta unidad son tan antiguos como el propio sueño al que se empeñan en desaparecer, basta leer las palabras de William Tudor, quien escribe el 3 de febrero de 1827 al Departamento de Estado de EEUU. “La esperanza de que los proyectos de Bolívar están ahora efectivamente destruidos, es una de las más consoladoras (…) los Estados Unidos se ven aliviados de un peligroso enemigo en el futuro, de haber triunfado estoy seguro hubiésemos sufrido su animosidad”. En este instante me imagino (si es que hace falta imaginarlo) a alguien como Duque, Almagro o Bolton diciendo exactamente lo mismo, pero a través de otros medios. Las herramientas del imperialismo se han modernizados y hoy día tenemos el Caballo de Troya dentro de nuestras cabezas. Debemos hacer frente a ellas entendiendo que “No se corrompe al pueblo, pero frecuentemente se le engaña, y solamente entonces es cuando parece querer lo malo”, es decir presidentes como Macri, esto lo dice Rousseau. Nosotros no hemos perdido, la historia no ha acabado.

Nos vemos golpeados en un escenario que podríamos comparar, como bien lo hizo el profesor Luis Salas en su reflexión sobre la atroz victoria de Bolsonaro, con los difíciles momentos que vivió Chávez al oponerse al ALCA en un escenario totalmente adverso, o con aquellos tiempos tormentosos que Bolívar vivió en medio del proceso de independencia, donde la traición y el egoísmo no se hicieron esperar. No obstante, la realización de nuestro proyecto requiere de una voluntad del tamaño del cielo, aquellos hombres lo entendieron. En medio de la adversidad hay que continuar luchando y prepararse para la victoria, porque, como dijo el poeta Miguel Otero Silva “Arar nunca es en vano, ni en el mar”. Y sólo en la medida que afinemos nuestra estrategia de contraofensiva veremos nuevamente los frutos de nuestra siembra florecer como el alba.

¿Cómo empezar? 1) Dar continuidad a lo que resultó positivo; 2) Entender que, como dijo Sandino, “sólo los obreros y campesinos irán hacia el fin, sólo su fuerza organizada logrará el triunfo”, es vital practicar este principio de la lucha popular y darle nuevas dimensiones; 3) Iniciar un profundo debate sobre los intereses del pueblo en este siglo, no sobre las aspiraciones de los representantes de partidos, y del resultado hacer un programa de lucha; 4) Desnudar y deslegitimar al enemigo y no subestimarlo, pues algo está diciendo y haciendo que es lo suficientemente poderoso como para manipular, engañar o convencer a la gente para que vote contra sí misma, hay que identificarlo y revertir su efecto. Defender la verdad; 5) Ser creativos y resilientes; y 6) Hay que reencontrarnos dando sentidos orgánicos a nuestras relaciones. No hacen falta encuentros interminables para darnos golpes de pecho, sino asumir con actitud propositiva y coherente luchas concretas que conciencien, movilicen y organicen.

Entonces, frente al escenario de conflicto nuestra respuesta debe ser revisarnos y redoblar el trabajo. Por ahora, el escenario es adverso, pero vendrán nuevas condiciones y tiempos mejores para el proyecto de Bolívar y Chávez, para la justicia social, la equidad económica y el desarrollo humano. El alba.

Luchar contra la colonización en el siglo XXI

Risultati immagini per chavismo maduropor David Gómez Rodríguez
@davidgomez_rp

Hace una semana en Venezuela nuevamente se conmemoró el día de la resistencia indígena. Con este hecho se demuestra en términos prácticos que hemos asumido consciencia en torno a la importancia de lo simbólico, pues no es poco decir que mientras en el mundo celebraban el día de la raza o de el descubrimiento de América, en nuestra patria hemos decidido rendir honor a la valentía de los pueblos originarios al resistirse a lo que debe ser reconocido como el genocidio más grande y cruel cometido en la historia.

En ese entonce se utilizaron las tres calaveras de Colón como un instrumento con el cual abrieron una grieta por la cual luego pasarían, desgarrado hasta los huesos, la violencia y la miseria en busca de oro. No bastó y trajeron a fuerza de sangre la cruz, a la cual utilizaron más que como símbolo de salvación como herramienta de tortura. No la clavaron en la tierra sino en nuestras cabezas y en nuestra carne, no dijeron luz sino oscurana. No trajeron el cielo sino el infierno.

La situación en el siglo XXI no es muy distinta, hoy sufrimos de un terrible peligro en torno a la neocolonización, pues los territorios en disputa no sólo están demarcados por fronteras, o por el ejercicio legítimo de la soberanía, como en el caso de Puerto Rico, sino que hoy el territorio del que quieren hacerse está en nuestras mentes y espíritus, y del instrumento rudimentario de la religión pasaron a la construcción de una sofisticada industria cultural. Pues, conquistando nuestras conciencias ellos pueden acceder no sólo a nuestras tierras sino a nuestra voluntad. Así, siempre recibiremos a Rambo y al Capitán América con los brazos abiertos mientras destrozan nuestras ciudades y explotan nuestros campos petroleros a costa de proteger su mundo de “libertad”, un mundo del cual nos excluyen de forma racista y xenófoba, ejerciendo la doctrina Monroe como una práctica de dominación en donde sus portaaviones están también llenos de símbolos que apuntan a la conciencia, la cultura, la ideología y la identidad. Es la Cuarta Flota mass media. El caballo de Troya del siglo XXI.

El maestro Luis Britto García nos da luces al respecto en su libro El imperio contracultural: Del rock a la posmodernidad, y Dussel nos plantea la decolonización como un programa de lucha frente a esa realidad, en la cual tenemos como primer objetivo desaprender. Se trata de deconstruir la realidad levantada en base a arquetipos cónsonos con la reproducción metabólica del capital y plantearnos nuevos conceptos y formas de interactuar con nuestro entorno basado en prácticas y valores ancestrales cónsonos con un proyecto de justicia social, economía comunal y democracia participativa. Se trata de reconocernos y al mismo tiempo desarrollarnos en nuestros términos.

En este siglo hemos podido avanzar en este sentido, no sólo en términos filosóficos sino prácticos, hemos logrado mirar la realidad no solo desde la abstracción y hemos ejercido una militancia fértil a pesar de los embates continuos del imperialismo. Dussel asegura que “el imperio, Estados Unidos, ha ido siempre modificando sus prácticas para detener la emergencia de los pueblos latinoamericanos. En algún momento fueron las dictaduras militares, después fue el atractivo de la expansión de las trasnacionales y el neoliberalismo. Pero, efectivamente, desde el fin del siglo XX, desde 1999, y debe decirse que por influencia de la experiencia muy particular de Venezuela, hemos presenciado el avance de las fuerzas progresistas”. En el contexto actual vemos cómo este escenario se ve seriamente amenazado por el fascismo y el avance de una corriente de ultra derecha en el continente. No se trata de que en América Latina los ciudadanos se hayan hecho conservadores, se trata de un tratamiento de las esperanzas y un discurso agresivo que ha pretendido (y logrado en buena medida) el quiebre de los gobiernos de izquierda en el continente. Pero esto sólo es posible a través de la manipulación y el manejo de lo psicológico a través de una campaña sucia que podríamos categorizar como una guerra mediática sin precedentes, sólo comparable con la promoción del anticomunismo en los años de la guerra fría.

Es vital decodificarnos en un proceso que ponga como centro el debate económico y cultural, que nos permita identificar las formas de dominación tanto materiales como ideológicas que nos han impuesto, no sólo en la relación entre el colonizador y el colonizado, sino también entre los que fuimos colonizados. Este proceso de transformación pasa por todas las relaciones humanas, en especial aquellas que cumplen una función formativa. Es así como la familia, la comunidad y la escuela se convierten en espacios fundamentales para la construcción de una nueva sociedad, en ellos hace falta, como diría Paulo Freire, romper con la antidialogica y avanzar hacia una educación liberadora gestada en el vientre del pueblo mismo, en el que promovamos un proceso revolucionario “como una acción cultural dialógica que se prolonga en una revolución cultural, conjuntamente con el acceso al poder”. Desarrollando así un “esfuerzo serio y profundo de concienciación para que finalmente la revolución cultural, al desarrollar la práctica de la confrontación permanente entre el liderazgo y el pueblo, consolide la participación verdaderamente crítica de éste en el poder”.

La violencia humanitaria

Risultati immagini per chavismo maduropor David Gómez Rodríguez
@davidgomez_rp

De la narrativa del terror a la agresión imperialista contra Venezuela

Construir una narrativa que abra paso a la guerra constituye en Venezuela una estrategia de primer orden para el imperialismo, poco a poco se ha inoculado en el imaginario colectivo la idea de ingobernabilidad, autoritarismo, corrupción, violencia y crisis, como forma de justificar una intervención en el país. De esa forma se convierte la comunicación en el primer campo de batalla, donde se lucha contra la narrativa del terror. En tales circunstancias, defender la verdad constituye una acción que resguarda la soberanía y la paz.

Ciertos arquetipos sobre el héroe y el dictador han sido moldeados de manera sistemática a través de la industria cultural, como resultado han construido la falsa idea de un antagonismo entre lo “norteamericano” y lo antidemocrático, a través de esa narrativa nos han creado un falso héroe defensor de la humanidad, la democracia y la libertad, siendo este racista, clasista y misogino. En tal contexto, las palabras del alemán Carl Schmitt dejan las cosas muy claras: “La humanidad es una herramienta ideológica particularmente útil de la expansión imperialista”. Así se utiliza el concepto de humanidad como pretexto político para la dominación imperialista.

Entonces, han manipulado la noción de realidad a través de la ideologización y han ganado terreno en lo simbólico al imponer sus ídolos y farsas al mundo. Han creado al monstruo a imagen y semejanza de sus detractores y han vendido a un dios a imagen y semejanza de sus espejos, pues finalmente el imperialismo inserta sus espectros en el terreno psíquico y se potabiliza para los consumidores de todos los géneros en un sistema organizado para el ejercicio de la violencia y la dominación, es así como el Capitán América y Superman terminan siendo representantes de una cultura política que hoy tiene el rostro de Trump. Por esto una de las industrias más importante en la guerra imperialista es aquella que tiene la capacidad de producir la mayor suma de “plusvalía ideológica”, como categorizaría Ludovico Silva.

Hoy para cualquiera ciudadano promedio es más creíble la mentira más descabellada sobre Venezuela que la verdad más contundente sobre México o Francia, por ejemplo, en los medio de comunicación se habla de la dictadura en Venezuela como si fuese una verdad incuestionables, no obstante, cuando contrastamos tal narrativa con el peso de la realidad se convierte en una mentira insostenible, basta con investigar sobre el concepto de Democracia Participativa y Protagónica o sobre cualquiera de los 22 procesos electorales realizados en Venezuela los últimos 18 años, el asunto es tan evidente que incluso el propio Jimmy Carter dijo “el sistema electoral Venezolano es el mejor del mundo”, pero al parecer valen más los titulares sobre la dictadura y los fraudes, pues Venezuela es un laboratorio psicológico donde los “Fake News” son el pan de cada día. Caso contrario podemos observar frente a realidades tan alarmantes como las morgues móviles y el asesinato de periodistas y candidatos en paises como Mexico, o como las protestas por el avance de la política neoliberal de Macron en Francia o Macri en Argentina, vemos entonces que “la verdad constituye la primera víctima de una guerra” y su difusión depende más del poder constituido a fuerza de capital que de los valores con los que se funda el periodismo a nivel mundial, finalmente asistimos a un tiempo donde podemos hablar de un periodismo carente de responsabilidad y ética, hecho a imagen y semejanza de las corporaciones.

En Venezuela la narrativa de la dictadura generó las condiciones para la imposición de sanciones unilaterales por parte de Estado Unidos, cuestión que ha originado inmensos desequilibrios económicos en el marco de una receta guerrerista y ajena al derecho internacional, como la implantada en la Chile de Salvador Allende; esta agresión, la corrupción y la baja de los precios del petróleo ha dado como resultado una situación país en la que el pueblo venezolano se ha visto gravemente afectado, teniendo como consecuencias fenómenos como la pérdida del poder adquisitivo, el desabastecimiento y la migración, cuestión que ha dado pie a la fabricación de una nueva narrativa: la “crisis humanitaria”, que constituye una vía por medio de la cual disfrazar la violencia simbólica, la violación del derecho internacional y las pretensiones fácticas de ejecutar acciones militares en contra de la soberanía nacional.

Con la imposición de tal narrativa se ha iniciado una nueva etapa de la agresión imperialista, pues al no poder por medios políticos derrocar al gobierno legítimo y a la voluntad de todo un pueblo, han iniciado un plan en el que no se descarta el uso de la fuerza y la violación de la soberanía, como ha afirmado el mismo Trump. La estrategia es la securitización de un tema social y convertir a Venezuela de forma virtual en una amenaza para la región, utilizando finalmente esa ficción como corredor hacia la intervención armada. Al respecto vale la pena escuchar la última intervención del viceministro, Samuel Moncada, en la OEA, allí se develan con pruebas las pretensiones de EEUU apoyado por países como Colombia y Perú de seguir atentando contra Venezuela. Se suma la decisión presionada por Francia en la Corte Penal Internacional en contra de Venezuela, tema que tocaremos a profundidad más adelante.

Frente a tal escenario, debemos seguir apostando a la paz y a la verdad de los pueblos, como el Presidente Nicolás Maduro en la ONU, pero es preciso también aprender sobre Vietnam y Cuba, y leer en voz alta el siguiente fragmento de la proclama del General Cipriano Castro:

“Venezuela no podía esperar tan insólita agresión desde luego que no habían precedido las fórmulas de estilo en semejantes casos. Pero la justicia está de nuestra parte, y el Dios de las Naciones que inspiró a Bolívar y a la pléyade de héroes que le acompañaron en la magna obra de legarnos, a costa de grandes sacrificios Patria, Libertad e Independencia, será el que en estos momentos decisivos para la vida de nuestra nacionalidad, nos inspire en la lucha, nos aliente en el sacrificio y nos asista en la obra también magna de consolidar la Independencia Nacional. Por mi parte, estoy dispuesto a sacrificarlo todo en el altar augusto de la Patria (…) Delante de mí no queda más que la visión luminosa de la Patria, como la soñó Bolívar, como la quiero yo”.

(VIDEO) La alborada va guiando y a pata

Risultati immagini per marcha admirable campesinapor David Gómez Rodríguez
@davidgomez_rp

¡Vamos! Como en el poema de León Felípe, “La gran aventura”, a pintar un paisaje donde se divise la patria que queremos. Él describe y rehace la Castilla del Quijote, pero sobretodo la de un Sancho que va creciendo en medio de la poesía hasta llegar a ser el hombre realizado. Es el trabajador que ve al horizonte y levanta vuelo como el sol. Hay entonces que convocar a los pintores para rehacer nuestro paisaje, dar un escenario donde todo renazca y germine, yo votaría porque nuestra historia comience en el árido de Falcón, donde cantó Alí Primera, donde se puede divisar la llegada de la bandera en las manos de Miranda, donde podemos dejar el horizonte como un lienzo en blanco, con apenas un cielo azul, dos nubes minúsculas, unos chivos, unos cujíes, el recuerdo de unos guerrilleros que iban agarrando pa’ Lara y unos hombres arriando su propia vida con sueños y penas a cuestas. O en Portuguesa, donde lanzas una semilla y nacen tres árboles, donde el pueblo se levanta en una marcha admirable hasta Miraflores y da ejemplo de lealtad, organización y fuerza. También puede comenzar en Amazónas o Bolívar y hacer que las bestias mágicas que nos habitan salgan volando para desbordar los rios y encontrar santuarios donde mirarnos el alma. Pude renacer nuestra historia en cualquier punto de la patria, pero debe renacer y sonar como un repique de timbales, o como una flauta después de la lluvia, o como un tamunangue, que en medio de la madrugada da sones al fuego para homenajear en el baile a la vida, haciendo que hasta el viento se emborrache de cocuy.

Yo quiero en este paisaje hacer un eco de Sandino Primera rodeado de campesinos en medio de Caracas, quiero convocar junto a su canción a la alborada, esa que nos guía, la que intenta calmar las penas de hoy, la de nuestra gente con su rabia y amor, que señala a los traidores y a la trampa. Es poesible que tengamos que cruzar los caminos de Sancho y asumir un papel mucho más feroz contra los molinos de viento. O quizá simplemente tenemos que escribir nuestras propias quijotadas libertarias y comenzar a llamarlas Bolivarianadas, ¡Que bolivarianada la de los campesinos que hoy se encuentran frente a Miraflores! En cualquier caso, hace falta una poética que nos permita llevar el alba en el alma, que nos describa y nos mantenga en el tiempo, que nos permita cuestinarnos y crecer, que proporcione esperanza y arrechera, que sea fácil de llevar en la mano o en la boca, que contenga una pedagogía para la organización y el trabajo, que se haga carne y que camine, y que ese caminar sea también una forma de respirar y que todo nuestro oxígeno sea el amor. Hay que ir al calor de las comuna construyendo esa poética y más comunas. Hay que estimar el poder que tiene la creación y con ella militar.

La canción “La alborada guiando” es expresión de ello, pues constituye un eco del sentir de nuestro pueblo y esta compuesta por más que letra y melodía, sino que es la sintesis de una praxis, de un camino andado; la canción tiene muchos rostros y voces dentro de sí pues se manifiestan en posía las esperanzas, los dolores y las luchas que hoy nos conmueven. Cuando hablé con Sandino sobre éste artículo lo primero que me dijo fue “hay que difundir hasta la partitura, que el que quiera cantarla, la cante” y entonces constaté que el arte siempre tiene el poder de renovarse en lo colectivo. Se puede crear en colectivo, como se puede renacer en lo colectivo. Entonces, hay que ir llevando como en un espiral este mensaje a toda la patria: Es fundamental resolver lo colectivo para renacer como revolución y como pueblo.

La Marcha Admirable Campesina se ha convertido en una chispa de moral para el pueblo que anda a pata. Fueron más de 400 kilometros y su gesta es épica, es heróica, es valiente, es justa. Entonces, tambien hay que escribirla, pintarla, cantarla, respirar de ella su poesía y pregonarla. Se parece esta marcha a la canción de Sandino y viceversa. La cual, al igual que la marcha, hace falta escuchar más.

La Alborada Guiando

Si confiara en la televisión no te pudiera conocer
Porque en ella nunca pude ver al Ayaman Tamunangue bailar…
Le agradezco tanto a mi pueblo por resistir
Con el cumaco de su pecho, y su agitado latir

Ando oloroso a tus amores y a un poco de violín
Sudor de los trabajadores, de obrero cultural que no parará
Tan subestimado está este canto, dizque pa amenizar
Con el Cocuy y unos ramazos los vamos a estimar
pa que aprendan a respetar…upa pues!!!
No vas a chabelooo (¿no vas a saberlo?)

Si ya andas cansado de remodelar entonces vente a destruir
Ya se agotará ese reformismo y vamos a construir
Hay que aclarar bien el camino pa acabar la confusión
Ésa etiqueta de conformista no es lo que aspiro yo,
“no es lo que aspiramos, no”…

La alborada guiando esta canción,
intentando calmar las penas de hoy,
la de mi gente, de su rabia y su clamor,
señalando a los traidores del amor,
apunta creador: la idea con la acción…

La alborada guiando esta canción…
La alborada guiando esta canción…

Sandino Primera

#MarchaAdmirableCampesina
___

Dilema de un loco sobre la repartición del mango

Nessun testo alternativo automatico disponibile.por David Gómez Rodríguez
@davidgomez_rp

¡Hay que alimentar a las bestias! Que no mueran de hambre. Míralas, están flacas como un chivo. Antes brillaban y tenían una cola azul que se confundía con el cielo, zaz-zaz iban de aquí para allá, zaz-zaz, rápidas… antes se les veía con sus cabezas rojas dar vueltas sobre los ríos ¿Tu has visto una guacamaya? ¡Igualitas a una guacamaya! Pero con la espalda de un tigre, y tenían el tamaño de un barco y los ojos como un enjambre de luciérnagas. Mango, mango, mango, quiero mango. Zaz-zaz se escuchaban cortando el viento. Hay que darles comida o se van a morir de hambre. ¡No es difícil, chico! Ellas comen mango, las bestias comen mango, les gusta. Aquí hay mucho mango, pero todo el mundo pone cercas. ¿Para qué esas parcelas? Tu te has montado en un avión ¿Verdad? Yo una vez iba volando sobre Quibor y se veían esos cuadraditos por toda la tierra, casi hasta donde se acaba el valle. Y los campesinos a penas con unas cebollas en el lomo y la tierra que le entra en los zapatos y unas esperanzas del tamaño de una asamblea de locos. Pero lo tenían cuadradito todo, tú sabes, allá estan atornillaos. Se agarraron toditicas las matas y hasta el agua. Pero aquí hay una mata, allá está ¿La ves? Antes todos íbamos y agarrábamos los mangos amarillitos, pero luego llegaron estos locos y pusieron esa cerca. ¡Libertad para los mangos! ¡Libertad para los mangos! ¿Tu sabes que los mangos son como soles pequeñitos? Sí, es la fotosíntesis, literalmente una mata de mango transforma la energía lumínica en energía química y entonces nacen esas frutas del color del sol, ¡Quién sabe! Quizá por eso les gusta, porque las bestias tambien comen lava, y el mango es como lava dulce, pero aquí no hay lava, se pueden pasar la vida escarbando como mineros chilenos y nada, a penas una fumarolas por allá por Carora, donde el diablo dejó los interiores y donde por cierto, hay una iglesia con cachos. Ahí hay una mata de mango grandota, dicen que la sembró Alírio Díaz cuando era un carajito. Míralos ahora, a los caroreños, como chivos de la otra banda, dan ganas de llorar en esa cola. Yo no entiendo, ahí parados bajo el sol buscando kiwi, con tanta pepa e’ mango por ahí. Hay como para sembrar tres países de mango y después mandar esa vaina paˋ Rusia hecha mermelada y listo. A los rusos tambien les gusta el mango, pero no tienen matas, solo pinos, gas y nieve. Mira a Ecuador con los cambures, tu sabes que yo una vez compré un cambur ecuatoriano en París. No te rías que es verdad.

Y aquí hay mango parejo, hay mango, mango, hay mango pa’ tirá pal’ techo, para hacer jalea, para hacer jugo, para que las abuelas hagan tortas y las niñas mascarillas para el cutis y champú, hay mango para hacer platos deliciosos y extraños, como los que les gustaban a Dalí ¿Tu sabes que Dalí tenia un chef surrealista? ¿Tu crees que a Dalí le gustaba el mango, como a Miranda? ¿Tu crees que Miranda cuando anduvo caminando por los palacios de Catalina la Grande y miró aquellos jardines repletos de nieve pensó alguna vez en los mangos y se mordió los labios? ¿Que frutas habrá comido Miranda en esos palacios? ¡No te rías, diente pelao! Zaz-zaz. Tu sabes que yo no estoy loco. Miranda llegó a un palacio en Moscú y escribió el 14 de mayo de 1787 “Al Kremlin, donde me aguarda el custodio, señor Kogen, Consejero actual de Estado, para quien traje carta del Príncipe Potemkin. Me recibió con sumo agrado y procedimos a ver el Tesoro. Subimos por la escalera roja que llaman, a causa de estar cubierta de este color o porque en ruso es expresión de cosa selecta, por donde sólo los soberanos podían montar en otro tiempo —bastante mal, por cierto— y entramos en los cuatro apartamentos principales que contienen grandísimo número de vestidos, vasos, vajilla, joyas, coronas, bandejas de oro y plata, etc., la mayor parte anticuallas de los zares, mas de mucho valor el todo. Distínguense entre otras cosas, las coronas de Siberia, Kazan, Astrakán y Rusia; una gran silla de oro y plata embutida de piedras preciosas, hecha en Persia. Otra en que Iván y Pedro I se sentaban, y una ventana cubierta por donde la hermana Sofía oía e influía en los hermanos”, pero no dijo nada del mango, aunque yo sé que tenía ganas. Ahhh pero tu crees que yo estoy loco, como las serpientes esas que trancan los barcos con cercas. Zaz-zaz.

Sácame de aquí, vamos, vamos, tú puedes y después organizamos todo. Yo puedo despertar a las bestias, pero antes hay que liberar a esa mata. No podemos dejar a esa mata presa. ¡Pobres locos! Los locos tambien comen mangos, yo los vi con la cara llenita de pulpa, chupando y tirándose las pepas como locos. Tú sabes, como locos-locos. ¡Ríete, que eso si da risa! Locos como locos. No locos como tu, que no pareces locos, o como yo, que no tengo miedo de otros locos. Vamos a dar vueltas, cuando das vueltas todo queda moviéndose, me gusta que las cosas se muevan. Me gusta cuando salto y las piedras saltan, me gusta sentir como la tierra camina. Cierra los ojos ¿Tu sientes como la tierra se mueve? ¡Es tan lindo!

Quiero mangos, quiero mangos. Dame un mango. Vamos. Esa mata será de todos, vamos a liberar a la mata. ¡Todos conmigo, vamos por la reconquista de la mata de mango! Los que quieran mango vengan conmigo, las hormigas tambien, en fila y por montones, ya tenemos infantería. Ahora hay que cuadrar con las abejas y tendremos aviación. Hay que darle mangos a todos. Si en este país hay tanto mango ¿Por qué no? Ahhh pero yo soy el loco, y Cristo no, que andaba repartiendo pan. Debería haber un onceavo mandamiento, “Compartiras el mango con todos y todos contigo y esa será mi iglesia”. Zaz-zaz.

Míralos, tan bonitos que eran, ahora parecen chivos mordiendo ramas viejas, ya ni vuelan, míralos a las orillas de la carretera, deambulando, arrastrando las pezuñas partidas de tanta piedra. Antes tenían unas uñas que parecían de un metal precioso, ya no sirven ni para quitarles la corteza y hacer ranchos de lata, porque con este calorón vivir en una lata es como vivir en un horno y nadie quiere estar loco y asado. Igual los gringos se quedaron con la boca abierta, hay casas por todos lados, ahora hay más casa que harina en los abastos y chivos en Siquisiqui, pero en Siquisiqui no hay hospital, lo que si hay es maíz y una gente haciendo arepas mientras baila dando vueltas, y chicha. ¿Tu conociste a la reina Maria… y a Anatasia? Ellas tambien veían a las bestias, yo las conocí, y al capataz. ¿Es que tu crees que Miranda es el único que conoce reinas? El entró a los palacios de Moscú y San Perterburgo, pero yo entré a los espirales del reino ayaman, y ahí, fuera del tiempo, nos sentamos a hablar de las coronas con rubíes y granos de caraota.

Te voy a decir un secreto, yo tengo a una bestia chiquitica, esta bebé. Sí, sí. Le doy comidas todas las mañanas, cuando aparece el alba. Tu sabes que yo tengo lava en la saliva, eso no es un secreto, todo el mundo lo sabe, por eso me metieron aquí, porque me puse como loco a escupirle la cara a los hipócritas. Zaz-zaz. Deja de mirarme la boca. Suelta. Cuidado que te quemo. No toque, no toque. No te escupo porque eres mi amigo. ¡Deja de reírte, que es en serio, deja de reírte! Escucha, yo le doy todas las noches un poquito de saliva para que vaya creciendo. Aqui la tengo, en el pecho, en el ocaso me sale por la boca y después se mete por mi ombligo, y se queda en la barriga jugando toda la madrugada y cuando amanece, sale a comer y luego se me mete en un pulmón a dormir, ahí entra brisa y respira conmigo. Por eso los locos dicen que brillo en la noche, pero nadie les cree porque estan locos. Brillo porque la bestia abre los ojos cuando yo sueño.

"En Tiempos de Guarimba"

Conoce a quienes te quieren dirigir

La Covacha Roja

Donde encontramos ideas avanzadas

Pensamiento Nuestro Americano

Articulando Luchas, Cultivando Resistencias

RE-EVOLUCIÓN

Combatiendo al neofascismo internacional

Comitè Antiimperialista

Contra les agressions imperialistes i amb la lluita dels pobles per la seva sobirania

SLAVYANGRAD.es

Nuestra ira no tiene limites. (c) V. M. Molotov

Auca en Cayo Hueso

Just another WordPress.com site

Gli Appunti del Paz83

Internet non accende le rivoluzioni, ma aiuta a vincerle - Il Blog di Matteo Castellani Tarabini

Sociología crítica

Articulos y textos para debate y análisis de la realidad social

Hugo Chavez Front - Canada

Get to know what's really going on in Venezuela

Revista Nuestra América

Análisis, política y cultura

Avanzada Popular

Colectivo Avanzada Popular

Leonardo Boff

O site recolhe os artigos que escrevo semanalmente e de alguns outros que considero notáveis.Os temas são ética,ecologia,política e espiritualidade.

Vientos del Este

Actualidad, cultura, historia y curiosidades sobre Europa del Este

My Blog

Just another WordPress.com site

Festival delle idee politiche

Rassegna annuale di teorie politiche e pratiche della partecipazione civile

Far di Conto

Piccoli numeri e liberi pensieri

Miradas desde Nuestra América

Otro Mundo es Posible, Necesario, Urgente. Desde la provincia chilena

Como te iba contando

Bla bla bla bla...

Coordinadora Simón Bolívar

¡Bolívar vive la lucha sigue!

LaDu

Laboratorio di Degustazione Urbana

il Blog di Daniele Barbieri & altr*

"Per conquistare un futuro bisogna prima sognarlo" (Marge Piercy)

KFA Italia - notizie e attività

notizie dalla Corea Popolare e dalla Korean Friendship Association

KFA Euskal Herria

Korearekiko Laguntasun Elkartea | Korean Friendship Association

ULTIMOTEATRO.PRODUZIONIINCIVILI

Nuova Drammaturgia del Contemporaneo

Sociales en PDF

Libro de sociales en formato digital.

matricola7047

Notes de lectura i altres informacions del seminari sobre el Quaderns de la Presó d'Antonio Gramsci ( Associació Cultural Espai Marx)

Centro Cultural Tina Modotti Caracas

Promoción de la cultura y arte Hispanoamericana e Italiana. Enseñanza y educaciòn.

Racconti di quasi amore

a costo di apparire ridicolo

Ex UAGDC

Documentazioni "Un altro genere di comunicazione"

Esercizi spirituali per signorine

per un'educazione di sani principi e insane fini

JoséPulido

La página del escritor venezolano

Donne in rosso

foglio dell'ADoC (Assemblea delle donne comuniste)

Conferenza Mondiale delle Donne - Caracas 2011

Just another WordPress.com site

críticaypunto

expresamos la verdad

NapoliNoWar

(sito momentaneamente inattivo)

%d blogger hanno fatto clic su Mi Piace per questo: