Simón Trinidad: un trofeo vía extradición

Displaying items by tag: Simón Trinidadpor Liliany Obando*

Bogotá, Julio 9 de 2020

 

Hace ya 16 años, Simón fue injustamente extraditado a los Estados Unidos y condenado. Actualmente se encuentra recluido en  la prisión de Máxima Seguridad ADX en Florence, condenado a 60 años.

Con motivo del 70 cumpleaños de nuestro Camarada Juvenal Ovidio Palmera – Simón Trinidad publicamos nuevamente este documento [1] que da cuenta de su situación en prisión y de la necesidad de continuar con una amplia campaña que busque su repatriación y libertad.

 

 “A los compañeros, nunca se los abandona”. Fidel Castro

                         

A partir del caso de la extradición hacia los Estados Unidos del líder rebelde, integrante de las entonces Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia – FARC – EP, Ricardo Ovidio Palmera Pineda, su nombre civil y conocido como Simón Trinidad en las filas insurgentes, queremos presentar un recorrido por las diferentes dimensiones de la figura de la extradición como una herramienta usada bajo la lógica del derecho penal del enemigo, represiva, anti soberana y de persecución al opositor político, que muchos activistas y defensoras y defensores de derechos humanos hemos denunciado y rechazado por considerarla violatoria a los derechos humanos, políticos y de la libre auto determinación de los pueblos.

La extradición como un instrumento de poder dominante

La figura de la extradición es una institución del derecho penal, es un mecanismo de cooperación judicial suscrita o aceptada entre Estados, según la cual, “un Estado competente solicita a otro la entrega de un individuo, acusado o condenado, que se encuentra en su territorio, con el fin de proceder penalmente contra aquel…” [2]

Pero más allá, la extradición es claramente un instrumento de ejercicio de poder en el que el país dominante se impone sobre el subordinado. Esto se refleja en la falta de reciprocidad del país requirente, es decir, el que ejerce la extradición activa, frente al país que entrega a sus ciudadanas y ciudadanos en una actitud meramente pasiva. [3]

Es lo que generalmente ocurre con la figura de extradición Colombia – Estados Unidos [4], país este último, hacia donde se extradita el mayor número de ciudadanas y ciudadanos colombianos, pero del cual no existe una práctica recíproca hacia nuestro país cuando son ciudadanos estadounidenses quienes delinquen en nuestro territorio.

Esta circunstancia es la que también hace más difícil recurrir a herramientas como la repatriación humanitaria o de otro tipo, de nuestros ciudadanos que debe tramitarse a pedido del Estado colombiano, que es quien autoriza la extradición de nuestros connacionales y en consecuencia debería también pedirlos de vuelta a su país.

Para que la repatriación sea posible es importante, primero, ganar conciencia entre la gente de que la extradición es una herramienta anti soberana y acto seguido buscar la presión activa de organizaciones de la sociedad civil, de defensoras y defensores de derechos humanos, de los familiares o amigos de las personas extraditadas exigiendo que éstas sean juzgadas, si es del caso, en su propia patria.

Vergonzosamente se ha dado también el caso, en el que la insistencia en extraditar ciudadanos hacia los Estados Unidos ha sido más fruto de la maquinación y presión de alguna autoridad colombiana que del requerimiento del país del norte, tal es el caso que nos ocupa en esta presentación, la fabricación de la extradición hacia los Estados Unidos y posterior condena a 60 años de prisión, con falsos cargos de Ricardo Ovidio Palmera Pineda – Simón Trinidad.

La extradición, un arma de persecución política

Una de las condiciones que establecen los tratados de extradición, la legislación internacional de derechos humanos, nuestra carta política y legislación penal es que las personas acusadas o condenadas por delitos políticos (rebelión, sedición, asonada) y conexos no pueden ser sometidas a un proceso de extradición. No obstante, el Estado colombiano, recurriendo a acuerdos no muy sanctus con los Estados Unidos y a una serie de ilegalidades jurídicas, en más de un caso, ha extraditado hacia los Estados Unidos a personas investigadas o sentenciadas por delitos políticos.

La extradición, siendo una figura de cooperación jurídica, se ejerce en la realidad como una herramienta además política, no neutral, no garantista. Al contrario, se ha convertido en un arma de persecución política, de inefectividad judicial, de vulneración de derechos y de impunidad frente a las víctimas. La extradición en Colombia es usada contra sus opositores políticos como un recurso de persecución en la lógica perversa del derecho penal del enemigo.

El abogado estadounidense Mark Burton, quien ha asistido a Ricardo Palmera – Simón Trinidad en su etapa condenatoria, sostiene en este sentido:

“En el tratado de extradición hay una cláusula… que dice que es prohibida la extradición por casos políticos… pero muchos de los casos que envían [a los Estados Unidos] son políticos”. [5]

La extradición vulnera los derechos de las víctimas

La extradición de connacionales es también usada como un mecanismo para silenciar la voz de la persona extraditada y lesiona seriamente los derechos de las víctimas a la verdad, la justicia, la reparación y la no repetición. Tal como ha ocurrido con la extradición de los jefes paramilitares hacia los Estados Unidos por parte del gobierno Uribe, para que la verdad que ellos saben no la conozcan ni sus víctimas ni el país en su conjunto.

Y es una herramienta de poder no recíproca, como podemos ver con la denominada “inmunidad diplomática”, que un Estado servil como el colombiano, le concede a países como Estados Unidos y sus ciudadanos, especialmente militares, lo que se traduce en una carta blanca de impunidad para militares y contratistas (mercenarios) -que también desempeñan tareas militares- que operan en territorio colombiano y han cometido todo tipo de violaciones contra la población civil sin que nada les pase.

Así lo ratifica el abogado estadounidense Burton:

“… Hay total impunidad porque Colombia ha firmado un tratado [en el que] los soldados estadounidenses están fuera de la jurisdicción de Colombia… lo mismo si están cometiendo delitos… Ellos justifican esto diciendo… que los soldados estadounidenses necesitan ser libres para hacer su trabajo guerrerista…” [6]

La extradición no garantiza los derechos judiciales y humanos de los colombianos

El instrumento jurídico de la extradición ajustado a los estándares de justicia internacional y de cada país, debe garantizar a las personas sujetas de extradición unas condiciones sine qua non tales como: – Que el estado requirente tenga competencia al solicitar a una persona en extradición, demostrando que el supuesto delito se cometió en su territorio; – La doble incriminación, que exige que el delito por el cual se requiere a una persona en extradición debe estar establecido en el ordenamiento jurídico de los dos Estados; -El principio del Non Bis in Ídem que garantiza que la persona no sea juzgada dos veces por el mismo delito; – La entidad mínima del delito, que exige no conceder la extradición por delitos menores; – El carácter del delito, que establece claramente que no se puede conceder la extradición por delitos políticos y conexos; – El respeto al debido proceso; – La validez de la solicitud; el respeto a su dignidad y derechos humanos; y el derecho a no ser condenado a penas superiores a las estipuladas en el Código Penal Colombiano [7].

Pero en muchos casos de colombianos extraditados a otros países estos requisitos están lejos de cumplirse, como en el caso de Ricardo Palmera – Simón Trinidad.

Las condiciones de su extradición no se ajustan a las condiciones de esta figura ni a las normas del derecho internacional de los derechos humanos, ni a las normas mínimas internacionales de tratamiento a la población reclusa, ni siquiera a la legislación penal colombiana ni a su carta política.

 

 

El Caso De Ricardo Ovidio Palmera Pineda – Simón Trinidad

La vida civil de Ricardo Palmera

Ricardo Palmera es un hombre nacido en la cuna de una familia prestante de la ciudad de Valledupar, Cesar, al norte de Colombia. Como resultado de ello, pudo acceder a la educación superior y titularse de economista. Fue profesor universitario y gerente de un banco, con una vida cotidiana de un hombre casado y con hijos.

Pero la convulsionada vida política colombiana y la difícil situación de la inmensa mayoría del pueblo, prontamente movieron la sensibilidad de un humanista como Ricardo Palmera, fue así como empezó su participación en la política, en organizaciones de centro y de izquierda como Causa Común primero y luego la Unión Patriótica.

Simón Trinidad el insurgente

La ola de amenazas, persecución y asesinatos prontamente recayó sobre la naciente Unión Patriótica y es ante esa realidad que Ricardo Palmera decide alzarse en armas, ejerciendo su derecho a la rebelión, que en Colombia es un delito, y vincularse desde entonces a la guerrilla de las FARC – EP. Fue allí donde adoptó el nombre de Simón Trinidad.

En su vida insurgente Simón Trinidad se destacó como un dirigente político, como un ideólogo más que como un militar. Nunca ocupó un lugar en la máxima instancia de dirección de las FARC – EP conocida como Secretariado ni en el Estado Mayor Central. Sin embargo, por sus calidades políticas hizo parte del equipo negociador en el proceso de paz de El Caguán, entre esa guerrilla y el gobierno de Andrés Pastrana Arango (1998 – 2000).

                   

La captura

El 4 de enero de 2004, en cumplimiento de una tarea de su organización, Simón Trinidad se encontraba en Quito, Ecuador, según se supo para buscar un contacto de alto nivel con Naciones Unidas que posibilitara entonces un intercambio o canje humanitario de prisioneros, unos en poder de las FARC – EP y otros en las cárceles del Estado colombiano.

Fue allí donde en una operación coordinada entre agentes de la inteligencia estadounidense y la colombiana, Simón Trinidad fue capturado y deportado por el gobierno ecuatoriano hacia Colombia.

El gobierno de Álvaro Uribe Vélez en el poder, quien estaba detrás de la captura de Ricardo Palmera – Simón Trinidad, solicitó inmediatamente extraditar a Simón Trinidad hacia los Estados Unidos, pero ante la ausencia de cargos del gobierno de Estados Unidos contra él, quien nunca cometió actos delictivos en territorio estadounidense, y la falta del cumplimiento de varias de las condiciones que exige un tratado de extradición, a decir: la competencia, la doble incriminación, el carácter del delito, el debido proceso y la validez de la solicitud, el gobierno de los Estados Unidos se abstuvo en un primer momento de aceptar su extradición.

Esta situación quedó develada en uno de los famosos cables divulgados por Wikileaks en donde el entonces embajador estadounidense en Colombia William Wood sostiene:

“Altos funcionarios del gobierno colombiano, incluyendo al presidente Uribe, han pedido a los Estados Unidos considerar pedir en extradición a Palmera. Obviamente ellos prefieren verlo encerrado en una cárcel de los Estados Unidos que procesado en el poco confiable sistema judicial colombiano. Su pedido tiene una nota de urgencia de ellos. Sin embargo, en estos momentos Palmera no enfrenta cargos penales en los Estados Unidos. La embajada desconoce cualquier investigación pendiente en contra de este reconocido narcoterrorista por parte de las agencias oficiales de los Estados Unidos”. [8]

Tras ese primer impedimento Ricardo Palmera pasó el año 2004 preso en Colombia, mientras que el gobierno Uribe con la colaboración del entonces fiscal general Camilo Osorio, fabricaban un falso caso por narcotráfico contra Ricardo Palmera – Simón Trinidad, que lo sacara de la órbita del “delincuente” político. Así se logró que para el mes de noviembre de esa misma anualidad la Corte Suprema de Justicia aprobara su extradición e inmediatamente después de la sanción presidencial de Uribe, éste fue finalmente extraditado hacia los Estados Unidos el 31 de diciembre de 2004.

El proceso contra Simón Trinidad en Colombia y Estados Unidos

En los Estados Unidos, Ricardo Palmera – Simón Trinidad afrontó varios juicios, con la asistencia del abogado de oficio Robert Tucker, ya que tampoco tuvo la garantía procesal de contar con un abogado de confianza, cuatro de esos juicios por el cargo de narcotráfico y otros, de los que no lograron probar nada y fue absuelto.

Posteriormente enfrentó nuevos juicios amañados, con testigos poco confiables y testimonios de desertores llevados desde Colombia. Le armaron nuevos cargos, entre ellos el de conspiración para toma de rehenes, por el que finalmente fue condenado a 60 años de prisión al hacerlo responsable del supuesto secuestro, de los tres contratistas o mercenarios militares norteamericanos Thomas Howes, Keith Standell y Marc Gonsalves, empleados de la Northrop Grumman [9], la tercera empresa contratista en defensa militar de los Estados Unidos, entonces contratista del Pentágono.

Estos contratistas en efecto fueron retenidos por las FARC-EP tras haber sido derribada la aeronave en la que hacían inteligencia electrónica sobre su área de influencia en el Caquetá, en el año 2003. Pero Simón Trinidad jamás operó en dicha área ni tuvo responsabilidad alguna por éste hecho. Lo hicieron responsable por la denominada cadena de mando y para ello argumentaron que Trinidad hacía parte del Estado Mayor Central y de su máxima instancia de dirección, el Secretariado, que tampoco era cierto.

Según el abogado Burton:

“Él ha tenido cuatro juicios y… varios cargos, en un juicio cinco cargos y en el otro como tres o cuatro… y fue condenado… por un cargo solamente que es el de CONSPIRACIÓN, y aquí en los Estados Unidos este cargo es muy conocido por ser muy amplio para el gobierno, para involucrar gente en crímenes, en delitos… La evidencia que he visto no era muy fuerte contra él, …era muy débil… Es muy injusto porque ellos trajeron testigos de Colombia de poca honestidad, que eran desertores de la insurgencia para mentir o para hablar cosas que no eran verdad en el juicio contra él…” [10]

En Colombia la persecución judicial contra Ricardo Palmera – Simón Trinidad tampoco ha sido de poca monta, afronta varios cargos [11], a decir del abogado asesor de las FARC, Diego Martínez, son más de 170 procesos judiciales los que no han podido seguir su curso legal, entre otras porque sólo se le ha permitido a Palmera, comparecer a unas pocas audiencias de manera virtual desde la prisión de ADX en Florence, Colorado donde se encuentra recluido.

El pasado de 24 de octubre de 2017 una comisión de funcionarios colombianos y parlamentarios visitó a Simón Trinidad en la prisión estadounidense para que éste voluntariamente firmara un documento en el que solicita su inclusión en la Jurisdicción Especial para la Paz – JEP [12], creada en el marco del proceso de Paz de La Habana entre la guerrilla de las FARC – EP y el gobierno colombiano y de esa manera poder cerrar los procesos que tiene pendientes en Colombia.

Entre tanto, Ricardo Palmera – Simón Trinidad continúa recluido en la prisión de ADX de Florence, Colorado en cumplimiento de su injusta sentencia, que dada su edad se convierte en una cadena perpetua, a la espera de que otras alternativas jurídicas, políticas y humanitarias puedan lograr su repatriación a Colombia.

 

Condiciones de encarcelamiento en la prisión ADX de Florence, Colorado

Una de las prisiones donde más se vulneran los preceptos internacionales que demandan condiciones de dignidad y respeto a los derechos humanos de la población privada de la libertad es la prisión ADX, ubicada en el desierto de Florence, Colorado, o también conocida por su dureza como la “súpermax”, la prisión de máxima seguridad donde se encuentra privado de la libertad Ricardo Palmera – Simón Trinidad.

De los 16 años físicos que lleva Ricardo Palmera en esta prisión unos 11 han sido de aislamiento total, lo que significa una grave violación a sus derechos humanos, dados los efectos que sobre la salud mental y emocional produce un estado de aislamiento tan prolongado.

Al respecto dice el abogado Burton [13]:

“… está en condiciones muy infrahumanas… Él ha estado casi 11 años solo… las normas internacionales dicen que es mejor no tener a una persona en [aislamiento] por más de 60 días porque daña la mente, el ánimo de una persona. Mucha gente se vuelve [loca]… con mucho problema sicológico…”

Además de negarle el contacto con cualquier otra persona, en esta primera larga etapa a Simón, confinado en uno de los pabellones con otros presos considerados de alta peligrosidad, se le negó la posibilidad de recibir libros o periódicos; de aprender el idioma del país que lo tiene (inglés); de ver televisión; le quitaron sus gafas; le negaron la atención médica y odontológica adecuada, no podía acceder a los expedientes para su defensa de los casos abiertos en Colombia; a uno de sus abogados en Colombia, el doctor Ramiro Orjuela le negaban la visa para visitarlo en los Estados Unidos; sin poder recibir la luz del sol, nunca sabía si era día o noche; era fuertemente encadenado cada vez que se lo trasladaba a alguna diligencia dentro de la misma prisión, o a alguna de las pocas audiencias virtuales que le permitieron atender; hasta le decomisaron unas cartas para jugar solitario, etc., etc.

                                   

De una de esas audiencias que fue grabada en vídeo, el mundo pudo corroborar las extremas medidas [14] de seguridad y encarcelamiento que debe soportar Ricardo Palmera – Simón Trinidad en la “súpermax”, la prisión de máxima seguridad donde se encuentra. En las imágenes se puede ver cómo es encadenado de la cintura pies y manos y le ponen un dispositivo eléctrico de alto voltaje en una de sus piernas para su máxima sujeción.

El propio Simón Trinidad [15] denuncia en una comunicación a uno de los jueces en la ciudad de Neiva en Colombia:

“Yo no tengo garantizado el derecho a la defensa; no me permiten enviar documentos a mi abogado ni a los jueces en Colombia, donde pruebo mi inocencia; eso lo tienen que denunciar mis compañeros ante la delegación del gobierno en La Habana. Ni siquiera me permiten hablar con el CICR”.

Durante el período de conversaciones de paz en La Habana, sus compañeros de causa, las FARC – EP, intensificaron gestiones reservadas, con el conocimiento del gobierno colombiano, para lograr la repatriación de Ricardo Palmera – Simón Trinidad. En esa búsqueda también lo nombraron desde el principio como uno de los voceros de la delegación de paz de las FARC – EP en la mesa de conversaciones, esto no se logró; al final del gobierno Obama se aspiraba a que le concediera el indulto, tampoco fue posible; se solicitó el mejoramiento de sus condiciones de reclusión, de acuerdo a lo exigido por los estándares internacionales en cuanto al tratamiento carcelario de las personas privadas de la libertad, es hasta ahora lo poco que se ha conseguido a su favor, unos mínimos cambios en sus condiciones de reclusión. En cambio, el Estado colombiano, principal responsable de que uno de sus connacionales se encuentre condenado injustamente en territorio estadounidense, se ha lavado las manos y no ha hecho el mínimo esfuerzo para buscar la repatriación de Ricardo Palmera – Simón Trinidad.

¿Por qué una Campaña para repatriar y liberar a Ricardo Palmera – Simón Trinidad?

Simón es un trofeo para ese Estado subterráneo de la inteligencia norteamericana y del gobierno colombiano que ha querido doblegarlo y quebrarlo moralmente, para a través suyo darle un escarmiento a la entonces insurgencia de las FARC – EP, pero han fracasado en su intento. Su historia de vida, de compromiso, de lucha y su resistencia tras un largo, tortuoso e injusto encarcelamiento en una cárcel de los Estados Unidos, hacen de Ricardo Palmera – Simón Trinidad un símbolo de dignidad y templanza para los revolucionarios del mundo.

¡No podemos abandonarlo ahora, no podemos permitir que muera en una prisión en los Estados Unidos, no podemos! Es un imperativo moral buscar su repatriación y libertad, porque tomando las palabras de Fidel Castro, “A los compañeros, nunca se los abandona” [16].

Otras experiencias como la de los 5 héroes cubanos, del puertorriqueño Oscar López, de Ángela Davis, de Nelson Mandela, de Mumia Abú-Jamal y más, nos enseñan que la solidaridad y presión política son decisivas y que se pueden obtener resultados positivos. Estamos en deuda con Ricardo Palmera – Simón Trinidad, él también merece una gran campaña nacional e internacional a la altura de su estatura revolucionaria.

Ricardo Palmera – Simón Trinidad requiere que el mayor número de personas y organizaciones, nacionales e internacionales hagamos el esfuerzo, que agotemos todas las estrategias necesarias para ganar una mayor conciencia internacional que respalde su caso y así alcanzar finalmente su repatriación y libertad.

Simón es además, la figura emblemática a través de la cual se han visibilizado y buscado también la repatriación de muchos otros prisioneros políticos, entre ellos Sonia e Iván Vargas y de decenas de presos sociales arrancados del suelo patrio bajo la odiosa y anti-soberana figura de la extradición.

A Ricardo Palmera – Simón Trinidad lo necesitamos en el país, en libertad, aportando con su inteligencia y compromiso a la construcción de un país en paz. De una paz completa.

Ricardo Palmera Pineda – Simón Trinidad, en la grandeza de su ejemplo, de su dignidad y resistencia, ya no es solamente el militante de las FARC, es nuestro Mandela, es el Héroe Nacional de todo un pueblo.
___

                                             

*Liliany Obando es integrante del Consejo Político Distrital del Partido FARC – Bogotá. Socióloga, defensora de derechos humanos, sobreviviente del genocidio contra la Unión Patriótica y ex prisionera política.  Integrante de la Campaña Simón Libertad, por la Repatriación y Libertad de Simón Trinidad.

 

[1] Véase una primera versión de este documento en: Corporación Equipo Jurídico Pueblos. La extradición en Colombia, instrumento represivo y mecanismo de impunidad. Obando Liliany.  Los dilemas de la extradición en Colombia, pgs. 128-140. Colombia, Primera edición, agosto de 2015. ISBN: 978-958-59108-0-5.

[2] Sebastián Zuleta H. Colombia y la extradición: ¿quo vadis? Fundación Ideas para la Paz. Dossier No. 3/22 de diciembre de 2010. Bogotá, Colombia, p.1.

[3] Íbid.

[4] El tratado de extradición entre Colombia y Estados Unidos formalmente no existe.  Éste fue declarado inconstitucional.  Actualmente las extradiciones se realizan de conformidad con el Código de Procedimiento Penal y las leyes 600 de 2000 y 906 de 2004.

[5] http://www.inspp.org/news/political-prisoners/entrevista-con-mark-burton

[6] Íbid.

[7] Op. Cit. Sebastián Zuleta H.

[8] Wikileaks: http://www.wikileaks.ch/cable/2004/01/04BOGOTA85.html, inicialmente divulgado y traducido al español por el abogado y analista político Juan Carlos Vallejo en: Colombia: destapes del poder oligárquico en las notas de ANNCOL en: http://otramiradadelconflicto.wikispaces.com/file/view/Colombia-+Destape+del+poder+oligárquico-+Juan+carlos+vallejo.pdf. Para un seguimiento bien documentado del caso de Ricardo Palmera – Simón Trinidad, también véase del mismo autor: Apuntes sobre el caso de Simón Trinidad, en: http://guerrillaviaweb.blogspot.com.co/2010/05/apuntes-sobre-el-caso-simon-trinidad.html?m=1

[9] https://es.wikipedia.org/wiki/Northrop_Grumman

[10] http://www.inspp.org/news/political-prisoners/entrevista-con-mark-burton

[11] http://www.inspp.org/news/political-prisoners/entrevista-con-mark-burton

[12] http://www.semana.com/nacion/articulo/simon-trinidad-se-acogeria-a-la-justicia-especial-para-la-paz/544823

[13] http://www.inspp.org/news/political-prisoners/entrevista-con-mark-burton

[14] https://www.youtube.com/watch?v=oe4jdNLLpGU

[15] https://www.youtube.com/watch?v=ZioCjxYZKzQ

[16] Tomado de un artículo del abogado y analista político Juan Carlos Vallejo, ¿Al hombre de hierro lo abandonaron?, febrero 28 de 2017, https://aun-persisten.blog/2017/02/28/al-hombre-de-hierro-lo-abandonaron/

Colombia: 22 millones de personas sin condiciones para asumir la cuarentena

por Jhosy Coronado para Alba Ciudad

Alba 

Entrevista a Mónica Delgado del partido Farc de Colombia

La rápida expansión del Covid – 19 a escala mundial tras su definición y tratamiento como pandemia por la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha permitido observar cuáles son las respuestas que dan los gobiernos de distintas naciones, frente a una amenaza común.

Dos lecturas de cómo abordar la situación se han posicionado en el debate entre especialistas y gobernantes, ofreciendo insumos que justifican la toma de decisiones para enfrentar la presencia del Covid – 19 en sus territorios:

Una corriente la representan gobiernos que decidieron aplicar medidas drásticas para reducir al máximo la movilización de la población, implementaron el distanciamiento social junto a jornadas de despistaje masivo cuando apenas se registran los primeros casos de Covid – 19 (1), como es el caso de la República Bolivariana de Venezuela donde su gobierno decretó estado alarma el mismo 13 de marzo, día que se confirman los dos primeros casos (2).

Mientras otra corriente decide no tomar medidas (o retrasarlas lo más posible) que alteren drásticamente las dinámicas económicas y cotidianas de la población, planteando que son más graves las consecuencias por parar la economía que por la aparición del Covid – 19 en sus territorios, caso de Brasil , cuyo presidente Jair Bolsonaro declaró el 2 abril que todos los y las trabajadoras menores de 40 años deberían retornar a sus labores (3), ese mismo día se registraban 8.229 contagios y 343 muertes en Brasil, lo números más altos en toda América Latina (4).

Entre quienes se plantearon renuentes en aplicar las medidas de distanciamiento y cuarentena social, está el gobierno de Colombia dirigido por Iván Duque, quien decretó la cuarentena nacional a partir del 25 de marzo (5), cuando ya se registraban 378 casos de contagio y tres muertes por Covid – 19 en Colombia (6).

A fin de hacer un balance sobre cuáles han sido las repercusiones en los sectores más vulnerables de la población latinoamericana tras la llegada del Covid – 19 y cuál es el panorama y retos del Poder Popular durante y una vez superada esta coyuntura, realicé una serie de entrevista a voceros y voceras de diferentes movimientos sociales del AbyaYala.

En esta primera entrega voy a compartir las reflexiones que nos socializó Mónica Delgado, Consejera Política en Venezuela del partido colombiano Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (Farc), a continuación, sus valoraciones:

¿Cuáles van a ser los sectores más afectados en Colombia con la llegada de esta pandemia?

M.D.: Hablamos de 3millones de personas desempleadas; 9.538 personas en condición de indigencia sólo en Bogotáy más de 40 mil personas en todo el país, que era lo que calculaba el departamento de estadística para 2016;5 millones de personas en condiciones de trabajo informal (conocidos en otros países como buhoneros o trabajadores de la economía popular); hablamos de que 6 de cada 10 adultos mayores de 60 años en Colombia son responsables por al menos un familiar y ninguno de ellos tiene pensión; hablamos de centenares de desplazados que han engrosado la lista de personas en condición de indigencia ytercerizados que no están viendo renovados sus contratos; mejor dicho, una población de más de 22 millones de personas, va tener que salir a la calle para reproducir su vida, buscar el alimento; no hay confinamiento posible con deudas y sin alimentos. Es decir, que, más o menos medio país, no tiene condiciones para resguardarse que es la medidamás efectiva para hacer frente al coronavirus. Y allí no estamos incluyendo a migrantes venezolanos y venezolanas pobres, a los que prometieron el cielo y la tierra y por los cuales este gobierno ha recibido varios millardos.

Continua Mónica: a eso hay que sumarle: el abandono del campo colombiano, la guerra que no cesa, el asesinato sistemático y permanente de dirigentes y dirigentas sociales que son los que empujan los cambios estructurales que necesita el país; líderesque en estas condiciones de confinamiento se encuentran expuestos en sus casas y siguen siendo asesinados; los bajos salarios de los trabajadores, más las privatizaciones de los servicios básicos que se vienen haciendo desde finales de los años 80.

Realidad con la que contrastan los groseros privilegios económicos a las grandes empresas y el sistema financiero.

¿Cómo evalúa las medidas asumidas por el gobierno de Iván Duque?

M.D.: Hay que decir que la respuesta del gobierno fue tardía; se impuso una cuarentena del 25 de marzo hasta el 13 de abril (ni siquiera un mes) luego, de una fuerte presión de diversos sectores y de algunos análisis que exponían cuál podría ser el panorama en el país sino se imponía una cuarentena. Se presionó de todas las formas para cerrarel aeropuerto El Dorado uno de los de mayor flujo en América Latina, y Duque directamente se negó a hacerlo; afirman que su hermana está relacionada con la empresa Avianca; lo cierto es que aún hoy el aeropuerto no se encuentra clausurado, si bien no ofrece vuelos comerciales.

El 21 de marzo el gobierno emitió un decreto para hacer frente a la situación: el 444 en el que se crea un fondo (El Fome) y se establece de dónde va a salir esa platica y en qué se va a usar. ¿De dónde sale el dinero?: del fondo de ahorro y estabilización (que son las regalías del país) y del fondo nacional de pensiones de las entidades territoriales que son fondos de los municipios y departamentos del país.

En qué se va a usar: Dar recursos a entidades del Estado que lo necesiten para sortear la emergencia; Pagar logística y funcionamiento del mismo fondo; hacer transferencias temporales para apoyar al sector financiero; compra acciones, títulos y bonos emitidos por empresas de interés nacional; financiar empresas de interés nacional; hacer transferencias al gobierno nacional. Los estoy diciendo como está escrito.

Es decir, que el gobierno de Duque deja sin recursos a los territorios para sortear la crisis y de otro lado, crea un decreto cuyo centro de gravedades el apoyo al sistema financiero y grandes empresas, que, dicho sea de paso, no son las que generan empleo en Colombia; según el Dane, el 80% del empleo generado en Colombia es por empresas pequeñas y medianas. Duque le está otorgando beneficios al sector que más utilidades generó en el 2019, el sector financiero que obtuvo ganancias de 10,2 billones de pesos, en tanto el sector salud está en crisis, pues lleva años de desfinanciamiento, pues no sólo no le meten platica, sino que cierran cuanto hospital se les atraviesa en el camino.

El plan del subpresidente puede terminar en una terrible catástrofe. Desde diversas fuerzas se vienen haciendo propuestas, que ellos van a tener que asumir porque con el 444 que busca es salvaguardar el gran capital, el problema real no podrá abordarse. El partido Farc ha diseñado un plan de choque de 9 puntos que apunta a proteger a la gente del común y que aborda desde el fortalecimiento de la infraestructura hospitalaria, un ingreso básico, gratuidad de los servicios incluyendo internet, aplazamiento de créditos, hasta la regulación de precios de alimentos y estímulos a sectores estratégicos (producción, trasportes y comercialización alimentaria); entre otros, los recursos deben salir de la condonación de la deuda externa, de reservas internacionales, gravamen a movimientos financieros y retroceso de la política de exenciones tributarias entre otros.

Luego del diagnóstico de los primeros casos de Covid – 19, se registró una situación en las cárceles de Colombia con un saldo de 23 personas asesinadas. ¿Cuáles fueron los hechos y las motivaciones?

M.D.: El sábado 21 de marzo en las cárceles La Modelo, el Buen Pastor (de mujeres), La Picota, Picaleña, El Pedregal, Cómbita, Jamundí, La Tramacua, entre otras del territorio nacional, tuvo lugar una serie de protestas por un trato digno y la superación de precarias condiciones. Ya en el 1998 la Corte Constitucional había declarado las cárcelesenemergencia sanitaria; esta es la hora que no se ha hecho nada. Esta serie de protestas exigían en lo concreto implementar un plan eficiente de contingencia para enfrentar un eventual brote de coronavirus en los centros penitenciarios, proponían descongestionar los centros penitenciarios mediante la excarcelación intramural, medidas de arrestos domiciliarios, liberación humanitaria de personas privadas de libertad – incluyendo personas mayores de 55 años -, proponían medidas para evitar gran número de personas concentradas en los patios y áreas comunes. Para ese momento ya se habían confirmado 4 casos de coronavirus en las cárceles.

Entre las propuestas estaba también la exigencia de que el personal custodio y administrativo no entra ni saliera del recinto sin las debidasmedidas de prevención, un mínimo protocolo sanitario; dotar a la población carcelaria de tapabocas, jabones, antibacteriales y demás implementos necesarios para garantizar la limpieza en los diferentes espacios.

Se proponía también agilizar las amnistías y libertades condicionales para las personas que firmaron el acuerdo de paz de La Habana – excombatientes de las Farc -, pero ¿Cuál fue la respuesta del Estado? El asesinato de 23 personas bajo la escenificación de un intento de fuga; la ministra de Justicia de Colombia, (Margarita Cabello) dijo que se vieron obligados a reprimir, soslayando que se habían hecho varias solicitudes desdediversas organizaciones, incluyendo el partido Farc, para que se le diera una salida humanitaria al conflicto, y se implementaran medidas adecuadas para sortear la pandemia.

Mientras asesinaban a esas personas fueron trasladados y trasladadas clandestinamente de La Picota y el Buen Pastor, a varios privados y privadas de libertad, entre ellos cuatro militantes del partido Farc, incluyendo a José Ángel Parra, quien tiene una enfermedad que lo hace depender de medicamentos. La familia de estos cuatro compañeros, logró comunicación varios días después y establecieron que los compañeros se encuentran en la cárcel de Picaleña, en el departamento del Tolima, una cárcel donde no tienen luz, no tienen baño, duermen al lado de sus propias heces, no tienen como limpiarlas, sólo de vez en cuando los custodios suben un baldecito de agua para que ellos mismos las quiten, es un lugar muy húmedo y están hacinados.

En este momento en La Picota hay 170 militantes del partido Farc, prisioneros del Estado, ya que son cobijados por la ley de amnistía e indulto que surge del Acuerdo de Paz firmado en La Habana, pero que este gobierno de Iván Duque ha decidido no reconocer, allí siguen, los camaradas recluidos. Nuestro partido está solicitando una audiencia con la directiva del Instituto Nacional Penitenciario de Colombia (Inpec), para solucionar esta situación y lograr mejores condiciones no sólo para los compañeros, sino para evaluar cuáles son las medidas que en esta condición de pandemia se deben tener en el sector carcelario.

¿Cuál es el horizonte del Poder Popular luego de la pandemia?

M.D.: Esperemos que luego de la pandemia el mundo no vuelva a ser el mismo, no sólo por los estragos que va a dejar el sistema sobre los más pobres, sino por lo que va quedando en evidencia frente a las masas populares y empobrecidas; creemos que se puede dar un salto de la conciencia, donde la gente haya confirmado por esta experiencia inédita, para quién gobiernan los ricos y los denominados empresarios; habremos descubierto tras mucho dolor, esperemos que no tanto, el valor de la solidaridad, la importancia de que los derechos humanos no sean convertidos en servicios, el impacto de nuestras acciones en la vida del planeta, la fuerza de la acción en unidad de millones; el sistema económico y social no creemos que sea cambiado por el coronavirus sino por las fuerzas sociales organizadas y que esta situación va a permitir un salto de la conciencia.

Mónica Delgado señala con mucha certeza que esta situación de pandemia mundial ha dejado en evidencia los intereses que defienden quienes presiden los gobiernos alrededor del mundo y esta vez no será fácil disimularlo. En la siguiente publicación estaremos compartiendo el balance que nos entregó la compañera Paola Estrada del capítulo brasileño de Alba Movimientos, sobre la situación en el gigante del Sur y quienes son los y las principales afectadas.

1.- https://www.prensa-latina.cu/index.php?o=rn&id=349472&SEO=venezuela-reporta-los-dos-primeros-casos-de-covid-19

2.- http://vicepresidencia.gob.ve/presidente-nicolas-maduro-decreta-estado-de-alarma-en-el-pais-para-enfrentar-pandemia-de-covid-19/

3.-https://www.dw.com/es/bolsonaro-critica-a-su-ministro-de-salud-y-pide-a-la-poblaci%C3%B3n-romper-cuarentenas/a-53001387

4.- https://www.arcgis.com/apps/opsdashboard/index.html#/bda7594740fd40299423467b48e9ecf6

5.- https://www.latercera.com/mundo/noticia/presidente-de-colombia-decreta-cuarentena-para-todo-el-pais/NLANX6TQ5BFWRGLAFZVJSDKGO4/

6.- https://colombia.as.com/colombia/2020/03/24/tikitakas/1585048890_033664.html

Mark Burton: «È ancora possibile che Simón Trinidad torni nel suo Paese»

Risultato immagini per simon trinidaddi Danna Urdaneta* 

Dopo aver appreso, questo 27 dicembre, della morte di Alix Pineda, madre di Ricardo Palmera (Simón Trinidad), pubblichiamo questa intervista a Mark Burton, avvocato del ribelle appartenente alla ex insorgenza delle forze armate rivoluzionarie della Colombia (FARC), realizzata alla fine del 2019. Trinidad è stato estradato in Colorado, USA, ed è vittima di una montatura giudiziaria inscenata con falsi testimoni e prove contraffatte.

Mark Burton è un difensore dei diritti umani negli Stati Uniti. Attualmente è membro della direzione nazionale del Consiglio di pace del suo Paese ed è il rappresentante legale di Simón Trinidad, un combattente dell’ex insurrezione delle FARC, estradato illegalmente in seguito a un montatura giudiziaria. Burton ha seguito il processo di pace all’Avana – Cuba – e al momento si occupa della lotta del popolo venezuelano contro il blocco economico e contro l’ingerenza degli Stati Uniti.

Chi è Simón Trinidad?

È una domanda un po’ complessa, Simón è molte cose. La prima è che proviene dalla società colombiana abbastanza privilegiata, quindi è una persona che ha vissuto bene la prima parte della sua vita. Eppure ha sempre avuto nel cuore gli interessi dei più poveri: i contadini, gli operai. È stato un combattente, ma un combattente d’eccellenza. Una persona completamente impegnata nella sua lotta, con idee molto salde e complesse. È stato anche una persona di buona volontà, una brava persona. È un mio cliente, ma lo considero anche un mio amico.

C’è chi rende omaggio a Simon Trinidad. Jorge Enrique Botero, uno dei fondatori del teleSUR, ha scritto una biografia del suo assistito: “Simón Trinidad. L’uomo di ferro”. Perché persone provenienti da diversi settori della società colombiana vogliono dare visibilità a Simón?

Botero è un grande giornalista colombiano, un cronista della guerra civile, della lotta armata e di tutto il resto.  Ha realizzato molti documentari e articoli sulla lotta armata in Colombia. Ma Botero ha sempre avuto a cuore Simón Trinidad, infatti ha scritto la biografia di Simón, conosce tutta la sua famiglia, ha studiato tutto della sua vita, e continua ad essere un estimatore di Simón Trinidad, preoccupato per le sue condizioni di reclusione e per la sua libertà. Davvero, questo non deve sorprendere.  La verità è che molte persone ammirano Simón Trinidad. Conoscerlo significa ammirarlo, perché è un uomo intelligente, umano, e allo stesso tempo molto fermo nelle sue idee politiche e sociali. Non si trovano molte persone così nella vita. È uno che la peggiore prigione degli Stati Uniti non è riuscito a farlo crollare. È una persona che solo per la sua fermezza, per le sue idee, per il suo carattere, merita ammirazione.

La montatura contro Trinidad

Nel suo primo viaggio in Venezuela, si è commosso quando ha parlato delle condizioni di prigionia di Simón Trinidad, della sua vita e delle sue lotte. Ricordo che qualcuno intervenne e disse: “se piange è perché Simón è una brava persona”. Perché un gringo difende, si dedica alla difesa di un colombiano?

Ebbene, questa tristezza, le lacrime e tutto il resto, sono cose complicate. Sono lacrime di tristezza, perché è rinchiuso lì in prigione, da solo, nel bel mezzo degli Stati Uniti, lontanissimo dal suo paese, dalla sua famiglia, dai suoi amici, dalla sua vita. Ma sono anche lacrime di frustrazione, perché è una persona così capace, con tanta cultura e saggezza. È molto frustrante che si trovi in una prigione per motivi politici. Sono anche lacrime di rabbia! Perché quello che gli è capitato è stato così ingiusto, così orribile, che mi suscitano frustrazione, tristezza e rabbia, tutto mischiato.

Il 3 maggio 2019 ha parlato di Simón Trinidad a Dossier, con Walter Martinez. Ha messo in evidenza la montatura che Alvaro Uribe e compagnia hanno architettato contro Simon, ed ha affermato di essere in possesso di documenti che provano la falsificazione. Può dirci come è iniziato tutto questo?

Simón è stato vittima di molteplici montature sia in Colombia che negli Stati Uniti. In Colombia, quando Simón è entrato nelle FARC nel 1987, era conosciuto come un professore, un intellettuale, non un comandante di alto livello. Tutti i documenti che ho dei servizi segreti militari e della polizia colombiana dicono che era un intellettuale. Ma, alla fine del 1998, durante i dialoghi a Caguán, è stato un interlocutore della guerriglia, per la sua intelligenza, per la sua preparazione e per i suoi studi.

Cominciò ad assumere un ruolo pubblico, più visibile rispetto a prima. Egli stesso ha dialogato con il governo, con diplomatici di altri Paesi e con i media. e’ così che la sua figura è diventata più conosciuta. Dopo il fallimento del processo di pace di Caguán nel 2002, si cominciò una guerra sporca per bruciare le campagne. Il governo di Uribe [2002-2010] pensava che per eliminare le FARC sarebbe bastato annientare le comunità che sostenevano le FARC: i contadini, il popolo. Così ci fu una guerra finanziata da [Bill] Clinton e [George] Bush per fare guerra alla popolazione, una guerra alla popolazione delle aree rurali della Colombia.

Questa guerra comprendeva una caccia alle streghe contro guerriglieri e contro Simon per punirlo per il ruolo ricoperto nei colloqui e, per aver dato alle FARC un’immagine positiva. L’establishment ha cominciato a dire che Simon era un importante comandante delle FARC, componente dello Stato Maggiore, in modo da poterlo accusare, come autore intellettuale, di crimini di guerra. Ma è tutta una menzogna, Uribe e i suoi servizi di intelligence hanno detto che era il numero 26 dello Stato Maggiore, quando  lo stesso Stato Maggiore conta solamente 25 membri.

Lui stesso ha portato avanti queste cause, e ne ha vinte diverse. I tribunali hanno capito che non era un comandante di alto grado. Poi è stato catturato a Quito il 1° gennaio 2004. Grazie a Wikileaks sappiamo che già il 4 gennaio fu inviato un messaggio a Washington dall’ambasciatore statunitense in Colombia che diceva che Uribe avrebbe voluto spedire Simón negli Stati Uniti, ma non c’era nessuna indagine o procedimento a suo carico.

Per questo motivo Uribe ha iniziato a costruire la montatura dicendo che mentre Simon era a El Caguan, complottava per mandare cocaina negli Stati Uniti. Poi hanno voluto coinvolgerlo nel caso degli appaltatori statunitensi che erano prigionieri di guerra dell’insurrezione. Ma nemmeno con questo aveva a che fare.

Dialoghi di pace, stigmatizzazioni e solidarietà bolivariana

Arrivarono i colloqui di pace all’Avana e non fu possibile portare Simón al tavolo dei negoziati. Con l’attuale escalation del conflitto, come si potrà rimpatriare Simón Trinidad?

È sempre stato il desiderio di molte persone che Simón fosse presente ai negoziati di pace dell’Avana con il governo colombiano. Questo non è stato possibile. Ora ci sono anche molte persone che vogliono vedere Simón in Colombia. Allo stato attuale è un po’ più complicato ottenere il rimpatrio perché il processo di pace vive gravi difficoltà. C’è una sezione delle ex FARC che ha ripreso le armi e pensa che non valga la pena di continuare questo processo di pace perché non ci sono le dovute garanzie. Altri dicono che ci sono, che vale la pena, che è possibile combattere legalmente.

Ma per Simón è ancora possibile tornare al suo paese. Ascolta, cosa penseranno i colombiani se Simón Trinidad dovesse tornare? Avrebbero più fiducia nel processo di pace. Ci sono diversi modi per farlo: esiste un accordo internazionale tra la Colombia e Stati Uniti, si potrebbe fare leva su questo e inoltre i due Paesi hanno buone relazioni. un’altra soluzione è che la Colombia può estradare Simón per i casi che sono stati aperti qui in Colombia

Quando ero lì è apparso evidente che la Colombia vuole far sentire la sua voce sul processo di reinserimento. Ho parlato con la Commissione Verità e vogliono parlare con Simón. Credono che Simón sia una persona molto importante, che possa dare molto popolo colombiano per la sua storia e il futuro della Colombia. Ho incontrato anche Patricia Linares, presidente della commissione speciale per la Pace – JEP – e anche questa vuole che Simon sia presente per partecipare al processo.

Devo ammettere che ho molto che le autorità statunitensi lasceranno partecipare Simón. Poi ci toccherà lottare qui. Ho chiesto una visita per Simón a un avvocato colombiano, Diego Martínez, e la prigione lo ha negato, ma non è stato sufficiente; le autorità dell’immigrazione non l’hanno nemmeno fatto entrare. Per questo cerchiamo la massima unità possibile per la campagna per la liberazione di Simón, con tutte le forze che possono essere riunite. Cerchiamo l’unità anche per tutti i prigionieri politici colombiani. Ecco perché abbiamo bisogno dell’unità di tutte le forze bolivariane per fornire solidarietà.

Ci sono persone che non manifestano solidarietà con Simón Trinidad per il timore che genera il fatto di associare la guerriglia colombiana con il terrorismo e il narcotraffico. Si potrebbe pensare che solidarietà a Simón implichi sostenere la lotta armata o le nuove Farc (la seconda Marquetalia). Se qualcuno non è d’accordo con la lotta armata o col narcotraffico come potrà mai manifestare solidarietà con Simón Trinidad?

Ecco, ci sono persone che credono che Simón sia un simbolo della lotta armata. Ma sono una minoranza. Trovi persone che pensano a Simón in altre modi. Prima come guerrigliero delle Farc. Col tempo e grazie alle informazioni trapelate dal processo di pace dell’Avana, e anche perché la propaganda di Uribe è meno efficace di quanto non lo fosse un tempo, ora è visto come il simbolo di qualche altra cosa: una Colombia di pace, una Colombia con più giustizia sociale.

Ci sono moltissime persone che ricordano Simón cos’era in passato: professore universitario, laureato in economia all’Università Popolare di Cesar, esperto di problemi agrari ed altre cose. Lo ricordano come un uomo che fin da giovane era a favore della pace. Come quando lottava nel partito fondato assieme a Imelda Daza, Causa Comuna, poi nell’Unione Patriottica.

Non tutti vedono in Simón il simbolo della lotta armata della guerra civile, è un simbolo che va molto più in là. Le persone di sinistra lo apprezzano tanto, ma anche altra gente lo apprezza come un simbolo di pace, giustizia sociale e pieno di amore per il proprio paese.

La cantante venezuelana Chiche Manaure è l’autrice della canzone Simón Trinidad [Clicca qui per ascoltare la canzone]. Come si spiega che una venezuelana abbia voluto omaggiarlo?

Nel testo di questa canzone la paragona alle montagne della Colombia come qualcosa di forte, immenso e bello. È un immagine molto grande, ma poi dice che l’impero, come gli Stati Uniti, lo imprigiona e distrugge i sogni del popolo latinoamericano. È molto poetico, e l’immagine è che l’impero abbia rubato – per ora, in ogni caso – qualcosa di forte, importante, bello, come le montagne colombiane. E ha anche rubato qualcosa a tutti i latinoamericani.

Per me non è una sorpresa che una cantante venezuelana elogi Simón Trinidad perché è una figura e un personaggio colombiano, ma al di là di questo è un esempio per tutta l’America Latina. Nella sua vita precedente, Simón ha avuto una vita comoda, ma ha lasciato tutto per la lotta, per la giustizia sociale e per la sovranità del suo Paese. Ha condotto la sua lotta in modo totalmente disinteressato. Nonostante tutta la repressione, la prigionia, continua con le sue idee di un’America Latina sovrana come la propone Bolívar come società giusta.

Ecco perché una cantante venezuelana come Chiche Manaure, ma anche poeti come Marcos Ana, il più antico prigioniero politico del regime di Franco, parlano di questo patriota latinoamericano, perché è una figura che si può dire eroica, è un esempio di combattente disinteressato a favore della sovranità della regione.
__

* Collaboratrice di Colombia Informa del Comitato di Solidarietà Internazionale (COSI), Venezuela

[Trad. dal castigliano per ALBAinformazione di Alessio Decoro]

Encuentro Mundial Contra el Imperialismo: Resolución Especial Sobre Colombia

por Encuentro Mundial Contra el Imperialismo

El “Encuentro Mundial Contra el Imperialismo”, reunido en la Ciudad de Caracas, República Bolivariana de Venezuela, entre los días 22 y 24 de enero de 2020, aprueba la siguiente Resolución Especial Sobre Colombia, con bases en las siguientes consideraciones: La paz de Colombia continúa siendo una utopía para todos los Pueblos de Nuestra América. Más de dos siglos de guerra continuada han convertido a Colombia en un país donde los DD.HH., los acuerdos de la Convención de Ginebra y hasta el derecho internacional público, son constantemente violados por la oligarquía más violenta de la región que ha convertido a Colombia en el primer socio global de la OTAN en la región latinoamericana y caribeña, el principal productor de cocaína del mundo, la zona de reclutamiento predilecta de mercenarios para las corporaciones privadas que contribuyen
a la desestabilización del medio oriente y en el escenario de un genocidio contra líderes y lideresas sociales que implica un etnocidio contra las comunidades indígenas y afros, y el asesinato de quienes en general, defienden el derecho a la vida y el territorio.

Como si esto fuera poco, el actual gobierno uribista ha convertido al país en la punta de lanza de una guerra de aproximación indirecta contra la Revolución Bolivariana dirigida por los EE.UU. y procura implicar a ambas naciones bolivarianas en una guerra fratricida que podría ser la primera guerra del siglo XXI en esta región que hace casi seis años se declaró zona de Paz.

Por todo esto nosotros y nosotras participantes de este Encuentro Mundial contra el imperialismo, por la vida, la soberanía y la paz, queremos exigir al estado colombiano que ponga freno de una vez por todas al genocidio de líderes y lideresas sociales, defensores y defensoras de derechos humanos y ex combatientes de las FARC. Que cese de entregar la soberanía colombiana en la más indignante subordinación a los intereses imperialistas.

Reiteramos que no hay paz posible, sin soberanía, sin respeto de los derechos humanos ni sin justicia social, por eso manifestamos nuestro apoyo a quienes desde los campos, los barrios y las cárceles resisten y que en las recientes jornadas del gran paro nacional han expresado el dolor, la rabia y también el amor contenido en las gargantas de ese pueblo bolivariano que no quiere una guerra con Venezuela, que no quiere continuar desenterrando fosas comunes ni contando día a día los asesinatos sino que exige una salida política negociada al conflicto social y armado que vive hace más de cinco décadas. En este sentido es fundamental el cumplimiento de los acuerdos firmados en la Habana con las FARC-EP y la retoma de diálogos con el ELN, pero sobretodo que el
asesinato selectivo, la represión y la judicialización dejen de ser la única respuesta que el pueblo organizado recibe ante sus justos reclamos.

En este sentido, los asistentes a este “Encuentro Mundial Contra el Imperialismo”, EXIGIMOS al gobierno colombiano que deje de subordinar el Estado a los intereses estadounidenses y se aboque a la construcción de la Paz con Justicia Social, recuperando su soberanía y fortaleciendo la unidad de Nuestra América a la luz de los sueños que unieron a Bolívar y Nariño.

Dado en Caracas, Venezuela a los 24 días del mes de enero de 2020.

Comandante Alfonso Cano: toda una vida de combate

por Coordinadora Símon Bolívar – Caracas 

Guillermo León Sáenz Vargas, alias «Alfonso Cano» (n. Bogotá, 22 de julio de 1948 – † Suárez (Cauca), 4 de noviembre de 2011) fue un guerrillero colombiano, Comandante del Bloque Central, Comandante en Jefe y miembro del Secretariado de las FARC. Cano también estuvo al frente del Movimiento Bolivariano por la Nueva Colombia, proyecto de las FARC lanzado el 29 de abril de 2000 y del Partido Comunista Clandestino Colombiano o PC3.

Alfonso Cano fue considerado como el intelectual más destacado de este grupo armado, desempeñándose como el principal ideólogo político tras la muerte de Jacobo Arenas en 1990. Fue abatido por las Fuerzas Militares de Colombia el día 4 de noviembre de 2011, durante un cerco militar.

En las propias palabras de Cano podemos entender un poco más su legado revolucionario y de resistencia antiimperialista:

Los objetivos de las FARC “son la convivencia democrática con justicia social y ejercicio pleno de la soberanía nacional, como resultado de un proceso de participación ciudadana masivo que encause a Colombia hacia el socialismo”.

“Las FARC nacimos resistiendo a la violencia oligárquica que utiliza sistemáticamente el crimen político para liquidar a la oposición democrática y revolucionaria; también como respuesta campesina y popular a la agresión latifundista y terrateniente que inundó de sangre los campos colombianos usurpando tierras de campesinos y colonos, y nacimos también, como actitud digna y beligerante de rechazo a la injerencia del Gobierno de EEUU en la confrontación militar y en la política interna de nuestra patria, tres razones…que, a pesar del contexto internacional… persisten y se agravan en la actualidad”.

“…se está a la izquierda si se prioriza lo social, la democracia popular y los cambios revolucionarios, en oposición a quienes privilegian la ganancia económica, el hegemonismo burgués y la defensa del statu quo. No se trata solo de estar al lado izquierdo de la derecha, sino de defender integralmente intereses de clase, populares. Integralmente”.

“En Colombia a la oposición democrática y revolucionaria, la asesina la oligarquía… A todo líder, a cualquier organización no oligárquica que amenace los poderes establecidos, lo asesinan o la masacran como parte de una estrategia oficial de Seguridad Nacional… desde septiembre de 1828 cuando las facciones progringas colombianas de entonces atentaron contra el Libertador Simón Bolívar, hasta estos años, pasando por el asesinato del Gran Mariscal de Ayacucho, Antonio José de Sucre, del líder liberal Rafael Uribe Uribe, de Jorge Eliécer Gaitán, de Jaime Pardo Leal, de Luis Carlos Galán, de Bernardo Jaramillo Ossa, de Manuel Cepeda Vargas y de centenares de líderes más…”.

“El paramilitarismo es una estrategia del estado, apoyado por la CIA, el MI5 y el MI6 ingleses, el MOSSAD israelí y otros gobiernos proimperialistas, para asesinar sistemáticamente opositores…” además “La oligarquía colombiana… en las décadas del 70, articuló con el naciente narcotráfico dando origen al narcoparamilitarismo…”.

“La lucha nuestra desde Marquetalia es por la democracia, por la posibilidad cierta de desarrollar una acción de masas, abierta, por los cambios revolucionarios y el socialismo”… “Y esta opción, es la que ha saboteado a tiros la oligarquía colombiana. Asesinaron a Jorge Eliécer Gaitán, legislaron con el anticomunismo como soporte durante la dictadura militar, crearon el Frente Nacional bipartidista para excluir y perseguir a los revolucionarios, y aprobaron un a Constitución en 1991, con elementos positivos en su diseño y textos, que dejó intacta la concepción de Seguridad Nacional del enemigo interno que campea desde hace un poco más 47 años en nuestro país”.

“Con el exterminio de la Unión Patriótica”… la burguesía y el gobierno colombiano “Prefirió el asesinato de cerca de 5000 dirigentes democráticos y revolucionarios… que abrir espacios a todas las vertientes de la izquierda…”.

“El asesinato sistemático de civiles en estado de indefensión por parte de militares y policías, y su posterior presentación como “guerrilleros dados de baja en combate”, es una práctica institucional en Colombia, desde el año 1948”… “que también concibe y ejecuta el asesinato selectivo de líderes políticos de la oposición, de dirigentes sindicales comprometidos con los trabajadores, la desaparición de activistas revolucionarios, las torturas, el terror y las masacres que intimiden y generen miedo, parálisis, pánico y desplazamiento”.

“…las nuevas generaciones de colombianos, en un futuro cercano, rendirán honores y harán reconocimiento a los mártires de la Unión Patriótica que “a pecho descubierto” lucharon por un mejor país para sus hijos, por la democracia y la convivencia, con una generosidad, un desprendimiento y una valentía ejemplares”.

“En las FARC pensamos que a pesar de esa histórica agresión antipopular que caracteriza el devenir nacional… hemos luchado, una y otra vez, por encontrar con los distintos gobiernos, la salida política al conflicto colombiano. NO se ha logrado porque la oligarquía piensa en rendiciones y nosotros en cambios de fondo, democráticos, a la vida institucional y a las reglas de convivencia…”.

“No tenemos ninguna dubitación, ninguna duda sobre nuestra obligación de luchar permanentemente y sin desmayo, con convicción y optimismo, por acercarnos con certeza a la solución política, incruenta, del conflicto Como revolucionarios que lo hemos entregado todo por nuestros ideales y el bienestar del pueblo, persistimos en la solución política del conflicto”.

“Desmovilizarse es sinónimo de inercia, es entrega cobarde, es rendición y traición a la causa popular y al ideario revolucionario que cultivamos y luchamos por las transformaciones sociales, es una indignidad que lleva implícito un mensaje de desesperanza al pueblo que confía en nuestro compromiso y propuesta Bolivariana”.

(VIDEO) FARC-EP relanzan el Movimiento Bolivariano por la Nueva Colombia

___

El Movimiento Bolivariano por la Nueva Colombia (MBNC) fue anunciado su lanzamiento el 29 de abril de 2000, por las FARC como parte de su brazo político. A la reunión ocurrida dentro de la zona de distensión, en San Vicente del Caguán, asistieron todos los miembros del Secretariado de las Farc, incluyendo a Manuel Marulanda y Alfonso Cano, que fue elegido su Director Nacional. También asistieron algunos miembros del Estado Mayor de las Farc. Se remonta a finales de 1997, cuando las FARC‐EP dieron a conocer internamente lo que denominaron Manifiesto Bolivariano. Posteriormente se determinó que este movimiento fuese dirigido por el Partido Comunista Clandestino. Carecía de estatutos y sus miembros se denominaban ‘asociados’.​ Se constituyó como un proyecto político de masas y de cuadros, sobre la base de la experiencia de la Unión Patriótica (Colombia),​ que ya sea por medio de acciones militares, de enfrentamiento con encapuchados y apoyo y participación activa en todas las acciones de manifestaciones, protestas o paros contra el gobierno. En marzo de 2000 se dio a conocer un documento con el nombre de Carta de reunión, ʺEl pueblo no puede seguir dispersoʺ, en el que de manera breve se caracterizó la naturaleza del movimiento y se definieron sus propósitos.

___

“No hay mejor medio de alcanzar la libertad,
que luchar por ella”. 

Simón Bolívar

Compatriotas:

Colombia está gravemente enferma porque los gobernantes liberales y conservadores han utilizado sus cargos para favorecer a los ricos y para su propio beneficio personal; porque sus gobiernos solo han servido para defender la insaciable voracidad de los dueños del gran capital, de los latifundistas y de los diferentes carteles del narcotráfico; y porque han entregado nuestra soberanía a los Estados Unidos de Norteamérica, en contravía de las más patrióticas tradiciones, de la economía y de la dignidad de todo el país. 

Para mantenerse en el poder han acudido a una guerra sin reglas. Desde los tiempos de los atentados al Libertador Simón Bolívar y al Mariscal Antonio José de Sucre pasan-do por los magnicidios de Jorge Eliécer Gaitán y Jaime Pardo Leal, los jefes liberales y conservadores han utilizado el crimen y la violencia, como herramienta principal del Estado para imponer su ley, llevando el terror y la intimidación a un pueblo anhelante de tolerancia democrática, justicia y bienestar. 

Para liquidar toda manifestación de protesta e inconformidad, incorporaron la Doctrina de Seguridad Nacional como concepción de Estado, declarando enemigo interno a todos quienes no se resignaron a su política de hambre y exclusión. 

Pregonan la defensa de los Derechos Humanos, mientras estimulan la pena de muerte que las Fuerzas Armadas practican sin freno desde siempre, hacen alarde de las “libertades ciudadanas” pero conforman grupos de sicarios paramilitares, rasgan sus vestiduras contra el crimen al mismo tiempo que organismos de Seguridad del Estado incrementan la desaparición de sus opositores, ratifican una y otra vez el fuero militar verdadero ariete de la impunidad mientras se lamentan de la ineficacia de su justicia, dicen abogar por mantener la población civil alejada de la confrontación armada pero intensifican su tarea de “quitarle el agua al pez” que significa asesinar los civiles no afectos al gobierno y aprueban la abolición del delito político para condenar por terroristas a quienes luchan contra el establecimiento. 

Han transformado a los integrantes de las Fuerzas Armadas y de la Policía en mercenarios a sueldo, convirtiéndolos en el terror de sus propios hermanos y en indiscutible causa de los funestos odios que desgarran al país. 

Todo ello para mantener a los trabajadores en miserables niveles de vida, regateándoles ínfimos aumentos salaria-les, elevando los índices de desempleo, rebajando las condiciones de existencia de las mayorías nacionales, arrebatando la tierra a los campesinos y negándole las más mínimas aspiraciones al pueblo. 

¡LA CLASE POLÍTICA MIENTE!

Los jefes liberales y conservadores le mienten al país en campañas electorales y en el ejercicio del poder haciendo de la política el juego del engaño, de la gobernabilidad palanca de corrupción y de la justicia social una obra de caridad para la publicidad y los discursos oficiales. 

Su manejo monopólico de los grandes medios, les ha permitido manipular la información, erigirse en voceros de la llamada “opinión pública”, calumniar a sus opositores, mantener desinformados a pobres y explotados sobre la verdadera situación existente marginándolos así de la real solución de los problemas que caracterizan nuestro de-venir político y social. 

Los repulsivos olores que aún emanan del publicitado PROCESO 8.000 -verdadero tejido de las relaciones políticas del poder- son tan solo otra manifestación más de las costumbres políticas que los jefes liberales y conservadores le han impuesto al país. Así ha sido siempre, es su manejo normal y su forma de gobernar, tan solo que en esta ocasión una pelea de comadres, la avaricia del imperialismo gringo porque los dólares del narcotráfico regresen a su corral y el interés electorero de los partidos políticos yanquis, destaparon buena parte de esa olla podrida que es “la clase dirigente de nuestro país”. 

Todos sus componentes del poder ejecutivo, directivas de partidos políticos, comisiones éticas, parlamento, jueces, notarios, procurador, contralor, gobernadores, alcaldes, generales, coroneles, servicios de inteligencia, banqueros, periódicos, magistrados del Consejo Nacional Electoral e integrantes del notablato nacional quedaron desnudos ante la opinión del país. 

Se sabe que la inmoralidad ha sido su norma, el cinismo su ética y el bolsillo propio su objetivo fundamental. El saqueo de la Caja Agraria, el robo a través de DRAGACOL y de FONCOLPUERTOS desenmascaran la gestión de la clase política al frente de la administración pública. 

Continúan regalando a las transnacionales el patrimonio colectivo de todos los colombianos, privatizando las empresas que les fueron entregadas para su administración y que terminaron vendiendo en un mercado saturado de sobornos y de inmoralidad. 

Han tenido la desvergüenza de convivir y enriquecerse del narcotráfico durante largos años estimulando la invasión de los narcodineros en todos los resquicios de la sociedad colombiana, aunque, ante tamañas evidencias, inventen distancias con él, señalando a otros como responsables de tan impúdica corrupción. 

VALORES PATRIOS: INSEPULTOS

Con su política Neo Liberal del sálvese quien pueda, no solo incrementaron la explotación sobre los trabajadores del campo y la ciudad y sobre los sectores medios de la población, sino que también fracturaron los valores más importantes y caros de los colombianos: nuestro sentimiento de nación independiente, la honestidad, la solidaridad, la dignidad, la vida, la sensibilidad social, el respeto por sus semejantes, la unidad familiar, el orgullo por las tradiciones populares y el valor por la palabra empeñada. 

Su promesa de redistribución del ingreso ha tomado forma única en el soborno y la mordida. 

Pretenden resumir todos nuestros valores en su sublime principio: todo hombre tiene su precio convirtiendo al sapo en insignia nacional, otorgando empleos, contratos y dineros a cambio de votos, entregando recursos oficiales a los necesitados pero aplastando sus principios, transformando al dólar en el supremo dios de los colombianos ante el cual todos debemos someter nuestra moral, ilusiones y conducta. 

Hicieron de la indignante y desvergonzada entrega de nuestra soberanía nacional y del arrodillamiento frente a los Estados Unidos, la forma natural de existencia del país. 

Colombia necesita volver a levantar con fuerza las bande-ras de su soberanía y defensa de su territorio. Nuestro derecho a ser respetados como nación independiente, a exigir absoluta libertad en la solución de nuestras diferencias internas, a desarrollar estrategias tecnológicas que nos liberen de la dependencia, a independizar nuestro comercio internacional, a reivindicar nuestros valores culturales e idiosincrasia y al pleno respeto de nuestros recursos naturales. 

Avanzar en la lucha por la unidad de los pueblos latinoamericanos, en el espíritu bolivariano, contra sus enemigos comunes. 

Debemos asimilar los avances tecnológicos de la sociedad moderna para asegurar el desarrollo nacional, pero sobre políticas muy definidas que impidan los atropellos y garanticen un futuro de prosperidad cierto, pero nuestro. 

Utilizar las nuevas e ingentes riquezas petroleras no en la guerra ni en los odios, si no en el campo, en la industria, en la educación como deber del Estado, en políticas de vivienda, de salud y equilibrio ecológico que beneficien al pueblo.

En agua potable para todos. En el progreso de las comunidades indígenas con respeto de su autonomía, en la integración de las comunidades negras hoy sumidas en la desesperanza. En el deporte, para que masivamente la juventud sea apoyada y estimulada en su desarrollo físico y mental como compromiso de gobierno. En la investigación científica que nos contribuya al progreso y a la independencia. 

UN RÉGIMEN POLÍTICO PARA LA CONVIVENCIA DEMOCRÁTICA

Debemos construir un nuevo Régimen, sostenido en la tolerancia y el respeto por la opinión ajena, que garantice la verdadera redistribución del ingreso, la ética en el manejo de la cosa pública, la soberanía nacional, la justicia social y la solución pacífica de las diferencias. 

Desterrar del ejercicio de gobierno a todos aquellos comprometidos en tanto terror y tan grandes injusticias. Cómo pensar que los Gavirias, los López Michelsen, los Samper, los Pastranas, los Santos, los Bedoyas Pizarros, los Serrano Cadena, los Víctor Carranza, los Sabas Pretel, los Santodomingos, los Ardilas Lules, los Sarmiento Angulos y tantos otros ricos, con tan abulta-das cuentas en los bancos nacionales y extranjeros, con tan millonarios ingresos mensuales, van a defender los intereses de las mayorías empobrecidas del país?  No, no lo hacen, simplemente porque no lo necesitan. Ellos defienden sus intereses y los de sus amigos ricos. 

¡EL PUEBLO NO PUEDE CONTINUAR DISPERSO!

A todo esto hay que colocarle un punto final. Estamos in-vitando al país que anhela una sociedad deliberante pero respetuosa del criterio ajeno, en progreso pero justa y amable, a que construyamos un nuevo movimiento político comprometido con los intereses mayoritarios de los colombianos, extraño a la intolerancia y al engaño, para llamar a cuentas a tanto sinvergüenza, a tanto ladrón, a tanto vendepatria e instaurar un gobierno de dignidad que reconstruya democráticamente la nación. 

Y porque aquí en Colombia, entre todos los gobiernos acabaron la oposición legal a los tiros con la guerra sucia, las desapariciones y el terror, el nuevo movimiento debe ser estructurado para trabajar en la clandestinidad. Que lleve aliento, organización y razonamientos a los diferentes sectores que forman nuestra nacionalidad y que proteja con el secreto de su pertenencia a todos quienes lo integren, hasta cuando seamos millones y podamos con la fuerza de la razón y de la lucha desterrar para siempre el terror del Estado, la corrupción y la injusticia. 

¡ENTRE TODOS DEBEMOS HACER ALGO POR TODOS!

Porque en Colombia las mayorías aún nos indignamos ante las injusticias y tenemos la decisión de no permanecer indiferentes, invitamos a los inconformes; a los trabaja-dores que forjan el progreso económico y social, víctimas de los bajos salarios, los atropellos y la explotación; a los campesinos, eternos olvidados con cuya sangre se han re-gado todos los surcos y bosques de nuestra nación; a los desempleados y a los trabajadores de la llamada economía informal; a los estudiantes; a los nuevos profesionales y técnicos que ingresan en el incierto mercado del trabajo; a las mujeres, verdadero ejemplo y aliento en la lucha de los pueblos por la convivencia y la igualdad; a los intelectuales y artistas pues su creatividad y altiva presencia debe volver a ser luz en las jornadas populares; a los periodistas independientes; a los militares patriotas cansados de ser verdugos de sus propios hermanos; a los desplazados por la violencia latifundista, militar y para-militar que llenan los tugurios de las ciudades o andan errantes; a los habitantes de los barrios marginales y de las comunas; a los sacerdotes sensibles ante la cruel arrogancia de los poderosos; a los creyentes de todas las religiones porque la libertad de cultos es premisa del respeto por el prójimo; a los indígenas de todas las comunidades pues solo un gobierno de mayorías será garante de sus culturas, de sus milenarias tierras y de su organización; a los negros para alcanzar plenos e iguales derechos; a los luchadores por el respeto a los Derechos Humanos, defensores de Presos Políticos y familiares de desaparecidos; e invitamos especialmente a la juventud, convocamos su histórica rebeldía contra la injusticia, su generosidad con los débiles, su irreverencia creadora porque solo con audacia e imaginación colectiva seremos capaces de abrir los nuevos caminos de la Patria Amable en la que queremos vivir y dejar como herencia a nuestros hijos. 

A todos los invitamos a organizar esta nueva herramienta de lucha que llamaremos MOVIMIENTO BOLIVARIANO POR LA NUEVA COLOMBIA para cimentar futuro sobre nuestros históricos valores patrios, para juntar esfuerzos y esperanzas y concluir lo que el Libertador Simón Bolívar empezó y está por terminar: la integración latinoamericana, la independencia nacional y la justicia social. 

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo colocan al servicio de esta tarea sus armas y combatientes, su influencia, su esfuerzo, experiencia y compromiso irreductible con las luchas populares, para crear una opción política distinta a los partidos tradicionales, capaz de contribuir con eficacia en la conducción del país hacia destinos de igualdad y de soberanía nacional! 

¡VIVA LA NUEVA COLOMBIA!
PLENO DEL ESTADO MAYOR CENTRAL DE LAS FARC-EP
“Con Bolívar, por la paz y la soberanía nacional”
Montañas de Colombia, Marzo 25 del año 2000

(VIDEO) Las FARC-EP relanzan el Partido Comunista Colombiano Clandestino

 

El remake de la película FARC-Venezuela

Risultati immagini per Farc eppor Néstor Francia

No voy a opinar sobre la decisión de un sector de las FARC de retomar el camino de la lucha armada. Hay otro sector, encabezado por Rodrigo Londoño, alias Timochenko, que se pronuncia por mantenerse en el camino que se abrió con las conversaciones de paz. Cada uno de estos sectores ha esbozado razones respetables y no soy quien para convertirme en juez, no me gusta fungir de sabihondo. Me interesa por ahora cómo el hecho afecta a Venezuela.

El retorno del sector de las FARC comandado por Iván Márquez y Jesús Santrich al uso de las armas ha revivido la matriz, debilitada un tanto después de los acuerdos de La Habana, de Venezuela como una especie de Santuario de los grupos insurrectos de Colombia, señaladamente de las FARC y el ELN. Esto no puede sorprender a nadie, pues es el remake de una película conocida, solo que como todo remake, presenta particularidades en la nueva versión. Primero que nada, se da en medio de una agresión imperialista aguda y brutal contra Venezuela, como nunca antes se había visto durante la Revolución Bolivariana, ni siquiera en aquellos duros días del golpe de Estado de 2002 y del posterior y casi inmediato sabotaje petrolero a gran escala. Ello por su carácter extensivo, pues reúne en grado sumo casi todas las modalidades de agresión posibles: económica, política, social, mediática, diplomática. Solo ha faltado la agresión militar abierta, aunque se ha manifestado también en amenazas de diversa laya. En segundo lugar, ocurre en el contexto de una situación de marcado reflujo político y de masas de la oposición venezolana, cosa que no ocurría en los hechos de 2002, cuando la presencia política y la capacidad de movilización opositoras estaban en un punto alto. Este último es un factor de vital importancia en la nueva versión de la película que presenta a Venezuela como causa y amparo de los grupos armados de la izquierda colombiana.

La oposición venezolana ha sufrido en lo que va de 2019 varias derrotas importantes. La más significativa el 23 de febrero, cuando ocurrió la derrota en la batalla de la frontera, o de los puentes como también se le recuerda. Esa victoria de la unión cívico-militar venezolana marcó todos los acontecimientos posteriores, ya que impidió el establecimiento de una cabeza de playa de la derecha en el estado Táchira, que era uno de los principales objetivos de aquel despropósito de dimensión internacional. Después vino la derrota del sabotaje eléctrico y el espectáculo bufo del 30 de abril en Altamira, así como el fiasco de la “gran movilización” anunciada para el 1° de mayo.

Todas estas derrotas han tenido como consecuencia el derrumbe del mito fundamentado en la figura de Juan Guaidó, en el cual muchos opositores han puesto la esperanza del “cese de la usurpación”, el “gobierno de transición” y “elecciones libres”. Cada vez más opiniones apuntan a señalar que parecen acabarse los quince minutos de fama de este personajillo menor de la política, este Frankenstein construido por la canalla mediática mundial. Ejemplo de ello es el conocido reportaje de Bloomberg, portal insospechable de chavismo, publicado en días pasados, y en el cual se revela que diplomáticos extranjeros en Venezuela aún tras mantener su respaldo a Juan Guaidó, empiezan a dudar sobre la salida de Nicolás Maduro, por lo cual han decidido mantener sus relaciones con la “dictadura”. De acuerdo con esa agencia de noticias, el embajador alemán en Venezuela, Daniel Kriener, se reunió hace dos semanas con sus colegas europeos bajo la presencia del canciller Jorge Arreaza. Así mismo Arreaza habría mantenido también reuniones oficiales tanto con el gobierno de España como con el de Portugal; ambos reconocen a Guaidó, pero prefieren mantener conversaciones con el “régimen”. “El primer ministro de Curazao, una isla caribeña controlada por el Gobierno pro-Guaido de los Países Bajos, recibió recientemente a Manuel Quevedo, el jefe del gigante petrolero controlado por Maduro, Petróleos de Venezuela SA. Discutieron la oferta de PDVSA para renovar un acuerdo para operar una refinería en la isla”, señala Bloomberg, que indica igualmente que Brasil, por ejemplo, se vio obligado a pedir a Maduro la renovación de las credenciales diplomáticas de sus funcionarios en Venezuela. Según Bloomberg, estas son solo muestras de que los países que se manifiestan aliados de Guaidó “juegan con Dios y con el diablo”. Y además: “Todo esto fue una gran apuesta arriesgada (…) los europeos, por mucho que lo nieguen, ya han comenzado este proceso de volver a los negocios como siempre con Maduro. Los países de América Latina eventualmente tendrán que hacer lo mismo”, dijo a Bloomberg Oliver Stuenkel, profesor de relaciones internacionales en el grupo de expertos de Sao Paulo Fundação Getulio Vargas.

También se ha pronunciado otro agente mediático de la derecha, Panam Post, que reportó el 1° de septiembre pasado que “…la Unión Europea insiste en proteger a Nicolás Maduro avalando un diálogo que no ha traído resultados para Venezuela. Tal es el apoyo, que el organismo europeo ha insistido en la ‘buena fe’ del régimen y en su ‘espíritu de compromiso’ (…) Pese a que la UE tiene constancia de las violaciones a los derechos humanos perpetrados por la dictadura chavista, prefiere esperar por el diálogo sin hablar de plazos ni fechas. Pide ‘resultados concretos’, pero no explica exactamente a qué se refiere con ello. La amenaza pareciera ser ambigua, pues dichas negociaciones podrían durar meses o, peor aún, años (…) El organismo europeo, que finalmente validó el informe de Michelle Bachelet sobre la violación a derechos humanos en Venezuela, no ha emitido ninguna acción que pueda incomodar a Maduro. Entre tanto, el régimen aumenta el número de presos políticos y se afianza nuevamente en el poder (…) Por su parte, el Grupo de Lima, que fue creado para tratar de resolver la crisis en Venezuela y presionar la caída de la dictadura, tiene dos años emitiendo comunicados sin responder a acciones contundentes, mientras la migración venezolana aumenta (…) La mayoría de las naciones mantienen relaciones diplomáticas y comerciales con la dictadura, y no han tomado acciones para aislar económicamente al régimen e impedirle el flujo de dinero efectivo.

Tampoco han sancionado a los aliados de Maduro y mantienen relaciones comerciales con quienes lo sostienen en el poder (…) De seguir dándole tiempo a Maduro y a su círculo para que se fortalezca, Venezuela podría terminar implementando en forma el mismo modelo que los Castro instauraron en Cuba, solo que con más refugiados por el mundo y mayores consecuencias políticas, económicas y de seguridad para toda la región (…) Aunque Juan Guaidó se mantiene en la palestra, ha dejado pasar su responsabilidad de solicitar apoyo militar para salir de la dictadura; aprobó la reincorporación al TIAR, pero ha dejado de lado su activación; mientras que ha decidido ignorar por completo el principio de Responsabilidad de Proteger que permitiría una intervención militar humanitaria en Venezuela (…) El régimen de Nicolás Maduro se ha mantenido en el poder y continúa aferrándose al diálogo ganando tiempo; entre tanto, tal y como lo señaló Bloomberg, los Gobiernos empiezan a dudar de la caída de la dictadura, no actúan y prefieren mantener sus conversaciones con el chavismo (…) A Guaidó se le acaba el tiempo como presidente de la Asamblea Nacional y como presidente encargado; sobre todo, porque uno de sus aliados (Estados Unidos) entrará en campaña el próximo año (…) Aunque excepcionalmente se apruebe la renovación de Guaidó como presidente de la AN, en diciembre de 2020 debiera haber nuevas elecciones a la Asamblea; si no hay un cambio de las autoridades del Consejo Nacional Electoral, será la ocasión que el chavismo estará esperando para intentar volver a controlar el Parlamento robándose las elecciones”.

Como vemos, la derecha internacional está rebajando cada vez más su nivel de expectativa con respecto a la real posibilidad de que la oposición venezolana, de la mano de Guaidó, puede derrotar al chavismo y comienza a sacarle la alfombra a su fantoche ficcional, aplicando la máxima de que “lo que no sirve va al pote de la basura”. También en Venezuela factores de oposición comienzan a alejarse de la leyenda urbana que ha terminado siendo Juan Guaidó, algunos de manera francamente agresiva, como la periodista residenciada en Miami Patricia Poleo.

Siendo así, la derecha se alegra de que la paz en Colombia haya sufrido este descalabro, pues ven en el resurgimiento de la guerra una nueva esperanza de que se haga forzosa una intervención militar internacional en Venezuela y empieza a sacar cuentas en ese sentido. El escribidor venezolano Antonio Sánchez García, redomado y radical antichavista, opina que “Con esta decisión de las cúpulas de las FARC se avanza hacia escenarios de guerra que involucran primero a Venezuela y Colombia, pero podrían extenderse a toda la región en un desesperado esfuerzo por impedir la caída del régimen dictatorial en Venezuela. Pretextos mucho menores han desatado grandes conflagraciones bélicas. Es hora que Occidente tome plena conciencia de las cartas que están sobre la mesa. Y tome la magna decisión de bloquear una tragedia semejante”.

Por su parte, el conocido agente imperialista Andrés Oppenheimer ha escrito que “El anuncio de un grupo disidente de guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) de que romperá el acuerdo de paz y reanudará la lucha armada ha sido visto por muchos como un problema interno de Colombia. Pero no lo es: lo más probable es que se convierta en una disputa entre Colombia y Venezuela, y que quizás hasta derive en un conflicto regional (…) un resurgimiento de la violencia de las FARC y el ELN en Colombia, con el respaldo de Venezuela, cambia la situación que existía en los últimos años, y aumenta la posibilidad de internacionalizar el conflicto interno de Colombia”. El mismo Juan Guaidó intenta tomar un segundo aire aprovechando la nueva situación interna de Colombia y llama a la Fuerza Armada de Venezuela a lanzarse a la aventura de un golpe de Estado: “¿Están contentos de que sigan actuando libremente en la frontera estos grupos irregulares? (…) la invitación es a que ejerzamos soberanía, a que expulsemos a los grupos irregulares de Venezuela, la invitación es realmente a hacer respetar la soberanía nacional”.

Por supuesto, los principales enemigos de Venezuela y de la paz en Colombia tratan de valerse de la ocasión para mantener sus políticas de agresión contra nuestro país. Según Elliott Abrams, enviado de Estados Unidos para Venezuela, el derrotero tomado por Márquez y Santrich, y sus compañeros de ruta, “Es una gran preocupación. Parte de esa preocupación es, de nuevo, que el régimen de Caracas parece que está fomentando esta actividad, en esencia dando partes del país particularmente al ELN”. En esa misma dirección apunta la declaración del presidente colombiano Iván Duque: “Los colombianos debemos tener claridad de que no estamos ante el nacimiento de una nueva guerrilla, sino frente a las amenazas criminales de una banda de narcoterroristas que cuenta con el albergue y el apoyo de la dictadura de Nicolás Maduro”.

No creo que el remake de marras vaya a cambiar radicalmente el efímero destino político de Juan Guaidó ni que aumente la posibilidad de una intervención militar inmediata en Venezuela. Me preocupa mucho más la situación interna del país, sobre todo el peligroso descontento social generado tanto por la inclemente agresión económica como por la persistencia de errores de variada índole que afectan la gestión de Gobierno y alejan al chavismo oficial del mayoritario respaldo popular que alguna vez tuvo. No la tenemos fácil, eso lo sabe todo el mundo. Dentro de todo, demos gracias a la torpeza de Juan Guaidó y de los patéticos seudodirigentes de la oposición, por los favores recibidos.

(VIDEO) Las FARC-EP retoman las armas

Análisis histórico de un desdichado “trino” del presidente Iván Duque

por Yldefonso Finol

En Cartagena, emocionado por la visita del exjefe de la #CIA, hoy canciller, #MikePompeo, el presidente de #Colombia Iván Duque, escribió en sus redes sociales: “Hace 200 años el apoyo de los padres fundadores de los #EstadosUnidos a nuestra independencia fue crucial, por lo que recibir hoy su visita nos llena de alegría y de honor, precisamente este año del #Bicentenario, tan importante para nuestro país”.

El breve texto provocó una prolongada controversia en redes y medios digitales, con el autor como epicentro de críticas y burlas de una ciudadanía sorprendida más por los errores que por el enfoque subyacente en el mensaje.

Antes de pasar al análisis de la temática histórica en cuestión, necesito hacer dos aclaraciones previas: 
a) por un profundo respeto a todo cuanto implique nuestra gesta independentista, intentaré en todo momento alejarme de cualquier sarcasmo, aunque luzca tentador echar una chanza a semejante adversario;
b) por las mismas razones éticas, tampoco entraré en calificar el nivel de los comentarios que he visto en el ciberespacio.

Mi aporte en este debate se centrará en diseccionar el contenido del texto presidencial y ofrecer información documentada y verificada sobre la verdad histórica.

1) Primera afirmación: “este año del Bicentenario, tan importante para nuestro país”

Se conmemoran 200 años del glorioso 1819, aquél primer Gobierno Bolivariano de Venezuela con sede en Angostura, a orillas del río Orinoco, desde el cual Simón Bolívar, visualizó, diseño, organizó y ejecutó con su directa dirección político-militar el paso de los Llanos, el salto de los Andes, las victorias de Pantano de #Vargas y #Boyacá, y la independencia de la #NuevaGranada.

Ciertamente, es #ElLibertador, en su condición de Presidente de la República de #Venezuela, quien fue con sus tropas y sus recursos a libertar aquella amplia franja de territorio que había sido reconquistada por la bota colonial. Este es el #Bolívar que en 1815, luego de pacificar y liberar #Bogotá, no fue apoyado por los generales de #Cartagena para completar la misión libertadora. Es el Bolívar refugiado en el archipiélago caribeño, en el que sigue amasando con telúrica fuerza su máxima creación, su Colombia, y así lo anuncia con quenas y zampoñas en la Carta de Jamaica. Es el Simón Bolívar que recibe –dos veces- el apoyo incondicional del General (¿padre fundador?) Petion.

El 15 de febrero de aquel inmortal #1819, El Libertador pronuncia su #DiscursodeAngostura en el acto de instalación del Congreso de la República de Venezuela, síntesis de su ideario político hasta el momento, donde manifiesta sus grandes preocupaciones sobre la necesidad de constituir instituciones para una nueva sociedad basada en la igualdad, la estabilidad y la felicidad social. Allí reafirma la estrategia emancipadora según la cual, mientras persista la presencia del ejército enemigo en el territorio, la prioridad fundamental es la victoria militar sobre el invasor. No dudó en reiterar su convicción más anhelada, que la unión de Venezuela y la Nueva Granada -“el voto (o deseo) de los ciudadanos de ambos países”- dieran origen a un nuevo Estado llamado Colombia, que sería “la garantía de la libertad de la América del Sur”.

Y así quedó plasmado en la segunda Carta Magna de Venezuela, sancionada en diciembre de 1819. Tal es el parto de la Colombia original, la de Bolívar y su pueblo.

2) Segunda afirmación: “el apoyo de los padres fundadores de los Estados Unidos a nuestra independencia fue crucial”

Esta afirmación pudiera adolecer de dos extremismos: exceso de ignorancia de la historia y/o exceso de (es difícil decirlo sin calificar) obsequiosidad pro estadounidense (¿o servilismo, pitiyanquismo, malinchismo, santanderismo?)

Hace doscientos años el único Padre Fundador crucial para “nuestra independencia” fue #SimónBolívar, y en su nombre van implícitos los de #AntonioNariño y #RafaelUrdaneta#AntonioJosédeSucre y #CamiloTorres, Lara y Zea, Silva y #Girardot#ManuelaSáenz y #JosefaCamejo, Ana María Campos y la señora que recibió al Libertador en Bogotá tras el triunfo de Boyacá: “¿Volviste? Bendito seas fantasma”; y miles anónimos que se sembraron en la inmensa trepidación de las luchas por un mundo mejor.

Los presidentes y el pueblo deberíamos saber que la Independencia de Nuestra América se logró a pesar de Estados Unidos. Thomas Jefferson señalaba por allá por 1786: “Nuestra Confederación debe ser como el nido desde el cual toda América, así como la del Norte como la del Sur, habrá de ser poblada. Mas cuidémonos (…) de creer que interesa a este gran Continente expulsar a los españoles. Por el momento aquellos países se encuentran en las mejores manos, y sólo temo que éstas resulten demasiado débiles para mantenerlos sujetos hasta que nuestra población haya crecido lo suficiente para írselos arrebatando pedazo a pedazo”.

Ese es el mismo #ThomasJefferson, que en 1806 negó el apoyo al venezolano #FranciscodeMiranda, quien sirvió con las armas a la independencia de Estados Unidos y es el autor de la original #Colombeiacomo denominación genérica del continente una vez liberado del yugo colonial hispano.

Desde 1804, las fauces del “destino manifiesto” se asomaban en John Adams: “La gente de #Kentucky está llena de ansias de empresa y aunque no es pobre, siente la misma avidez de saqueo que dominó a los romanos en sus mejores tiempos. México centellea ante nuestros ojos. Lo único que esperamos es ser dueños del mundo”.

Ya el 10 de diciembre de 1810, los Estados Unidos esbozaron el cinismo como estrategia hacia las repúblicas nacientes en doloroso parto de guerra. En resolución conjunta del Congreso yanqui, queda demostrada su hipocresía utilitarista: “los revolucionarios de Hispanoamérica enfrentarían solos el poderío español y cuando hubieran alcanzado la independencia, si la alcanzaban, los Estados Unidos concurrirían entonces a exigirles lo que debía corresponderles. Como pago, accederían al reconocimiento”.

Tempranamente, en junio de 1810, Juan Vicente Bolívar, hermano del Libertador, está en Baltimore al frente de una delegación especial que busca el reconocimiento de Venezuela. Igual gestión fue a realizar por Cartagena, Manuel Palacio Fajardo; ambas fracasaron.

El 29 de octubre de 1812, James Monroe, siendo Canciller, sostuvo: “Los Estados Unidos se encuentran en paz con España y no pueden, con ocasión de la lucha que ésta mantiene con sus diferentes posesiones, dar ningún paso que comprometa su neutralidad”.

En 1813 Manuel García de Sena intentó lograr de las autoridades de Washington colaboración con Venezuela y Nueva Granada, con el argumento de tener “no sólo comunes principios ideológicos y sentimentales de filantropía, sino también el interés bien entendido”. La respuesta fue una bofetada con guante de nieve: “Estamos en paz con España”.

El 20 de agosto de 1815, Pedro Gual, en un intento más de diplomacia de altura, escribe a William Thornton: “nuestros intereses como americanos son los mismos. Vemos a este país como aun no corrompido por las intrigas de los Gabinetes europeos, los vemos como hermanos. Declarad al mundo que vosotros abiertamente protegéis nuestra independencia”. La actitud fue igual de sangre fría a la manifestada en 1813.

Bolívar escribía con ingenuo dolor en 1815 en la Carta de Jamaica: “¡Cuán frustradas esperanzas! No sólo los europeos, sino hasta nuestros hermanos del Norte se han mantenido inmóviles espectadores de esta contienda que por su esencia es la más justa, y por sus resultados la más bella e importante de cuantas se han suscitado en los siglos antiguos y modernos”.

Pero la dirigencia estadounidense está muy clara en sus intereses, que en casi nada coinciden con los Libertadores de Hispanoamérica. El 3 de marzo de 1817, el presidente James Madison, consigue del Congreso la aprobación de una nueva ley de “neutralidad”, que vino a reforzar la más artera conspiración contra la “contienda más justa” que libraban las huestes bolivarianas. La máscara se develó cuando corsarios yanquis violaron flagrantemente la tal “neutralidad”, contrabandeando armas, municiones y bastimentos para el ejército colonialista español; el gobierno estadounidense acudió presuroso y amenazante a protegerlos de las justificadas quejas patrióticas.

“El conflicto no presenta el aspecto de una rebelión o insurrección, sino más bien el de una guerra civil entre partidos o bandos cuyas fuerzas están equilibradas y que son mirados sin preferencia”, afirmaba el Mensaje al Congreso del 2-12-1817.

Pero la verdad histórica persigue a los farsantes: “Cuando el gobierno republicano de Venezuela dispuso –por decreto del 6 de enero de 1817, publicado incluso en los Estados Unidos- el bloqueo de Guayana y Angostura, los buques mercantes norteamericanos hicieron caso omiso y burlaron sistemáticamente el bloqueo. En ese mismo año fueron capturadas por las fuerzas marítimas de Venezuela las goletas norteamericanas Tigre y Libertad, cuando llevaban recursos bélicos a los realistas”.

Este hecho dio pie a un duelo epistolar de antología. El 20 de agosto de 1818, El Libertador Simón Bolívar escribe al agente gringo Bautista Irvine: “Si es libre el comercio de los neutros para suministrar a ambas partes los medios de hacer guerra, ¿por qué se prohíbe en el Norte? ¿Por qué a la prohibición se le añade la severidad de la pena, sin ejemplo en los anales de la república del Norte? ¿No es declararse contra los independientes negarles lo que el derecho de neutralidad les permite exigir? La prohibición no debe entenderse sino directamente contra nosotros que éramos los únicos que necesitábamos protección. Los españoles tenían todo cuanto necesitaban o podían proveerse en otras partes…Mr. Cobbett ha declarado en su semanario la parcialidad de los Estados Unidos a favor de la España en nuestra contienda. Negar a una parte los elementos que no tiene y sin los cuales no puede sostener su pretensión cuando la contraria abunda en ellos, es lo mismo que condenarla a que se someta, y en nuestra guerra con España es destinarnos al suplicio, mandarnos a exterminar”.

Tal fue la conducta de Estados Unidos con el Gobierno de Venezuela, en momentos que se preparaba para ir a libertar a nuestros hermanos de la Nueva Granada.

Bolívar, que es con la pluma tan certero como con la espada, y ante las groseras insistencias del norteño, descarga su viril patriotismo al agente Irvine: “protesto a usted que no permitiré que se ultraje ni desprecie el Gobierno y los derechos de Venezuela. Defendiéndonos contra la España ha desaparecido una gran parte de nuestra población y el resto que queda ansía por merecer igual suerte. Lo mismo es para Venezuela combatir contra España que contra el mundo entero, si todo el mundo la ofende”.

Como se puede constatar, si hubo un Padre Fundador crucial que defendió hasta lo indecible el honor y la libertad de nuestras naciones. Este Padre Libertador previó todos los detalles: desde los mil fusiles con que armó la vanguardia en el Casanare, hasta la carne con que se alimentaba la tropa; desde el diseño en secreto del plan “Boyacá”, hasta las instrucciones más minuciosas a sus subalternos. Así llegó, hace dos siglos, el Presidente de Venezuela desde las postrimerías del Orinoco a las andinas ondulaciones de Cundinamarca a darle vida a su sueño. Así nació Colombia.

El suceso con las goletas Tigre y Libertad, dio luces a Bolívar sobre las verdaderas intenciones de Estados Unidos. El 25 de mayo de 1820, escribe a José Tomás Revenga: “Jamás conducta ha sido más infame que la de los norteamericanos con nosotros: ya ven decidida la suerte de las cosas y con protestas y ofertas, quien sabe si falsas, nos quieren lisonjear para intimar a los españoles y hacerles entrar en sus intereses…no nos dejemos alucinar con apariencias vanas; sepamos bien lo que debemos hacer y lo que debemos parecer”.

Sobre su otra gran creación, el Congreso de Panamá, le advirtió a Santander el 21 de octubre de 1825: “No creo que los americanos deban estar en el Congreso del Istmo. Jamás seré de opinión que los convidemos a nuestros arreglos americanos”.

El vicepresidente burló esas instrucciones y se frustró aquel plan genial de equilibrio geopolítico y emancipación.

La parcialización antibolivariana de la elite de Estados Unidos, seguía permitiendo aún en 1826, que los barcos norteamericanos introdujeran contrabando de armas para los realistas; y Bolívar se lo comunicó el 13 de junio de ese año a Santander: “yo recomiendo a usted que haga tener la mayor vigilancia sobre estos (norte) americanos que frecuentan las costas; son capaces de vender Colombia por un real”.

Pudiéramos afirmar que, antes que El Libertador vislumbrara esa amenaza para nuestros pueblos, ya las elites políticas de Estados Unidos tenían claro que debían combatir -en las sombras- a Bolívar. Los gringos no descuidaron un minuto la gesta bolivariana, ni menos ahorraron artimañas entorpeciéndola para impedir su éxito total.

Es uno de los hallazgos más complicados de mi investigación sobre la Doctrina Bolivariana. Los Estados Unidos convirtieron en política de Estado al más alto nivel, los planes encubiertos contra la gesta de Simón Bolívar y sus camaradas. No en vano se involucraron los secretarios de Estado y los propios presidentes de aquel peligroso país, haciéndole seguimiento minucioso a nivel continental, para lo cual inauguraron su sistema de inteligencia integrado por ministros plenipotenciarios, cónsules y otros funcionarios, comerciantes, y los infiltrados que lograban captar entre criollos envidiosos y avaros.

Dos asuntos claves que confrontan la posición gringa al proyecto de Bolívar: la ambición expansionista de USA sobre territorios antes españoles, frente a la doctrina bolivariana de la independencia y unión; el otro, la abolición de la esclavitud, frente al interés gringo de mantenerla.

En términos coloquiales, podríamos afirmar que Estados Unidos dedicó su “batería pesada” contra Bolívar; nombres como John Quincy Adams, Henry Clay, James Monroe, Willian Harrison, Joel Poinsett, Willian Tudor, entre otros, todos de la alcurnia de la nación norteña, aparecen involucrados en la trama dirigida a hacer fracasar el plan bolivariano, único que garantizaba la verdadera independencia y fortalecimiento de las nacientes repúblicas latinoamericanas.

Las causas de ese odio, se pueden leer en parte en la carta de 1827 del agente de EU en España, Alexander H. Everett: “Difícilmente podría ser la intención de EU alentar el establecimiento de un despotismo militar en Colombia y Perú, cuyo primer movimiento sería establecer un puesto de avanzada en la isla de Cuba. Si Bolívar realiza su proyecto, será casi completamente con la ayuda de las clases de color; las que naturalmente, bajo esas circunstancias, constituirían las dominantes del país. Un déspota militar de talento y experiencia al frente de un ejército de negros no es ciertamente la clase de vecinos que naturalmente quisiéramos tener”.

Otro de estos “diplomáticos” con funciones conspirativas, el coronel Willian Henry Harrison, quien en 1829 era el representante de los Estados Unidos en Bogotá, fue tan injerencista en los asuntos internos de Colombia, con sus descaradas intrigas antibolivarianas, que hubo de ser declarado persona no grata; a su regreso a Washington, lo premiaron con ascenso a general, y luego fue electo presidente de los Estados Unidos. ¿Cuáles serían esos servicios tan preciados que había prestado a los gestantes intereses imperialistas? Habría que ahondar en los preparativos de la “Noche Septembrina” y el “Crimen de Berruecos”.

Ese año de 1829, en Guayaquil respondiendo cartas a sus subalternos y amigos, Bolívar, angustiado por la situación de ingobernabilidad que acecha las nacientes repúblicas, le dice a Patricio Campbell el 5 de agosto: “y qué no harán los Estados Unidos que parecen destinados por la providencia a plagar la América de miseria en nombre de la libertad…”. Predicción consumada que se ha pretendido borrar de los archivos.

“Durante algún tiempo han fermentado en la imaginación de muchos estadistas teóricos los propósitos flotantes e indigestos de esa Gran Confederación Americana”, decían en instrucciones que el 27 de mayo de 1823 impartieron a Richard C. Anderson, ministro de Estados Unidos en Bogotá.

Recordemos que fue apenas el 8 de marzo de 1822, tras doce años de enviar agentes diplomáticos y tenaces esfuerzos, que los EU reconocieron la independencia de Colombia (la original); mientras que Texas fue reconocida al año, y Panamá a los tres días.

Pero con nuestras repúblicas soberanas nacidas de la revolución que condujo El Libertador Simón Bolívar, todavía se dieron el tupé de expresar en carta de John Quincy Adams al ministro español ante el gobierno de Estados Unidos: “Por el hecho del reconocimiento, no se ha de entender que hemos de impedir a España que haga cuanto esté de su parte por restablecer en las colonias el imperio de su autoridad”.

Espero que estos apuntes sean útiles al hermano pueblo colombiano, y que alguna mano amiga los acerque al Presidente Duque, que nunca está demás un esfuerzo adicional por rescatar la historia más admirable que se haya escrito en todos los tiempos.

Fin del contrabando de gasolina hacia Colombia, repercusiones en el precio de la cocaína en EEUU

Risultati immagini per marcha PSUVpor Luis Salazar

José Vicente Rangel, comunicador y analista político, en un excelente artículo: “Atacará Colombia” (https://www.aporrea.org/tiburon/a268428.html), alerta al mundo sobre la agresión que se cierne sobre el país. Tomando el material de José Vicente, analizaremos el impacto que tendrá sobre la economía colombiana, el fin del contrabando de gasolina hacia este país, el cual le cuesta a Venezuela, más diez y seis mil millones de dólares anuales (16000 M/$) en cifras conservadoras, así como las repercusiones en la producción de cocaína y su impacto en el mercado de los EE.UU, con sus más de cincuenta millones de adictos. Dado que, al cortar el suministro de gasolina desde Venezuela, tendrán que pagar la gasolina a precios internacionales lo que repercutirá en el precio de la droga en el mercado norteamericano.

Revisemos algunos datos sobre la producción de cocaína en Colombia, según la oficina de Políticas Nacional para el Control de Drogas en Estados Unidos (Ondcp, siglas en ingles), las hectáreas sembradas de cocaína en Colombia, aumentaron en un once por ciento (11 %), pasando de ciento ochenta y ocho mil (188 000) en el año 2016 a doscientas nueve mil (209 000) en el año 2017, simultáneamente se incrementa la producción de pasta de coca en un diecinueve por ciento (19%), pasando de setecientas setenta y dos (772 T/M) toneladas métricas en el año 2016 a novecientas veinte y uno (921 T/M) en el año 2017. Vallamos a la producción en concreto: Un (1) kilogramo de pasta de coca requiere diez galones de gasolina (10), lo que equivale a treinta y siete punto ocho litros (37.8 L/G), se estima que Colombia en el año 2017 demando treinta y cuatro millones de litros de gasolina (34.000000 M/L), para producir la pasta de coca, en su mayoría robados a Venezuela. (datos MisionVerdad.com)

Como ya citamos, las pérdidas para Venezuela, por el contrabando de combustible superan los diez y seis mil millones de dólares anuales, si las reservas internacionales del país se estiman ocho mil ochocientos millones de dólares (8800 M/$), calibremos la magnitud del robo. David Paravicini experto petrolero venezolano, estima que el contrabando de gasolina a Colombia, podría estar en cuarenta y cinco mil barriles diarios (45.000 B/D), que al llegar a Colombia es legalizado por las empresas: Vetra, PacificRubiales, Petromag, Dalema y EcoPatrol, con legislación expresa de las autoridades del país vecino.

Colombia tiene siete departamentos (estados) que colindan con Venezuela a saber: Guajira, César, Norte de Santander, Boyaca, Arauca, Vichada y Guania, podemos detenernos en el Norte de Santander donde se encuentra la ciudad de “Cucuta”, donde toda la vida económica y social depende de la relación delictual con Venezuela, todo tipo de contrabando, cambio monetario, y demás delitos asociados, solo los llamados “pimpinero” se estima que más de doce mil (12 000) familias viven de este negocio legalizado por la administración de Álvaro Uribe con las llamadas cooperativas.

Podríamos estimar en más de cuarenta, los municipios colombianos viven de la relación incestuosa con Venezuela, en palabras del presidente Nicolás Maduro el país podría estar cargando con más de diez y seis millones de colombianos (16 000 0000), casi un tercio de la población del país vecino y si le sumamos los cinco millones y medio (5 500 M/H) que viven en Venezuela, (los cuales gozan de todos los beneficios y políticas sociales), estamos en presencia de un caso único en la historia de la humanidad. Toda esta situación es la resultante de políticas elaboradas por la oligarquía colombiana para evadir sus responsabilidades y descargarlas sobre Venezuela, aprovechándose de la extensión geográfica fronteriza, dos mil doscientos kilometro (2200 KM/2), junto a las debilidades y corruptelas del Estado Venezolano.

Analicemos superficialmente lo que podría ser, el impacto del aumento del precio de la cocaína en el mercado norteamericano con sus cincuenta millones de adictos (cifra estimada), en el informe de la DEA (Agencia Nacional Antidrogas) del año 2017, señala a Colombia como principal fuente de cocaína para EE.UU, en el documento titulado: “Estimaciones de la Amenaza de las Drogas 2016” (NDTA siglas en ingles), estimando que lo seguirá siendo por los años venideros. Por su parte la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Deleito (ONUDC siglas en inglés), señala que en América del Norte habitan el cuarenta por ciento (40%) de los consumidores de droga del mundo, esta dependencia calcula el valor del mercado mundial de cocaína en ochenta y ocho millones de dólares (88 M/$) a cien millones de dólares (100 M/$) anuales, de los cuales treinta y siete millones de dólares (37 M/$) son aportados por el mercado estadounidense, con un consumo de ciento cincuenta y siete (157 T/M) toneladas métricas para el año 2009. Por su parte la Comisión Interamericana para el Control del Abuso de Drogas (CICAD siglas en inglés) señala que el cincuenta por ciento (50%), de los consumidores de cocaína del mundo y el setenta y cinco por ciento (75%) de la región se encuentran en EE.UU. (estas cifras son relativas, por la manipulación y ocultamiento del aparato mediático-comunicacional del imperio).

Con estos datos se puede proyectar el tamaño y magnitud del mercado de la cocaína, solo en EE.UU, sin analizar el mercado Europeo en el cual también incursiona la droga colombiana, las repercusiones económicas y políticas se pierden de vista, así que no es casual el magnicidio frustrado contra: nuestro presidente Nicolás Maduro, la primera dama, todo el alto mando militar y demás poderes del Estado, más el cuerpo diplomático acreditado en el país. No es descabellada la acusación del presidente Maduro de la participación del aparato industrial-militar de Colombia (comprobado) y del departamento de Estado norteamericano. La conspiración contra Venezuela y su revolución está más que justificada a la luz de los interese que trastoca el fin del contrabando de gasolina hacia Colombia y su repercusión en el mercado de la droga a nivel internacional.

Si le sumamos que Colombia solo tiene reservas de petróleo para cuatro años, y su modus operandi es el saqueo de Venezuela, la cual tiene reservas para cien años, el cuadro se nos esclarece. Los gobiernos que hacen coro contra nuestra patria, (Grupo de Lima), lo hacen bajo el ofrecimiento de participar en el robo y obtener su parte del botín, no solo de petróleo, sino de: gas, oro, coltán y demás recursos naturales de nuestra patria.

La destrucción de Estado-Nación como ocurrió en la hermana república de Libia está planteado contra Venezuela, alertamos a los Pueblos libres del mundo a toda la humanidad, sobre esta amenaza de las fuerzas oscuras del imperio y el gran capital. La Patria de Simón Bolívar y Hugo Chávez esta erguida junto a su presidente Nicolás Maduro y no permitiremos hollar el sagrado suelo de la patria, ya derrotamos un imperio y sabremos derrotar al segundo.

El circo mediático a Cúcuta de los “cascos blancos”

Nessun testo alternativo automatico disponibile.por Carola Chávez
tongorocho@gmail.com

Llegaron los Cascos Blancos a Cúcuta. Llegaron a salvar a los “refugiados“ venezolanos que viven allá. Llegaron con sus batas de médico, con sus cascos de marketing, con Gabi Arellano, con Williams Dávila, con unos políticos colombianos que en su casa los conocen, con unas carpas para montar su circo mediático, pero faltaba algo…

“La estrategia de asistencia medica humanitaria que Cascos Blancos desarrolla en Colombia tiene como objetivo atender diariamente a 200 pacientes, priorizando a mujeres en edad fértil, gestantes, lactantes y menores de 17 años provenientes de Venezuela” –escribieron en su cuenta Twitter. Vinieron a atender doscientos pacientes al día, pero justo el día del debut, cuando todos los medios estaban allí para hacer coro en el concierto, cuando aquello tenía que estar abarrotado de venezolanos harapientos, esqueléticos, desesperados, en sus mejores tomas solo logran captar, si mucho, a medio centenar de personas que no pintan las miserias y penurias que los Cascos Blancos y la mediática mercenaria nos quiere contar.

Más al norte, en la misma Colombia, se mueren los niños de desnutrición y al sur, y al oeste de ese país, millones de colombianos sobreviven su condena a la miseria, por los siglos de los siglos; pero ese no asunto los Cascos Blancos, ni del gobierno colombiano. Esos han sido siempre un asunto de Venezuela, que los recibe sin escándalos, sin fotos, sin show, sin Cascos Blancos.

El problema de los Cascos Blancos es que ya sabemos lo que hacen, hemos visto el reguero de sangre que dejan a su paso. Son el cinismo, porque se supone que los médicos salvan vidas, pero estos allanan el camino a la muerte. No son más que terroristas, financiados por la OTAN, disfrazados de doctores, escenificadores de operaciones de falsa bandera, prologuistas de bombardeos “humanitarios”.

En 2017 padecimos una versión tropical y fallida de estos bichos. Eran los Cascos Verdes que, dotados con cámaras Go Pro chísimas, documentaban la violencia que los guarimberos generaban y se la achacaban al gobierno como crímenes de estado. Aquello no cuajó, como no cuajó la guerra que nos querían imponer.

Ahora llegan a Cúcuta, mientras Mike Pence en Manaos, monta otro show igualito, Y la oposición calladita, y el mundial en pleno apogeo. Y creen que nadie se dio cuenta.

 

 

"En Tiempos de Guarimba"

Conoce a quienes te quieren dirigir

La Covacha Roja

Donde encontramos ideas avanzadas

Pensamiento Nuestro Americano

Articulando Luchas, Cultivando Resistencias

RE-EVOLUCIÓN

Combatiendo al neofascismo internacional

Comitè Antiimperialista

Contra les agressions imperialistes i amb la lluita dels pobles per la seva sobirania

SLAVYANGRAD.es

Nuestra ira no tiene limites. (c) V. M. Molotov

Gli Appunti del Paz83

Internet non accende le rivoluzioni, ma aiuta a vincerle - Il Blog di Matteo Castellani Tarabini

Sociología crítica

Articulos y textos para debate y análisis de la realidad social

Hugo Chavez Front - Canada

Get to know what's really going on in Venezuela

Revista Nuestra América

Análisis, política y cultura

Avanzada Popular

Colectivo Avanzada Popular

Leonardo Boff

O site recolhe artigos e a obra do teólogo, filósofo, escritor e professor Leonardo Boff

Vientos del Este

Actualidad, cultura, historia y curiosidades sobre Europa del Este

My Blog

Just another WordPress.com site

Festival delle idee politiche

Rassegna annuale di teorie politiche e pratiche della partecipazione civile

Far di Conto

Piccoli numeri e liberi pensieri

Miradas desde Nuestra América

Otro Mundo es Posible, Necesario, Urgente. Desde la provincia chilena

Como te iba contando

Bla bla bla bla...

Coordinadora Simón Bolívar

¡Bolívar vive la lucha sigue!

LaDu

Laboratorio di Degustazione Urbana

il Blog di Daniele Barbieri & altr*

"Per conquistare un futuro bisogna prima sognarlo" (Marge Piercy)

KFA Italia - notizie e attività

notizie dalla Corea Popolare e dalla Korean Friendship Association

KFA Euskal Herria

Korearekiko Laguntasun Elkartea | Korean Friendship Association

ULTIMOTEATRO.PRODUZIONIINCIVILI

Nuova Drammaturgia del Contemporaneo

Sociales en PDF

Libro de sociales en formato digital.

matricola7047

Notes de lectura i altres informacions del seminari sobre el Quaderns de la Presó d'Antonio Gramsci ( Associació Cultural Espai Marx)

Centro Cultural Tina Modotti Caracas

Promoción de la cultura y arte Hispanoamericana e Italiana. Enseñanza y educaciòn.

Racconti di quasi amore

a costo di apparire ridicolo

Ex UAGDC

Documentazioni "Un altro genere di comunicazione"

Esercizi spirituali per signorine

per un'educazione di sani principi e insane fini

JoséPulido

La página del escritor venezolano

Donne in rosso

foglio dell'ADoC (Assemblea delle donne comuniste)

Conferenza Mondiale delle Donne - Caracas 2011

Just another WordPress.com site

críticaypunto

expresamos la verdad

NapoliNoWar

(sito momentaneamente inattivo)

%d blogger hanno fatto clic su Mi Piace per questo: