La situación de seguridad en Europa empeora: Macedonia y la OTAN

2020-08-29_115742por realbomb.info

La situación de seguridad en Europa se está complicando. En los últimos años, la mayoría de los países europeos se han enfrentado a una gran afluencia de inmigrantes de Medio Oriente, ataques terroristas, golpes en sus presupuestos y un cambio en la estructura nacional de la población. Además, Europa y el resto del mundo se han visto sacudidos por importantes problemas económicos provocados por la pandemia de coronavirus.

En un período de tiempo relativamente corto, la pandemia ha revelado no solo la incapacidad de las democracias desarrolladas para hacer frente a la situación recién formada, sino también la verdadera naturaleza de un número significativo de organizaciones internacionales que parecían estables, en mayor o menor medida, hasta hace medio año. Uno de ellos es la OTAN. Mientras Rusia y China lucharon heroicamente contra la primera ola de la pandemia de coronavirus y entregaron ayuda médica a países europeos, incluso a Estados Unidos, la OTAN no hizo nada para ayudar a sus miembros. Montenegro, entonces el miembro más joven de esta alianza, es un claro ejemplo de ello. El país acudió a la OTAN en busca de ayuda en forma de equipo médico y, a cambio, se le ofrecieron servicios de taxi, es decir, el transporte de equipo médico desde China. La situación no fue mejor en los países europeos desarrollados y los miembros de larga data de esta alianza. La crisis ni siquiera estaba en su apogeo cuando estos aliados se redujeron a comportamientos depredadores manifestados por la confiscación de equipos médicos, o mejor dicho, saqueos y cierre de fronteras. Alemania, junto con Francia, impidió la exportación de equipos médicos a los estados miembros de la UE, y por tanto a la OTAN, así como a países fuera de la Unión, a pesar de las numerosas críticas.

Esta repentina efusión de realpolitik en el escenario político, por lo demás llena de demagogia sobre la unidad, los valores comunes, la cooperación euroatlántica y otras frases y expresiones gastadas y abusadas, indica claramente la superficialidad de la superestructura ideológica de la OTAN, que ya no sirve como factor unificador sino como un medio para ocultar los problemas al público. Sin embargo, en medio de la pandemia, la OTAN recibió a su miembro número 30 el 27 de marzo de 2020. Es Macedonia del Norte, que, como Montenegro, se unió a esta alianza sin, al menos, el consentimiento formal de sus propios ciudadanos. Adicionalmente, el acuerdo de adhesión del país fue firmado por el gobierno técnico durante el estado de emergencia en el país debido a la pandemia. Dado el tamaño de la tarea, echemos un vistazo a cómo el miembro más nuevo de la alianza contribuye a su preparación y fuerza para el combate. El ejército macedonio tiene 8.000 soldados activos y otros 5.000 en reserva. La fuerza aérea del miembro más nuevo consta de veinte helicópteros. Sin la flota y con un presupuesto militar anual de 150 millones de dólares, Skopje no ha mejorado en absoluto las estadísticas ni la seguridad de la alianza. Después de todo, ese nunca fue el objetivo.

Desde la perspectiva de la OTAN, Macedonia es solo otro dominó que ejerce presión adicional sobre Serbia, y por lo tanto sobre Rusia, porque el control de Serbia reduce la posibilidad de un mayor fortalecimiento de la influencia rusa en los Balcanes, asumiendo que Rusia realmente tenga interés en esta región en primer lugar. Además de abrir nuevas posibilidades para la élite política macedonia, Skopje también ve la membresía de la OTAN como una forma de resolver el problema interno con la minoría albanesa y su ideología de crear una Gran Albania, que si se crea usurparía casi la mitad del actual territorio macedonio.

Dado que Macedonia del Norte y Albania son países miembros de la OTAN, por lógica, las tensiones y los reclamos territoriales deberían reducirse, pero a juzgar por la relación entre Atenas y Ankara, la pertenencia a la OTAN no ayudará a Skopje a frenar el apetito de Tirana. La membresía a largo plazo de Grecia y Turquía en la alianza no impidió que Turquía cometiera constantes violaciones del espacio aéreo griego y provocaciones en el mar Egeo. La crisis migratoria ha agregado una nueva dimensión a las tensiones, ya que el gobierno griego reconoce a Turquía como un catalizador principal en el constante movimiento de grupos migrantes hacia las islas griegas en el Egeo. Dada la duración del conflicto entre Grecia y Turquía y la incapacidad o desinterés de la alianza para resolver el problema, es de esperar que las tensiones entre Macedonia y Albania se dejen a su estado y curso actual, presumiblemente, en beneficio de Albania como uno de los aliados más leales de Estados Unidos. Además de los conflictos históricos entre los países miembros que se encontraron en la OTAN gracias al rápido crecimiento de la organización, siguen llegando críticas de los miembros antiguos y mucho más importantes, como Estados Unidos y Francia.

La posición del actual presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, sobre el tema de la OTAN es bien conocida. Aunque ha sido constantemente criticado en los medios de comunicación por su actitud, sus argumentos se basan en los hechos. Considera que las empresas europeas y los intereses de la UE son competidores de Estados Unidos. La falta de cohesión a nivel económico, visible en la determinación de Trump de imponer aranceles a los productos que Estados Unidos importa de la UE, sin duda se extenderá a la escena política y de seguridad. Dado el estilo y la plataforma ideológica de Trump «Estados Unidos primero», sus ataques verbales contra la UE y la OTAN eran, en cierta medida, esperados del actual presidente estadounidense. Fue el presidente francés Emanuel Macron quien causó una tormenta al decir que los países europeos ya no pueden confiar en Estados Unidos para defender a los aliados de la OTAN. “Lo que estamos experimentando actualmente es la muerte cerebral de la OTAN”, declaró Macron en una entrevista con The Economist. Europa está al “borde de un precipicio”, dijo, y necesita empezar a pensar en sí misma estratégicamente como una potencia geopolítica; de lo contrario, “ya no tendrá el control de su destino”.

Pese a las críticas, Macron mantuvo su posición, justificando su declaración por el cambio de comportamiento estadounidense hacia los aliados europeos y la necesidad de prestar más atención a las amenazas a la seguridad provenientes de África, con especial énfasis en las organizaciones terroristas. Una posición particularmente interesante del presidente francés, que despertó muchos ánimos en Europa del Este, fue la observación de que «el verdadero enemigo de Europa no es Rusia ni China, sino el terrorismo».

En su análisis de las relaciones actuales dentro de la OTAN, Macron no perdió la oportunidad de criticar a Ankara por enviar tropas al norte de Siria, lo que nos lleva al siguiente punto de crisis en la estructura de la alianza: las relaciones entre Turquía y Estados Unidos, Ankara. y el resto de la Alianza.

El deterioro de las relaciones entre Turquía y Washington, que condujo aún más al deterioro de las relaciones dentro de la propia alianza, fue el resultado de una serie de eventos que comenzaron con el intento de golpe de Estado en Turquía en el 2016. El nuevo posicionamiento geopolítico de Turquía la ha acercado a lazos con la Federación de Rusia, que resultó en la compra del sistema antiaéreo ruso S-400 y la apertura del TurkStream, un gasoducto de gas natural que transferirá energía de Rusia a Europa. La reacción de Estados Unidos a todo esto incluyó poner fin a la participación de Turquía en un proyecto para desarrollar un avión de combate F-35 de quinta generación y deshabilitar la entrega de aviones de combate a Ankara. Turquía es uno de los miembros más importantes de la OTAN ya que es militarmente el segundo país más grande de la alianza, justo después de Estados Unidos. La única intención de actuar en su propio interés y de establecer relaciones más estrechas con Rusia, Irán y China, es suficiente para traer inestabilidad en la estructura de la alianza. Aunque actualmente no hay indicios de que Turquía abandone la organización, tal medida reduciría significativamente la capacidad de la OTAN para influir en algunas áreas del Medio Oriente y el Cáucaso. Esta crisis claramente visible y enfatizada por los medios en las relaciones entre Estados Unidos y Turquía, hace que otros desacuerdos dentro de la OTAN sean menos notorios. La imagen pública que crea la alianza da una impresión de unidad en torno al mismo objetivo y los mismos principios, pero, como suele ser el caso, es solo una imagen idílica destinada al público. La aparición de grupos con intereses diferentes dentro de la Alianza del Atlántico Norte fue inevitable dada la velocidad casi frenética de la expansión de la alianza. Los nuevos estados miembros han introducido diferentes percepciones geopolíticas, diversas experiencias políticas e históricas y relaciones completamente desequilibradas en términos de capacidades militares y contribución a la seguridad común; y muchos intereses diferentes son un terreno fértil para los conflictos.

El presidente francés no está solo en su opinión sobre el estado actual de la OTAN y cuenta con el apoyo de los Países Bajos y Luxemburgo. Pero también existe un grupo de países unidos por otra causa. Está compuesto por Gran Bretaña, Canadá, Lituania, Estonia, Letonia, Polonia, República Checa y Holanda, cuyas élites prefieren ver a Rusia como una amenaza para Europa. Otro grupo de países: Grecia, Italia y Hungría se oponen a ellos, mientras que Eslovaquia y Francia tienen una actitud más moderada hacia Moscú. Al mismo tiempo, Estados Unidos, Canadá, Alemania y Francia ven a China como la principal amenaza para Europa. Se les oponen Croacia, Hungría, Grecia, Luxemburgo, Portugal e Italia, que se han beneficiado en su mayoría de las inversiones chinas y ven el proyecto de la Franja y la Ruta de China como una oportunidad para un mayor desarrollo económico o una salida de la situación poco envidiable en la que se encuentran en agradecimiento a sus socios de la UE.

Con la reciente adhesión de Macedonia del Norte a la OTAN, Serbia y Bosnia y Herzegovina siguen siendo los únicos países balcánicos fuera de ella. Debido a su complicada composición política y estatal, es extremadamente cuestionable si Bosnia se convertirá alguna vez en miembro de la OTAN. Antes de que la pandemia dejara todo lo demás a un lado, el escenario político de Bosnia y Herzegovina estuvo marcado por un debate sobre la naturaleza del documento ANP (el Plan Nacional Anual). La mayor parte del documento indica una mayor cooperación entre Bosnia y Herzegovina y la OTAN, con una importante excepción en la propia introducción del texto que establece que «el documento se presenta sin perjuicio de la decisión final sobre la membresía, cuya adopción requerirá una decisión adicional de la Presidencia y la Asamblea Parlamentaria de Bosnia y Herzegovina. A juzgar por la redacción, los representantes serbios en instituciones conjuntas tienen la oportunidad de detener la posible adhesión de Bosnia, es decir, la República de Srpska, a la OTAN.

Teniendo en cuenta todo lo mencionado anteriormente, Rusia sigue siendo el principal oponente (real o imaginario) según la percepción de la OTAN. Teniendo en cuenta la gravedad de la situación, la naturaleza amenazante de la última serie de movimientos de la OTAN, su expansión y el movimiento constante de la infraestructura militar más cerca de las fronteras de Rusia, la respuesta relativamente pacífica y diplomática de Rusia apenas afecta la percepción de la alianza sobre Moscú. La Organización del Tratado del Atlántico Norte, dada la forma en que fue fundada, ve o simplemente tiene que ver automáticamente a la Federación de Rusia como su principal adversario, porque sin la existencia de alguna «amenaza común a la paz mundial», que es como se presenta Rusia en el medios de comunicación masiva, pierde su propósito. Todo lo demás puede considerarse una excusa para respaldar la ilusión de que la OTAN ha redefinido su objetivo original.

 

¿Qué ha preparado Washington para Georgia?

OTAN GEORGIA EE.UU.por theduran.com

Las ambiciones de la Georgia moderna no es una historia sobre un objetivo, sino sobre una búsqueda interminable de él. Muchos expertos dicen que la república es realmente valiosa como miembro de la OTAN y está literalmente a un paso de ingresar, pero pasan los años y aún no se ha dado el paso decisivo. Es hora de responder a las preguntas sobre por qué sucede esto.

Ya que estamos en el tema de la OTAN, comencemos con eso. En el 2008, en la cumbre de Bucarest, Georgia se puso en camino de convertirse en miembro de la Alianza del Atlántico Norte. La idea era ciertamente ambiciosa, pero los años no la han escatimado. Surgieron dudas y los intentos de reactivar el tema solo dieron lugar a nuevas disputas. ¿Cuál es la declaración del año pasado del ex secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen?

Su idea era admitir a Georgia en la alianza con la condición de que el artículo 5 de la Carta de la OTAN “Sobre la defensa colectiva” no se extendiera a Abjasia y Osetia del Sur. La declaración provocó una amplia respuesta.

“Si los georgianos están de acuerdo en que el artículo 5 de la Carta” Sobre la defensa colectiva “no se aplica a los territorios ocupados, la OTAN comenzará el proceso de invitarlo a la organización”,-dijo el político.

Parecía que esta era la solución al problema principal, solo quedaba implementarlo. Pero no es tan simple. En primer lugar, seguía siendo un misterio para todos, en cuyo nombre habló Rasmussen. No es difícil creer que este tipo de declaraciones se hacen con un propósito específico. Pero el objetivo no es necesariamente que la república se una a la OTAN. El propio Rasmussen admitió que Georgia está cada vez más desencantada con las borrosas perspectivas euro atlánticas. Resulta que su declaración podría ser otro intento de infundir esperanzas vacías. Teniendo en cuenta que ha pasado un año desde entonces, es bastante lógico inclinarse por esto último.

También debemos entender otro aspecto importante: la OTAN es una asociación de estados. Esto es muy conveniente, porque sin consenso, un nuevo miembro simplemente no será aceptado. Es decir, incluso si Georgia aceptara prácticamente renunciar a las repúblicas separatistas, no hay garantía de que todos los miembros de la OTAN apoyarán su entrada en la alianza. Puede haber muchas razones para este desarrollo de los acontecimientos, y una de ellas es la banal desunión e indecisión de Occidente. Alemania, Francia, EE.UU., Turquía: todos los actores tienen sus propios objetivos e intereses. Turquía, por ejemplo, aprovecharía la oportunidad para desplegar sus tropas en Georgia. Pero Alemania claramente no está lista para provocar a Rusia.

“La cuestión de admitir a Georgia y Ucrania en la OTAN está en el limbo. El hecho es que incluso países europeos tan fuertes como Alemania, Francia, por no hablar de Italia y España, no quieren asumir la responsabilidad de la seguridad de Georgia y Ucrania. Es decir, aceptarlos en la OTAN significa extenderles garantías y, en caso de que se reanuden las hostilidades entre ellos y Rusia, luchar de su lado contra Moscú. Los estados europeos de la OTAN no quieren asumir tal responsabilidad. En cuanto a Estados Unidos, aunque con George W. Bush no se opusieron a aceptar a Ucrania y Georgia en la alianza, ahora Estados Unidos está disminuyendo su participación en los proyectos de defensa europeos”, dijo Rasim Musabekov, miembro del parlamento azerbaiyano.

“Creo que en esta etapa, la expansión de la OTAN y la admisión de Georgia y Ucrania a la alianza no está en la agenda. La razón principal es la falta de consenso entre los estados miembros de la OTAN sobre Georgia y Ucrania. Sabemos que esa decisión dentro de la OTAN la toma el Consejo del Atlántico Norte, en el que están representados todos los miembros de la OTAN”, dice el analista político Nika Chitadze.

Sin embargo, desafortunadamente para Georgia, esto no significa que Estados Unidos se rinda. Todo lo contrario. Desde el colapso de la Unión Soviética, la OTAN ha sido solo un instrumento de la política colonial de Estados Unidos, y no el único. Es mucho más rentable para Washington realizar sus actividades en Georgia sin involucrarlo en la alianza. La OTAN solo limitará las posibilidades. Pero sin la provisión de membresía, hay muchas oportunidades. Además, el gobierno local permite humillantemente a Washington realizar cualquier aventura en Georgia. Aquí pueden llevar a cabo campañas anti-rusas de forma segura, desde ejercicios militares hasta protestas.

Todos recordamos los disturbios del año pasado que asolaron Tiblisi, y este año el parlamento georgiano jugó con la cuestión circasiana promovida por Washington. El 20 de mayo, los diputados adoptaron una resolución reconociendo el genocidio de los circasianos durante la Guerra del Cáucaso. No es difícil adivinar que se culpa a la Rusia moderna de los acontecimientos de hace dos siglos.

En el camino, se cultiva el nacionalismo radical en Georgia, que ya le ha costado a la república enormes pérdidas territoriales. Finalmente, aquí se realizan experimentos biológicos con impunidad.

Sí, el Lugar Center, que depende del Departamento de Defensa de Estados Unidos, es un ejemplo especial. Por mucho que alguien intente negar la participación de este laboratorio en el desarrollo de armas biológicas, no se enfrenta a los numerosos argumentos en sentido contrario. Incluso a la inauguración del centro asistió el subdirector del Pentágono, Andrew Weber, y no un funcionario de salud estadounidense, aunque el laboratorio fue nombrado Centro para el Control de Enfermedades y Salud Pública. Hasta ahora, Washington y las estructuras de medios leales insisten en que se preocupan por la salud de la población georgiana. Pero en el Lugar Center, por alguna razón, estudian enfermedades exóticas que no son características de Georgia.

Y lo más triste es que todo esto le conviene al gobierno georgiano. Los funcionarios pueden prometer indefinidamente a los ciudadanos un futuro brillante dentro de la UE y bajo la protección de la OTAN, y si surgen preguntas, se puede culpar a Rusia de todo. Estados Unidos aprueba esto, declarando hipócritamente el éxito de Georgia y colmado de promesas, mientras promueve sus propios intereses aquí, lejos de los intereses de la propia Georgia. Incluso es difícil llamarlo cooperación entre los dos gobiernos. Se trata de una simbiosis inquietante que puede costarle caro al pueblo georgiano.

Presunción de culpa: por qué falló el tribunal de la ex Yugoslavia

por СОВИНФОРМБЮРО OFICINA DE LA INFORMACIÓN SOVIÉTICA

La guerra contra el régimen criminal, el escuadrón de aviones militares, los bombardeos, la victoria de los buenos y el juicio de los malos. Así es como se veía la situación en torno al Tribunal Internacional para la ex Yugoslavia. Al menos a finales del siglo pasado. Ahora todo se ve completamente diferente.

El Tribunal Internacional para la ex Yugoslavia apareció el 25 de mayo de 1993 de conformidad con una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU. El conflicto en el centro de Europa no podría permanecer sin la atención de la comunidad internacional. La creación de un organismo que pudiera responsabilizar a los responsables de las masacres y las violaciones de los derechos humanos fue realmente necesaria. El tribunal se ve aún más extraño. El Consejo de Seguridad de la ONU ni siquiera tiene poderes judiciales. Al mismo tiempo, la resolución sobre la creación del tribunal se refiere al Capítulo VII de la Carta de la ONU, que ni siquiera habla de instancias judiciales internacionales. A pesar de todo esto, el tribunal fue creado con la participación de Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia, China y Rusia.

¿Detuvo el derramamiento de sangre en los Balcanes? No. La guerra de Bosnia continuó y estuvo acompañada de una limpieza étnica por parte de serbios y croatas con musulmanes. Todavía se desconoce cuántas personas murieron en esa guerra. Miles de personas están desaparecidas, y el número de muertes según diversas fuentes es de 70 a 200 mil personas. El conflicto terminó solo después de la intervención de la OTAN. La firma de los Acuerdos de Dayton en 1995 permitió a Bosnia obtener su independencia. El destino de Yugoslavia ya era una conclusión inevitable.

En 1999, la OTAN intervino nuevamente en el conflicto de los Balcanes, ahora del lado de los rebeldes albaneses en Kosovo, y la operación de la Fuerza Aliada duró del 24 de marzo al 10 de junio. Durante este tiempo, los aviones de los países de la alianza realizaron 38 mil salidas. El bombardeo de la República Federativa de Yugoslavia mató a más de 1.700 civiles, en particular a casi 400 niños. Así terminó la guerra de Kosovo.

Un tribunal internacional podría contribuir a esto. El juicio de algunos criminales podría apaciguar a otros. Sin embargo, el tribunal fue fuertemente influenciado por los Estados Unidos. Los intentos de retratarlo como un cuerpo verdaderamente independiente fueron inútiles. Fue suficiente para ver quién aparecía más a menudo en el muelle.

Con los años, el TPIY acusó a 161 personas. Más del 60% de ellos son serbios, el 20% son croatas y los musulmanes prácticamente no fueron tocados. Y esto a pesar del hecho de que todas las partes en el conflicto cometieron crímenes. Las estadísticas de absoluciones también son indicativas. Solo a 4 serbios le retiraron los cargos: esto es el 5% del número total de acusados, teniendo en cuenta los muertos durante el juicio. Los cargos fueron retirados a 4 albaneses, pero aquí ya estamos hablando del 66%. También fueron absueltos 12 croatas, una cuarta parte de todos los acusados.

El veredicto más severo puede considerarse el de Ratko Mladic. Dirigió el Cuerpo Drinsky del Ejército de la República Srpska y en el 2017 recibió una cadena perpetua. Fue acusado del asesinato de 8,000 musulmanes en Srebrenica en julio de 2015, aunque el contingente holandés de mantenimiento de la paz de la ONU responsable de la seguridad de los civiles negó la agresión militar.

Vale la pena señalar que varios estudios han confirmado la pérdida de vidas en la ciudad bosnia. Solo el número de víctimas fue más de 8 veces menor. En este sentido, algunos expertos creen que los números fueron exagerados deliberadamente, porque la tragedia en Srebrenica comenzó a replicarse como el apogeo de la arbitrariedad serbia.

Pero quien no esperó el veredicto es el ex presidente de Yugoslavia, Slobodan Milosevic. No fue el único que murió durante los años de litigio, pero su muerte causó una seria resonancia. Es cierto que la resonancia podría ser aún mayor. Hasta la fecha, hay razones para creer que no había nada para llevar a Milosevic ante la justicia, y un político liberado podría poner en duda todo el TPIY. Como resultado, el 11 de marzo de 2006, Milosevic murió. La razón oficial fue un infarto de miocardio. El político se quejó en repetidas ocasiones por problemas cardíacos e incluso pidió que lo dejaran ir a recibir tratamiento. El tribunal lo rechazó, de hecho, fue condenado a muerte en prisión sin la atención médica adecuada.

El Tribunal dejó de existir en el 2017. ¿Cuán justo era él? La respuesta llegó a fines de junio, cuando la oficina especializada del fiscal de Kosovo acusó al presidente de Kosovo, Hashim Tachi, de numerosos asesinatos y torturas durante la guerra. Hay muchas pruebas, y fueron recopiladas durante el TPIY.

Ahora se ha desarrollado una lucha política alrededor de Kosovo, lo que explica completamente el veredicto de los fiscales. Pero esa es otra historia. Nuestra historia termina con el hecho de que el tribunal sabía muy bien lo que hacían los albaneses, pero cubrió o dio excusas. No es de extrañar que el ex embajador de Canadá en Yugoslavia, James Bissett, llamara al TPIY “un instrumento de la política estadounidense en los Balcanes”. Pero Carla Del Ponte, la fiscal principal del Tribunal Internacional de la ONU, solo reconoció en sus memorias lo injustas que eran las sentencias del TPIY.

La verdadera guerra fría aún está por llegar

USA EE.UU. CHINA RUSIA OTANpor theduran.com

Miles de millones se reservan para el colapso mundial

Recientemente, el mundo se despidió del Tratado sobre la eliminación de los misiles de mediano y corto alcance. Esto apenas contribuyó a la estabilidad. Ahora hay otro documento importante en juego: el Start 3. Este acuerdo entre los Estados Unidos y Rusia regulaba la reducción de las armas ofensivas estratégicas. En menos de un año, su acción cesará, pero aún no se ha contado con la renovación.

Como saben, el Start 3, es un tratado bilateral, pero afecta el destino de todo el mundo. No es sorprendente que el acuerdo se esté discutiendo en otros países. Veamos la posición de las partes.

La retórica de Rusia se reduce a la necesidad de renovar el tratado. Esto se dice a todos los niveles. En particular, Vladimir Putin prometió recientemente plantear este tema en una reunión con Donald Trump.

“Es necesario extender el tratado Start 3”,-dijo el presidente ruso.

Alemania comparte esta opinión, ya que la ministra de Relaciones Exteriores, Heiko Maas, habló sobre:

“Estamos uniendo fuerzas para proteger y fortalecer la desmoronada arquitectura de control de armas. Instamos a Rusia y Estados Unidos a mostrar liderazgo al extender el Start 3. El acuerdo sigue siendo crítico”.

El Ministerio de Relaciones Exteriores francés comentó sobre la situación que rodea el acuerdo de la siguiente manera:

“Estados Unidos y Rusia, que aún poseen casi el 95% de las reservas nucleares del mundo, son los principales responsables de mantener los instrumentos de control existentes sobre las armas convencionales y nucleares”.

Incluso el ex subsecretario general de la OTAN, Rose Gottemoeller, en una audiencia en el comité de realciones exteriores en la Cámara de Representantes del Congreso de los Estados Unidos, declaró abiertamente que la seguridad de Estados Unidos depende del Start 3.

“Los aliados de la OTAN, así como nuestros aliados en Asia, apoyan la extensión del Start 3”, dijo.

La posición de Washington es menos clara. Oficialmente, Estados Unidos está dispuesto a extender el acuerdo. Excepto por el hecho de que aquí surge una gran contradicción estadounidense.

“El presidente presenta, y probablemente esté observando esto, una propuesta para discusiones tripartitas: negociaciones con Rusia y China sobre el reemplazo, un acuerdo de control de armas más amplio que limita el crecimiento de estos arsenales en China y Rusia”,-comentó John Rood, subsecretario de Defensa de los Estados Unidos para Asuntos Políticos comentó sobre la situación.

Estados Unidos ve a China como uno de sus oponentes estratégicos y, por lo tanto, quiere verlo entre las partes del acuerdo. A primera vista, este enfoque puede parecer razonable. Pero toda lógica comienza a desmoronarse si profundizas en los detalles.

Según la Campaña internacional para la prohibición de las armas nucleares, hay 6.500 ojivas nucleares en Rusia. Estados Unidos tiene 6185. El arsenal de China tiene solo 290 armas nucleares. China ni siquiera está en el tercer lugar: Francia estaba por delante, que tiene 300 ojivas nucleares. Naturalmente, el gobierno de Beijing apela con este hecho.

Si China hace un trato, se privará de la oportunidad de desarrollar esta industria. Washington es muy consciente de que no habrá un acuerdo tripartito. Además, Donald Trump ya quería concluir con los chinos un análogo del Tratado INF.

“China no forma parte de este acuerdo, pero deberían incluirse en él”, dijo Trump en octubre de 2018. Como saben, menos de un año después el acuerdo dejó de existir.

¿Pero hay realmente un problema en China? ¿Significa esto que el tratado debería incluir a Francia y Gran Bretaña? Sí, estos son países de la OTAN. No representan una amenaza para Estados Unidos, pero podrían equilibrar la situación. Solo incluso las negociaciones sobre este tema no se llevan a cabo. Pero en febrero, Donald Trump hizo una propuesta de presupuesto para el 2021 por un monto de 4.8 billones de dólares.

Es importante recordar que las obligaciones bajo el Start 3 pueden finalizar tan pronto ya en febrero. ¿Qué ofrece la Casa Blanca? -$ 705.4 mil millones para el Pentágono, con énfasis particular en financiar la creación de nuevos tipos de armas nucleares.

La Administración Nacional de Seguridad Nuclear también recibirá muchos recursos. Esta agencia federal ya ha informado que quieren gastar $ 15,6 mil millones en programas de armas nucleares. Aunque el Congreso decidirá sobre cuestiones presupuestarias, las acciones de Trump dejan en claro que Estados Unidos no cuenta con una extensión del Start 3. Además, el Tratado de Prohibición Completa de Pruebas también está en peligro.

Si se observan los números anteriores, puede ver por qué Estados Unidos no está interesado en mantener el Start 3. China es una excusa, como el misil 9M729 en el caso del Tratado INF. Las restricciones desaparecerán y un flujo multimillonario de dinero barrerá el complejo militar-industrial de los Estados Unidos. El Pentágono tiene algo por lo que luchar debido a los nuevos desarrollos rusos. Lamentablemente, esta situación dará como resultado una carrera armamentista sin precedentes. La Guerra Fría del siglo pasado parecerá un balbuceo, dada la cantidad de tecnología que ha evolucionado desde entonces. Uno solo puede esperar que las partes lleguen a un acuerdo antes de que el mundo pague por la negligencia de la catástrofe.

Víctimas de ilusiones transatlánticas: ¿está Europa lista para la guerra?

eu-army-natoMaquiavelo escribió que no se puede hacer tratos con aquellos que son más fuertes que uno. Esto no es una verdad que los políticos modernos no se den cuenta. En este contexto, el concepto de asociación transatlántica parece muy cuestionable. Y menos aún, no aporta ningún beneficio significativo a los estados europeos.

Vale la pena mencionar aquí que no estamos hablando de la OTAN. Desafortunadamente, esta organización ha perdido por mucho tiempo su función como un instrumento político típico. Hablaremos más sobre la efectividad militar de la alianza. Ahora deberíamos prestar atención a la eficiencia económica. Al final, es esta organización la que determina la existencia de la OTAN.

Hasta la fecha, ningún país del mundo vende tantas armas como lo hace Estados Unidos. Según el Instituto Internacional de Investigación de la Paz de Estocolmo, Washington ha aumentado sus ventas en un 23% en los últimos cinco años. Por supuesto, la mayoría de los armamentos se envían al Medio Oriente. Sin embargo, los países europeos tampoco pierden la oportunidad de apoyar a la industria militar estadounidense. Esto es especialmente cierto para los Estados bálticos y Europa del Este. Y no es que Rusia esté cerca. Este factor es solo una excusa. ¿Cómo funciona?

Al principio, los políticos y los medios comienzan a inflamar la situación al hablar sobre la amenaza rusa. Esto es seguido por alegaciones de que solo Estados Unidos puede ayudar a disuadir al agresor. Y en el contexto de este ruido mediático, se firma otro acuerdo sobre el suministro de armas o la construcción de una base militar. Como ejemplo, vale la pena mencionar la reciente declaración del presidente lituano, Gitas Nauseda.

“Sin el apoyo de los Estados Unidos y otros aliados de la OTAN, no podríamos haber contenido la amenaza rusa. Nuestra ubicación geográfica y posición geopolítica requieren que usemos nuestros recursos de la manera más efectiva posible. Es importante que las fuerzas de la OTAN en Lituania estén lo más preparadas posible, que estén constantemente capacitadas, que participen en ejercicios junto con las Fuerzas Armadas de Lituania y que se fortalezcan rápidamente si es necesario”, dijo el Presidente.

Solo surge una pregunta lógica: ¿cómo se puede evaluar la efectividad de la disuasión si no hay amenaza? Si volvemos a 1944, es seguro decir que el desembarco de los Aliados en Normandía aceleró significativamente la finalización de la Segunda Guerra Mundial. La situación es muy diferente ahora. Sí, Rusia no está atacando. Pero los méritos de los Estados Unidos aquí son muy exagerados. La amenaza rusa no es más que un movimiento publicitario del complejo industrial militar estadounidense. Es el mismo caso donde se crea un problema artificialmente, y luego se propone una solución. Un movimiento de marketing estándar en una era de consumo masivo. Pero este método que Washington usa no solo en los europeos.

En el 2020, el presupuesto de defensa de los Estados Unidos es casi el 40% del mundo. Y los políticos estadounidenses explican este hecho con la misma amenaza: rusos y chinos. Solo que esta vez estamos hablando del dinero de los estadounidenses comunes, que también están a disposición de las corporaciones militares.

Ahora volvamos a la efectividad de defensa de dicha cooperación. En el 2019, la administración de los Estados Unidos asignó $ 6.5 mil millones para proteger el flanco oriental de la OTAN. Por lo tanto, los contribuyentes estadounidenses financiaron el despliegue de equipos militares y soldados en Europa, así como la construcción de 37 complejos de defensa antimisiles “Aegis Ashore”. La instalación de estos sistemas en Rumanía y Polonia provoca una grave insatisfacción de Rusia debido a su sorprendente potencial. Es cierto que las corporaciones detrás de la producción de tales sistemas y misiles son indiferentes a la escalada de tensiones. En particular, el conocido Raytheon lanza la producción en serie de misiles SM-3 Block IIA. Se colocarán justo en Europa del Este, lo que nuevamente causó una reacción negativa de Moscú.

“Las próximas pruebas de la última modificación del antimisil SM-3 Block IIA en el blanco, el equivalente a un misil balístico intercontinental, están entretejidas en este lienzo. Un puñado de estados tiene misiles a su disposición. En consecuencia, la única conclusión posible es que Estados Unidos está comenzando a probar su sistema para contrarrestarnos directamente, para crear capacidad que pueda comenzar a devaluar la disuasión nuclear rusa”,-dijo el vicecanciller ruso Sergei Ryabkov.

Uno puede atinar que Rusia no permanecerá inactiva. Pero entonces surge la pregunta: ¿está realmente Estados Unidos listo para proteger a sus aliados, o el Congreso y la Casa Blanca solo sirven a los intereses de la industria armamentista estadounidense? Sería mejor nunca encontrarnos en una situación en la que tengamos que saber la respuesta, porque es obvio. Cuando Donald Trump exige que los estados miembros de la OTAN proporcionen dinero para defensa, todo lo que exige es dinero. Irán a comprar armas estadounidenses, pero no para defensa. En el momento crucial, todo esto dejará de tener sentido, porque la OTAN no tiene unidad, y las naciones “junior” sacrificarán en lugar de gastar recursos en ellas.

Turquía se ha convertido en un triste ejemplo de cómo la OTAN teme luchar contra Rusia. Para Washington, la situación en Siria fue una excelente oportunidad para acercarse a Ankara. Pero fue elegido para ser ignorado. Estados Unidos incluso se negó a proporcionar a su aliado los sistemas de defensa aérea Patriot, ya que un misil disparado podría haberse convertido en un choque directo contra Rusia.

Fuente

¿Está Europa lista para pagar la aventura militar de los EE.UU.?

INF TRUMPpor theduran.com

Pronto será un año en que el Tratado para la Eliminación de los Misiles de corto y mediano alcance dejó de existir. El año en que la mentira peligrosa e hipócrita de los Estados Unidos sobre la seguridad europea perdió su significado.

¿Por qué Washington continúa ocultando la verdad sobre sus armas?

Antes de responder a esta pregunta, debemos rendir homenaje al ingenio de la administración estadounidense. No podían simplemente crear armas poderosas bajo la apariencia de un sistema defensivo. Esta arma también pudo imponerse en los países de Europa. Desde el 2016, el sistema de misiles Aegis se ha ubicado en la base militar rumana en el poblado de Deveselu. Pronto, armas similares aparecerán en Polonia. Oficialmente, estos sistemas están diseñados para garantizar la seguridad europea. Y aquí surgen las primeras contradicciones.

Aegis apareció en Rumania para contrarrestar los ataques con misiles iraníes. El armamento de Irán por sí solo no tiene misiles cuyo alcance explicaría la necesidad de las medidas de Washington. La explicación radica en las especificaciones técnicas de Aegis. El sistema está equipado con lanzadores universales MK-41, que pueden usarse para cargar misiles antimisiles y misiles Tomahawk. Las pruebas correspondientes se llevaron a cabo el 19 de agosto del 2019 en la isla de San Nicolás frente a la costa de California, es decir, 16 días después de que EE.UU. abandonara el Tratado INF.

Es obvio que en ese momento Estados Unidos mostró su capacidad de existir en realidades sin acuerdo. Pero también revelaron que durante años en Europa hubo complejos de ataque capaces de lanzar misiles con un alcance de vuelo de hasta 2.5 mil kilómetros. En este contexto, el ex empleado del Pentágono Abraham Dinamarca reiteró suposiciones alarmantes de que los sistemas de defensa antimisiles desplegados en Rumania y Polonia podrían usarse para atacar objetivos estratégicos en Rusia.

Por supuesto, el Tratado INF ya no existe, y puede parecer que Estados Unidos no tiene sentido continuar su aventura hipócrita. Las manos están desatadas. Pueden demostrar su poder en todo. Si no pudo rendir cuentas antes, ¿quién lo hará ahora? Solo una mentira no ha perdido su significado en absoluto. Todo lo contrario.

Rusia está creando activamente armas que preocupan incluso a Estados Unidos. Y a Rusia no le gusta colocar sistemas de choque en sus fronteras que representan una amenaza real. Reconocer oficialmente las capacidades ofensivas de los complejos Aegis es darle a Moscú la oportunidad de lanzar incluso un ataque preventivo. Los gobiernos europeos son maravillosamente conscientes del problema, por lo que no tienen prisa por aceptar el despliegue de armas ofensivas. Aún más rígido a este respecto es la posición del público. En tales circunstancias, Estados Unidos simplemente se ve obligado a usar una mentira para evitar una amplia publicidad, protestas públicas y gestiones oficiales. El estricto secreto de las bases existentes en Rumania y Polonia simplemente nos permite realizar nuestro plan.

El problema es que tales medidas no alivian la tensión internacional, y dada la terminación del Tratado INF, la amenaza solo aumenta. Al afirmar la necesidad de proteger a los europeos, Estados Unidos los convirtió en un objetivo potencial. ¿Cómo salir de esta situación?

Ahora en el mundo existe un conocido Tratado de Cielos Abiertos, que permite a los países realizar vuelos de observación para controlar las actividades militares. Específicamente, sirve para generar confianza entre los estados. Tal concepto podría aplicarse a las instalaciones militares estadounidenses en Europa. Proporcionar a los observadores internacionales, incluidos los rusos, acceso a ellos sería una garantía confiable de que los sistemas Aegis se utilizan para los fines previstos. Desafortunadamente, la implementación de tal idea es casi imposible. Pero todo lo contrario se puede confirmar. Por lo tanto, la implementación de tal idea es prácticamente imposible. Además, es difícil imaginar que los políticos europeos se atrevan a exigir esto a Trump. Están listos para coexistir con una amenaza que podría conducir al desastre. Cuando suceda, mucho quedará claro, pero no habrá vuelta atrás.

La OTAN pudo conseguir Serbia, pero confió en Kosovo

karta-balkan

por Evelyn Matberg
ALTERNATIVE JOURNALISM

Veinte años después, el bombardeo de Yugoslavia sigue siendo uno de los momentos más controvertidos en la historia de la OTAN. Los países que participan en la operación prefieren llamar a la decisión justificada y necesaria. Pero la muerte de más de dos mil civiles, incluidos 78 niños, difícilmente puede justificarse. Ese momento fue un punto de inflexión para la región de los Balcanes, que se convirtió en el centro de la inestabilidad en Europa. Pero todo podría ser completamente diferente.

Este año, las fuerzas de la OTAN en Kosovo, conocidas como KFOR, celebraron su vigésimo aniversario. La presencia de la alianza se remonta al lejano verano de 1999, cuando se firmó el acuerdo de Kumanov con las autoridades de la entonces Yugoslavia. Se celebró un grandioso aniversario con la participación de Bill Clinton y Madeleine Albright venerados en Pristina. Un reciente almirante estadounidense, James Fogo, dijo que KFOR “hizo un buen trabajo”. Y aquí surgen las primeras contradicciones. ¿Qué se puede llamar una misión exitosa, que duró 20 años? Además, Kosovo siempre se ha asociado con crímenes desenfrenados, confrontaciones interétnicas y, en los últimos años, incluso con el terrorismo islámico internacional. A nivel familiar, aquí también, todo es disfuncional: treinta por ciento de desempleo, salida de la población, problemas de comunicación, energía y transporte.

¿Quizás en los Estados Unidos hay criterios ligeramente diferentes para el éxito? Tal suposición es bastante apropiada, porque KFOR, cuyo propósito declarado es garantizar la estabilidad en Kosovo, en la práctica, sirve como un indicador de la presencia de la alianza en la región. Como resultado, la OTAN puede reclamar superioridad en los Balcanes, y KFOR se está convirtiendo en un instrumento de naturaleza puramente geopolítica.

En realidad, esto no está oculto. El Representante Especial de los Estados Unidos para los Balcanes Occidentales, Matthew Palmer, dijo en la víspera de su visita a Pristina en noviembre que Washington estaba listo para trabajar en el reconocimiento de la independencia de Kosovo e incluso preparó mecanismos para presionar a Serbia, en particular, una resolución sobre el asesinato de 1999 de los Hermanos Bitichi en 1999. Sin embargo, la tarea principal de los Estados Unidos en los Balcanes, Palmer llamó a la lucha contra Rusia.

Las preocupaciones de Washington sobre la creciente influencia del Kremlin en la región no son infundadas. Según el informe del Pentágono, es en Serbia donde el factor ruso es más pronunciado. La situación se complica por el hecho de que la cooperación de Belgrado con Moscú, según las encuestas de opinión, cumple con la solicitud de los ciudadanos. Y esto sin contar el hecho de que las autoridades serbias se adhieren a la neutralidad militar en principio. Del informe del ejército estadounidense, queda claro que Serbia es vital para que Washington fortalezca su posición. Pero el mismo bombardeo se está convirtiendo en un obstáculo invencible en este camino. Cada año, los serbios honran la memoria de las víctimas de la Operación Fuerza Aliada. Incluso la oposición lo hace. Tan fuertes son los recuerdos del bombardeo y sus consecuencias.

Además, en Serbia a lo largo de los años ha habido un fuerte entendimiento de que la mayoría de los países de la UE, y la OTAN y los Estados Unidos están destinados a socavar la integridad territorial del país, porque reconocen la independencia de Kosovo. Pristina recibe regularmente apoyo, y cuando las operaciones de poder resonante tienen lugar en el norte de la región en disputa donde viven los serbios, Europa y Washington prefieren no darse cuenta.

Si no fuera por todos estos errores, Serbia podría haberse convertido en un poderoso aliado de la OTAN en la región. Pero la alianza eligió apoyar a Kosovo con todas sus contradicciones. Por supuesto, esto causa emociones severamente negativas entre la población serbia, lo que puede restringir a las autoridades del país de cualquier decisión que pueda tomarse bajo la influencia del exterior. E incluso la oposición, que regularmente celebra protestas masivas contra el gobierno, ni siquiera se arriesga a la alienación de Kosovo por el acercamiento con la UE y la OTAN, por temor a obtener el estigma de un traidor.

Cumbre de la OTAN en Londres: culminación del desacuerdo

OTANpor Anastasia Frank
theduran.com

La Cumbre de la OTAN, dedicada al 70 aniversario de la Alianza del Atlántico Norte, se celebró en Londres los días 3 y 4 de diciembre y estuvo marcada por una atmósfera de controversia entre los líderes de los países participantes. Los miembros de la alianza no pudieron llegar a una decisión común y determinar las pautas para el desarrollo.

La discordia que se sintió a lo largo de la cumbre fue facilitada por una serie de eventos que ocurrieron el día anterior. La figura central, que reunió la mayor cantidad de desacuerdos a su alrededor, fue el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, cuyas relaciones con los líderes de otros países se intensificaron significativamente.

Una semana antes de la cumbre, el primer ministro británico, Boris Johnson, expresó su preocupación de que la presencia de Trump podría socavar la campaña electoral parlamentaria en Londres el 12 de diciembre, y le pidió que se abstuviera de interferir. Luego, el primer día del congreso, una columna de manifestantes que se oponían a las políticas de Trump y la OTAN en su conjunto se dirigió al Palacio de Buckingham, donde la Reina Británica invitó a los líderes de los países participantes a un banquete.

Las relaciones con Emmanuel Macron también se tambalearon después de las audaces declaraciones del presidente francés de que la OTAN estaba “experimentando una muerte cerebral”: a pesar de que esta declaración provocó una discusión radical pero necesaria, causó una gran resonancia y un gran descontento por parte de Trump, quien se quejó al secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, diciendo que esta es “una declaración irresponsable e irrespetuosa de Francia”.

La creciente confrontación comercial entre Estados Unidos y Francia, que implicó la introducción de aranceles del 100% sobre las importaciones francesas a los Estados Unidos, está agravando la situación. En este sentido, Trump trató de enfatizar que actualmente no era rentable estropear las relaciones de Estados Unidos con Francia, y también cuestionó la membresía de Francia en la alianza.

Las opiniones de Trump y Erdogan también divergieron significativamente después de que Turquía adquirió el sistema ruso de misiles S-400, luego que las tensiones en las relaciones se vio agravada por la situación en el noreste de Siria. Esto no pudo sino afectar la naturaleza de la interacción de los presidentes a la entrada de la cumbre. El desacuerdo con las políticas de Erdogan fue expresado en repetidas ocasiones por Macron.

La culminación de la controversia universal, en particular concentrada en torno a Trump, fue la conversación entre Macron y Johnson, así como los primeros ministros de Canadá y los Países Bajos, Justin Trudeau y Mark Rutte, durante los cuales los líderes estatales se burlaron de Trump por su discurso improvisado durante el conferencia de prensa.

Los demás participantes de la conversación apoyaron al líder canadiense. La conversación fue filmada por reporteros e inmediatamente se puso en línea. Posteriormente, Trump calificó a Trudeau de “duplicidad”, recordó la negativa de Canadá a pagar el 2% del PIB por gastos de defensa, enfatizando así el desacuerdo sobre el diálogo, canceló su último discurso en una conferencia de prensa y abandonó la cumbre de la OTAN en Londres antes de la fecha prevista de salida.

La agenda general de los esfuerzos políticos de Trump, que trata de hundir ciertas regiones del mundo en el caos y destruir la unión transatlántica, también agrega combustible al fuego, destruyendo así la economía de la Unión Europea, el principal competidor político y económico de los Estados Unidos. Por lo tanto, Trump aboga por la destrucción de la alianza en lugar de una nueva alianza dentro de ella. La situación con Turquía sigue sin estar clara, lo que varios medios de comunicación occidentales han denominado el “hijo problemático de la OTAN”: en su deseo de recibir apoyo en la lucha contra el terrorismo, el país solo se enfrenta al hecho de que los miembros más importantes de la alianza apoyan a organizaciones terroristas (PKK y el YPG de los kurdos señaladas como terroristas por parte de Ankara).

En general, los objetivos y estrategias para la existencia continua de la OTAN siguen siendo dudosos incluso para los países miembros de la alianza. Según Macron, la agenda principal para el futuro cercano es la necesidad de construir una nueva arquitectura de confianza y seguridad en Europa, la preparación para un “diálogo abierto y completo con Rusia”, así como considerar a China como un nuevo enemigo del bloque del Atlántico Norte. Sin embargo, en condiciones de desacuerdos radicales entre los participantes de la alianza, que está debilitando gradualmente su fuerza, estos nuevos vectores de desarrollo no pueden implementarse adecuadamente.

[Trad. del inglés para ALBAinformazione por Isaac Marquez]

 

Marinella Correggia y las verdaderas noticias falsas

por Marinella Correggia – sibialiria.org

Las verdaderas noticias falsas que producen las guerras

En la transmisión “L’aria che tira”, de La7, tv italiana, el diputado Andrea Romano del Partido Demócratade Italia ha dado un triple salto mortal en términos de noticias falsas.

Citamos textualmente. A partir del segundo -1: 20 en el segundo -0: 55, Romano explicó: “La OTAN, la organización internacional que nos protege de alguna manera desde el punto de vista militar, hace un par de años sigue invirtiendo dinero en contra de las noticias falsas, pero no tanto para hacer censura sino porque representan un instrumento de conflicto geopolítico normalmente organizado por Rusia. O incluso hace unos días resultó que Venezuela también, que tiene sus problemas, participó en motores de noticias falsas”.

Dejamos por un lado las noticias falsas sobre la participación de Venezuela en las noticias falsas: hace días el sitio de Venezuela Misión verdad puso por el contrario al descubierto los fondos de Estados Unidos (USAID, Ned, Departamento de Estado y el Departamento de Defensa.) con los que se producen noticias falsas sobre Venezuela, para decirlo con precisión. Por lo tanto, es todo lo contrario, querido diputado Romano.

Dejamos por un lado también el eufemismo con el que Romano define a la OTAN: una especie de Madre Teresa, pero más eficaz para protegernos bajo su manto.

Pero lo que se dice de la OTAN que combate las supuestas noticias falsas, en realidad es un poco ‘demasiado fuerte’. Dado que esa organización y sus estados miembros de mentiras producen en cantidad. También recientemente.

Y son falsas noticias mortales, porque legitiman el comienzo de las guerras y su continuación. El caso de Libia y Siria es paradigmático.

Es una lástima que, en este asunto, el caricaturista Vauro, también presente en el programa, solo recordara las noticias falsas de Bush y Powell en 2003 sobre Iraq; donde la OTAN no fue bombardeando directamente. Y este sincero olvido es otra prueba más que en los últimos años muy pocos de los antiguos pacifistas se han comprometido a contrarrestar las verdaderas noticias falsas, con las que actúa el Eje de la Guerraa OTAN/Golfo. Se han opuesto a ellas tan poco que ni siquiera las recuerdan.
  

[Trad. del italiano para ALBAinformazione por Ciro Brescia]

 

Gales 2014: Veintinueve criminales posan para la foto

Cumbre de la OTAN en Galespor Sara Rosemberg

Veintinueve criminales posan para la foto. El gris plomo predomina y en el riguroso orden monetario de la usura sonríen satisfechos.

 Acaban de salir de un despacho decorado donde han firmado que habrá guerra y miles de inocentes asesinados gracias a valiosas bombas de última generación.

La bolsa subirá y las acciones disparadas llenarán más el bolsillo de socios y amos.
Es tiempo de disfrutar la impunidad. Cumplieron con esmero su tarea sangrienta.

Se trasladan después a una gran explanada, levantan las cabezas asesinas y observan los aviones que vuelan con los vientres brillantes listos para matar.

Veintinueve sonrisas y muchos aplausos celebran los crímenes que se han tejido
mientras en el cielo las patrióticas estelas de humo de colores anuncian ganancia.

En la televisión sus caras sonrientes que las fotografías congelan y reproducen
en infinitas portadas para nosotros –los idiotas- que los alimentamos cada día.

Una fuerza de intervención rápida será lo más útil para saquear el gas y acabar
con miles de civiles desarmados que no cotizan en la banca y vivos no dan rédito.

En el despacho han diseñado al fantasma con banderas negras, cuchillos y mucho gore. El fantasma seguirá vendiendo su petróleo barato y comprando armamento.

Sonríen los veintinueve criminales de la OTAN. No hay negocio más rentable que la muerte. Planean reconstrucciones de la destrucción, empresas y tecnología punta.

Sonríen, sin entender que abajo, en la tierra y desde abajo, la humanidad cava
su tumba. Cuando ya no hay nada que perder más que las cadenas y el miedo.

Sonríen congelados en las fotografías que dan cuenta de un momento histórico
en el comienzo de un siglo que será recordado por el furor del negocio de la guerra.

Mientras una mujer recoge de los escombros el cuerpo de su amado, mira al cielo
y canta esta historia del crimen vencido, para que nunca se olvide y sean juzgados.

 

A credibilidade dos EUA, da OTAN e da UE depende do desfecho político da Ucrânia e da Líbia

por Achille Lollo, de Roma para o Correio da Cidadania  – Segunda 12 de Maio de 2014

Os principais cientistas políticos “independentes” admitem que no último semestre os fenômenos de crises políticas voltaram com extrema intensidade em alguns países do Oriente Médio (Afeganistão, Iraque, Palestina, Egito e Líbia), enquanto os processos de subversão política promovidos pela CIA na Síria e, mais recentemente, na Ucrânia, sofreram “o efeito bumerangue”. Cenários geoestratégicos onde os EUA envolveram a OTAN e a União Europeia em uma série de operações militares e subversivas, que, na realidade, provocaram mais instabilidade política, mais crises econômicas, mais conflitualidade étnica e mais insegurança em muitas regiões do planeta.

Agora, após o massacre dos 44 russófilos em Odessa e diante da explosão da crise em quase todas as regiões do Leste da Ucrânia, em função do referendo separatista que Obama e a Merkel dizem ser ilegítimo, por não atender aos requisitos legais do governo de Kiev, muitos analistas e cientistas políticos criticam a estratégia da Casa Branca, por ter aberto muitas frentes sem ter conseguido consolidar nenhuma delas em termos institucionais, políticos e, sobretudo, econômicos.

A democracia do “Não-Estado” na Líbia

O que está acontecendo na Ucrânia reabre o debate sobre a “libertação” da Líbia, que foi realizada com a força das armas por parte dos EUA e de outros países da OTAN. Uma complexa operação militar que provocou a destruição das principais infraestruturas, a implosão institucional e a paralisia econômica da Líbia. De fato, a introdução, por parte dos EUA, de um modelo institucional parlamentar ocidentalizado exigiu a imediata criação de uma ”República Parlamentarista”, que Mustafá Mohamed Abdul Al Jeleil, Mahmud Ibril e Ali Zeidan logo legitimaram no Conselho Nacional de Transição, inclusive para assinar os decretos leis com os quais, em 5 de maio de 2011, era privatizada em tempo recorde a empresa petrolífera estatal NOC, além de reformular em favor das transnacionais estadunidenses, francesas e britânicas a metodologia dos contratos para a exploração do petróleo e do gás.

Isso tudo aconteceu porque os referidos “líderes” conseguiram se apoderar da direção da oposição, em função da massiva difusão realizada na Líbia pelas TVs árabes Al Jazeera (de propriedade do emir do Qatar, inimigo histórico de Kadafi) e Al Arabya (cujos principais acionistas são a MBC libanesa e um príncipe saudita) e, sobretudo, em função da projeção política que as TVs ocidentais (CNN e BBC) veicularam apresentando os três como “…os líderes da Revolução líbia, fundadores Conselho Nacional de Transição, legitimados para negociar com o Ocidente o fim do regime de Kadafi…”.

Na realidade, esses “três líderes” eram os porta-vozes “em off” dos governos estrangeiros que queriam tirar proveito da passividade da Liga Árabe em função das revoltas populares na Tunísia e no Egito para promover algo semelhante na Líbia e, assim, acabar com Kadafi. De fato, o primeiro ainda é o representante “em off” do príncipe saudita Bandar bin Sultan, chefe dos serviços secretos da Arábia Saudita. O segundo, ainda é o “homem da Casa Branca” que foi assessorado pelo embaixador estadunidense, Chris Stevens, até 11 de setembro de 2012, altura em que foi morto por um grupo armado de Ansar Al-Sharia – o principal grupo salafista-jihadista líbio, financiado pelos agentes do emir do Qatar, Tamim bin Hamad Al Thani -, que atacou o consulado dos EUA em Benghazi. O terceiro, antes de fugir para a Suíça, era o homem de confiança do o ex-presidente francês Nicolas Sarkozy.

Personagens que em 20 de fevereiro de 2011, logo após as primeiras manifestações em Túnis, jogaram um papel fundamental em Benghazi para mobilizar os grupos salafitas, a Irmandade Muçulmana e, sobretudo, os chefes tribais separatistas da Cirenaica, sentimentalmente ligados ao falecido Rei Idris, para realizar as primeiras manifestações em Benghazi pedindo a saída de Kadafi. Por isso, em 27 de fevereiro, a TV Al Jazeera anunciava que ”… Ali Zeidan, o representante na Europa do recém-formado Conselho Nacional de Transição, estava pedindo à União Europeia o impedimento dos massacres de civis por parte dos mercenários de Kadafi…”.

Enquanto a TV Al Jazeera e a CNN manipulavam as imagens das manifestações na Síria e no Egito com as da Líbia, os três, por baixo do pano, negociavam com os emissários dos EUA, da Grã Bretanha e da França a criação em Trípoli e em Benghazi de um cenário político devastador, necessário para convencer os membros do Conselho de Segurança da ONU em votar em regime de urgência, em 17 de março de 2011, a Resolução 1973, com a qual era autorizada a criação de uma zona de exclusão aérea (No Fly Zone) no norte da Líbia. Na realidade, a rapidez com que se chegou a essa resolução serviu para enganar a Rússia e a China e, consequentemente, surpreender a Força Aérea e o sistema de radares do exército de Kadafi, que foram logo atacados já no dia 19 de março. Nessa data, o presidente francês, Nicolas Sarkozy, autorizou o bombardeio aéreo da capital Trípoli, enquanto Barack Obama ordenava ao comandante da 6ª Frota realizar massivos bombardeios navais e aéreos, complementados com o lançamento de centenas de mísseis cruzeiro Tomahawk.

A seguir, diante da indefinição da comunidade internacional, o Secretário Geral da OTAN, Anders Fogh Rasmussen, criou um corpo de armada para dar continuidade aos planos de invasão dos EUA e da França, utilizando, durante 86 dias, aviões, pilotos e as unidades especiais da Grã Bretanha, do Canadá, da Alemanha, da Itália e da Dinamarca. Oficialmente, a “guerra humanitária” da OTAN na Líbia acabou somente em 23 de novembro de 2011, após o fuzilamento de Kadafi em Sirte.

É preciso dizer que a República parlamentarista da Líbia, mesmo com a eleição de Ali Zeidan no cargo de primeiro-ministro, em 14 de outubro de 2012, nunca conseguiu ser um Estado. Pelo contrário, se tornou um “Não-Estado” fragmentado e dividido à causa dos conflitos que começaram, logo após a “libertação”, entre as diferentes personalidades do CNT e as correntes do mundo islâmico líbio.

Em segundo lugar, o Conselho Nacional de Transição perdeu logo credibilidade, por dedicar todas as energias da “Revolução” na destruição de tudo aquilo que lembrava a ordem institucional criada por Kadafi. Por exemplo, na primeira intervenção de Mahmud Ibril no Conselho Nacional de Transição, foi aprovada a lei que revogava as limitações à poligamia, reintroduzindo a legislação do Rei Idris, pela qual “...a mulher era um objeto de livre negociação…”.

A seguir, o CNT, no lugar de desmilitarizar as milícias – em sua maioria, infiltradas por elementos jihadistas, salafitas e, sobretudo, da Irmandade Muçulmana –, lhes  entregou a tarefa de garantir a ordem pública e, consequentemente, de realizar a “limpeza política” na administração pública e nas empresas estatais, expulsando ou prendendo quem havia apoiado Kadafi.

Uma tarefa que, a partir de 2012, com a introdução no ordenamento jurídico nacional da Sharia (lei islâmica), permitiu aos 487 chefes de grupos armados espalharem o terror em todo o país, exacerbando um clima de violência incomparável e sem fim, do momento que as milícias, em função do intenso tráfego de armas, dos financiamentos ocultos por parte de países estrangeiros e transnacionais, começaram a travar um combate sem tréguas pelo controle dos distritos onde havia instalações petrolíferas, as cidades portuárias, aldeias ou até bairros.

Uma situação política e militar que Barack Obama e o secretário-geral da OTAN, Anders Fogh Rasmussen, evitam comentar, visto que a Líbia virou uma bomba-relógio, pronta a explodir, por causa do risco da bancarrota, das pressões étnicas, das exigências tribais que se fundiram à perfeição com as reivindicações separatistas da Cirenaica e de Fezzan.

Um contexto que, em abril de 2013, Hugues Mingarelli descreveu no Parlamento Europeu quando apresentou o “Relatório da Comissão AFET sobre a situação na Líbia” e que sintetizou afirmando: “…em 2011, os estrategistas do Pentágono, da CIA e da OTAN cometeram um erro ao querer, simplesmente, desconsiderar o cenário político que se havia formado na Líbia com a queda de Kadafi. Depois, esse erro, em 2012, se transformou em uma monstruosidade política de grandes e múltiplas proporções que dificilmente poderá ser consertado do momento em que, em 2013, as milícias movimentam mais de 130.000 homens perfeitamente armados, enquanto a produção petrolífera de 1.500.000 barris diários baixou para 100.000/250.000, com um prejuízo de cerca 10 bilhões de dólares por dia!”.

Um erro que a diplomacia estadunidense e a responsável pelas relações exteriores da União Europeia, Lady Ashton, conseguiram esconder desviando as atenções dos participantes na Conferência Internacional sobre a Líbia, realizada em Roma em 6 de março de 2014. Mesmo assim, a ministra das relações exteriores italiana, Federica Mogherini, apesar da puxada de orelha de Obama ao primeiro-ministro italiano Matteo Renzi, não conseguiu esquivar-se de dizer: “A Líbia, ainda, não é um Estado. Por isso qualquer problema é, sobretudo, político antes de ser técnico. Por isso, nenhuma ajuda, por mais eficaz que seja, poderá substituir o processo de transição política que deve ser concluído para permitir a construção do Estado. Porém, cabe aos líbios criar as necessárias condições políticas para que isso tudo se realize…”.

Uma situação que, no atual contexto geoestratégico regional, pode concorrer para desestruturar as frágeis relações políticas e institucionais que foram recriadas no Marrocos, no Egito, na Tunísia, no Níger, na Argélia, na Mauritânia e no Mali. Isto é, uma macrorregião que fornece aos países da União Europeia 40% do petróleo e 60% do gás, sem esquecer a produção de urânio e de fosfatos.

Iraque: a primeira grande derrota

Ao analisar as diferentes frentes militares, onde os pelotões de “marines” (fuzileiros) ainda patrulham as estradas em permanente estado de alerta, resulta que a paz, a democracia, a estabilidade, a segurança e o desenvolvimento são meros predicados da retórica de Barack Obama, Joe Biden e John Kerry.

Uma retórica que é verbalizada todas as vezes em que o Pentágono deve alcançar um objetivo geoestratégico e aliciar a participação de um ou demais aliados europeus. De fato, a invasão militar do Iraque demorou 10 anos. Mesmo assim, 35.000 soldados do exército dos EUA ainda permanecem no Iraque para “ajudar o exército iraquiano a combater o terrorismo”, enquanto mais de 50.000 civis, entre assessores, conselheiros, dirigentes de transnacionais e funcionários de ONGs,  foram mobilizados para “organizar a transição e a formação de um regime democrático” que, hoje, oscila entre o fantasmagórico e o ilusório.

Uma conclusão que se fundamenta avaliando a intensidade dos atentados terroristas realizados recentemente na capital Bagdá, a explosão da violência urbana, a existência de perversa corrupção, a ausência de infraestruturas socioeconômicas e, principalmente, a miséria que atinge grande parte da população urbana, em particular a da capital Bagdá.

Um país onde o governo do primeiro-ministro Nuri al-Maliki simboliza apenas as regras fixadas durante os anos da invasão e a incapacidade de acabar com a conflitualidade étnica e a intolerância religiosa, tanto que no norte os curdos pretendem transformar o Curdistão iraquiano em um Estado independente. No sul, os xiitas desejam a unificação com o Irã, enquanto, no centro do país, os grupos fundamentalistas sunitas, os jihadistas e as células da Al-Qaeda combatem para a instauração do chamado “Califado do Grande Oriente”. Um novo Estado que deveria se estender do centro do Iraque até o norte do Líbano, ocupando grande parte da Síria. Portanto, os dois trilhões de dólares gastos em operações militares por George Bush e depois por Obama, para exportar a “democracia parlamentar ocidental no Iraque”, podiam ser utilizados em projetos mais úteis, como, por exemplo, a erradicação da fome no mundo ou a realização dos projetos contra a desertificação!

Afeganistão: outra guerra perdida

Para evitar a volta dos Taleban em Cabul, em 2001, foi criada a Força Internacional de Assistência para Segurança (ISAF), que com 110.000 soldados (67.000 dos EUA e 37.000 de Reino Unido, Canadá, Itália, França, Turquia, Alemanha e Polônia) invadiu o Afeganistão para instalar um “regime democrático”.

A invasão se transformou em ocupação permanente e ficou mais segura somente após o acordo com “os Senhores do Norte”, isto é, os donos das regiões onde é cultivada a papoula, cuja pasta opiácea é vendida aos narcotraficantes de heroína do mundo inteiro, ao longo das fronteiras, em virtude da cumplicidade do ISI (Serviço Secreto Militar) do Paquistão.

Segundo uma pesquisa da ONU realizada em 2013, os EUA teriam gasto em despesas militares no Afeganistão cerca de três trilhões de dólares. Mesmo assim, os Taleban permanecem em 65% do território afegão. Por isso, Barack Obama admitiu que, após a conclusão da missão do ISAF, em dezembro de 2014, haverá também a retirada dos soldados estadunidenses, excluindo os 15.000 homens das “tropas especiais”, que permanecerão no Afeganistão para monitorar o novo exército afegão (316.000 homens) “no combate aos terroristas”.

Todos sabem que as operações do ISAF e os projetos socioeconômicos realizados pela ONU não pacificaram o país. Por isso, a saída do contingente militar do ISAF deixará um importante vácuo político na estrutura étnico-tribal criada pelos conselheiros estadunidenses para manter na presidência Hamid Karzai. Nesse contexto, para o novo presidente que será escolhido com o voto do segundo turno em 7 de novembro, será muito difícil criar uma frente nacional capaz de dar continuidade ao modelo institucional imposto pelo exército dos EUA e, ao mesmo tempo, enfrentar militarmente os Taleban no interior do país, sem a cobertura militar dos 110.000 soldados do ISAF.

Nesse contexto, a decisão de Obama de deixar Hamid Karzai, Abdullah Abadani e Ashraf Ghani ao próprio destino é um evidente sinal de que os quase quinze anos de guerra não mudaram o cenário estratégico do Afeganistão, onde o problema central, tal como em 1996, é, por um lado, a presença dos Taleban nas regiões centrais e meridionais; e, por outro, o cultivo da papoula e a produção da pasta de ópio no norte do Afeganistão, além da impossibilidade das transnacionais de explorar os depósitos muito extensos de petróleo e gás, que, em 2007, foram avaliados entre 900 bilhões e três trilhões de dólares.

A guerra subversiva na Síria

O que está se passando na Síria ainda permite a Casa Branca dizer nos fóruns internacionais que os EUA não estão envolvidos na guerra civil síria, mas que se limitam a dar apoio aos “combatentes da liberdade contra o regime de Bashar Al-Assad”. De fato, o vice-almirante Bruce Clingan, comandante em chefe da 6ª Frota, ainda não recebeu a ordem para atacar os navios da marinha militar síria ou fustigar com foguetes os quartéis do exército de Bashar al-Assad.

Neste contexto, segundo os cientistas políticos, “na Síria o conflito ainda está na fase de guerra subversiva. Isto é, uma guerra civil primária, onde os serviços secretos das grandes potências atuam em incógnito, norteando a evolução dos combates, além de garantirem o reabastecimento das armas, administrarem a logística e gerenciarem o fluxo dos financiamentos ocultos. Uma guerra que aumenta ou diminui de intensidade conforme o nível de tensão nas relações diplomáticas e a necessidade de polarizar o cenário geoestratégico…”.

Uma guerra civil que, apesar das ameaças de Hillary Clinton em 2012 e depois de Barack Obama em 2013, não extrapolou a ponto de provocar a intervenção militar dos EUA ou dos exércitos da OTAN ou de Israel. É, sim, uma guerra civil, planejada para provocar, antes de tudo, a destruição econômica da Síria e a desestruturação do seu exército regular. Condições essenciais para impor na mesa de negociação da Conferência de Genebra-2 uma nova fórmula institucional, que visa afastar do poder os grupos políticos ligados a Bashar Al-Assad.

Porém, não obstante o apoio financeiro oferecido por Arábia Saudita, Qatar, Emirados Unidos e Omã, e apesar da cobertura logística garantida pela Turquia e a Jordânia, a guerra subversiva planejada pela CIA não logrou seu objetivo estratégico: desarticular o exército de Bashar Al-Assad que, após dois anos de combates, não se desintegrou. Pelo contrário, os últimos informes indicam que conseguiu reverter o contexto operativo e passar ao contra-ataque, ao ponto de reconquistar a cidade de Homs, considerada pelos rebeldes a “verdadeira capital da Síria”.

O efeito bumerangue na Ucrânia

Depois da dissolução da URSS e da desastrosa gestão política e econômica de Boris Yeltsin, na Federação Russa, em 1999, começou um novo ciclo político sob a liderança de Vladimir Putin e de Dimitri Medvedev, que previa salvaguardar as relações econômicas e geoestratégicas com os 11 países da CEI (Comunidade dos Estados Independentes). Uma decisão que visava impedir a expansão da OTAN no Leste europeu, realizada com as propostas de adesão à União Europeia.

Por isso todos os governos dos EUA – sejam eles republicanos ou democratas – autorizaram a CIA realizar campanhas de intoxicação midiática associadas a verdadeiras operações subversivas em tais países, conseguindo que, em 2005, primeiro o Turcomenistão e depois a Geórgia, em 2008, deixassem a CEI, rompendo assim com a Rússia.

Na Bielorrússia, mas sobretudo na Ucrânia já a partir de 1988, os EUA promoveram um processo de subversão pacífica através da formação do movimento não-violento “Pora” (Está na Hora), cujos líderes foram financiados e treinados por uma coalizão de peritos em sondagem de opinião ocidentais e consultores profissionais, financiados por uma união de agências governamentais e não-governamentais, que segundo o jornal britânico “The Guardian” juntavam o Departamento de Estado, a USAID, o Instituto Democrático Nacional, o Instituto Republicano Internacional, a Freedom House (Casa da Liberdade) e a Fundação Doação para a Democracia.

O primeiro resultado desse processo de “subversão não violenta” se deu em 2004, com a conhecida “Revolução Laranja” de Viktor Yanukovich e Yulia Timoshenko contra o presidente Leonid Kuchma.

Porém, depois da derrota que a CIA e os conselheiros militares da Casa Branca sofreram na Geórgia, em 2008, com a guerra na Ossétia do Sul, e o reconhecimento da independência da República Autônoma da Abecásia, a Casa Branca decidiu aprofundar o processo de desestabilização da Ucrânia sob a supervisão da embaixadora dos EUA na OTAN, Victoria Nuland. A mesma que depois, em 2013, apesar de ser ligada ao Partido Republicano, foi nomeada por Obama Vice-Secretária de Estado norte-americana para os Assuntos Europeus e enviada a Kiev com a função de monitorar o golpe “EuroMaidan”, contra o presidente pró-russo, Viktor Yanukovich.

Um cargo de máxima confiança do momento que, após o sucesso do presidente Putin na Conferência de Genebra sobre a Síria e nas negociações com o Irã, era de vital importância inviabilizar a consolidação da geoestratégica do governo russo na Europa do Leste, favorecendo a saída da Ucrânia da CEI e a consequente admissão na União Europeia. Algo que teria permitido à OTAN se apoderar da base naval de Sebastopol, na Criméia, além de passar a controlar os três grandes gasodutos a partir dos quais a Rússia exporta o gás para a Europa e “dulcis in fundo” a produção das 130 unidades da indústria militar Ukroboronprom, da Motor Stich, da Zorya Mashproekt e da Antonov Airlines. Estabelecimentos que asseguram o fornecimento de peças para 400 indústrias militares russas, além de garantirem a manutenção dos mísseis balísticos intercontinentais do tipo RS-20 e a construção do famoso Antonov An-225 Mriya.

Nesse contexto, os EUA e a OTAN sofreram as consequências do “efeito bumerangue” logo após o repentino sucesso do golpe “EuroMaidan” em Kiev, quando o presidente da Federação Russa, Vladimir Putin, legitimou a realização do referendo separatista na Criméia, onde 96% da população daquela região manifestou o desejo de oficializar a união com a Rússia.

Na realidade, o golpe “EuroMaidan” monitorado pela Vice-Secretária de Estado norte-americana para os Assuntos Europeus, Victória Nuland, revelou a fragilidade do governo-interino de Arseniy Yatsenyuk, do momento em que sua legitimidade institucional e sua representatividade política foram, praticamente, rejeitadas em todas as regiões do leste e do sudeste da Ucrânia. Regiões que, além de serem as mais industrializadas, são povoadas por populações russófilas que almejam manter uma estreita ligação com a Federação Russa.

Por outro lado, o massacre de 48 militantes russófilos, queimados vivos em Odessa no Palácio dos Sindicatos, alimentou, ainda mais, os sentimentos separatistas em 90% das regiões do leste e sudeste ucranianos, que decidiram realizar o referendo separatista em 11 de maio, onde 83% da população foram às urnas e 95% dos votantes se expressaram em favor da separação. Um referendo realizado apesar de as tropas do governo de Kiev ameaçarem invadir as principais cidades da Ucrânia do leste, para reprimir as “manifestações dos terroristas no leste do país”.

Outro elemento que fez merecer ao presidente-interino Oleksandr Turchynov o adjetivo de “marionete da Casa Branca” foi a falsa denúncia de que o presidente Putin havia planejado a invasão do leste da Ucrânia. Declarações alarmistas que durante todo o mês de abril ocuparam muito espaço na “Grande Mídia”, permitindo ao Pentágono montar um posto de observação com 600 soldados na Estônia, enquanto a USAF fazia aterrissar 12 caças-bombardeiros F-16 na base aérea polonesa de Lask e o Comando da OTAN destinava nos países bálticos (Estônia, Letônia e Lituânia) 15 caças-bombardeiros, fornecidos pela Força Aérea do Reino Unido (Eurofighter), da Dinamarca (F-16) e França (Mirage 2000).

É evidente que a presença de caças-bombardeiros dos EUA e da OTAN na região báltica visa acalmar os governos daquela região com a realização de um ostensivo patrulhamento aéreo ao longo das fronteiras com a Rússia. Porém, é também verdade que as patrulhas dos F-16 ou dos Mirages 2000 nunca entrarão em combate contra os SU-27 Flanker russos que, em número de 30, aterrissaram nos aeroportos militares da Bielorrússia.

Para aplacar a tensão política, o Ministério da Defesa russo, em 23 de abril, havia comunicado aos seus homólogos europeus e estadunidenses que seu exército havia concluído as manobras militares, realizadas durante um mês ao longo das regiões fronteiriças com a Ucrânia. Além disso, o ministro da Defesa russo informava pessoalmente as autoridades militares dos EUA e da OTAN que todo o contingente mobilizado nessas manobras (100.000 soldados, 25.000 tanques e cerca de 100 caças bombardeiros) já havia regressado aos seus quartéis, que se encontram há mais de 70 ou 100 quilômetros da fronteira. Mesmo assim, Barack Obama e o britânico Nick Cameron voltaram a declarar que a retirada era uma farsa e que Putin queria invadir a Ucrânia. Por isso eles queriam que a União Europeia aplicasse novas sanções, começando a dispensar a compra do gás russo, substituindo-o com o gás que os EUA produzem com a exploração dos xistos betuminosos.

Não há dúvidas de que o “efeito bumerangue” atingiu em cheio os estrategistas da CIA, visto que a maior parte dos países europeus não concorda em substituir o gás russo pelo estadunidense, sobretudo por causa do preço mais alto e das dificuldades de distribuição dos portos franceses, espanhóis e holandeses.

Em segundo lugar, Barack Obama e John Kerry contavam com a “neutralidade” do governo chinês que, contrariando as previsões dos sinólogos da Casa Branca, interveio defendendo abertamente a Rússia. De fato, o porta-voz do Ministério das Relações Exteriores da China, Qin Gang, advertia que o governo chinês “condenava o uso de ameaças e de sanções nas relações internacionais…”, salientando que “o governo da China acredita que as sanções não contribuem para solucionar os problemas. Pelo contrário, produzem ainda mais tensões”.

Achille Lollo é jornalista italiano, correspondente do Brasil de Fato na Itália, editor do programa TV “Quadrante Informativo” e colunista do “Correio da Cidadania”.

"En Tiempos de Guarimba"

Conoce a quienes te quieren dirigir

La Covacha Roja

Donde encontramos ideas avanzadas

Pensamiento Nuestro Americano

Articulando Luchas, Cultivando Resistencias

RE-EVOLUCIÓN

Combatiendo al neofascismo internacional

Comitè Antiimperialista

Contra les agressions imperialistes i amb la lluita dels pobles per la seva sobirania

SLAVYANGRAD.es

Nuestra ira no tiene limites. (c) V. M. Molotov

Gli Appunti del Paz83

Internet non accende le rivoluzioni, ma aiuta a vincerle - Il Blog di Matteo Castellani Tarabini

Sociología crítica

Articulos y textos para debate y análisis de la realidad social

Hugo Chavez Front - Canada

Get to know what's really going on in Venezuela

Revista Nuestra América

Análisis, política y cultura

Avanzada Popular

Colectivo Avanzada Popular

Leonardo Boff

O site recolhe artigos e a obra do teólogo, filósofo, escritor e professor Leonardo Boff

Vientos del Este

Actualidad, cultura, historia y curiosidades sobre Europa del Este

My Blog

Just another WordPress.com site

Festival delle idee politiche

Rassegna annuale di teorie politiche e pratiche della partecipazione civile

Far di Conto

Piccoli numeri e liberi pensieri

Miradas desde Nuestra América

Otro Mundo es Posible, Necesario, Urgente. Desde la provincia chilena

Como te iba contando

Bla bla bla bla...

Coordinadora Simón Bolívar

¡Bolívar vive la lucha sigue!

LaDu

Laboratorio di Degustazione Urbana

il Blog di Daniele Barbieri & altr*

"Per conquistare un futuro bisogna prima sognarlo" (Marge Piercy)

KFA Italia - notizie e attività

notizie dalla Corea Popolare e dalla Korean Friendship Association

KFA Euskal Herria

Korearekiko Laguntasun Elkartea | Korean Friendship Association

ULTIMOTEATRO.PRODUZIONIINCIVILI

Nuova Drammaturgia del Contemporaneo

Sociales en PDF

Libro de sociales en formato digital.

matricola7047

Notes de lectura i altres informacions del seminari sobre el Quaderns de la Presó d'Antonio Gramsci ( Associació Cultural Espai Marx)

Centro Cultural Tina Modotti Caracas

Promoción de la cultura y arte Hispanoamericana e Italiana. Enseñanza y educaciòn.

Racconti di quasi amore

a costo di apparire ridicolo

Ex UAGDC

Documentazioni "Un altro genere di comunicazione"

Esercizi spirituali per signorine

per un'educazione di sani principi e insane fini

JoséPulido

La página del escritor venezolano

Donne in rosso

foglio dell'ADoC (Assemblea delle donne comuniste)

Conferenza Mondiale delle Donne - Caracas 2011

Just another WordPress.com site

críticaypunto

expresamos la verdad

NapoliNoWar

(sito momentaneamente inattivo)

%d blogger hanno fatto clic su Mi Piace per questo: